La Semana de la Moda de Milán Otoño-Invierno 2016 a todo color

 

Si la Semana de la Moda de Milán pretendía volver a ganar protagonismo frente a sus rivales (París, en primer lugar, Nueva York y Londres), en esta edición lo logró con colecciones femeninas, ricas en texturas y composiciones. El primer ministro italiano, Matteo Renzi, dio la campana de largada de una maratón de desfiles (73 para un total de 99 colecciones) para apoyar el Made in Italy, que de todas maneras, continúa liderando el mercado. “Italia representa el 41 % de la producción textil en toda Europa”, dijo Carlos Capasa, presidente de la Cámara de la Moda Italiana. Es el primer productor, muy por delante de Alemania (11%) y Francia (8%).

La pasarela milanesa presentó varias tendencias en función de una mujer urbana y con carácter, que impone presencia con cortes asimétricos, juegos de estampas geométricas, composiciones de color que arriesgan y ganan. Y texturas preciosas. Por empezar, Prada…

     Prada optó por el más es más, en una colección con encanto barroco.

Versace apuesta a la sastrería con un aire deportivo

Gucci y su tapado de croco a todo color

Un diseño escotado en colorado satinado, de Alberta Ferretti

Max Mara revivió el espíritu modernista de los años 20 de Berlín

La casa Pucci se inspiró en los deportes de montaña y jugó con grafismos

I’m Isola Marras apeló al ludismo y a la ternura mascotera

Fendi, con Karl Lagerfeld al frente, apostó a tristes tapados de piel verdadera

Geometría con fondo negro y trasparente, la propuesta de Emporio Armani

Tapados de lana multicolor, by Giorgio Armani

 

Y porque sus desfiles siempre envuelven de alegría y frescura siciliana, aquí unas cuantas imágenes de Dolce & Gabbana, inspirada en los tradicionales cuentos de hadas. Esta vez no hubo polémica, pero sí algunas quejas de a quienes les molesta esta clase de cuentos. ¿No será mucho?