La Piedra Toba y la suerte para el amor

 

La Piedra Toba, Puerto Deseado

Este verdadero monumento natural de rojiza roca volcánica se eleva más de treinta metros sobre el nivel del mar y fue una referencia para los pueblos originarios y para los navegantes que surcaron las aguas del Atlántico Sur. Por su aspecto, que semeja la torre de un castillo, los marinos ingleses la denominaron “Tower Rock”. La leyenda  urbana cuenta  también que es la historia de un amor y tocarla trae suerte. Para llegar hay que cruzar la Ría en Puerto Deseado, hacia allí fueron un grupos de niños guiados por la Fundación Conociendo Nuestra Casa.

Los expedicionarios españoles, por su parte, la llamaron “Roca Torreón. Ya en el siglo XIX, el famoso naturalista Charles Darwin, quien pasó la Navidad de 1833 explorando la ría y estudiando sus especies, la bautizó: “Roca Britania” y, años más tarde, el perito Francisco P. Moreno la describió en sus escritos y por su especial configuración se refirió a ella como: “Cerro Horqueta”.

La Fundación Conociendo Nuestra Casa, es una ONG que siempre nos sorprende desde Puerto Deseado, ya que trabaja en la formación de valores con los niños y jóvenes de Puerto Deseado. La consigna es sencilla: no se puede amar, lo que no se conoce. Cada año organizan excursiones en los alrededores y esta vez fueron hasta la Piedra Toba.

El viaje es la culminacón de un taller que los monitores de la Fundación realizan en todas las escuelas dando a conocer fauna, flora, historia y geografía de la región. Como premio al estudio está la posibilidad de cruzar en botes semirrígidos a la costa sur de la ría y realizar una caminata hasta la Piedra Toba.

“La propuesta conlleva la idea de acercar a la gente la posibilidad de conocer, caminar y gozar del paisaje y la naturaleza que nos rodea, sentir que nos pertenece y que debemos preservarla”, señala María Laura Gaona, cofundadora de la entidad.

La leyenda urbana, alimentada por la profesora Lucía Romero a través de su poesía y recreada por pobladores locales, alude al frustrado romance de dos jóvenes aborígenes que, en medio de una furiosa tormenta, al intentar escapar del mandato de un cacique que prohibía su amor, al verse rodeados, se confundieron en un abrazo y fueron alcanzados por un rayo que los petrificó, uniéndolos para siempre. Es por ello que algunos románticos aseguran que tocarla trae suerte en las cuestiones del corazón.

 Este año la excursión se realizó con el auspicio del Banco Patagonia y la colaboración de las empresas de turismo ambiental “Darwin Expediciones” y “Los Vikingos” que, con sus embarcaciones bien pertrechadas para las condiciones de la zona, cruzaron a los participantes y la Prefectura Naval se hizo presente aportando la seguridad en el embarque a través de personal especializado y mediante dos botes que brindaron su custodia en la ría.

Luego de cruzar la Ría,  los paseantes arribaron a Puerto Jenkins, lugar que recuerda a una de las familias que acompañaron al capitán Oneto en su gesta fundadora del pueblo y  comenzaron su caminata hacia la Piedra Toba. Desde la altura del monumento natural, los chicos repasaron la ubicación de las islas y bahías de la ría y recorrieron con sus ojos el bello paisaje que brinda su posición privilegiada.

En el trayecto, los caminantes avistaron gaviotas cocineras, ostreros australes y pingüinos de Magallanes. “Disfruté de una inolvidable jornada en la naturaleza”, acota el inglés Alasdair Poole (21), licenciado en comercio exterior de la Universidad de Newcastle y simpatizante del club de fútbol de esa ciudad, que realiza una pasantía en la fundación y tomó fotos del evento. 

Si este verano, pasan unos días por Puerto Deseado pueden navegar la Ría

o bien visitar el museo en la remodelada estación de tren,

estacion ffcc

se acercan hasta Cabo Blanco, también deben incluir en su recorrido a la Piedra Toba y no olvidarse de pedirle un deseo.

  • maria

    fantastico!!!

  • pedro

    Hola Gente Necesito que me Ayuden a Encontrar un Hotel en Buenos Aires viajo la Semana que Viene y me Gustaría una Recomendación…..

  • Dora Alvarez

    Hermosa leyenda, imaginariamente pense que se le podia haber dado un carácter teatral, por el contenido de esta historia, pero cambié radicalmente de opinión, que mejor que conocerla, tocarla, visitarla y admirar a la Piedra Toba. Felicitaciones!!!!!! Nunca jamás en los colegios me enseñaron la historia de monumento natural de roca rojiza, obvio conocia la historia, pero me encantó leerla. Crucemos la ria a tocarla, asi nos contagiamos de amor. Hermoso………..

  • http://www.schluesselnotdienstberlin.de/Neukoelln/ Schlüsselnotdienst Neukölln

    @SthealthRaiderSelf design

  • david williams

    Buenas tardes, mi nombre es David Williams, historiador, lingüista y mitólogo aficionado de Trelew, Chubut. La Piedra Toba es muy interesante, porque se conoce el nombre tehuelche de la misma y pudo haber sido un sitio sagrado para los nativos. Envío un trabajo mio de 2007. presentado como un apartado de la ponencia “Importancia de la toponimia en la ubicación de ciertos sitios de interés mitológico entre los tehuelches meridionales”, en el VII Congreso de Historia de la Patagonia Argentino-Chilena, en Trevelin, 18 al 20 de octubre de 2007, y publicado en el libro del Congreso en 2008 (pág. 229) y luego, actualizada, en el mensuario El Regional, de Gaiman, en abril de 2010.
    Se halla actualizado por segunda vez, y puede ser citado si se informa la fuente de procedencia de los datos. Espero que les sea interesante. Muchas gracias

    La Roca ok’elšone de Puerto Deseado
    En Puerto Deseado existe una curiosa formación rocosa, que se ubica del lado sur de la ría, frente a la ciudad. Localmente es conocida como Piedra Toba. En los sitios en Internet dedicados a la ciudad se lee que los tehuelches la llamaban Gualicho, los españoles Roca Torreón- no se ciatn fuentes- y los ingleses Tower Rock o Roca Torre. En los mapas satelitales de Google se halla a los 47º 77’ S y 65º 9’ O.
    Tower Rock era conocida ya por los navegantes ingleses, que se orientaban por la enorme roca para ayudarse al entrar al puertto. El naturalista Charles Darwin (en King, 1839: 132) describe un “objeto conspicuo en la parte sur del puerto, que tiene el aspecto de un enorme árbol caduco con las ramas podadas” [...]. Luego de describir la roca, una “arcilla porfirítica”, “pero muy dura”, agrega: “Cerca de ella observamos trazas de una visita india, entre ellas un cráneo de caballo”. Por la pobreza del terreno y la falta de agua, estimó: “el paraje ha de ser muy poco concurrido con los indios”.
    John R. Spears (1895, cap. 14) escribe: “Tower Rock, una columna natural con forma de “Y”, se eleva unos pocos cientos de metros atrás, y un elevado mástil, apuntalado casi tan bien como el de un barco, se yergue enfrente. Ambos, torre y mástil, sirven al marino como señales al entrar al puerto”.
    Ramón Lista menciona la formación en uno de sus vocabularios tehuelches- es decir, aóniken áish o tehuelche meridional austral. Escribe su nombre en dicho idioma como , y explica que se trata del nombre de la Roca Tower (Lista, 1998, 2: 372).
    Francisco P. Moreno (1879: 49) la visitó también, llamándola Roca de la Torre- Tower Rock o Britannia Rock: “Está situada a corta distancia de la costa y sirve de excelente punto de marca para entrar en el puerto. Como la “Roca Porteña”, es resto vetusto de un antiguo peñón destruido por la formidable acción del tiempo y los elementos y cuyos restos se hallan esparcidos alrededor del monolito principal adherido aún a la montaña y sobre una pequeña eminencia rodeada de enormes piedras sueltas”. Roca Porteña es el nombre que el propio Moreno le dio a una roca semejante a la Roca de la Torre, que halló aguas arriba (Viaje a la Patagonia Austral Moreno, 1878: 45; 1997: 166).
    En varios sitios de Internet se afirma que fue Moreno quien dio a la Piedra Toba geográfico el nombre de Cerro Horqueta con que también se la conoce, pero lamentablemente no se cita la fuente de tal afirmación. Continúa Moreno:
    “Tower Rock o Britannia Rock mide diez metros de alto por tres de diámetro y recuerda el enorme tronco petrificado de algún baobab gigante de las selvas africanas, transportado por el fósforo del cerebro a las áridas playas patagónicas. A un tercio de su altura se divide en dos ramas, la una mayor que la otra, forma que le da el mencionado aspecto. La roca que la constituye es el mismo pórfido de los alrededores. La fisonomía que de lejos le comunican los musgos y líquenes que han arraigado en las grietas, hacen de este interesante monumento geológico uno de los objetos más dignos de mención que pueden citarse en Puerto Deseado. En sus inmediaciones parece que de tiempo en tiempo acampa alguna tribu indígena, pues se notan huesos de animales destruidos y comidos, sobre todo de guanacos y caballos”.
    En cuanto al significado del nombre tehuelche , creemos que se trata de la palabra “Oktrchonek= hombre deforme, jorobado”, de oktř= joroba (Beauvoir, 1915: 189) y čonek= hombre. En efecto, en su vocabulario, Moreno (1997: 403) anota el vocablo , que traduce como “deforme (hombre)”. Sin dudas, es uno de los ubicuos monstruos gigantes petrificados que los aborígenes patagónicos creían que eran ejemplares de Gualicho, como el famoso de los gënëna a këne. Probablemente pueda identificarse con o:kpe u o:k’ǝmpanǝ, ser jorobado, con cuerpo o cáscara de piedra, ladrón de niños, características que comparte con (Casamiquela, 1988: 82-85).
    La rama menor de la roca ha de haber sido la joroba, la mayor el cuerpo. El cráneo hallado por Darwin y los huesos que vio Moreno pueden haber sido restos de ofrendas, y no tal vez, como interpretara este último, de campamentos. O de una ceremonia ritual del tipo de aquellas llamadas apešk por los aónikenk, kenǝ a axway por los gënëna a këne o wekun řuca por los mapuches, mal conocida como “casa bonita” –el rito tehuelche de pasaje o iniciación, cuando ocurría un nacimiento, la ceremonia de perforación de los lóbulos de las orejas – el “bautismo” tehuelche- un casamiento, cuando había un enfermo, etc., ritual que incluía el sacrificio de un caballo seguido de un banquete de su carne. Posiblemente, entonces, Darwin tenía razón, y el sitio era muy pobre para vivir allí: no han de haber sido restos de un campamento, sino de una de las mencionadas ceremonias.
    La afirmación de los sitios en Internet de que los tehuelches llamaban “Gualicho” a esta roca confirmaría la traducción que le damos al topónimo. En algunos sitios leemos además una leyenda con aspecto de ser moderna, sobre dos amantes tehuelches que, perseguidos por un cacique, se abrazaron y fueron alcanzados por un rayo, que los inmortalizó al petrificarlos en su abrazo.
    Diez años han pasado desde la primera vez que comunicara mis conclusiones sobre el nombre tehuelche de este lugar, y he hallado que la Piedra Toba se halla representada en un arcaico mapa holandés de Puerto Deseado, posiblemente la representación más antigua de la roca de que disponemos. Fue aparentemente confeccionado por Jacques Le Maire, que acompañaba al capitán holandés Willem Cornelisz Schouten. Visitaron Puerto Deseado del 8 al 13 de enero de 1616. Más adelante hallarían que Tierra del Fuego era una isla, al rodear el Cabo de Hornos y descubrir el estrecho que hoy lleva el nombre de Le Maire. El diario del viaje fue publicado en francés y holandés en 1618, en latín e inglés en 1619 y nuevamente en holandés en 1621.
    El mapa puede verse en el libro, es la lámina N° 22entre las páginas 156 y 157 de la edición holandesa de 1621 .En la leyenda en holandés (p. 156,), la Piedra Toba está marcada bajo la letra “N”en el orden alfabético que lo dieron a la descripción de los accidentes, y se lee (traducción mía del holandés): “Es un trozo de roca, maravillosamente hecha en ese lugar por la naturaleza, que vista desde lejos parece una cabeza de buey, más aún, parece construida a mano”.
    La edición francesa de 1518, en cambio, dice (traducción mía): “Es una piedra que la naturaleza ha modelado en forma de tenedor sobre la cima de una montaña”.
    No he accedido a la edición latina del mapa, pero en una traducción al inglés de la misma se lee (traducción mía del inglés): “Un maravilloso poste natural, que visto a la distancia, parece el pie de un hombre”.
    Creo que debemos tomar la versión holandesa de la descripción como la original.
    (ver el mapa y la leyenda en inglés en https://libweb5.princeton.edu/visual_materials/maps/websites/pacific/maire-schouten/maire-schouten.html)