Maratón en Palermo (1910)

 

El 24 de mayo de 1910 –en la víspera del día D del Centenario en 1910– ocurrió uno de los hechos más olvidados de la historia del deporte en la Argentina. Se corrió en Palermo un maratón de 42 kilómetros. Fue en la Sociedad Sportiva (donde ahora están las canchas de polo, en Palermo), cuya pista tenía alrededor de mil cien metros. Por lo tanto, los competidores debían dar 37 vueltas y media.

De punta a punta, ganó un corredor italiano que le sacó más de una vuelta al segundo. Podía distinguirse con facilidad porque era el más bajo de todos, era el único que usaba pantalón negro (los de los otros siete eran blancos, como vemos en esta foto de la revista PBT) y en el pecho, adosada a la remera, ostentaba la bandera de Italia. Se llamaba Dorando Pietri y fue el protagonista del momento deportivo más dramático en la historia de los Juegos Olímpicos de la Era Moderna. Conozcamos su historia:

Pietri descubrió su don como fondista mientras trabajaba en una pastelería de Capri, en 1904. En septiembre de aquel año, un grupo de reconocidos deportistas había llegado a la ciudad del sur de Italia para participar en una carrera. Dorando se inscribió en los últimos instantes, sin mucho convencimiento. Corrió vestido con la ropa de trabajo y ganó. A partir de allí se dedicó a la competencia en forma exclusiva. Su momento de gloria tuvo lugar el 24 de julio de 1908, durante los Juegos Olímpicos de Londres.

Hasta ese juego, el maratón no tenía reglas fijas ni era una carrera constante y oficial en las Olimpíadas. Su más entusiasta promotor era el rey Eduardo VII de Inglaterra. Gracias a su voluntad real, sería la primera vez que los atletas recorrerían 42 kilómetros y 195 metros, que no es la distancia que existe entre Atenas y la ciudad de Maratón, como suele decirse, sino que es la que unía el fondo del jardín del castillo de Windsor, punto de partida de la competencia, con el estadio de White City. A partir de aquella competencia, se tomaría como medida oficial.

El maratón se inició a las dos y media de la tarde, ante un calor sofocante que iría diezmando a los 56 competidores. A sólo tres kilómetros del final, Pietri alcanzó la punta luego de realizar un esfuerzo sobrehumano. Extremadamente agotado, ingresó al estadio y recibió la ovación de 75.000 espectadores. Debía correr los metros finales, los más dramáticos que jamás se hayan visto.

Por empezar, en cuanto puso un pie en el estadio, estaba mareado y dobló en forma errónea hacia la derecha; debieron indicarle que era hacia el otro lado. Dio unos pasos en el sentido correcto y cayó desplomado. Desde las tribunas clamaban que lo asistieran. Un médico y un comisario deportivo lo ayudaron a incorporarse. Con el resto de sus fuerzas reinició la marcha, pero volvió a caer.

Esta acción se transformó en una constante: en ese corto trecho caerá de nuevo. Extenuado, empujado por la inercia de un estadio que lo alentaba hasta las lágrimas, Dorando Pietri cruzó la meta y se desmayó. Fue retirado en camilla.

John Hayes, estadounidense, llegó segundo. Los representantes de su país reclamaron que se descalificara al italiano por haber recibido ayuda. Les dieron la razón y Haynes ganó. A pesar de que se actuó de acuerdo con el reglamento, eran muchos los que consideraban que Dorando venció, sino la carrera, al menos sus límites. Por eso, pocos días después la reina le entregó una copa de oro al atleta que volvió a recibir el reconocimiento del estadio.

En este video verán fragmentos de la carrera en Londres. Por favor, presten atención a un par de cosas. En la largada, el único que tiene pantalón negro (va en medio del pelotón) es Pietri. Más adelante podrán ver cómo al ingresar al estadio, dobló hacia el otro lado.

El héroe de 1908 en Londres sería el ganador del maratón corrido en la Argentina, en 1910. Fue la última vez que Pietri –quien llegó a Buenos Aires acompañado por su hermano, Ulpiano– corrió este tipo de carrera. Para muchos porteños pasó desapercibido, ya que ese día Buenos Aires vivía a un ritmo vertiginoso la cuenta regresiva del primer Centenario de la Patria y otras celebraciones eclipsaron la carrera.

  • carlitos

    SI ESA GENTE VIVIERA PARA VER LO QUE PASO CON SU PAIS VOLVERIA A MORIR,,,,,,,,,,,,,DESTRUCCION TOTAL DE VALORES

  • http://twitter.com/lambrelau Laura Yabrun

    Lindo artículo, me encantó el video. Además, ahora sé que lo de los 42km era falso

  • Rubén Aguilera

    El resultado de esta maratón en Buenos Aires fue la siguiente: 1º Dorando Pietri (Italia) 2h38:48.2, 2º Antonio Creuz (España) 2h45:56, 3º Aníbal Carraro (Argentina) 2h54:09, Martiniano Becerra (Chile) 3h07:15 y Miguel Soto (Argentina) 3h08:16.