Honduras: defender el ambiente, un riesgo mortal

 

Twitter Human Rights Defenders

Una nueva muerte sacude al mundo ecologista. Lesbia Yaneth Urquía era una dirigente comunitaria hondureña de la misma organización indígena a la que pertenecía Berta Cáceres.

Y como sucedió con Cáceres, asesinada hace cuatro meses, Urquía también falleció violentamente. Sucedió en la ciudad de Marcala, en la frontera con El Salvador. Su cuerpo, con varias marcas de golpes de machete en la cabeza, fue encontrado en un basurero municipal el miércoles. Había salido de su residencia a ejercitarse en bicicleta y no se supo más de ella, según informó un portavoz del Ministerio de Seguridad hondureño. El Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (Copinh) responsabilizó al gobierno de ese país por el asesinato de la activista.

Durante 2015 fueron asesinados 185 defensores del medio ambiente, cifra que se incrementó en casi un 60 por ciento respecto de 2014, según un informe presentado por la Organización No Gubernamental (ONG) Global Witness. Si bien en la Argentina no hubo ningún caso el año pasado. Desde 2010 fueron 6 los muertos por defender el medio ambiente.

El documento difundido destacó que los países “más peligrosos para los defensores del medio ambiente” fueron Brasil, en el que murieron 50 personas y Filipinas, con 33 muertes, que representan “cifras nunca vistas en estos países”.

“En 2015, más de tres personas por semana murieron asesinadas por defender su tierra, sus bosques y sus ríos frente a industrias destructivas”, señaló el informe titulado ‘En terreno peligroso’. La cifra difundida por la ONG con sedes en Washington y Londres mostró un preocupante incremento del 59 por ciento respecto del año pasado.

Asimismo, el organismo consideró que “las graves restricciones informativas que existen implican que, sin duda, la cifra real es aún mayor”. Las cifras recabadas por la organización demostraron que en Brasil fueron asesinadas 50 personas por defender el medioambiente, Filipinas, 33, en Colombia 26. En tanto, en Perú y Nicaragua fueron 12 las personas asesinadas por defender esta temática y en la República Democrática del Congo 11.

Entre las principales causas de los crímenes figuran la lucha contra proyectos mineros (en 42 casos), de la agroindustria (20), la tala (15) y los proyectos hidroeléctricos (15).

 

  • indio007

    Para entender más sobre este tema buscar en Google:

    Para el pueblo Lenca, este río representa el espacio en donde viven los espíritus de las niñas indígenas y es un legado del Cacique Lempira

  • indio007

    Para seguir entendiendo el tema cabe mencionar que de las once comunidades radicadas en los alrededores de la hidroeléctrica Agua Zarca, diez y media están a favor de la hidroeléctrica. La media comunidad que está en contra fue influenciada por quienes han satanizado el proyecto hidroeléctrico.
    Las comunidades que están a favor reclaman la urgente reactivación de las obras. Obras que los habitantes de la zonas adyacentes decidieron apoyar por mayoría mediante consulta previamente informada.
    http://tiempo.hn/comunidades-piden-reactivacion-hidroelectrica-agua-zarca/

  • indio007

    El proyecto hidroeléctrico Agua Zarca que tiene que ver con el tema del post no se trata de una represa hidroeléctrica sino de una planta de generación del tipo “fluyente”. En este tipo de planta no es necesario almacenar agua y no existe zona de inundación. Agua de río se desvía por un pequeño tramo a través de una tubería que se dirige a la sala de generación donde hace girar la turbina que impulsa el generador, luego se devuelve a la cuenca principal. Se pretende generar unos 20 MW (Para comparación El Chocón en Argentina tienen una potencia instalada de 1.200 MW y el embalse cubre 83.000 hectáreas)
    Las 35 hectáreas que ocupará el proyecto hidroeléctrico Agua Zarca incluyendo el canal y la central eléctrica se adquirieron a particulares, no eran tierras comunitarias. A pesar de que no es necesario desplazar indígenas de sus tierras y que el proyecto no presenta impactos adversos significativos sobre sus medios de vida o en la tierra comunal, se obtuvo el Consentimiento Libre, Previo e Informado (CLPI) mediante un proceso de consultas públicas. Las comunidades indígenas continuarán teniendo acceso libre al río, la única afectación es permitir el acceso a la zona.

  • Robertol