El cuadro que no suena

 

Bosch

Es evidente que, para algunos, la pipa del famoso cuadro La traición de las imágenes (“Esto no es un pipa”), de René Magritte, es realmente una pipa. Hace unos días, salió en The Guardian la noticia de que un grupo de investigadores de la Bate Collection de Oxford fabricó varios de los numerosos, extravagantes e imaginarios instrumentos que Hieronymus Bosch (1450-1516) pintó en el tríptico El jardín de las delicias, sobre todo en el tercer panel, el Infierno.

El equipo de musicólogos, luthiers y académicos trabajó durante meses para realizar réplicas exactas de los instrumentos pintados. Pero ahora, según la nota, se sienten decepcionados. El director del museo dijo que “suenan horriblemente”. De diez instrumentos, sólo dos (una flauta y un tambor) pueden ejecutarse razonablemente bien. En el caso del resto, “fue imposible hacerlos sonar o su sonido resultó horrible”.

Hay que agradecer, como se lee en la nota del Guardian, que los académicos de Oxford no intentaran volver reales otros objetos imaginarios (y quizás menos inofensivos) que carecían igualmente de modelo. Estos investigadores parecen extraños optimistas de la mimesis.

  • Maxymo

    Hola, recien encuentro este blog, por cierto muy interesante. Con respecto a la nota hay un cuadro llamado hambruna de Norma Pagliaro, que refleja un realismo encarnado sin necesidad la necesidad de científicos intervengan. Que bueno que algun cuadro de John Constable, como ser el del Doble Arco Iris se materialice con todo su esplendor, y que su significado proyecte un mensaje realista, que despues de la lluvia; los colores, despues de la guerra la paz. Bien, se me fue la mano. Tengo un blog de literatura si sos tan amable de hacer una critica: http://www.blogs.clarin.com/maxymus/ .Gracias por el espacio. Saludos.

  • Gustavo

    Siguiendo el ejemplo del cuadro de Bosch, creo que los científicos ya saben qué pueden hacer con los instrumentos…

    • Pablo Gianera

      Sí. Es más, en un sitio la noticia fue presentada así: “You can’t play a flute with your bottom”.

  • Catherine Bradbury

    Pablo me hiciste reir y recordar aquella anécdota de dos señoras distinguidísimas que visitaban un taller de instrumentos musicales, y cuando le tocó el turno al fagot, una de las señoras exclamó: ¿Y ese ruido lo hace con la boca? Así espero -contestó el anfitrión.

  • FedericoR

    No entiendo la decepción de estos muchachos: si tenemos en cuenta que son los instrumentos musicales del infierno, que suenen horriblemente es razonable, otro logro de Don Jeronimo.