Plantas ideales para MEDIA SOMBRA

Mi hortensia en primavera, antes de florecer.

¡Hola Jardineros! Tanto tiempo… mis disculpas por la prolongada ausencia. Varios compromisos (laborales/personales, etc) me tuvieron alejada del blog, no obstante lo cual, pude mantener actualizada la página de Facebook de Jardín (algo es algo, vió) que pueden encontrar AQUÍ si aún no son fans.

El tema que les traigo hoy me toca especialmente. Hace unos cuantos meses me mudé y tuve que reacondicionar mi balcón. Hete aquí el problema: pasé de vivir en una casa con una terraza con orientación noroeste y 12 horas de aniquiladores rayos de sol, a uno con orientación sureste y unas escasas 5 horas de sol diarias (con suerte). ¿Conclusión? No me pude llevar todas mis plantas y tuve que conseguir nuevas, unas que se adaptaran a esta nueva situación, la MEDIA SOMBRA. No me voy a cansar nunca de repetirlo: las plantas vienen de distintos puntos del planeta. Algunas son originarias de desiertos, otras de valles fértiles y otras de la selva, en donde suelen vivir bajo la sombra de enormes árboles. Teniendo esto en cuenta podemos intuir que sus necesidades difieren ampliamente. Seguir leyendo

Dos plantas de interior con flores y un ejemplar exótico

 

Violeta africana

Yo supe tener una. Me la compró mi mamá cuando era bastante pequeña en un mega supermercado. ¿Vieron que hay algunos que tienen unas cuantas plantas en un determinado sector? Y muchas veces la gente pasa, las hace torta, y ahí quedan… Pues, bien, yo me llevé a casa una de esas medio maltrechas. Una de las cosas que más adoré de esta planta es lo fácil que es propagarla. Agarrás una de sus hojitas peluditas y la clavás en el sustrato (acordate: turba y perlita). Con el tiempo se empieza a desarrollar alrededor una nueva plantita, que como todo esqueje, es igual a su predecesora. Se llaman “esquejes de hoja”.

 

Violetas africanas, vía Jim The Photographer

 

Mide 15 cm de alto y su nombre científico es Saintpaulia Ionantha. En inglés le dicen “Bright eyes”( ojos brillantes), quizás porque sus estambres parecen ojitos sobre el fondo de colores.

Otra cosa linda de la violeta africana es que te da flores todo el año. Necesita mucha humedad, luz fuerte a moderada y temperatura moderada a elevada, evitando siempre las fluctuaciones (esto para cualquier planta ehh).

Hay que abonarla quincenalmente en primavera, verano  y otoño y mensualmente en invierno (porque florece todo el año, justamente). Regala solamente cuando esté seca.

La susodicha que supe tener  terminó por irse al cielo de las plantitas. Se me había ocurrido que quedaría linda en el escritorio de mi cuarto. Pero claro, ahí la luz no era suficiente (mi escritorio es medio petiso) y se fue en vicio buscando el sol. Así fue que un buen día descubrí que tenía un tallo un poco más largo del que tienen o deberían tener las violetas. Con el tiempo terminó por marchitarse. No va a pasar mucho para que repita la experiencia y pruebe con otra.

Seguir leyendo