Los hijos del jazz

Son hijos de destacados músicos del jazz argentino, pero tienen nombre propio. Han logrado trascender en términos artísticos más allá del vínculo filial. Pero, a la vez, han aprendido desde pequeños por esos “monstruos” que tocaban en sus casas y hoy disfrutan de tocar junto a ellos, con gran admiración. La lista es muy extensa, por suerte. Y este blog consultó a varios.Aquí van tres valiosos testimonios de ellos, los hijos del jazz: Cecilia López Ruiz, hija de Jorge; Javier Malosetti, hijo del recordado Walter; Tomás Fraga, hijo de Manuel; Andrés Pellican, hijo de Ricardo; Sebastián De Urquiza, hijo de Juan Cruz y Martín Iaies, hijo de Adrián.

La infancia:

Cecilia: “En mi infancia la música era un hecho cotidiano. Parte de la escenografía de nuestra vida y no podías prescindir de ella. Desde lo que se escuchaba, mi viejo trabajando en casa o yendo a los boliches y teatros o grabaciones donde tocaba. Siempre estaba presente. Mi relación con el canto fue más espontánea. Me gustaba cantar pero no lo pensaba como un objetivo. Soy de la época de las guitarreadas que aún se hacían en las esquinas, así que cantar también era parte de mi vida fuera de casa. Yo creo que mi viejo se “cuidaba” de no influir en nuestras decisiones vocacionales y como suele pasar en estos casos eso fue bueno y malo a la vez porque tanto mi hermano Pablo como yo nos acercamos seriamente a la música un poco más tarde que otros. Especialmente yo”.

Javier: La influencia que mi viejo ejerció en mí fue determinante desde siempre, sus discos, sus clases y ensayos en casa, las violas por todos lados, todo fue un incentivo invaluable. Mi vieja también tenía muy buenos discos de otras ondas quizás de jazz, pero más cantado o melódico y mi hermana me trajo la electricidad: Beatles, rock and roll, y música negra, entre otros.

Foto: Martha González

Tomás: “Desde que nací, en mi casa siempre hubo y hay música; el piano de mi papá, los alumnos, ensayos, discos. Lo que más se escuchaba era jazz, pero también sonaba música clásica, blues y rock. Empecé a tocar la guitarra a los ocho años, estudiando con una profesora que vivía cerca de la casa de mis abuelos. La influencia de mi papá fue sencillamente el hacer música; él nunca me obligo o dijo que haga tal o cual cosa, como a veces escucho que sucede; surgió de mi propio interés el aprender y obviamente, tocábamos mucho juntos y me enseñaba”.

Andrés: “No recuerdo un momento o época en mi vida donde no haya jugado con la música, ¡por suerte siempre estuvo ahí!. La influencia de mi viejo respecto a eso es total, no porque me haya  inducido u obligado a tocar, simplemente porque es músico… mi casa siempre estuvo repleta de instrumentos, de guitarras especialmente y, además, siempre desfilaron músicos y alumnos al por mayor. Pero lo más importante por lo que considero que me influenció tiene que ver con su pasión por la música: siempre lo vi divertirse y ser feliz. Creo que a cualquier persona, especialmente a un niño eso puede motivarlo para involucrarse en lo que ve, ya sea música, fútbol, abogacía o lo que sea”.

Martín: “Mi papá me sentó por primera vez al piano cuando tenía 4 años. Fueron sólo dos clases en las cuales me enseñó las notas musicales y me “derivó” a mi abuela, también profesora de piano, con quien estudié hasta casi entrada mi adolescencia. Pero el primer empujón fue de él”

Sebastián: “Siempre estuvo muy presente la música, y me asombraba todo lo que escuchaba, siempre estuve en contacto con la música. Me acuerdo bien de chico ser fanatico de Fito Paez, y ver muchísimas veces la película “Fantasia” de Disney, en la cual la música es muy variada e increíble; en particular me marcó “La consagración de la primavera” de Stravinsky, la primera que aparece. Eso sé que en parte apareció gracias a él. Era chico pero ahí, por lo que me dicen, me metí a cantar cualquier cosa que escuchaba, tanto Fito, como Stravinsky”

Una anécdota:

Cecilia: “Lo que recuerdo es que cantaba a escondidas de la familia (se ríe mucho) Probablemente sentía que la mirada crítica era tremenda”.

Javier: “Las fiestas o los cumpleaños siempre eran ocasiones para tocar y cantar, también recuerdo unos asados en casa al que venían un montón de músicos re grosos de Jazz, entre ellos, alguna vez vino Oscar Alemán”.

Tomás: “Quizás la más importante anécdota fue cuando tocamos juntos por primera vez, en mi primer show profesional. Fue el 25 de Agosto del 2001, tenía doce años, el marco de un festival realizado en el Club Universitario de Buenos Aires”.

Andrés: “Recuerdo ensayos de él con sus grupos en casa y la infaltable pizza posterior, también recuerdo conciertos a los que iba con mi guitarrita de juguete y me paraba ahí adelante con el grupo. Y lo que recuerdo con más cariño de mi infancia musical es la sensación de ser partícipe de esos shows cuando en realidad tenía en mis manos una guitarra de juguete que no sonaba y en la cual en realidad no estaba tocando acordes o melodías”

Sebastián: “Recuerdo como si fuera ayer un concierto en Notorius del quinteto Urbano, en el cual me llamo poderosamente la atención el contrabajo. Pienso que más por su tamaño que por otra cosa, pero fue a partir de ahí que de tanto en tanto decía en casa que quería tocar el contrabajo. Por diversos motivos, se fue pateando esa idea hasta que algún día fue inevitable”

El primer instrumento y la formación musical:

Cecilia: “Mi educación musical formal fue desordenada, caótica y extendida en el tiempo, pero también profunda. Empecé jugando a tocar el piano y la guitarra todo el tiempo y de oído. Pablo estudiaba la guitarra y yo lo copiaba un poco. Mis primeros estudios formales llegaron realmente en Estados Unidos. Allí, primero en el colegio y después con un novio músico- Seth Cooper- hice mis primeros pasos musicales serios. En Hunter College de New York, si bien estudiaba otra cosa más ligada a lo literario, también hacía música. Después volví a Buenos Aires y estudié con muchos profesores y profesoras de canto y de música a lo largo de los años buscando completar mi formación. Y aún lo sigo haciendo. Incluso estoy estudiando el piano otra vez”

Javier: “La batería me apasionó primero; todavía sostenemos un romance medio histérico que va y viene. Luego el bajo se apoderó de mí sin que yo haya decidido el cambiazo, y la guitarra acompañó siempre, aún hoy sigue siendo mi “roommate”. Lo de cantar, si bien apareció a la vista después, está en mi de toda la vida, solo que necesitó un tiempo para vencer el prurito del “músico-cabezón-de-Jazz-instrumental”".

Tomás: “Empecé con la guitarra y sigue siendo mi instrumento principal. Luego de estudiar con María Rosa Bouquet, un día lo vamos a ver a mi viejo que se presentaba con una orquesta, donde el guitarrista era Marcelo Mayor. En un momento del concierto, Marcelo hace una versión de Summertime; fue un antes y un después, al día siguiente lo llamé por teléfono para tomar clases con él. Marcelo fue mi maestro, con él aprendí el arte de la guitarra, la improvisación y la armonía. Luego de terminado el secundario estudie un año con Manolo Juárez, también gran y epifánica experiencia, y al año siguiente entré en la UNA e hice Composición. Por otro lado tome un tiempo clases con el compositor Daniel Montes”.

Andrés: “Como todo niño fue la batería, primero con el clásico set de ollas de la cocina y posteriormente con una batería de juguete que estaba buenísima (sonaba de verdad, era una batería chiquita). Pero los primeros instrumentos con los que me involucre un poco más fueron la guitarra y el piano. Por ultimo, a los 11 agarre el bajo (mi viejo toca y tiene uno) y me re cope con Jaco Pastorius, de ahí en más ya no me moví de ese instrumento, y por el nivel de cope que tuve con Jaco ya me puse a estudiar formalmente el instrumento y hoy sigue siendo el que más toco”.

Martín: “Mi primer instrumento fue el piano, desde los 4 hasta los 12. Con mi abuela primero, y después unos meses con Susana Kasakoff, una increíble concertista clásica, hasta que dejé para hacer el ingreso a la secundaria. Ya de adolescente, a los 14, escuchaba rock y me terminé inclinando por la guitarra, instrumento que sigo investigando y estudiando hoy en día”

Sebastián: “El primer instrumento que agarré fue a los 5 años el violín, y aprendí en el colegio. Recuerdo que lo elegí porque me gustaba. En paralelo y siempre de oreja estuve con la guitarra. En el medio deje el violín, pase por la flauta traversa y un paso muy fugaz por el clarinete, y la guitarra siempre siguió ahí firme al pie del cañón. Y fue en la secundaria cuando tomé mis primeras clases importantes con mi primer gran maestro (sin contar a mi papa) que fue Miguel Tarzia, persona que me marcó mucho”

¿Alguna vez pensaste en no ser músico de jazz?

Cecilia: “La mitad de mi vida (se ríe). Durante años pensé que iba a ser escritora y me preparé para eso que me encanta también. Trabajé durante 20 años como creativa publicitaria y si bien mientras tanto seguía estudiando canto, enseñaba y ya también cantaba, comencé cantando tango, género que aún hoy abrazo con total amor y convicción. Pero bueh… el jazz fue mi cuna musical y si bien me resistí durante años,  me ganó y sedujo completamente”.

Javier: “Sin ánimo de rebelión alguno toqué un montón de músicas de diferentes estilos y siempre con el mismo amor. Fui bajista de Luis Alberto Spinetta como también de Baby Lopez Furst, o de Dino Saluzzi y también tuvimos un proyecto muy lindo con Rubén Rada. Trabajé con Pappo con Rubén Juarez entre otros muchos artistas de Rock y de Jazz muy disímiles entre sí. Nunca lo entendí como una rebelión al Jazz de la casa paterna, sino más bien pienso que no es otra cosa que mi espíritu inquieto y el deseo de aprender o absorberlo todo que ojalá me acompañe siempre”. 

Tomás: “¡Claro! Es lo más sano, pero no le pondría la palabra “rebelarse”, sino explorar. El Jazz es mi lenguaje principal, pero hay que escuchar y nutrirse de todas las expresiones (no solo musicales). Lo que más escucho y compongo últimamente es música contemporánea. Sé que estas etiquetas son necesarias, pero en lo profundo, la música es siempre una”.

Andrés: “Nunca estuve obligado a ser músico, mucho menos a tocar jazz… esas fueron decisiones mías que tome inconscientemente en ese momento. Y si bien mi entorno musical cuando era chico fue principalmente de músicos y estudiantes de Jazz, con los años eso fue ampliándose y hoy toco con músicos de Rock por ejemplo que se supone están ¨en la vereda de enfrente¨. En ese sentido si hay algo que tengo que agradecerle a mi viejo es la diversidad de músicas con las que conviví cuando era chico: montones de músicos y bandas como The Beatles, Django Reinhardt, Living Colour, Paco De Lucia, Steve Vai, Weather Report, Joe Pass y Seru Giran, entre otras”

Martín: “Nunca me sentí obligado a ser músico ni a tocar jazz, con lo cual tampoco hubo intención de rebelarme. Solamente, en el par de años que estuve sin hacer música entre que dejé el piano y me metí con la guitarra, me interesaban otras carreras pensando a futuro, pero cuando arranqué tercer año de la secundaria recuerdo una charla con mi profesor de guitarra de aquel momento en la cual le comentaba que no me interesaba otra cosa que no sea la música. Y desde entonces no hubo dudas”

Sebastián: “ Pense en las dos cosas jaja. Quería rebelarme, tenía gran interés por la medicina y biología, pero no era tan sólido. Y recuerdo de chicanear a papa diciéndole “cuando sea más grande capaz toco, ahora por favor no…”, pero en el fondo sabía que quería tocar jazz y nunca se lo decía”

¿Cómo es tu papá, cuál fue su influencia sobre tu música?:

Cecilia: “Mi papá toca el contrabajo, es arreglador, es compositor  y su obra me encanta. La conozco toda y me siento orgullosa de ella. ¿Puedo ser objetiva? Supongo que no. Pero creo que fue parte de la generación de oro del jazz en Argentina. Uno de los creadores argentinos que supo fusionar nuestra música con el jazz de manera excelente y que se animó a experimentar con todo lo que tuvo a su alrededor.  Un genio, bah”.

Javier: “Un músico de una gran honestidad y nobleza, fiel a sus principios y con una incontenible pulsión de ayudar y enseñar. No por nada muchos de los mejores músicos de Jazz de la actualidad en el país lo aman y fueron sus grandes amigos o discípulos”.

Tomás: “Uno de los más grandes pianistas de Jazz, que conoce como nadie los distintos estilos pianísticos. Y también un gran docente (y humorista)”.

Andrés: “Calculo que su influencia musical en mí, más allá de que fue mi profe y me enseño no solo a querer la música, sino también una gran cantidad de elementos técnicos y teóricos, puede ser el dominio de mi instrumento a un nivel más alto de lo normal (el Jazz y algunas músicas que lo rodean conllevan esa exigencia). Desde el primer momento en el que agarre el bajo eléctrico quise tocar ciertas músicas que él siempre toco y que inevitablemente me llevaron a sentarme a estudiar y practicar un montón”.

Martín: “Salvo ese puntapié inicial con el piano, nunca estudié ni tomé clases con el. Y sin embargo es mi principal influencia. Pienso en el como un gran músico y como un  gran ejemplo de músico independiente, entendiendo esto como algo más que hacer música. Me ha ayudado no sólo en cómo improvisar sobre un standard, sino también en cómo planificar las clases con mis alumnos, en cómo armar mi grupo, cómo encarar un concierto, cómo tratar con un productor de conciertos y ahora con la planificación de mi primer disco. Si pienso en lo estrictamente musical, me parece un músico con una gran identidad. Escucho algo de el, sin saber quién es, y lo puedo reconocer. Desde el sonido del piano hasta por la sonoridad de los temas. Y esa identidad creo que es lo más importante a lo que puede aspirar un músico”

Sebastián: “Es mi máximo referente sin dudas, admiración absoluta y claramente muchas veces me acostumbro demasiado y no tomo la dimensión necesaria. Lo que más admiro de él es la perseverancia en el estudio, es realmente un buscador incansable, y a la hora de tocar se nota”

La experiencia de tocar juntos:

Cecilia: “Tocamos juntos y seguimos haciéndolo. Primero lo invité a hacer unos arreglos de tango y tocamos algunas veces juntos haciendo tango. Y ahora, hace 6 años que formo parte del Cuarteto Jorge Lopez Ruiz. Es un cuarteto de cinco. Es una experiencia maravillosa, muy enriquecedora y muy conmovedora. Nos divertimos mucho todos. Nos encanta lo que hacemos y tocar con el viejo es un lujo”.

Javier: “Claro que tocamos juntos, casi no hacíamos otra cosa; trabajamos juntos en proyectos musicales, en su escuela de música, en sus discos y en los míos. Giras, grabaciones y mates con las guitarras siempre. Hemos conectado bestialmente y nos hemos ido lejos siempre. Lo extraño mucho y le agradezco todo”.

Tomás: “Desde mi debut profesional que venimos tocando juntos, como invitado o en proyectos. Es una muy linda experiencia, a veces hay choques (naturales de una relación padre-hijo) pero es una tremenda experiencia”.

Andrés: “Siempre tocamos juntos. Este año comenzamos a grabar un disco a dúo que es nuestra asignatura pendiente, pero en vivo siempre estamos tocando, en dúo, trío, o lo que venga. Es un desafío tocar con él, es un tipo muy ágil técnicamente hablando y muy intenso, así que tengo que estar en forma”.

Martín: “Sí, tuve la suerte de que me invite a tocar con su grupo varias veces. Es una sensación un poco ambigüa entre la presión y el disfrute. Que es lo que pasa siempre que uno toca, pero acá yo creo que ambas cosas se acentúan un poco más. La presión de tener que estar a la altura de grandes músicos (no sólo el, sino quienes integran su grupo, como Juan Bayón, Bruno Varela, Mariano Loiácono, Pepi Taveira hasta hace unos años) y a la vez el relax y el disfrute de poder tocar con semejantes monstruos. Y también ayuda a la maduración de uno, desde la dinámica de los ensayos, hasta la prueba de sonido, uno trata de aprender de eso también”

Sebastián: “Sí, muchísimas veces, y la verdad se disfruta muchísimo. El primer disco que grabé fue el del tributo que él le hizo a Charly García. Tocar esa música que realmente me encanta, con ese plantel de primera, y con el laburo que él hizo y que vi tan de cerca, fue el debut discográfico soñado para mí”

¿Si tenés o planeas tener hijos, serán músicos?

Cecilia: “¡Por supuesto! Mi hija es actriz, pero también le gusta cantar. Toda oportunidad de subirse a un escenario con un hijo o un padre es una experiencia de una emoción tan grande que te cambia la vida para siempre”

Javier. “Tengo un hijo baterista que se llama Julián y es mi gran orgullo, tiene 25 años y es un músico admirable, hemos hecho varias cosas juntos y espero que vengan más”.

Tomás: “El tiempo lo dirá, solo quiero que mis hijos sean felices hagan lo que hagan”.

Andrés: “Me gustaría ser padre pero no ahora, y claro que sería hermoso que la historia se repita. De hecho, si pasa, eso va a significar que mi hijo o hija va a ver en mí la misma pasión que yo vi en mi viejo. Pero calculo que llegado ese momento, lo que voy a querer como padre va a ser que el hijo o hija que tenga haga lo que más le guste hacer, y por supuesto con dedicación y amor. 

Martín: “Falta mucho todavía. Valoro la forma en la que se dio conmigo, que no hubo ninguna presión ni obligación ni deber. En mi casa se hablaba de música, y probablemente eso fue lo que me llevó a dedicarme a esto. Creo que presionar a alguien joven con su carrera es contraproducente,  con lo cual no me veo poniéndole a un hijo esa presión o insistirle. Pero si se da, seguramente sea motivo de orgullo”

Sebastián: “No pensé si quiero repetir la historia, pero si le hace feliz hacer música, ¡ojalá la podamos compartir!”

 

El jazz de octubre

Domingo 15:

Jazz at the Movies. En Bebop. A las 18

Manuel Fraga. En Thelonius. A las 21

Hernán Jacinto. En Bebop. A las 21

Leonel de Francisco (trompeta) – Rodrigo Nuñez (piano). En Virasoro. A las 21.30

Festival. En el Centro Cultural Matienzo. Desde las 21

Con:

Mono Fontana + Sergio Verdinelli

- JUAN PABLO ARREDONDO TRÍO
Presentando LECHE ENTERA: Composiciones de J. P. Arredondo en base a obras de David Lynch
Carto Brandan
Jerónimo Carmona
Juan Pablo Arredondo

- EL DEVENIR DEL RIO
Camila Maria Nebbia
Pía Hernandez
Diana Maria Arias
Catu Hardoy

-MARIANO OTERO ORQUESTA
Juan Cruz de Urquiza
Richard Nant
Juan Canosa
Rodrigo Dominguez
Ramiro Flores
Miguel Tarzia
Sergio Verdinelli
Mariano Otero

-MATIAS MENDEZ GRUPO
Axel Introini
Yuye Domínguez
Pablo Lopardo
Nico Cattáneo
Matias Mendez

FERNANDA CABRAL & JOSI DIAS se suman en el recital “Outras Bossas” para presentar canciones de la Música Popular Brasileña, de la Bossa-Nova y del álbum debut de la propia Fernanda, “Praianos”, título de una de las canciones compuestas en ‘parceria’ junto a CHICO CÉSAR en el Cd. En Notorious. A las 21

Carlos Michelini. En Thelonius. A la medianoche

Paloma Sneh y Karina Brosio. En Bebop. A la medianoche

Juan Torres Fernández quinteto. En Virasoro. A la medianoche

Sin comentarios

El jazz que asoma en octubre

 


Jueves 5:

Grisel D’Angelo. En Bebop. A las 18

Ricardo Pellican. En Aldo’s. A las 19

Onyx Jazz Band. En Bebop. A las 21

Agus Zárate. En Thelonius. A las 21

Néstor Astarita. En Notorious. A las 21

Juani Méndez. En Rey Lagarto. La Plata. A las 21.30

La Gitane Hot Club. En Circe. A las 22

Sergio Verdinelli  Mariano Otero y Juan Pablo Arredondo. En Oliverio. A las 21.30

Tomas BabjaczukAndrés PellicanLeo Tegli y Álvaro Torres. En Dr Jimmy, Santa Rosa 1307, Castelar. A las 22

ERNESTO JODOS CUARTETO. Ernesto Jodos (piano y composición) – Inti Sabev (clarinete) – Maximiliano Kirszner (contrabajo) – Carto Brandan (batería). En los Jardines del Museo Pueyrredón. San Isidro. A las 20

DAN POCETTI QUINTETO : Pablo Moser (Saxo) – Noel Morroni (Piano) – Dan Pocetti (Guitarra y Composición) – Andrés Chirulnicoff  (Contrabajo) - Mono Valle (Batería). Unico Bar. San Isidro. A las 22

Penovi-Carmona-Ter Beck-Martínez. En Eter. A las 23

Viernes 6:

Cole Porter Songbook. En Bebop. A las 18

Willy Crook and the Funky Torinos. En Bebop. A las 21 y a la medianoche

Ernesto Jodos. En Thelonius. A las 21

Kind of Blues. En Notorious. A las 21

Fénix Jazz Band. En El Gato Negro (Corrientes 1669). A las 22

Sol Crespo. En el en Cafe de la U (Urquiza). A las 21

Mariano “” Tiki” Cantero y Ernesto Snajer. En Club de Música. A las 21

Gillespi. En los Jardines del Museo Pueyrredón. A las 20

Javier Lozano. En CAFF. A las 22

SLD Trío: Paula ShocronGermán Lamonega y Pablo Diaz. Con Andrew Drury. En CasaIlda. A las 21.30

Héroes del swing. En Jazz Voyeur. A las 23

Mariana Bianchini. En The Roxy. A las 23.30

Jimmy Burns. En Casa de Artistas (Gral. Pacheco 1545 (y el río),  San Isidro). A las 22

Jazz Gitano. En Thelonius. A la medianoche

Camila Nebbia Sexteto. En Virasoro. A la medianoche

Sábado 7:

María Cueto. En Bebop. A las 18

Hernán Jacinto trío. En los Jardines del Museo Pueyrredón. A las 20

Gillespi. En Bebop. A las 21

Mariano Loiácono. En Thelonius. A las 21

Daniel Maza ofrecerá un concierto especial por sus 20 años con la música. En La Trastienda. A las 21

Déborah Dixon. En Perú Beach, San Isidro. A las 22.30

Ramiro Franceschin. En Thelonius. A la medianoche

Domingo 8:

Jazz at the Movies. En Bebop. A las 18

Joe Lovano Quartet. En La Usina. A las 19

Jorge Torrecillas. En Alvarez Thomas 1529. A las 19.30

Sarah Menescal. En Bebop. A las 21

Martes 10:

Verónica Sala y su quinteto. En el ciclo Jazzología. En el CCGSM. A las 20.30

Miércoles 11:

El trío integrado por Juan Cruz de Urquiza en trompeta y fluguelhorn, Miguel Tarzia en guitarra y Sebastián de Urquiza en contrabajo, más el aporte vocal de Lucía Boffo, presentará un repertorio que incluye grandes clásicos del jazz, temas de su autoría y del disco homenaje a Charly García. A beneficio de la Cooperadora del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez. En La Trastienda. A las 21

Viernes 13:

Barbie Martínez. En Jazz Voyeur. A las 21

Sin comentarios

El jazz de la primavera

Sábado 23:

Pellican Gipsy trío. En Museo de Arte Tigre. A las 16

Pablo Dawidowicz & Fernando Picado Jazz Ensamble. En Club de Música. A las 19

María Cueto. En Bebop. A las 18

Fraga-Motta-Giunta. En Jazz Voyeur. A las 21

Adrián Iaies y Mariano Loiácono. En Thelonius. A las 21

Ramiro Penovi Big 4. En Virasoro. A las 21.30

Agus Zárate como Amy Z. En Uriarte 1271. A las 21

Mora García Medici. En Oliverio Girondo. A las 21.30

Catu Hardoy y Juan Pablo Arredondo. En La Casa de Petra. A las 21.30

Belén Pérez Muñiz, Leo Alvarez y Agustín Pereyra Lucena. En Clásica y Moderna. A las 21

Josi Dias en Notorious. A las 21

Diego Corsunsky Sexteto. En Virasoro. A la medianoche

Mariu Fernández. En Bebop. A la medianoche

Marco Sanguinetti. En Thelonius. A la medianoche

Domingo 24:

Jazz at the Movies. En Bebop. A las 18

Ludmila Fernández junto a Patricia Grinfeld en Guitarra y Roberto Seitz en Contrabajo. En Vicente El Absurdo. A las 18

 

 

 

Sin comentarios

El jazz antes de la primavera

Miércoles 13:

Rodrigo Agudelo  Cuarteto, con Sebastián de UrquizaTomás Fares y Carto Brandan. En el CCK. A las 19

Yamile Burich Trío. En Congo. A las 20.30

Luis Salinas. En Bebop. A las 21

Mariano Otero. En Thelonius. A las 21

Gitane Hot Club. En Virasoro. A las 21.30

Pablo Carmona trío presenta “Grandes contrabajistas del Jazz”. En La Biblioteca Café. A las 21

Jueves 14:

María Cueto. En Jazz Voyeur. A las 21

Ignacio Montoya Carlotto. En el CAFF. A las 21

Artistry Big Band. En Oliverio. A las 21

Yamile Burich Quartet + Ramiro Penovi. En Virasoro. A las 21.30

Barbie Martinez: Voz;Guido Baucia: Saxo; Sebastian Murena: Guitarra;
Santiago Lamisovski: Contrabajo; y Nicanor Faerberg: Batería. En Musicleta. A las 22

Viernes 15:

Bourbon Sweethearts. En Club de Música. A las 21

Jorge Anders Jazz Orchestra . En Notorious. A las 21

Orquesta Brazofuerte – Jazz Swing . En Thelonius. A las 21.30

Sol Cansino, junto al guitarrista Javier Garcia y al pianista Hernán Barone. En Oriolo Resto, Directorio 152, San Antonio de Padua. A las 21.30

Sábado 16:

Agustín Pereyra Lucena – Belén Pérez Muñiz – Leo Alvarez. En Clásica y Moderna. A las 21.30

Domingo 17:

Rodrigo Domínguez  Juan Pablo ArredondoCarto Brandan y Francisco Manuel Baggiani . En La Usina. A las 18

Gustavo Musso, saxo alto; Ricardo Cavalli, saxo tenor; Sebastian Loiacono, saxo tenor y clarinete; Martin Pantyrer, saxo baritono; Mariano Loiácono, trompeta; Franco Espíndola, trombon; Ramiro Penovi, guitarra; Pablo Raposo, piano; Mauricio Dawid, contrabajo; Bruno Varela, bateria; y Julia Moscardini, voz. En el CCK. A las 20

Sin comentarios

Gracias Jazz Voyeur, de parte del jazz solidario

Está fuera del circuito “palermitano”, pero los músicos del jazz local ya le han ido tomando cariño. Sobre todo, los pianistas, que se asombran por el cuidado del piano que hay en la sala. Se llama Jazz Voyeur, el club de Jazz de la Recoleta que, después de estar cerrado durante unos tres años, reabrió y ofrece una programación variada y de calidad todos los fines de semana. Pero, además, el Jazz Voyeur se convertirá este domingo en la sede del Sexto Festival Solidario de Jazz, organizado por Jazz & Cash. Allí se presentarán Manuel Fraga, Barbie Martínez y Yamile Burich, a beneficio de la obra de la ONG De Puertas Abiertas. Cuando le planteé a la gerencia del hotel Meliá, donde está el Jazz Voyeur, hacer allí el evento, luego de que Bebop nos abriera sus puertas generosamente durante 3 años, ni dudaron en aceptar. Por eso, vaya mi agradecimiento a Jazz Voyeur y el de todos aquellos que se beneficiarán con las entradas vendidas para este domingo para ver jazz de calidad y por una buena causa.

 

 

 

Sin comentarios

El jazz de agosto

Sábado 2:

Adrián Iaies y Mariano Loiácono. En Thelonius. A las 21.30

Juan Cruz de Urquiza 7teto. En Virasoro. A las 21.30

Martín Robbio. En Vicente El Absurdo. A las 22

Martín Lozano.En Lucille ( ex Velma Café) A las 21

Mauricio Deambrosi soprano; Leandro Zappino contrabajo; Fermín Merlo bateria; y
Ramiro Franceschin guitarra. En NoTanPuan. San Isidro. A las 21.30

Georgina Díaz recorre el universo de COLE PORTER.. En Regio Bistró (Pilar). Reservas info@regiobistro.com.ar, ó a los teléfonos 02320 470100 ó 11 2287 4455. A las 22.30

The Suffle Demons. En Thelonius. A la medianoche

Nave Camaleón. En Virasoro. A la medianoche

Domingo 3 de septiembre:

Festival Solidario de Jazz, organizado por Jazz & Cash. En Jazz Voyeur. A las 20

 

 

Sin comentarios

Inés Estévez, la nueva dama del jazz

Es injusto a esta altura decir que a Inés Estévez solamente se la conoce por sus grandes dotes actorales. Porque ya lleva dos años de carrera como cantante en diversos escenarios, en los que recibe un creciente y merecido reconocimiento. Esta noche fue el turno de los aplausos por su show en el Bebop Club. Inés hizo un gran show apelando a su delicada, sensual y cálida voz. Comenzó ingresando desde el fondo del salón, muy discretamente, hasta llegar al escenario, donde la esperaba una muy buena banda de músicos integrada por Mariano Agustoni, Ezequiel Dutil y Javier Martínez Vallejos, junto al destacado saxofonista Santiago de Francisco como invitado. Con el swing como eje temático de una noche repleta de público, Inés cantó en español, inglés y portugués, alternando la formación de trío, cuarteto y también en solos con cada uno de los músicos. Se pudo lucir con Aguas de Marzo, el bolero Delirio –con el que, según recordó, comenzó a cantar junto a Rita Cortese-, Secret Love y Speak Slow, entre muchos otros. En el escenario no dejó de lado su manejo actoral para conversar con el público, contar por qué elegía cada tema y elogiar a sus músicos. El 25 Inés Estévez se presentará en Thelonius y claro que vale la pena ir a escucharla. Porque el jazz, ese género que Inés aprendió cuando era chica de la mano de su padre, Carlos, ha sumado una nueva y buena voz para la escena local. Bienvenida sea.

 

 

El jazz del fin de semana XXL

Domingo 20:

Domingos de Swing. En el CCK. A las 16

Sotavento Big Band. En Bebop. A las 18

Juan Cruz de Urquiza 7to. En Roseti. A las 21

The Cooltrane 4to. En Bebop. A las 21

Pellican trío. En Thelonius. A las 21

Patricia Grinfeld y Guadalupe Raventos. En Eter Club. A las 20

Nacidos Bajo un mal signo. En Eter. A las 21

Pablo Raposo 4to. En Virasoro. A las 21.30

Lucas Rochaix 5to. En Baratraz. San Isidro. A las 21

La Shork Funk. En Bebop. A la medianoche

Peggy Lee. En Thelonius. A la medianoche

Santiago Leibson. En Virasoro. A la medianoche

Lunes 21:

Federico Palmolella y Camilo Zentner. En La Biblioteca café. A las 21.30

Melero y Mastrostefano. En Notorious. A las 21

Martes 22:

Pablo Moser 4to. En el CCK. A las 13

Rubén Mederson 4to. En Sheldon. A las 21

Alejandro Kalinosky trío. En Jazzología. En el CCGSM. A las 20.30

Formanek-Malaby y Verdinelli. En Bebop. A las 21

Los Asociados : Francisco Salgado:Trombon y armonica; Guillermo Roldán:Bajo ; Hernán Samá:Saxo tenor y soprano; Pablo Moser:Saxo baritono y soprano; Marcelo Jusid:Guitarra; Javier Alejandro Garcia Atencio:Bateria; y Julia Sanjurjo:Voz.En Ladran Sancho. A las 22.30

Miércoles 23:

Oscar Feldman. En el CCK. A las 19

 

Sin comentarios

Un Piazzolla en Abbey Road

 

No hace falta más que mencionar el nombre “Abbey Road”, sin ningún agregado, para saber que pisar ese estudio es un paso trascendente en la carrera de cualquier músico.

Si, además, ese paso implica poder grabar un disco allí, la noticia resuena mucho más fuerte: después de Cerati y del Indio Solari, Escalandrum, la banda de Daniel Pipi Piazzolla y otros excelentes músicos, será la tercera agrupación musical argentina en tocar en el mítico estudio de Londres.

Para celebrar el hecho de haber llegado casi a su vigésimo aniversario, Escalandrum -integrada también por Mariano Sivori Nicolas Guerschberg Gustavo Musso Damian Fogiel y Martin Pantyrergrabará en Abbey Road su undécimo disco.

En diálogo con Jazz & Cash, Pipi contó, muy entusiasmado, los detalles del proyecto. “En octubre tenemos una gira grande con Escalandrum y Elena Roger haciendo el espectáculo “3001”, por el cual vamos a estar en Francia, Holanda , Noruega, Estonia y Londres. Y a Horacio Sarria, nuestro manager, se le ocurrió preguntar si había disponibilidad en el estudio ya que íbamos a estar cerca. Evaluamos la situación y le dimos para adelante”.

¿Qué significa grabar allí?

-Es un estudio legendario que pertenece a la historia de la música mundial , todo el mundo lo conoce de nombre. Sabemos que tiene una sala grande y eso y su historia nos entusiasmó mucho.

-¿Qué grabarán?

-Vamos a grabar música propia que hace rato que venimos tocando, composiciones de Nicolás Guerschberg, Damian Fogiel, Mariano Siviori y mía, para un disco que se conocerá el año próximo.

-¿Cómo está resultando la experiencia de tocar junto a Elena Roger?

-Elena es una gran artista, excelente compañera de grupo y muy estudiosa . Tenemos que ser muy cuidadosos cuando tocamos con ella y funcionar como si fuéramos un instrumento lleno de matices. Cambian mucho los tempos por los tipos de temas; tenemos que sonar como un grupo de cámara.

-¿Qué proyectos tiene la banda por delante?

-Seguir presentando “3001” junto a Elena Roger y editar este trabajo en Europa; seguir tocando Sesiones Ion, el disco que salió en marzo de este año y seguir ensayando muy duro el repertorio nuevo.

Horacio Sarría se “mete” en la conversación para explicar cómo llegaron a Abbey Road. “Como sucede en estos casos, son viejos sueños que de a poco, gracias a la persistencia, acopio de experiencia y el azar, siempre presente, se van materializando.  Ya pasados los 10 pirulos, el disco que se ganó mi predilección fue claramente “Abbey Road”. Y al cumplir Escalandrum sus 10 años , editamos el brillante “Piazzolla plays Piazzolla” (2011). Es en ese momento que ingresa como técnico de grabación Facundo Rodríguez, quien venía de tomar un curso en Abbey  Road y ya estaba trabajando con los Divididos. Ese disco fue masterizado en Londres por Neil Pickles que forma parte del team de los estudios AR”.

En aquel momento, comentó a gestarse este proyecto. Y así lo detalla Horacio: “Tuve la suerte de conocer a Axel Lang, un argentino radicado en la capital británica que realizó muchas grabaciones para los míticos estudios. Ese fue un paso más. A través de Rodríguez fue avanzando la relación y este verano tuvimos un hermoso encuentro con Axel que estaba de paso por Buenos Aires -Lang estaba ensayando con el Indio Solari. Axel mezcló su película en Abbey Road y luego éste lo incorporó a su banda- y lo encaramos de una para conseguir el mejor precio para grabar y ver como cuadraba la disponibilidad del estudio con las dos giras que Escalandrum tenía pautadas por Europa”.

Este año, Escalandrum siguió deleitando al público en varias latitudes: estuvo en el Festival Chile y Argentina en Valparaíso en enero; Sudáfrica (Festival de jazz de Cape Town) y Mozambique en marzo. Y junto a Elena hicieron una importante gira nacional (unos 15 conciertos), otra extensa gira de 20 conciertos en Brasil, Chile y el show en el Festival de Jazz de Montreal. Este mes, siguen por el Fest Grec en Barcelona y en octubre volverán a una gira por Europa y a grabar, justamente, en Abbey Road.