Manuel Belgrano en Vilcapugio

 

La pampa de Vilcapugio se presentó como una escala más a vencer. Las fuerzas patriotas, compuestas por 3600 hombres, tenían confianza. La bandera creada por Belgrano marcaba presencia en el territorio.

El choque fue desigual en la mañana del 1 de octubre de 1813. El hostigamiento de la artillería patriota y la decidida carga de dos batallones del Regimiento de Pardos y Morenos desarmó el centro enemigo. Comenzó el desbande y no hubo realista que no pegara la vuelta dispuesto a salvar el pellejo. Sin embargo, surgió un sonido inesperado: una trompa sonó tocando retirada.

Sin posibilidades de comprender qué estaba ocurriendo, los patriotas pegaron la vuelta de inmediato y pasaron de perseguidores a perseguidos. El caos se apoderó de la escena. Belgrano actuó sin demora. Tomó la bandera, trepó a un morro y ordenó a un corneta que dejara los pulmones llamando a reunión. La imagen era imponente. Belgrano, desde la cima de un morro, con la bandera en alto, desafiando una vez más todas las calamidades.

¿Cuántos acudieron? Trescientos. Unos montaban, otros estaban a pie; algunos, más enteros, cargaban heridos. Otros se arrastraban. Lorenzo Lugones, quien años más tarde evocó aquella complicada tarde, la del 1 de octubre de 1813:

Belgrano dijo a sus hombres: “Soldados, ¿conque al fin hemos perdido después de haber peleado tanto? La victoria nos ha engañado para pasar a otras manos, pero en las nuestras aún flamea la bandera de la patria”.

El general sabía que la única oportunidad, si había alguna, era salir de ahí esa misma noche. Pero no lo haría de manera miserable ni desorganizada. No era un sálvese quien pueda, sino un salvemos a los trescientos.

“Tan luego como acabó de anochecer –escribió Lugones–, el general arregló personalmente nuestra retirada, mandó desmontar toda la poca caballería que se había reunido con don Diego Balcarce y colocó en el centro a todos los heridos que se acomodaron de a dos y de a tres en cada caballo, sin exceptuar ni el del general. Y luego encargando a un jefe, don Gregorio Perdriel, el cuidado de la columna en marcha, lo colocó a la cabeza entregándole la bandera para que la condujese”.

¿Dónde marchó Belgrano? Eso también lo respondió Lugones: “Cargando al hombro el fusil y cartuchera de un herido, se colocó a la retaguardia de todos y dio la orden de desfilar”.

Lograron evadir la vigilancia enemiga. Esa noche salieron de la boca del lobo en silencio, sacando a todos los heridos. Por delante de la columna, la bandera. Cuidando las espaldas de los trescientos, con el fusil al hombro, su comandante, el general Manuel Belgrano.

Extraído de “Estrellas del pasado”, libro de mi autoría,
publicado por Editorial Sudamericana.

  • Mauricio

    no se entiende quien y porquè toco retitada, si estaban ganando.

    • landolfihector@speedy.com.ar

      Yo lo entiendo desde el hecho que Belgrano no era militar profesional. En todo Colegio militar se enseña que la victoria debe der explotada a fondo y lo más rápidamente posible. A Belgrano le sobró valentía y dignidad, pero su capacidad militar no estuvo al nivel de esos valores. La “chispa” que los generales dicen que hay que tener en medio de una batalla indecisa para volcarla a favor, no la generaba Belgrano. Belgrano fue un voluntarioso. Y con esa fuerza de voluntad ganó en Tucumán y Salta.

  • MARIA EUGENIA

    me encanto el post. Lo vi esta noche en lo de MIRTHA LEGRAND, muy buena su participacion.

    • http://danielbalmaceda.com Daniel Balmaceda

      Muchas gracias, María Eugenia.