Una pianista en el aeropuerto

La pianista Ingrid Fliter es argentina, pero hace años que vive en el resto del mundo. Eso quiere que buena parte de su tiempo transcurre “en tránsito” o, lo que es lo mismo, en aeropuertos. ¿Qué hacer con los tiempos muertos en esos lugares (“no lugares” los llamó famosamente el antropólogo Marc Augé) invariablemente extraños? Para Fliter, el hallazgo de un piano parece ser un consuelo ante el desamparo de la espera y la extrañeza de ese espacio. Vean, según informa el crítico Norman Lebrecht, lo que hizo en Minneapolis en febrero.

Lo notable es que la situación se repitió hace dos días en Ámsterdam, mientras el resto de los pasajeros, también en trásito, dormían en bancos y sillones.

No sería una idea del todo mala que los aeropuertos tuvieran, además de un free shop, un free piano.