Martha Argerich retratada por su hija

No es la primera película que se le dedicó a Martha Argerich y, podemos suponer, no será tampoco la última. Bloody Daughter es sin embargo distinta de cualquier documental anterior, ante todo porque lo dirigió su Stephanie, la hija que tuvo con el también pianista Stephen Kovacevich. El documental se estrenó a fin de 2012 en Roma, y su título es ya ambiguo, con su mezcla de lazo de sangre y de crueldad. Este es el trailer, que se explica por sí mismo y, a la vez, deja todo en vilo.

 

Martha Argerich responde un Cuestionario Proust

Es sabido que la pianista Martha Argerich aborrece las cámara y, ni hace falta decirlo, las entrevistas. Por eso sorprende tanto esta entrevista hecha con carteles en su camarín, especie de Cuestionario Proust al paso, grabada hace poco más de un mes. Como siempre en el caso de Argerich, lo que más importa no es tanto aquello que ella dice sino la manera en que lo dice, su entonación, sus gestos.

 

Argerich toca Chopin

Entre todos los festejos (maratones de conciertos, souvenirs y objetos de toda condición) por el bicentenario de Frédéric Chopin, será difícil que algo sobrepase la edición de este disco. Argerich plays Chopin (Deutsche Grammophon) reúne grabaciones, hasta ahora inéditas, que la pianista Martha Argerich realizó de 1959 y de 1967. Se encontraron en los archivos del RIAS Studio, de Berlín; de la WDR (Westdeutscher Rundfunk), de Colonia, y, en el caso de la Tercera sonata , en la Hochschule für Musik. Más que hacer un comentario crítico (puede leerse la reseña en el sitio del diario), conviene escuchar la versión del Estudio O p. 10 N° 4:

Argerich-track2

Y quizás también ver este video de un año intermedio, 1965, con la intervención en el Concurso Chopin.

Encuentro

El último número de la revista Grammophone incluye un diálogo (o entrevista mutua) entre los pianistas y viejos conocidos Martha Argerich y Stephen Kovacevich. Esta es una muestra mínima de un texto interesantísimo: MARTHA ARGERICH: “Siempre que voy a un concierto, miro a la gente y pienso que ellos ya terminaron su trabajo y que están libres…” STEPHEN KOVACEVICH: “…¡para ir al cine!”. MA: “Sí, al cine. Y pienso: ´¡Yo también quiero!´. Siempre quiero ir al cine. No a mi concierto. Nunca pienso: ´Voy a tocar la sonata de Liszt, es extraordinaria, la toco maravillosamente y no puedo esperar para compartirla con el público´. Nunca

Sin comentarios