Paso a paso para armar tu kokedama

¡Hola Jardineros! Hoy tenemos un aporte por demás interesante: hace poco me encontré en Facebook con la noticia de que Nuria Bascialla, amiga y ex compañera de facultad, estaba haciendo un curso de Kokedamas. Me encantaron las fotos que subía de sus progresos y le pedí que compartiera el proceso de armado de este arte en el blog. Nuria gentilmente accedió, y este es el resultado. Espero que les guste tanto como a mí, y que les sirva para poner manos a la obra.

“Nunca tuve en mi casa más que un potus y un palo de agua (regalados ambos) y la realidad es que siempre preferí las plantas que se cuidaban solas y a las que no había que prestarles mucha atención. Hasta que un buen día se me dio por hacer un curso de kokedamas. ¿Por qué? Porque me encantan y porque son bastante caras. Así que en lugar de salir como una frenética a comprarme 3 o 4 y fundirme, decidí invertir y tirarme a la pileta haciéndolas yo misma. Veía los kokedamas por todos lados … si, LOS veía … y hago esta aclaración porque casi todos se refieren a ellos en femenino (lo que resulta comprensible cuando uno piensa que su traducción literal es “bola de musgo ” en japonés) cuando en realidad lo apropiado es referirse a ellos en masculino.

En este momento me encuentro en plena etapa de práctica, regalándole ejemplares a familiares y amigos y llenando mi casa de bolitas de musgo,  tanto que al día de hoy mi depto parece showroom.

 Para hacerlas necesitamos estos materiales:

- Una planta enraizada

- Un recipiente donde hacer la mezcla

- Barro arcilloso

- Mezcla de tierra

- Rociador

- Hilo/tijera Seguir leyendo