El aloe espiralado, una joyita en extinción

Vía Just Chaos

Les presento al Aloe polyphylla o aloe espiral. Es una de las plantas más exóticas e increíbles que haya conocido en mi vida. Sus hojas espiraladas son únicas, y nos recuerdan que nada de lo que inventa el hombre es original… la realidad es que (desde mi humilde punto de vista) toda la creatividad posible está en el mundo natural. Ahora sí, algunos detalles técnicos: es originario de las montañas de Lesotho, Sudáfrica, una zona con muchas precipitaciones, lo que significa que se trata de un clima mucho más húmedo que el que requieren el resto de los Aloes. De hecho, hasta la fecha no se ha registrado que se de naturalmente en ninguna otra parte del planeta. Son difíciles de cultivar, y se encuentran en extinción, entre otras cosas porque convengamos que reproducir las condiciones de cultivo de un punto tan específico del globo no es fácil. Son un verdadero trofeo para los coleccionistas y lamentablemente esto ha generado una extracción desmedida de su hábitat natural, poniendo en riesgo su supervivencia. Lógicamente está terminantemente prohibido llevarse plantas o semillas de su lugar de origen. La reproducción además es por semillas y no por esqueje, lo que complica aún más su situación. Seguir leyendo

La nueva página de Facebook de Jardín de Bolsillo

¡Amigos! ¡Jardín de Bolsillo ya tiene página de Facebook!

Un espacio en el que la idea es compartir experiencias, ideas, tips y toda clase de información relativa a este mundo que nos gusta tanto: el de las plantas, flores y jardines.

Para todos aquellos que ya tienen una cuenta en la red creada por Mark Zuckerberg, lo único que tienen que hacer es iniciar sesión, hacer click en ESTE LINK y luego click de nuevo en el botón de ME GUSTA.

Los que aún no tienen cuenta en esa red social, pueden REGISTRARSE AQUÍ, luego hacer click en ESTE LINK, y finalmente darle click al botón ME GUSTA.

Los espero por ahí :)

Saludos!

 

 

 

Nueva serie: plagas algodonosas

Los próximos dos posts los vamos a dedicar a un par de plagas blanquitas, pegajosas y algodonosas, que molestan bastante: las cochinillas algodonosas y la mosca blanca. Últimamente recibí bastantes consultas sobre estas plagas molestas, e incluso yo misma las estuve padeciendo. Afean mucho las plantas y son bastante problemáticas a la hora de erradicarlas. Veamos la primera:

- La  cochinilla algodonosa

Una Santa Rita atacada, vía Jardín Mundani

Estos bichitos horribles (de todo corazón, los veo y me dan urticaria) se ubican generalmente en el envés de las hojas y vienen pertrechados con una caparazón que los proteje de los ataques externos, por lo que son bien difíciles de erradicar. Si lo sabré yo, que casi me matan un malvón espléndido que tengo.

Los hay de distintos tipos, y de los que nos vamos a ocupar hoy es de una variedad que aparece recubierta de una suerte de algodón bien blanquito. Se dedican a chupar la savia de las plantas y hacen que las hojas se pegoteen con azúcares, las cuales primero se decoloran y después caen al piso, dejando tus plantas escuálidas y feúchas. Sobre esta melaza después suele instalarse el hongo de la fiumigina, que cubre las pocas hojas que quedan de un polvo negro.

Cochinillas algodonosas atacando una palmera, vía BarresFotonatura

Una buena forma de erradicarlos es limpiando las superficies donde se encuentran con un algodón empapado en alcohol etílico. También es muy efectivo el alcohol de ajo, que es bien natural y un antibiótico natural. Y si la plaga no desaparece tenés dos opciones: o la tirás u optás por un insecticida de amplio espectro. No es lo mejor (en términos ecológicos) pero sí bastante efectivo. Seguir leyendo