3 secretos orgánicos para evitar plagas

Hormigas negras podadoras: solo podan las plantas que no están bien nutridas.

¡Hola Jardineros! Hoy tenemos en el blog una invitada muy especial. Se trata de Adriana Celli, Técnica en producción vegetal orgánica de la UBA, quien en uno de sus cursos más recientes me transmitió un verdadero entendimiento de porqué es necesario cultivar de forma orgánica nuestras plantas. Le pedí a Adriana que nos lo contara para el blog y ella muy gentilmente accedió. Espero que esta información les sirva y les guste tanto como a mí.

Seguir leyendo

Guía para combatir caracoles y babosas

Los caracoles se adhieren a toda clase de superficies vía Waferboard

La primavera es la época del año en la que proliferan los caracoles y las babosas, que atacan nuestras plantas preferidas sin piedad, dejando un caminito brillante a su paso, signo delator de su presencia. No son muy selectivos con lo que comen, pero generalmente prefieren (como la gran mayoría de las plagas) las hojas y brotes más tiernos. Sus preferidos: el brócoli, ¡la lechuga!, las frutillas, la albahaca, los porotos, la calabaza, las dahlias, etc. Cuando estos amiguitos se alimentan, lo hacen de noche, dejando agujeros en las hojas.

¿Cómo hago para prevenirlos?

Primero lo primero: sacalos (con guantes, si te da asquito) cada vez que te encuentres con uno. No te va a resolver el problema pero pensalo de esta manera: salvaste una hoja ;) Me acuerdo cuando de pequeña con mi amiga Guadalupe nos dedicábamos a buscar caracoles en los recovecos del jardín de su casa, tras lo cual los pisábamos sin piedad… ahora que lo pienso, le hicimos un gran favor a las plantas de su madre.

Una vez que hayas retirado los animalitos que veas a simple vista, remové todos los recipientes y objetos que haya alrededor de tus plantas en donde puedan esconderse del sol y el calor. La excepción sería que dejaras esos espacios como escondites para sapos y ranas. ¿Adivina que? ¡Comen caracoles y babosas! Ergo, son excelentes aliados a la hora de combatirlos. Lo mismo sucede con algunas víboras y escarabajos. Yyyy también con los gansos, patos y gallinas.

Plantas aromáticas como el romero, la salvia y la lavanda ayudan a prevenir el ataque de estos pequeños babosos, quienes las evitan. Es por eso que si las podés plantar cerca de tus ejemplares más atacados, mucho mejor. Las begonias, las fucsias, los geranios, y la lantana suelen salvarse del ataque, por lo que podés tenerlas en cuenta cuando planeas tu jardin. Seguir leyendo

Lechugas frescas

Rica en vitamina K, la lechuga ayuda a coagular la sangre, es diurética, mejora la circulación y facilita la digestión. ¿Querés más razones para sembrarla? Utilizada en decocciones mejora los ataques de asma y los espasmos bronquiales. ¡Ah, cierto! También es muy sabrosa y fácil de cultivar.

Lechugas, vía Getty Images

Además soporta diversas condiciones de luz y existen variedades que pueden cultivarse todo el año, aportándonos un suministro constante de hojas verdes para nuestras ensaladas. Seguir leyendo

¡Bienvenida Primavera!

Las flores de un manzano, retrato de la primavera, vía Getty Images

Terminó el reposo invernal para las plantas, que tímidamente empiezan a despertar de su letargo. La savia empieza a recorrer tallos y hojas, y la “fábrica” que es la fotosíntesis está a todo vapor. Va llegando de a poco el calor (con sanas excepciones como hoy que las temperaturas de asemejan a las de julio) y se acaba la época de los trasplantes, que en caso de que sean imprescindibles sólo deberías llevarlos a cabo en las rachas de días fríos. Muchas plantas ya se encuentran en flor y es ahora cuando vemos los frutos de nuestros trabajos de invierno, cuando parecía que nada de lo que hacíamos surtía efecto, y nuestras plantas se veían apagadas y sin vida (en el caso de las que no florecen o se lucen cuando hace frío). Este es el momento en que la planta te empieza a agradecer ese abono que le diste o ese cambio de maceta.

Ahora bien, enumeremos algunas de las tareas que tenemos por delante:

- Es tiempo de abonar, de cambiar la primera capa del sustrato o bien de agregar fertilizantes en perlas o líquidos para diluir en el agua de riego. Las plantas acidófilas como las hortensias, las azaleas y los jazmines también te van a agradecer un poco de turba, pinocha o sulfato de hierro, para aumentar la acidez del suelo. Seguir leyendo

Jardines Verticales, verde en la ciudad

Jardín Vertical de la Caixa Forum de Madrid, vía Pdbreen

¡Buenas a todos! Hoy tenemos un tema de lo más avant garde: los jardines verticales, paredes de cultivo que aprovechan al máximo el espacio, aportándole una gran cuota de verde a nuestras grises ciudades. Podríamos incluso catalogarlos como jardines hidropónicos, ya que las plantas reciben muchas veces los nutrientes a través de sales agregadas al agua de riego, e incluso bacterias que ayudan a las plantas a metabolizar impurezas, o periódicas dosis de químicos para controlar plagas y hongos.

Las estructuras, metálicas o de madera, que sostienen las plantas generalmente incluyen dos paredes de fibra de vidrio que en el medio contienen algún tipo de sustrato (por ejemplo fibra de coco o lana de roca, e incluso perlita y arlita) para que las raíces tengan donde enraizar. Se ubican estratégicamente a unos centímetros de las paredes, para que estas no se humedezcan y para que las plantas puedan respirar, llegando algunas estructuras a incorporar sistemas de circulación de aire. Seguir leyendo

Hidroponia, el cultivo del futuro

Un cultivo hidropónico de lechugas, vía MauricioGouvea

¡Hola a todos!  Como veníamos anticipando en nuestra página de Facebook, finalmente llegó el tan ansiado tema de la hidroponía. Y como sucede con la mayoría de los temas que tratamos en el blog, este también da para hablar mucho, por lo que opté por hacer más que nada una guía introductoria para entender de qué hablamos cuando hablamos de hidroponía, y no tanto sobre  “cómo hacer un huerto hidropónico en casa”, lo cual como verán, tiene su ciencia.

Para empezar a entender no tenemos más que prestar atención al significado de la palabra: Hidroponía es el resultado de la conjunción de las palabras griegas Hydro (agua) y Ponos (trabajo), por lo que podemos deducir que de lo que estamos hablando de es “trabajo en el agua”.

Hay quienes dicen que los afamados jardines colgantes de Babilonia no eran otra cosa que cultivos hidropónicos, a pesar de que no existen pruebas de semejante afirmación.

Pero… ¿en qué consiste exactamente esta técnica? Pues bien, si tuviésemos que decirlo cortito y al pie podríamos decir lo siguiente: se trata del cultivo de plantas, en vez de en la tierra, en agua, asegurándonos de aportarle al medio líquido todos los nutrientes que estas puedan necesitar. Seguir leyendo

Peonía: reina de las flores

Peonías rosas, vía Kkmarais

Desde mi punto de vista las peonías son unas de las flores más lindas que hay. Recuerdo que aprendí su nombre gracias a una revista de moda: muchas veces son las elegidas para conformar los bouquets de las novias o los arreglos florales de las propuestas de decoración.

Provienen de Europa, Norteamérica y Asia, en donde son muy apreciadas y asociadas con la feminidad y el estatus. En China son directamente un emblema nacional y en el lenguaje de las flores de nuestra cultura occidental significan veracidad y timidez.Tienen un uso decorativo muy difundido y muchos las confunden con rosas.

Existen más de 30 especies herbáceas y alrededor de 10 leñosas, siendo todas ellas especialmente longevas. Pueden vivir entre 25 y 50 años en el mismo lugar y no les gusta mucho cambiar de sitio, por lo que hay que elegir con cuidado su ubicación para no tener que trasplantarlas.

Una increíble peonía, vía Lilli2de

Son ranunculaceas, excelentes para corte, y sus flores tienen un aroma riquísimo, pudiendo ser simples, semi dobles o dobles. El néctar que secretan atrae a las hormigas. Las hay rosas, blancas, jaspeadas, violetas o rojas y la peonía lactiflora es una de las más impresionantes. Todas las variedades tardan varios años en florecer y lo hacen en primavera.

Seguir leyendo

Remedios caseros contra las plagas N° 3

¿A quién no le gustaría tener un jardín así de lindo sin usar pesticidas? vía Brewbooks

Seguimos con nuestro especial de recetas caseras para evitar pesticidas y fungicidas. En las dos entregas anteriores estuvimos viendo algunos preparados que podemos hacer en casa, con plantas y elementos muy fáciles de conseguir. En esta última entrega nos vamos a enfocar en dos variantes de suma importancia: insectos y plantas benéficas, es decir, buenos compañeros de nuestros queridos “yuyos”.

Aquí van:

INSECTOS BENÉFICOS

Una vaquita de San Antonio, vía Ferruiz

A estos bichitos te pido encarecidamente que no los mates, porque se alimentan de las mismas plagas que vos combatís. Ellos son, por ejemplo, algunas variedades de Vaquitas de San Antonio (Mariquitas)el Mamboretá o Tata Dios (el verde de las patas gigantes), y algunas avispas y avispitas. Prestá atención cuando veas una colonia de pulgones, porque es muy frecuente ver a las vaquitas dándose un festín de estos bichitos, que suelen ser verdes o negros. Seguir leyendo

Remedios caseros contras las plagas N° 2

Como lo prometido es deuda, vamos con la segunda entrega de las opciones NATURALES que existen para combatir bichos y hongos maléficos, incluyendo TRAMPAS. ¿Ustedes conocen algún otro preparado? ¡Se agradecen todos los aportes!

Una huerta orgánica, sin pesticidas, vía julieGibbons

  • Para larvas de mariposa (esas que encontrás arrolladitas en el borde de las hojas): un litro de agua caliente y un puñado de hojas de salvia triturada. Lo dejás filtrar un ratito y después pulverizás.
  • Infusión de Tabaco: reutilizá las colillas de tus amigos/familiares fumadores y metelas en un recipiente con un litro de agua (de paso, avisales que con eso vas a hacer un veneno, a ver si toman conciencia). Al día siguiente vas a tener una preparado nicotínico (y horrible) al que le tenés que sacar las colillas. Con eso rociá tus plantas para alejar a la arañuela roja, a los pulgones y a las cochinillas. Ojo que es tóxico.

Colillas, vía Mark Ramsay

  • Polvo de hornear: sirve para combatir hongos. Mezclas una cucharada en un litro de agua y aplicás todas las semanas. Chau oidio ;) Seguir leyendo

Remedios naturales contra las plagas

En pleno siglo XXI la ecología es y debe ser un asunto de todos, y como ya es de público conocimiento, usar pesticidas y fungicidas industriales no ayuda en lo más mínimo a la causa ecologista. Mi intención en este post no es ser más papista que el papa y condenar su uso (porque a veces no queda otra que aplicarlos…) sino hacerles llegar algunas opciones que nos da la madre naturaleza para reestablecer el equilibrio en nuestro jardín/balcón. Tenemos que entender que las plagas no son malas en sí (muy por el contrario cumplen un rol fundamental en el ecosistema) sino que simplemente uno a veces preferiría que no se instalen justo en NUESTRAS plantas.

La idea es que antes de aplicar venenos de cualquier tipo (que no sólo matan bichos, sino también a otras plantas y animales – y que además pueden ser potencialmente dañinos para tu salud y la de tu familia) pienses en toooodas las demás opciones, NATURALES, que existen.

El post lo voy a dividir en 3 entregas, porque como verán, las opciones son MUCHAS. Yo no las he probado todas, por lo que voy a apreciar enormemente que compartan sus experiencias usando estos preparados.  :)

¡Disfruten!

Preparados caseros 1:

  • Purín de ortigas: se colocan 100 gramos de ortigas por cada litro de agua. Se deja fermentar durante 3 o 4 días, después se diluye en un poco más de agua y se utiliza para regar sobre las raíces o para rociar las hojas con un rociador. Es un MEGA fertilizante que va a mantener alejadas a numerosas plagas. (Ojo cuando recolectes las ortigas porque pinchan y dejan ronchas, si lo sabré yo…). También se pueden hervir las ortigas, hacer una infusión, dejar enfriar y colar. Es igual de efectivo. Seguir leyendo