3 plantas nativas de Brasil para enamorarse

 

Como en su momento hicimos con un post sobre los Bonsai, para el cual contamos con la colaboración de un fanático de su cultivo, hoy tenemos nuevamente un invitado en el blog: Dolores Rossi. A comienzos de año Dolores se instaló en Brasil con su novio, y desde entonces, dice, no para de admirar la flora del “pais mais grande do mundo”. No obstante, su amor por las plantas no empezó ahí. Dice que aprendió a quererlas desde chica, yendo a la quinta de sus papás, que ponían manos a la obra para que abundara el verde. Más tarde la cosa se volvió más seria: se fue a vivir sola y llenó su nuevo hogar de ejemplares del reino vegetal: “me copaba ir a los viveros y elegir alguna plantita”, nos cuenta. Hoy por hoy pasa buena parte de sus días aprendiendo todo lo que puede sobre ellas en la escuela Municipal de Jardinería del Parque Ibirapuera de San Pablo (uno de los parques más lindos que he conocido y que les recomiendo ampliamente que visiten si tienen la oportunidad). Los cursos son gratuitos y muy variados y cuentan con todo lo que los alumnos pueden llegar a necesitar: entre otros, un vivero enorme y espacios verdes para hacer las prácticas. Allí Dolores aprendió algunas de las cosas que nos cuenta en este post, que, hecha la introducción, los invito a leer a continuación.

PD: todas las fotos son de Dolo.

——————————————————————————————————

Siempre me gustaron las plantas, pero desde que vivo en San Pablo me interesé aún más en el tema. Antes de venir pensaba que me iba a encontrar con una ciudad gris ¡sin colores! Pero, por suerte, pasó todo lo contrario. Me sorprendí con la gran cantidad de flores, plantas y árboles gigantes que podés encontrar por las calles. Las descubrí creciendo en el jardín de una casa y hasta en el huequito de una baldosa de la calle. Acá la naturaleza tropical es parte del paisaje urbano.

Hay tantas variedades que se me hizo difícil elegir, pero acá van algunas de mis plantas preferidas nativas del Brasil, espero que les gusten tanto como a mí.

HELICONIA Bihai

Un árbol de Heliconia

La Heliconia Bihai, conocida popularmente en Brasil como “Pássaro de Fogo” es, en mi opinión, la planta tropical exótica por excelencia. La podemos encontrar en la mayoría de los jardines paulistas –yo la descubrí así-. Pertenece a la familia de las Heliconias, que tiene entre 200 y 250 especies.

Nativa de la floresta amazónica, llama la atención por su follaje exuberante y por su característica inflorescencia en espiga colgante, que surge en primavera y verano. Su tallo es rizomatoso, de donde surgen largos pecíolos que sostienen sus hojas grandes, que si se fijan bien, son parecidas a las de un bananero.

A pesar de ser herbácea, es una planta perenne, es decir, sus hojas no mueren. Su porte es arbustivo y puede alcanzar cuatro metros de altura. Sus flores formadas por brácteas grandes de tono rojo anaranjado son excelentes para decorar la casa; ya que pueden llegar a durar hasta veinte días en un florero.

Hay que plantarla en primavera y necesita sol pleno o media sombra, con suelo rico en materia orgánica y húmedo. Sus hojas son sensibles a las heladas, por eso, lo mejor es cubrirlas con un plástico en invierno si el clima no es templado a cálido. No obstante, una vez que se adaptan crecen bastante. En cuanto al abono no es tan exigente, lo mejor es uno anual orgánico cuando arranca la primavera para estimular la floración.

Se multiplica por semillas o división de rizomas. Esta última forma de multiplicación es mejor porque la semilla puede llegar a tardar un año en germinar mientras que el rizoma lo hace en dos meses.

BROMELIA – GUZMANIA

Una planta de Bromelia Guzmania

Otra planta que me encanta es la Bromelia, de la que también hay infinidad de especies. Elegí la Guzmania porque es una de las que más se ve por acá, sobre todo como planta de interior en macetas grandes, ya que sus hojas y su flor son muy decorativas. Es como tener un pedacito del Amazonas metido en casa.

Su característica principal es que en su hábitat natural crece sobre los árboles (es epífita), y prácticamente no necesita sustrato como el resto de las plantas. Por eso lo mejor es el sustrato de orquídeas mezclado con turba. Sus hojas son lanceoladas, de tonos variados según su especie y de color verde brillante con terminación en punta.

La flor de la Bromelia, que aparece en verano, en realidad es una espiga formada por brácteas, que al principio tienen colores verdes y después rojos o tirando al violeta. Lo curioso de esta especie es que cuando florece, cerca del segundo año, después se marchita y muere. Pero es acá cuando brotan los hijos alrededor de la planta, y si queremos multiplicarla, una vez que alcanzan los 15 cm, tenemos que cortarlos con algo de raíz y plantarlos en otra maceta.

Los riegos deben ser espaciados, es decir, sólo hay que regar cuando el suelo está seco. Conviene dejar unos 2 cm de agua dentro de la cavidad central, pero hay que tener cuidado y controlarla, porque esto puede formar hongos y atraer mosquitos. Al ser una planta tropical necesita humedad constante, por eso, para recrear ese ambiente húmedo podemos pulverizarla con agua tibia cada tanto y sacarla al jardín cuando llueve, siempre y cuando la temperatura no sea muy fría. Les gusta la luz pero sin que le des el sol directo y las temperaturas templadas.

SANTA RITA (Bougainvillea)

Una linda Santa Rita

La Santa Rita es nativa de las regiones subtropicales de América del Sur y es mi planta trepadora favorita. Cuando vivía Buenos Aires tenía una en mi balcón que daba unas flores rojas espectaculares y que incluso había empezado a treparse por la pared.

Acá en Brasil la llaman Primavera. Su nombre científico Bougainvillea se debe al francés Louis Antoine Boungainville, él la descubrió en 1790 en el nordeste de Brasil y la llevó para Europa donde se hizo famosa, difundiéndose al resto del mundo. Hay de varios colores: rosa, roja, violeta, naranja y hasta he visto algunas blancas. A este arbusto leñoso y espinoso (dependiendo del tamaño) lo podemos llegar a confundir con un árbol porque puede llegar a medir hasta 15 metros.

Es una especie rústica y muy resistente que exige pocos cuidados. Crece mucho mejor con pleno sol y en climas cálidos; pero esto no quiere decir que no aguante el frío, ya que se adapta a diversos climas. Puede ser que en invierno pierda la mayoría de sus hojas pero en primavera vuelven a crecer. En cuanto al riego, un consejo: cuanta menos agua más flores dará la Santa Rita, por eso es común ver en casas abandonadas este tipo de plantas. Pero tampoco tenemos que abandonarla, simplemente cuando la tierra esté seca, será un indicador de que es hora de regar. Siempre es bueno ayudarla con algún abono con fósforo para floración y la poda en invierno ayuda a su crecimiento también. Son excelentes para cubrir paredes o pérgolas, teniendo en cuenta que, aunque es una planta trepadora, sus tallos no se sostienen por sí solos cuando son jóvenes. Lo ideal entonces es guiarla con un soporte rígido para que logre treparse.

La Santa Rita se puede cultivar en maceta, aunque, como es una planta que tiende a crecer bastante, es mejor colocarla en un recipiente grande para no tener que trasplantarla al poco tiempo. El suelo debe ser fértil, rico en materia orgánica y mezclado con un poco de arena para lograr un buen drenaje y evitar que se compacte la tierra. Su multiplicación es por esqueje. Sólo hay que elegir una rama saludable cortarla en transversal y plantarla en una maceta acorde a su tamaño y esperar hasta que la planta eche raíz.

 

¡Gracias Dolo por tu aporte!

Aquellos que tengan ganas de colaborar con el blog, también pueden hacerlo. Sólo tienen que mandarme un mail a ipujana@lanacion.com.ar contándome sobre qué planta o técnica les gustaría escribir.

 

¡Jardín de Bolsillo tiene página de Facebook! Click en ME GUSTA en este LINK para recibir día a día tips y consejos de jardinería.

También podés seguirnos vía Twitter. Sólo tenés que entrar acá www.twitter.com/jardinDB y darle al botón de SEGUIR/FOLLOW

 


  • David Rolón

    Soy un feliz poseedor de la heliconia y de la Santa Rita, aún busco la bromelia. La primera la dispuse por el alambrado perímetral del minipark, en cuanto a la Santa Rita tengo unas 14 plantas de bastante porte y llegan, como dice Dolores, a tomar dimensiones de árbol, más en mi caso que las puse al pié de pomelos de una vieja quinta y tomó cuenta de ellos como soporte para desarrollarse. Los troncos ya tienen más 20cms y el problema viene en el momento de podarlos por sus dimensiones.Pero vale la pena, entrar al lugar y encontrarte con árboles de distintos colores es un placer que se los recomiendo.-

  • Mónica

    Hola! les comento que yo me traje de Brasil una bromelia, pero nó guzmania, ni idea de cuál es, la compró mi hijo xq está en la portada de un albúm de una banda inglesa que a él le gusta mucho: Depeche Mode,,, y hasta ahora la tengo relinda en mi jardín, ahora quisiera consultar x otras 2 que nunca tuve suerte de que me prendan: areca bambú y potus (no sé su nombre ciéntifico).. sabrán decirme xq?? se puede conseguir aca Areca bambú? xq me fascina, gracias!

  • Mónica

    Muchas gracias Inés!! el filodrendon tambien me traigo cada verano de Brasil,, veré el que viene si me prende,, lo mismo con la areca bambú,, trajé en 2 oportunidades y compradas en 1 vivero y no hubo forma de que prendiese. agradeceré si comentás sobre ella. es hermosa!! nuevamente gracias! la portada de Depeche Mode es : “Depeche Mode exciter”, ahí está la bromelia que me traje un verano de Brasil.saludos!

  • maria alejandra

    que bonitas plantas

  • Pablo Cariaga

    Muy lindas plantas! aquí encontré un poco mas de información de la santa rita https://plantas-exoticas.com/por-habitat-natural/brasil/santa-rita/ por si quieren saber un poco mas de sus cuidados! un saludo