Remedios naturales contra las plagas

En pleno siglo XXI la ecología es y debe ser un asunto de todos, y como ya es de público conocimiento, usar pesticidas y fungicidas industriales no ayuda en lo más mínimo a la causa ecologista. Mi intención en este post no es ser más papista que el papa y condenar su uso (porque a veces no queda otra que aplicarlos…) sino hacerles llegar algunas opciones que nos da la madre naturaleza para reestablecer el equilibrio en nuestro jardín/balcón. Tenemos que entender que las plagas no son malas en sí (muy por el contrario cumplen un rol fundamental en el ecosistema) sino que simplemente uno a veces preferiría que no se instalen justo en NUESTRAS plantas.

La idea es que antes de aplicar venenos de cualquier tipo (que no sólo matan bichos, sino también a otras plantas y animales – y que además pueden ser potencialmente dañinos para tu salud y la de tu familia) pienses en toooodas las demás opciones, NATURALES, que existen.

El post lo voy a dividir en 3 entregas, porque como verán, las opciones son MUCHAS. Yo no las he probado todas, por lo que voy a apreciar enormemente que compartan sus experiencias usando estos preparados.  :)

¡Disfruten!

Preparados caseros 1:

  • Purín de ortigas: se colocan 100 gramos de ortigas por cada litro de agua. Se deja fermentar durante 3 o 4 días, después se diluye en un poco más de agua y se utiliza para regar sobre las raíces o para rociar las hojas con un rociador. Es un MEGA fertilizante que va a mantener alejadas a numerosas plagas. (Ojo cuando recolectes las ortigas porque pinchan y dejan ronchas, si lo sabré yo…). También se pueden hervir las ortigas, hacer una infusión, dejar enfriar y colar. Es igual de efectivo. Seguir leyendo

La mosca blanca

Seguimos con nuestro especial de plagas algodonosas. Les presento otra peste muy molesta, que mis plantas aún no han padecido (que yo sepa), pero de la que planeo prevenirlas ;)

- Mosca Blanca

Moscas blancas, vía AntonioCamacho

Estas mini moquitas (de 3 mm) tienen las alitas blancas y revolotean cuando sacudís la planta. Ponen sus huevos en el envés de las hojas y ahí se quedan ellas y sus larvas, picando y succionando la savia de su anfitriona, que de a poco pierde color y hasta puede llegar a perder las hojas cuando el ataque es muy intenso. Seguir leyendo

El asedio de las cochinillas

¡Horror! Exclamé el día en que encontré uno de los arbustos preferidos de mi balcón con sus ramitas lleeeeeeenas de esta especie de caracolitos blancos, sumamente adheridos a todas las extremidades de mi plantita. De todos los bichos que pueden atacar una planta (sobre todo en las ciudades, que son lugar de infección y contagio por excelencia) las cochinillas son, desde mi punto de vista, los más repugnantes. No me pregunten porqué, simplemente me generan eso.

La cuestión es que un buen día me encontré con que mi pobre Nandina (ése es el pobre arbusto en cuestión, atacado por las cochinillas), estaba infestada de bichos. Ni cuenta me di de su avance, quizás por el hecho de que tiene hojitas tan coloridas y es tan tupida que no suelo prestarle especial atención a posibles enfermedades (cómo si me pasa con la Rosa China -Hibiscus, sp.- y el rosal, que se me viven enfermando). Nunca había visto estos animalitos, razón por la cual corrí a mis libros a ver con cuál de las plagas más comunes los podía asociar. Hete aquí que se trataba de cochinillas, y no sólo eso, sino que eran de una variedad específica, las acanaladas.

 

Cochinillas acanaladas, vía pau.artigas

Estos animalitos se adhieren fuertemente a la planta y la succionan, generando el amarillamiento del follaje y la caída de las hojas.

Seguir leyendo