El cuento de la buena pipa

 

A casi dos años de que la Corte dictara la sentencia que obliga a los estados nacional, bonaerense y porteño a sanear el Riachuelo se han inspeccionado 2000 empresas, de las casi 20.000 que hay en la cuenca; se hicieron dos clausuras y sólo una empresa presentó en tiempo y forma un programa de reconversión industrial.

Las cifras fueron aportadas por Gustavo Villa Uría, presidente del Consejo Ejecutivo de la Autoridad de Cuenca Matanza Riachuelo (Acumar) a cargo de cumplir la sentencia durante el Primer Seminario Nacional Defensorías y Medios de Comunicación en la protección de Derechos Humanos y el Ambiente que finalizó ayer.

 

En este momento contamos con un cuerpo de 30 inspectores propios. Se han inspeccionado hasta el momento 2000 industrias y calculamos que en la cuenca hay entre 10.000 y 20.000. Ya hemos clausurado dos y hay tres empresas que presentaron su plan de reconversión industrial; uno ya fue aprobado. Sabemos que nos falta, pero estamos avanzando”, dijo.

Estas declaraciones fueron realizadas mientras la Corte analiza un informe que solicitó a los tres estados y fue presentado a fines del mes pasado para que se dé cuenta de lo realizado hasta el momento.

Andrés Nápoli, de la Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN) que forma parte del Cuerpo Colegiado sostuvo: “Una cosa es el organismo de comité de cuencna y otro es su funcionamiento. Solicitamos la conformación de un comité porque lo consideramos necesario y se hizo por una ley del Congreso. Pero este comité deja mucho que desear en cuanto a su gestión, ya que existe un gran retraso en el cumplimiento de los mandatos de la Corte. No hemos llegado ni a un tercio de la fiscalización de las industrias. Hemos pedido un plan de reordenamiento territorial que nos parece fundamental, y hasta ahora no tenemos noticias”.

En la mesa de debate también estaban Cristina Maiztegui y Leandro García Silva,  representantes de la Defensoría del Pueblo de la Nación; Sebastián Vinagre, Defensor del Pueblo de Avellaneda y el juez federal de Quilmes, Luis Armella, responsable de la ejecución del fallo del máximo tribunal. “Nosotros estamos acostumbrados a vivir con el Riachuelo. Somos el inodoro de la cuenca“, destacó Vinagre.

Por su parte Armella aportó elementos interesantes: “Estoy convencido de que se va a llevar adelante el saneamiento, pero cuidar el medio ambiente es proteger al ser humano en su integridad y dignidad. Hay que romper intereses dentro de las internas: clientelismo, peleas por el dinero, manejos varios. Es un trabajo delicado en cuanto a proteger la institucionalidad de Acumar por intereses y manejos, y ese un trabajo mucho más arduo y complicado

¿Ustedes creen que el plan de saneamiento es viable o seguiremos mostrando efemérides de un proyecto utópico?

  • indio007

    Laura, mostrando efemérides de este proyecto tu carrera periodística está asegurada.

    Coincido con Luis Armella: “Hay que romper intereses dentro de las internas: clientelismo, peleas por el dinero, manejos varios”. Seguramente por responsable es muy escueto.

    Muchas manos en un plato hacen garabatos. También el Defensor del Pueblo de la Nación y un grupo de ONGs, entre las que figuran Greenpeace y el CELS, presentaron una denuncia por incumplimiento del programa establecido por la Corte Suprema.
    Magia no puede hacerse, lo más probable es que el programa y/o proyecto comprometido no sean realizables.

    Greenpeace también tiñó las aguas de verde para llamar la atención. Es curioso el accionar ambientalista, en otro lugar del país por una contaminación no comprobada cortan un puente internacional.
    La solución del Riachuelo tal vez pase por traer ambientalistas pajueranos, es decir, que ignoren los manejos que hay en las grandes ciudades.

  • chechusc

    El problema no son solo los efluentes industriales. También están los efluentes cloacales, tengo entendido que ya debía comenzarse la construcción de plantas de tratamiento.
    Esos efluentes cloacales contienen también vertidos industriales.

  • Pablo_70