El Palacio del Correo

Aquí, un video con audio que cuenta una breve historia de la construcción del edificio que funcionó hasta septiembre de 2002.

Sin comentarios

A mover el esqueleto (1969)

Fue el año del Apolo XI, del auge del Dodge Coronado y el Ford Fairlane. También estaban las Pick-Ups y los Fititos. En 1969, Roberto Galán inició su exitoso “Si lo sabe, cante” por Canal 11. Y Liliana Caldini (valorada modelo publicitaria, como Chunchuna Villafañe), se lanzaba en la conducción de “Sótano Beat” por Canal 13. YPF hacía pie en sus iniciales para crear el slogan “Y péguele fuerte” que más adelante se convertiría en canción.

Los argentinos de 1969 se entusiasmaban con la novedad: el First National City Bank repartió las primeras tarjetas de crédito, las Citicard. “Boquitas pintadas”, de Manuel Puig, se transformó en best seller. Entre los personajes del año de la revista Gente figuraron, además de Puig, Caldini y Galán, la vedette Nélida Lobato, los deportistas Juan Carlos Harriott (h), Roberto de Vicenzo, Juan Manuel Fangio, Noberto Madurga y Arturo Rodríguez Jurado; los científicos Luis Federico Leloir y Bernardo Houssay; los artistas Rogelio Polesello y Emilio Pettoruti. Martha Argerich, Mirta Massa, Claudia Sánchez, Susana Giménez y Ana María Picchio, completaban, junto con la tenista Beatriz Araujo, el plantel femenino de aquella foto.

Pero nosotros queremos detenernos en la música. ¿Qué escuchaban y qué bailaban los argentinos de 1969? Del mundo del rock y la música beat internacional mencionamos “Get Back” (Beatles), “Honky Tonk Woman” (Rolling Stones), “Green River” (Creedence Clearwater Revival) y “I’m free” (The Who), popularizada en la ópera rock Tommy.

Recordemos que 1969 fue el año en que Led Zeppelin lanzó su primer álbum, Pink Floyd el tercero (“Music from the Film More”), Elvis Presley grabó “From Elvis in Memphis” y los Jackson Five, surgidos en el 68, hacían presentaciones en la televisión de los Estados Unidos. Entre los lentos extranjeros del año, aportamos tres: “I’ll never fall in love again” (Tom Jones), “Lay Lady Lay” (Bob Dylan) y “Sweet Caroline”, de Neil Diamond.

Para terminar con las canciones en inglés, recordamos una que sonaba mucho en los boliches: “Sugar, sugar”, interpretada por los Archies. Aquí está el video:

Pasemos a las canciones en idioma español. Joan Manuel Serrat grabó “Tu nombre me sabe a hierba”, Vox Dei plasmó en estudios “Presente (El momento en que estás)”, Los Gatos se incorporaron al mercado discográfico con el LP Beat N°1 (“Sueña y corre”, “Flores y cartas”, “Soy de cualquier lugar”) y Almendra estrenó ante el público -el 22 de junio, en el Teatro Coliseo- “Muchacha ojos de papel”. Sandro, por su parte, logró que “Trigal” se convirtiera en suceso.

Por último, qué canciones nuestras se bailaban en los boliches: “Tiritando”, de Donald, era infaltable. La Joven Guardia tenía dos éxitos: “La extraña de las botas rosas” (“La otra tarde caminando, iba con mucha ilusión, con sus nuevas botas rosas, fue al encuentro de un amor…”) y “El extraño de pelo largo” (“Vagando por las calles, mirando la gente pasar, el extraño de pelo largo, sin preocupaciones, va”). Otro tema que se oía en las pistas, más de una vez por noche, era “Yo en mi casa y ella en el bar”, de Los Náufragos (“Era una noche de primavera y yo tirado en la catrera…”).

Así sonaba la noche bolichera hace poco más de 40 años.

Tecnología en el Cementerio de la Recoleta

A partir de este mes, una pantalla táctil funciona en la Recoleta. Contiene información sobre las personalidades relevantes que se encuentran en el cementerio. Aquí, un pequeño video explicativo:

Sin comentarios

Los huerfanitos del Titanic

Dos chicos que fueron rescatados eran los protagonistas de una historia policial. Además, el más pequeño, fue el último de todos los sobrevivientes del Titanic en morir. La  historia, en un breve video:

Titanic, un periodista lo anticipó

En 1886 y en 1892, William T. Stead publicó dos narraciones de ficción que en cierta medida adelantaban lo que ocurriría en 1912. Aquí, la historia:

 

La increíble Nochebuena de 1914

La Primera Guerra Mundial devolvió a Europa contingentes de inmigrantes que se habían establecido en la Argentina. Muchos abandonaron la familia, los trabajos y los negocios para sumarse a los ejércitos que pelearon a lo largo del continente. La contienda se extendió de julio de 1914 a noviembre de 1918 y el saldo final -contabilizando sólo a los soldados, no a la población civil- fue de unos diez millones de muertos, alrededor de ocho millones de desaparecidos y veinte millones de heridos.

De las muchas historias que se tejieron en aquellos años rescatamos la que tuvo lugar en diciembre de 1914 y que es conocida como la Tregua de Navidad. Ocurrió en la frontera sur de Bélgica, donde las tropas del Imperio Alemán y las fuerzas británicas se batían sin compasión. El 24 de diciembre, desde ambas trincheras se escucharon villancicos. Luego cantaron al unísono, hasta que salieron de los refugios para abrazarse en la “Tierra de nadie” (es decir, en el espacio entre las dos trincheras) y celebrar hermanados la Navidad.

Los altos mandos de ambos ejércitos reaccionaron con energía al enterarse. Pero fue tarde. Si bien pasado fin de año terminó la insólita tregua, los contendientes habían perdido la capacidad bélica. Hubo que enviar nuevas tropas con espíritu combativo para lograr que volvieran a matarse.

¿Habrán participado inmigrantes llegados de la Argentina? No lo sabemos.

Entre las evocaciones y homenajes que se hicieron, decidimos reproducir la canción de The Farm, titulada “All Together Now” (Todos juntos ahora), en 1990. Agregamos, con la edición de Mariana Jusid, el subitulado y fotos de aquel suceso.

El obelisco cumple años

Aquí, un video de tres minutos para conocer la historia del monumento más emblemático de la Ciudad de Buenos Aires. Puede verse en pantalla completa.

La panza de Encarnación Ezcurra

En 1813, Juan Manuel de RoEncarnación Ezcurrasas (19 años) y Encarnación Ezcurra (17) soñaban con casarse. Sin embargo, doña Agustina López Osornio, la madre de Juan Manuel, no quería saber nada del asunto, sobre todo, por la juventud de su hijo.

Entonces, Encarnación (a quien vemos en el retrato) ideó un plan. Le escribió una carta a su novio, en la que le informaba que estaba embarazada. Juan Manuel, que sabía que Encarnación fingía, dejó el sobre con la carta en una mesa, a la vista de su madre. Agustina, curiosa, la leyó y muy preocupada corrió a entrevistarse con la madre de Encarnación.

Las dos familias resolvieron casar a los jóvenes: tres semanas después eran marido y mujer. A los catorce meses de casados nació Juan, el primogénito.

Tarjeta amarilla y tarjeta roja

El seleccionado de nuestro país perdió 1 a 0 contra Inglaterra, en el estadio de Wembley, durante el Mundial de 1966.

A los 33 minutos del primer tiempo, Antonio Ubaldo Rattin, capitán del equipo y número 10, estiró su pierna para derribar a Bobby Charlton y el árbitro alemán Rudolf Kreitlein (que tuvo una mala tarde) lo amonestó. El relator cuenta que el réferi anotó el nombre de Rattín (al cual nombra Rating):

Dos minutos del más tarde, Roberto Perfumo derribó a un inglés en la puerta del área. El capitán Rattín se quejó ante el árbitro Kreitlein por la actitud agresiva del jugador inglés que recibió la falta. El réferi le hizo entender por señas que si seguía hablándole, lo expulsaba:

Continuó el juego, Rattin se acercó al árbitro para decirle algo y el alemán lo expulsó. Fue en vano que el argentino intentara explicarle que siendo el capitán podía hablarle. De todas maneras tuvo que salir y continuaba con las pulsaciones altas afuera de la cancha. Un ex árbitro inglés, Ken Aston (empleado por la FIFA luego de su retiro), intentó calmarlo.

El dato curioso es que cuando el alemán expulsó a Rattin, lo hizo haciéndole señas de que se retirara: no existían las tarjetas.

Pero además, al finalizar el partido informó que los hermanos Charlton -del equipo inglés- habían sido amonestados. El tema de las tarjetas amarillas generó una polémica. En ese tema pensaba Ken Aston cuando manejaba por las calles de Londres. Un semáforo lo obligó a frenar. Ahí se le ocurrió, viendo las luces del semáforo, la idea de las tarjetas que comenzaron a usarse en forma oficial en el Mundial de 1970 y que, además de formar parte del fútbol nuestro de cada día…

FBL-WC2006-MATCH64-ITA-FRAAFP PHOTO PATRICK HERTZOG

…, utilizó Horacio Elizondo en la final del Mundial de 2006, cuarenta años después de la expulsión con señas a Rattín.

Sin comentarios

Las calles de San Francisco (1906)

Uno de los videos más atrapantes que pueden verse en YouTube es el que recorre la Market Street de San Francisco en 1906, pocos días (tal vez cuatro) antes de que la ciudad sufriera el feroz terremoto cuya magnitud fue de 7,8 en la escala de Ritcher.

La combinación de tan variados medios de transporte (automóviles, carros, tranvías, bicicletas, caballos) hace pensar que en cualquier momento se producirá un accidente.

El tranvía que lleva la cámara se dirige al Edificio del Ferrocarril, con su torre distintiva, al final de la avenida.

Recomiendo verlo en pantalla completa y con el audio, una canción del grupo Air (La Femme D’argent) que se inicia a los 15 segundos. Esta música se complementa con las imágenes de la mejor manera.

A partir de aquí, sumamos información complementaria. Podemos ver parte del trayecto, gracias a una captura hecha en el mapa actual de Google Earth:

 

Market Street SF

Acá podemos recorrerlo desde Google Maps:


Ver mapa más grande

El video original es más extenso y tiene grandes saltos al comienzo. Si desea verlo, aquí hay un link para acceder a él.

Y, por último, el antes y el después del terremoto, en un mismo video:

Espero que hayan tenido la misma sensación de transportarse en el tiempo.