Qué sembrar en otoño y algunas ideas más…

Adoro la paleta de colores del otoño… (foto vía Frazerweb)

El verano ya se fué… y si bien muchos tienden a pensar que con la huída del calor se acabaron los trabajos de jardinería, no hay nada más lejos de eso. La idea de este post es contarles algunas de las cosas que pueden hacer para poner el jardín, el balcón, el patio o la terraza en condiciones. Después de todo, lo lindo es tener un espacio florido todo el año, que cumpla el cometido de alegrarnos la vista y el corazón.

Repasemos algunas de estas tareas:

- Siembra

Yo ya sembré mi amapolas de este año… ¿y usted? Foto vía PBernardz Seguir leyendo

El huerto en casa

Hoy vamos a arrancar con tips para aquellos que quieran tener una huertita en su balcón o terraza, es decir, apelando al uso de macetas. Más adelante, sobre todo teniendo en cuenta la mayor complejidad y diversidad de siembras que posibilita, nos abocaremos a la huerta planificada en el  jardín.

Si vas a cultivar hortalizas en maceta tenés que saber de antemano que no vas a poder obtener una gran producción y que los tamaños de los frutos tampoco van a ser especialmente destacables. No obstante, hay un montón de plantas que se desarrollan más que bien en espacios reducidos: el romero, la albahaca, el tomate, el pepino, la salvia, el orégano, la menta (que es muy invasora, y se controla mejor cuando la confinamos a un espacio pequeñito), el cebollín, el perejil, las frutillas (sólo en zonas frías) y muchas especies más, pero sobre todo las aromáticas que nos ayudan a condimentar nuestras comidas con solo estirar una mano o hacer unos cuantos pasos. Nada de tener que ir a la verdulería (¡Qué placer! ¡Alimentos frescos y recién sacados de la planta!).

A todo esto tenés que sumarle que cuidar de tu propio huertito te puede hacer ahorrar unos cuantos pesos. Ni siquiera hace falta que inviertas una fortuna, sólo tenés que recolectar las semillitas de las verduras y frutas que comés y después plantarlas. Para eso no te olvides que es importantísimo seleccionar siempre los mejores frutos, es decir los que tengan menos irregularidades y sean más sabrosos, así aprovechás su genética saludable.

En mi caso particular, suelo almacenar las semillas en sobres de papel, con su respectiva etiqueta para no confundirme. Eso lo aprendí de una compañera en un curso de jardinería. ¡Es muy práctico! Y te ayuda a aprovechar mejor el espacio.

Semillitas ensobradas, para más prolijidad

Seguir leyendo