Qué sembrar en otoño y algunas ideas más…

Adoro la paleta de colores del otoño… (foto vía Frazerweb)

El verano ya se fué… y si bien muchos tienden a pensar que con la huída del calor se acabaron los trabajos de jardinería, no hay nada más lejos de eso. La idea de este post es contarles algunas de las cosas que pueden hacer para poner el jardín, el balcón, el patio o la terraza en condiciones. Después de todo, lo lindo es tener un espacio florido todo el año, que cumpla el cometido de alegrarnos la vista y el corazón.

Repasemos algunas de estas tareas:

- Siembra

Yo ya sembré mi amapolas de este año… ¿y usted? Foto vía PBernardz Seguir leyendo

Postales de la primavera en Nueva York

¡Hola jardineros! Les pido disculpas por mi prolongada ausencia. Estuve de viaje y rindiendo exámenes, por lo que se me complicó un poco la actualización. ¡Pero ya estoy de vuelta y con todas las pilas puestas!

Para esta nueva entrega les preparé una fotogalería con varias imágenes de las calles de Nueva York, que por esta época del año es un océano de flores y postales verdes. Los neoyorkinos invierten mucho en mantener arreglada su ciudad, y eso se nota en la cantidad y calidad de los canteros que se ven por las calles. Y no sólo la ciudad es la encargada de mantenerlos (al igual que los parques y jardines), sino que a su vez son los propios ciudadanos los que se ocupan de embellecer el paisaje llenando sus ventanas de flores de estación. ¡Un verdadero manjar para la vista! Seguir leyendo

Sin comentarios

¡Bienvenida Primavera!

Las flores de un manzano, retrato de la primavera, vía Getty Images

Terminó el reposo invernal para las plantas, que tímidamente empiezan a despertar de su letargo. La savia empieza a recorrer tallos y hojas, y la “fábrica” que es la fotosíntesis está a todo vapor. Va llegando de a poco el calor (con sanas excepciones como hoy que las temperaturas de asemejan a las de julio) y se acaba la época de los trasplantes, que en caso de que sean imprescindibles sólo deberías llevarlos a cabo en las rachas de días fríos. Muchas plantas ya se encuentran en flor y es ahora cuando vemos los frutos de nuestros trabajos de invierno, cuando parecía que nada de lo que hacíamos surtía efecto, y nuestras plantas se veían apagadas y sin vida (en el caso de las que no florecen o se lucen cuando hace frío). Este es el momento en que la planta te empieza a agradecer ese abono que le diste o ese cambio de maceta.

Ahora bien, enumeremos algunas de las tareas que tenemos por delante:

- Es tiempo de abonar, de cambiar la primera capa del sustrato o bien de agregar fertilizantes en perlas o líquidos para diluir en el agua de riego. Las plantas acidófilas como las hortensias, las azaleas y los jazmines también te van a agradecer un poco de turba, pinocha o sulfato de hierro, para aumentar la acidez del suelo. Seguir leyendo

Peonía: reina de las flores

Peonías rosas, vía Kkmarais

Desde mi punto de vista las peonías son unas de las flores más lindas que hay. Recuerdo que aprendí su nombre gracias a una revista de moda: muchas veces son las elegidas para conformar los bouquets de las novias o los arreglos florales de las propuestas de decoración.

Provienen de Europa, Norteamérica y Asia, en donde son muy apreciadas y asociadas con la feminidad y el estatus. En China son directamente un emblema nacional y en el lenguaje de las flores de nuestra cultura occidental significan veracidad y timidez.Tienen un uso decorativo muy difundido y muchos las confunden con rosas.

Existen más de 30 especies herbáceas y alrededor de 10 leñosas, siendo todas ellas especialmente longevas. Pueden vivir entre 25 y 50 años en el mismo lugar y no les gusta mucho cambiar de sitio, por lo que hay que elegir con cuidado su ubicación para no tener que trasplantarlas.

Una increíble peonía, vía Lilli2de

Son ranunculaceas, excelentes para corte, y sus flores tienen un aroma riquísimo, pudiendo ser simples, semi dobles o dobles. El néctar que secretan atrae a las hormigas. Las hay rosas, blancas, jaspeadas, violetas o rojas y la peonía lactiflora es una de las más impresionantes. Todas las variedades tardan varios años en florecer y lo hacen en primavera.

Seguir leyendo

Remedios caseros contra las plagas N° 3

¿A quién no le gustaría tener un jardín así de lindo sin usar pesticidas? vía Brewbooks

Seguimos con nuestro especial de recetas caseras para evitar pesticidas y fungicidas. En las dos entregas anteriores estuvimos viendo algunos preparados que podemos hacer en casa, con plantas y elementos muy fáciles de conseguir. En esta última entrega nos vamos a enfocar en dos variantes de suma importancia: insectos y plantas benéficas, es decir, buenos compañeros de nuestros queridos “yuyos”.

Aquí van:

INSECTOS BENÉFICOS

Una vaquita de San Antonio, vía Ferruiz

A estos bichitos te pido encarecidamente que no los mates, porque se alimentan de las mismas plagas que vos combatís. Ellos son, por ejemplo, algunas variedades de Vaquitas de San Antonio (Mariquitas)el Mamboretá o Tata Dios (el verde de las patas gigantes), y algunas avispas y avispitas. Prestá atención cuando veas una colonia de pulgones, porque es muy frecuente ver a las vaquitas dándose un festín de estos bichitos, que suelen ser verdes o negros. Seguir leyendo

Remedios naturales contra las plagas

En pleno siglo XXI la ecología es y debe ser un asunto de todos, y como ya es de público conocimiento, usar pesticidas y fungicidas industriales no ayuda en lo más mínimo a la causa ecologista. Mi intención en este post no es ser más papista que el papa y condenar su uso (porque a veces no queda otra que aplicarlos…) sino hacerles llegar algunas opciones que nos da la madre naturaleza para reestablecer el equilibrio en nuestro jardín/balcón. Tenemos que entender que las plagas no son malas en sí (muy por el contrario cumplen un rol fundamental en el ecosistema) sino que simplemente uno a veces preferiría que no se instalen justo en NUESTRAS plantas.

La idea es que antes de aplicar venenos de cualquier tipo (que no sólo matan bichos, sino también a otras plantas y animales – y que además pueden ser potencialmente dañinos para tu salud y la de tu familia) pienses en toooodas las demás opciones, NATURALES, que existen.

El post lo voy a dividir en 3 entregas, porque como verán, las opciones son MUCHAS. Yo no las he probado todas, por lo que voy a apreciar enormemente que compartan sus experiencias usando estos preparados.  :)

¡Disfruten!

Preparados caseros 1:

  • Purín de ortigas: se colocan 100 gramos de ortigas por cada litro de agua. Se deja fermentar durante 3 o 4 días, después se diluye en un poco más de agua y se utiliza para regar sobre las raíces o para rociar las hojas con un rociador. Es un MEGA fertilizante que va a mantener alejadas a numerosas plagas. (Ojo cuando recolectes las ortigas porque pinchan y dejan ronchas, si lo sabré yo…). También se pueden hervir las ortigas, hacer una infusión, dejar enfriar y colar. Es igual de efectivo. Seguir leyendo

La nueva página de Facebook de Jardín de Bolsillo

¡Amigos! ¡Jardín de Bolsillo ya tiene página de Facebook!

Un espacio en el que la idea es compartir experiencias, ideas, tips y toda clase de información relativa a este mundo que nos gusta tanto: el de las plantas, flores y jardines.

Para todos aquellos que ya tienen una cuenta en la red creada por Mark Zuckerberg, lo único que tienen que hacer es iniciar sesión, hacer click en ESTE LINK y luego click de nuevo en el botón de ME GUSTA.

Los que aún no tienen cuenta en esa red social, pueden REGISTRARSE AQUÍ, luego hacer click en ESTE LINK, y finalmente darle click al botón ME GUSTA.

Los espero por ahí :)

Saludos!

 

 

 

Nueva serie: plagas algodonosas

Los próximos dos posts los vamos a dedicar a un par de plagas blanquitas, pegajosas y algodonosas, que molestan bastante: las cochinillas algodonosas y la mosca blanca. Últimamente recibí bastantes consultas sobre estas plagas molestas, e incluso yo misma las estuve padeciendo. Afean mucho las plantas y son bastante problemáticas a la hora de erradicarlas. Veamos la primera:

- La  cochinilla algodonosa

Una Santa Rita atacada, vía Jardín Mundani

Estos bichitos horribles (de todo corazón, los veo y me dan urticaria) se ubican generalmente en el envés de las hojas y vienen pertrechados con una caparazón que los proteje de los ataques externos, por lo que son bien difíciles de erradicar. Si lo sabré yo, que casi me matan un malvón espléndido que tengo.

Los hay de distintos tipos, y de los que nos vamos a ocupar hoy es de una variedad que aparece recubierta de una suerte de algodón bien blanquito. Se dedican a chupar la savia de las plantas y hacen que las hojas se pegoteen con azúcares, las cuales primero se decoloran y después caen al piso, dejando tus plantas escuálidas y feúchas. Sobre esta melaza después suele instalarse el hongo de la fiumigina, que cubre las pocas hojas que quedan de un polvo negro.

Cochinillas algodonosas atacando una palmera, vía BarresFotonatura

Una buena forma de erradicarlos es limpiando las superficies donde se encuentran con un algodón empapado en alcohol etílico. También es muy efectivo el alcohol de ajo, que es bien natural y un antibiótico natural. Y si la plaga no desaparece tenés dos opciones: o la tirás u optás por un insecticida de amplio espectro. No es lo mejor (en términos ecológicos) pero sí bastante efectivo. Seguir leyendo

Plantas para 4 tipos de suelos

Ya en otro post nos referimos a lo importante que es el suelo para las plantas y a cómo cada una necesita determinadas condiciones para crecer y mantenerse sana. Sabemos también que la gran mayoría de las plantas prefieren los suelos francos, que drenan bien y tienen mucha materia orgánica. No obstante, según el lugar del que estemos hablando, los suelos además pueden ser salitrosos, arenosos y secos, arcillosos, ácidos o alcalinos, y por ende, no tan adecuados para el cultivo. Muchas veces los suelos más difíciles se pueden mejorar con enmiendas de distinto tipo, por ejemplo, arcilla para un suelo arenoso o arena y drenajes para un suelo arcilloso. Sin embargo, otras veces es mejor adaptarnos y cultivar plantas que adoren estas condiciones un tanto extremas.

Veamos algunas opciones de suelos que pueden traer dolores de cabeza, y las distintas plantas que han aprendido a adaptarse a ellos.

 

Suelos secos y arenosos

La arena, al fin y al cabo, no es otra cosa que muy muy pequeños trozos de piedra que se fueron erosionando con el tiempo, y como todos saben, las piedras se recalientan al exponerse al sol. Ergo, las raíces de las pobres plantas literalmente se cocinan si tienen que tolerar esas temperaturas.

Los cactus y plantas crasas los toleran perfectamente, pero también la garra de león, la barba de chivo, la clavelina, la rudbeckia, la retama, la rocalla, las zinnias, el pino y el ajenjo.

Seguir leyendo

Tareas de primavera II

Seguimos con las labores primaverales. ¡Adoro disfrutar de la jardinería en días de sol, con mis guantes preferidos y un refresco a mano!

Es época de sembrar una enorme variedad de hortalizas: zapallitos, remolachas, lechugas, zucchinis, zanahorias, rúcula, y muchas más. Si por ejemplo querés tener una provisión de rúcula para rato, entonces en diferentes parcelas o macetas sembrá con 15 o 20 días de diferencia, así vas cosechando rúcula fresca a medida que la necesitás. La idea de la producción continuada es sembrar con intervalos que estén de acuerdo a los tiempos que necesita cada variedad para alcanzar su pleno desarrollo. No te olvides tampoco de sembrar tus verduras escalonadas según la altura a la que lleguen, así no se dan sombra mutuamente. Las más bajas adelante, y así sucesivamente hasta llegar a las más altas. Por ejemplo, podrías poner las tomateras al fondo, contra la pared, seguidas por los repollos, las zanahorias y finalmente la rúcula.

- Controlá los chupones que les salgan a los árboles, arbustos y rosales. Son esas ramas que salen bien desde abajo, que le quitan energía a la planta y que hacen que pierda proporción.
Dividí las plantas que aún no dividiste, como los hemerocalis, los agapantos y los helechos.

 

Uno de mis repollos

 

Ojo con los tutores que hayas colocado. Durante esta época las plantas crecen, y si están muy apretadas se van a estrangular con las sogas, hilos de contención, o con lo que sea que las hayas atado.

Seguir leyendo