Cash: ¿Para qué sirve evitar palabras como inflación o default?

 

Desde que la inflación reapareció con fuerza en la Argentina el Gobierno ha utilizado toda clase de eufemismos para evitar mencionar ese término, como si al no hacerlo hubiera logrado evaporarla. “Reacomodamiento de precios”, fue el concepto al que apeló para reemplazar lo que todos, desde un trabajador hasta un académico, pasando por cualquier ama de casa, ven. Lo repite con fuerza desde 2007, pese a que en forma creciente nadie le cree. “El problema no es inflación, es el reacomodamiento de precios”, dijo hace poco tiempo, una vez más, el secretario general de la presidencia, Oscar Parrilli. Sin embargo, semejante esfuerzo no impidió que la inflación creciera en forma persistente y muy por encima de los datos del Indec, como lo señaló (hasta que fue nombrado viceministro) el propio Axel Kicillof  en su instituto de estudios (CENDA). Fuera del Palacio del poder, ni siquiera la CGT o la CTA oficialistas creen en los números oficiales, menos maquillados, pero alejados aún de los que publican algunas pocas provincias y las consultoras privadas. Pero más importante aún, no se sabe qué hará el Gobierno para combatir la inflación, más allá del programa de precios cuidados y del efecto generado por la recesión económica reconocida hasta por el Indec. Un fenómeno similar ocurre con el default; casi en forma infantil, se han tratado de inventar numerosas denominaciones: “Griefault” y “evento crediticio”, entre ellos, como si ese empeño evitara los efectos de este problema no previsto por el Gobierno. Sí, es verdad, Griesa es un juez emperrado en los últimos años (no antes del 2010) en fallar en contra de la Argentina y se extralimitó en su interpretación de la cláusula pari passu. Pero seguir gastando energía en cuestionarlo (cuando además su fallo fue ratificado por sus instancias superiores a las que la Argentina se sometió) en lugar de analizar y explicar cómo se va a salir de este callejón con la menor cantidad de cicatrices posibles, resulta bastante cuestionable. Aunque no se hable de default, la Argentina está en cesación de pagos, ojalá, por poco tiempo. Si, en cambio, el gobierno se enamorara de los sondeos de opinión que hablan de un repunte de la imagen de la Presidenta por su dureza retórica ante este conflicto con los fondos buitre, habría que pensar para qué sirvió el esfuerzo que hizo desde enero al comenzar a recomponer sus lazos con el mundo y cuánto daño se causará -y le causará a la economía- al evitar una solución madura.

 

 

 

 

 

 

  • ogaalex

    La importancia de una cláusula de acción colectiva en la suscripción de un
    Bono de Deuda Soberana.

    La razón principal por la cual el default de la deuda
    Argentina 2001 ha
    persistido durante tan largo período hasta estos días se debe a que en el contrato de fianza faltaba una cláusula de
    acción colectiva. Por definición,
    una cláusula de acción colectiva
    (CAC) permite que si una mayoría de tenedores de bonos llegaran
    a un acuerdo sobre reestructuración de
    la deuda, este es legalmente vinculante
    para todos los tenedores de la misma. En este caso, el haber olvidado
    la cláusula de acción colectiva
    en la suscripción de estos bonos puede disparar un error
    de 15 mil millones de dólares para la Argentina, si los
    holdouts restantes demandaran con éxito por el 100% del capital más los intereses,
    lo que es probable que suceda con este
    nuevo precedente.

    • Martín Kanenguiser

      Muchas gracias; sin duda, las CACs son un instrumento útil para contener este tipo de problemas, aunque algunos expertos creen que tienen un alcance limitado, por lo que han tratado de ampliarlo. Pero en cualquier caso, cualquier camino práctico es mejor que la mera confrontación retórica.

  • http://www.bligoo.com/ emilio gaviria

    ¿Cómo, se ha llamado a silencio Lucas Llasch con su blog de fútbol y economía y ahora tratan el pleito financiero en jazz y cash?. Es evidente que Lucas de sus temas nada puede decir, salvo hacer futurología inestable sobre arena política movediza o desensillar hasta que aclare.

    • Martín Kanenguiser

      Hola Emilio, Lucas ha escrito sobre este tema en su blog; pero yo escribo mis propias reflexiones en este espacio. Saludos