Lo imperdible de la Semana de la Moda de Nueva York, otoño-invierno 2016

 

“Todo lo que pasa en el mundo, pasa por Nueva York. Es el anfiteatro de lo que ocurre y lo que va a ocurrir”, me dijo una vez el diseñador de joyas argentino, Rodrigo Otazu, cuando desembarcaba con un local en Manhattan. Así es. Si hay una pasarela que congrega diseño de todo el mundo es la neoyorquina. Durante ocho días -a muy bajas temperaturas y por distintos espacios de la Gran Manzana – fueron presentadas las colecciones del otoño-invierno boreal 2016, en la que quedó todo dicho: el color de esa temporada será el negro. Reinó la oscuridad en las propuestas de Alexander Wang, Calvin Klein, Ralph Lauren para su noche. Inclusive en la marca española Desigual, a pesar de que su ADN es el color. Pero si hubo un desfile bien dark y gótico, fue el de Marc Jacobs que coronó a Lady Gaga con la tendencia.

Una de las grandes novedades, es que las colecciones en un futuro próximo, van a comenzar a presentarse de la misma manera que se hace en la Argentina, es decir, de la pasarela directo a la vidriera, y no como ahora con seis meses de anticipo. El motivo es que como consecuencia de la repetición de las fotos de pasarela en las redes sociales, todo tiene la impresión de haber sido demasiado visto. Por eso, si todo funcionara como aquí, ese vestido metalizado de Tommy Hilfiger que lleva en la foto de apertura Gigi Hadid, podría comprarse al cabo de pocas semanas. Y de esa manera, tampoco otras marcas tendrían tiempo de adelantarse a fabricar con “inspiraciones prestadas”. La que dio el puntapié fue la diseñadora Rebecca Minkoff, que presentó la primavera-verano 2016. “Todo lo que verán en la pasarela estará disponible de manera inmediata o en un máximo de 60 días”, explicó. “La imagen no se agotará. No se cansarán de esa chaqueta que han visto en todas las cuentas de Instagram y portales de Internet”, señaló. De la misma manera lo hará Tommy Hilfiger, Diane Von Fusternberg, Tom Ford y en Londres, Burberry.

Algunas tendencias para tomar nota: volvieron las cazadoras bomber, hubo mucho tartán (cuadros escoceses), terciopelos, vertiginosos escotes, pieles sintéticas y otros materiales en base a plástico y caucho; géneros metalizados y plataformas.

La modelo argentina Mica Argañaraz, a bordo del barco de Tommy Hilfiger.

La opulencia irresistible de Ralph Lauren

Un diseño con terciopelo borgoña de Ralph Lauren

Kendall Jenner lució una pechera con arandelas de Michael Kors

Patchs muy oscuros de la española Desigual

Rihanna desfiló la línea Fenty, su colaboración para Puma 

Otra vez, la top argentina Mica Argañaraz, para Lacoste
El gótico de Marc Jacobs con plumas y plataformas

 Clasicismo y elegancia en Carolina Herrera

Fuentes: EFE y AFP