Remedios caseros contra las plagas N° 3

¿A quién no le gustaría tener un jardín así de lindo sin usar pesticidas? vía Brewbooks

Seguimos con nuestro especial de recetas caseras para evitar pesticidas y fungicidas. En las dos entregas anteriores estuvimos viendo algunos preparados que podemos hacer en casa, con plantas y elementos muy fáciles de conseguir. En esta última entrega nos vamos a enfocar en dos variantes de suma importancia: insectos y plantas benéficas, es decir, buenos compañeros de nuestros queridos “yuyos”.

Aquí van:

INSECTOS BENÉFICOS

Una vaquita de San Antonio, vía Ferruiz

A estos bichitos te pido encarecidamente que no los mates, porque se alimentan de las mismas plagas que vos combatís. Ellos son, por ejemplo, algunas variedades de Vaquitas de San Antonio (Mariquitas)el Mamboretá o Tata Dios (el verde de las patas gigantes), y algunas avispas y avispitas. Prestá atención cuando veas una colonia de pulgones, porque es muy frecuente ver a las vaquitas dándose un festín de estos bichitos, que suelen ser verdes o negros. Seguir leyendo

Remedios naturales contra las plagas

En pleno siglo XXI la ecología es y debe ser un asunto de todos, y como ya es de público conocimiento, usar pesticidas y fungicidas industriales no ayuda en lo más mínimo a la causa ecologista. Mi intención en este post no es ser más papista que el papa y condenar su uso (porque a veces no queda otra que aplicarlos…) sino hacerles llegar algunas opciones que nos da la madre naturaleza para reestablecer el equilibrio en nuestro jardín/balcón. Tenemos que entender que las plagas no son malas en sí (muy por el contrario cumplen un rol fundamental en el ecosistema) sino que simplemente uno a veces preferiría que no se instalen justo en NUESTRAS plantas.

La idea es que antes de aplicar venenos de cualquier tipo (que no sólo matan bichos, sino también a otras plantas y animales – y que además pueden ser potencialmente dañinos para tu salud y la de tu familia) pienses en toooodas las demás opciones, NATURALES, que existen.

El post lo voy a dividir en 3 entregas, porque como verán, las opciones son MUCHAS. Yo no las he probado todas, por lo que voy a apreciar enormemente que compartan sus experiencias usando estos preparados.  :)

¡Disfruten!

Preparados caseros 1:

  • Purín de ortigas: se colocan 100 gramos de ortigas por cada litro de agua. Se deja fermentar durante 3 o 4 días, después se diluye en un poco más de agua y se utiliza para regar sobre las raíces o para rociar las hojas con un rociador. Es un MEGA fertilizante que va a mantener alejadas a numerosas plagas. (Ojo cuando recolectes las ortigas porque pinchan y dejan ronchas, si lo sabré yo…). También se pueden hervir las ortigas, hacer una infusión, dejar enfriar y colar. Es igual de efectivo. Seguir leyendo

La nueva página de Facebook de Jardín de Bolsillo

¡Amigos! ¡Jardín de Bolsillo ya tiene página de Facebook!

Un espacio en el que la idea es compartir experiencias, ideas, tips y toda clase de información relativa a este mundo que nos gusta tanto: el de las plantas, flores y jardines.

Para todos aquellos que ya tienen una cuenta en la red creada por Mark Zuckerberg, lo único que tienen que hacer es iniciar sesión, hacer click en ESTE LINK y luego click de nuevo en el botón de ME GUSTA.

Los que aún no tienen cuenta en esa red social, pueden REGISTRARSE AQUÍ, luego hacer click en ESTE LINK, y finalmente darle click al botón ME GUSTA.

Los espero por ahí :)

Saludos!

 

 

 

La mosca blanca

Seguimos con nuestro especial de plagas algodonosas. Les presento otra peste muy molesta, que mis plantas aún no han padecido (que yo sepa), pero de la que planeo prevenirlas ;)

- Mosca Blanca

Moscas blancas, vía AntonioCamacho

Estas mini moquitas (de 3 mm) tienen las alitas blancas y revolotean cuando sacudís la planta. Ponen sus huevos en el envés de las hojas y ahí se quedan ellas y sus larvas, picando y succionando la savia de su anfitriona, que de a poco pierde color y hasta puede llegar a perder las hojas cuando el ataque es muy intenso. Seguir leyendo

Hortensia: la planta que cambia de color

De chica me cansé de escuchar que en las casas en donde hay hortensias, las mujeres no se casan… y me temo, por más que a algunos les parezca una pavada, que hay muchas personas que se privan de tener estas plantas divinas justamente porque no quieren que sus niñas se queden sin marido. Pues qué quieren que les diga, al margen del machismo del dicho en cuestión, mi abuela siempre tuvo unas hortensias gigantes en el campo, tan grandes que casi tapaban todo un sector de la galería, y no obstante, sus dos hijas se casaron, y luego de ellas, dos de sus nietas. Asique como verán, el dicho popular no es del todo cierto. Razón de más para que no te falte uno de estos magníficos especímenes en tu balcón o jardín.

Una hortensia azul, gracias al suelo ácido. Vía Sids1

Planta ornamental si las hay (imposible que pasen desapercibidas) su nombre científico es Hydrangea y es originaria de Asia. Entre algunas de sus características podríamos citar las siguientes: las hay caducifolias (pierden las hojas cuando llega el frío) o perennes (no pierden nada), pueden medir hasta 3 o 4 metros de altura (yo he visto hasta de 2 metros, pero nunca de más), tienen una floración muy larga (de un mes más o menos) siempre y cuando las temperaturas se mantengan estables y no haga ni mucho frío ni mucho calor.

Otra de sus caracteríticas es que prefiere la sombra o semisombra, por lo que tenés que preservar tus ejemplares del sol intenso. De lo contrario vas a ver como rápidamente sus hojas decaen y se vuelven mustias. Yo a la mía la tengo en una maceta enorme y me fijo de que siempre esté un poco tapada por las hojas de un laurel bastante grande que tengo y por algunas otras plantas, así el sol (que en mi balcón suele ser bastante asesino) no le da de lleno.

Hortensias multicolores, por MundoFotos Seguir leyendo

Plantas para 4 tipos de suelos

Ya en otro post nos referimos a lo importante que es el suelo para las plantas y a cómo cada una necesita determinadas condiciones para crecer y mantenerse sana. Sabemos también que la gran mayoría de las plantas prefieren los suelos francos, que drenan bien y tienen mucha materia orgánica. No obstante, según el lugar del que estemos hablando, los suelos además pueden ser salitrosos, arenosos y secos, arcillosos, ácidos o alcalinos, y por ende, no tan adecuados para el cultivo. Muchas veces los suelos más difíciles se pueden mejorar con enmiendas de distinto tipo, por ejemplo, arcilla para un suelo arenoso o arena y drenajes para un suelo arcilloso. Sin embargo, otras veces es mejor adaptarnos y cultivar plantas que adoren estas condiciones un tanto extremas.

Veamos algunas opciones de suelos que pueden traer dolores de cabeza, y las distintas plantas que han aprendido a adaptarse a ellos.

 

Suelos secos y arenosos

La arena, al fin y al cabo, no es otra cosa que muy muy pequeños trozos de piedra que se fueron erosionando con el tiempo, y como todos saben, las piedras se recalientan al exponerse al sol. Ergo, las raíces de las pobres plantas literalmente se cocinan si tienen que tolerar esas temperaturas.

Los cactus y plantas crasas los toleran perfectamente, pero también la garra de león, la barba de chivo, la clavelina, la rudbeckia, la retama, la rocalla, las zinnias, el pino y el ajenjo.

Seguir leyendo

Tareas de primavera II

Seguimos con las labores primaverales. ¡Adoro disfrutar de la jardinería en días de sol, con mis guantes preferidos y un refresco a mano!

Es época de sembrar una enorme variedad de hortalizas: zapallitos, remolachas, lechugas, zucchinis, zanahorias, rúcula, y muchas más. Si por ejemplo querés tener una provisión de rúcula para rato, entonces en diferentes parcelas o macetas sembrá con 15 o 20 días de diferencia, así vas cosechando rúcula fresca a medida que la necesitás. La idea de la producción continuada es sembrar con intervalos que estén de acuerdo a los tiempos que necesita cada variedad para alcanzar su pleno desarrollo. No te olvides tampoco de sembrar tus verduras escalonadas según la altura a la que lleguen, así no se dan sombra mutuamente. Las más bajas adelante, y así sucesivamente hasta llegar a las más altas. Por ejemplo, podrías poner las tomateras al fondo, contra la pared, seguidas por los repollos, las zanahorias y finalmente la rúcula.

- Controlá los chupones que les salgan a los árboles, arbustos y rosales. Son esas ramas que salen bien desde abajo, que le quitan energía a la planta y que hacen que pierda proporción.
Dividí las plantas que aún no dividiste, como los hemerocalis, los agapantos y los helechos.

 

Uno de mis repollos

 

Ojo con los tutores que hayas colocado. Durante esta época las plantas crecen, y si están muy apretadas se van a estrangular con las sogas, hilos de contención, o con lo que sea que las hayas atado.

Seguir leyendo

Labores de primavera en el jardín

Arrancó una de las épocas, que desde mi humilde punto de vista, ¡es una de las más lindas del año! Finalmente podemos volver a caminar por la calle con manguitas cortas, para recién cubrirse con un sweater liviano cuando empieza a anochecer. Los paraísos despiden un perfume encantador, y los días se hacen más largos, permitiéndonos disfrutar de un rico mate sobre el pasto hasta bien entrada la tarde.

Flores y frutos de un paraíso que fotografié el finde largo ¡qué aroma!

Las tareas de jardinería también se multiplican en esta época, y la verdad es que ni bien me puse a leer y escribir sobre el tema, me di cuenta de que podía llenar páginas y páginas, sin terminar jamás. Es por eso que decidí hacer dos entregas sobre la nutrida primavera, que la verdad, con todas sus bondades, ¡se lo merece!

Aquí va. ¡Disfruten!

Seguir leyendo

Todo sobre los BULBOS

Qué les puedo decir: las bulbosas ME EEEEEENCANTAAN. Es como si se tratara de pequeñas píldoras de de lo más maravilloso del mundo vegetal. Mil propiedades concentradas en un pequeño bulbito, que “sólo” cuando las condiciones son adecuadas, nos ofrece todo su esplendor. ¿El clima se le vuelve adverso? Entonces tímido y temeroso se vuelve a esconder en la tierra… hasta que oootra vez se anima a salir de nuevo.

Jacintos, lirios y narcisos que fotografié en la Escuela de Jardinería Juan O´hall


Pero ¿qué es un bulbo?

Según la Sociedad Internacional de bulbosas se trata de “almacenes y fábricas de flores subterráneas” (tal es la pintoresca definición que dan) que contienen todo lo que la planta necesita para brotar y dar flores.  Es decir, son plantas muy previsoras que poseen la capacidad de acumular reservas para el futuro. La forma que tienen de hacer esto es engrosando bases de hojas, tallos, yemas y raíces. Tienen un órgano de almacenamiento subterráneo que les permite adormecerse cuando las condiciones no son favorables: fríos o calores extremos, sequías prolongadas o incendios.  Su ciclo puede ser anual o durar varios años, según el tipo de bulbo del que estemos hablando.

Seguir leyendo

Toooodo sobre el suelo y los sustratos

Es imposible cuidar bien nuestras plantas si no tenemos en cuenta dos cosas: que no viven solo de agua y que además de las partes visibles, también hay que cuidar la RAÍZ. La realidad es que muchas plantas se pasan años y años en la misma maceta, sin ser jamás abonadas y sin recibir jamás un recambio de sustrato. Anoréxicas a la fuerza, se las arreglan con los poquísimos recursos que tienen, hasta que finalmente un buen día dicen basta. “Pero yo la riego siempre” escucho, y ante la pregunta “¿y la abonaste alguna vez?” la respuesta invariable es: “No. ¿No alcanza con echarle agua?”. Y no, amiga, no…

Para vos, que jamás abonaste una planta, armé este ayuda memoria introductorio sobre un mundo interesantísimo: el del suelo, indispensable para tener plantas rozagantes y saludables.

¡Mi rosal está divino desde que le cambié el sustrato!


¿Qué es el suelo? Es tierra natural, no mejorada por el hombre, que puede -o no- ser adecuada para el desarrollo de las raíces. En general una señal de que estamos ante una “buena tierra”  es que tenga lombrices, justamente porque ellas se alimentan de materia orgánica, llena de nutrientes.

No obstante, en el cultivo de plantas es muy raro que se usen suelos naturales sin modificar. Se preparan entonces mezclas, que se llaman SUSTRATOS, para ayudar a que las plantas crezcan. Como cada tipo de suelo tiene diferentes propiedades, lo que se hace combinarlos para compensar sus deficiencias. Los 4 elementos que conforman los suelos naturales son:

Arena: drena (es decir, ayuda a que el agua siga viaje) y no tiene nutrientes. Le da al suelo una consistencia seca y suelta. La que sirve es la gruesa. No vale la finita.

Arcilla: retiene el agua y es muy rica en nutrientes. Cuando un suelo es muy arcilloso se pone frío y compacto.

Humus: es el resultado de la descomposición orgánica animal y vegetal que se deposita en el suelo. Es súper nutritivo. Además retiene agua.

Seguir leyendo