Humedales sin protección y desmonte ilegal sin freno

 

Vuelvo a escribir en este espacio luego de algún tiempo para que discutamos sobre dos temas de gestión política territorial que aparecieron en la agenda del nuevo gobierno, al menos mencionadas, pero a nueve meses de comenzada la gestión poco se hace para proteger humedales y bosques.

©Greenpeace Argentina

Un informe realizado por Greenpeace da cuenta de que el desmonte sigue avanzando en varias provincias, aún en zonas protegidas por la ley de bosques. “La superficie desmontada entre enero y agosto de 2016 en las provincias de Salta, Santiago del Estero, Formosa y Chaco fue de 60.188 hectáreas. El 35% de la deforestación fue ilegal (en bosques nativos clasificados en las Categorías I – Rojo y II – Amarillo), alcanzando las 20.523 hectáreas (una superficie similar a la de la ciudad de Buenos Aires). En Santiago del Estero se desmontaron 10.583 hectáreas de bosques protegidos (el doble que en las zonas permitidas). En Chaco se deforestaron 5.307 hectáreas de bosques protegidos. En Salta se desmontaron 4.212 hectáreas de bosques protegidos. En Formosa se deforestaron 421 hectáreas de bosques protegidos. Los bosques nativos que fueron clasificados por las provincias en las Categorías I – Rojo y II – Amarillo de sus Ordenamientos Territoriales de Bosques Nativos deben continuar en pie. Su destrucción tendría un impacto ambiental significativo y afectaría seriamente a muchas comunidades. Permitir el desmonte en esas zonas vulnera en forma flagrante la ley nacional vigente e ignora las demandas de la sociedad”, detalla la ONG ambientalista.  

“En el gobierno de Macri se sigue violando la Ley de Bosques como en el de Cristina. Resulta evidente que las multas no son suficientes para desalentar la deforestación en zonas protegidas. En muchos casos es clara la complicidad de los funcionarios en la violación de la normativa. Necesitamos una Ley de Delitos Forestales que penalice a los desmontes ilegales e incendios intencionales”, señaló Hernán Giardini, coordinador de la campaña de Bosques de Greenpeace.

Según el informe, el 80% de la deforestación se concentra en cuatro provincias del norte: Santiago del Estero, Salta, Formosa y Chaco. Las principales causas de la pérdida de bosques son el avance de la frontera agropecuaria (soja transgénica y ganadería intensiva) y los incendios.

La protección de humedales no corre mejor suerte. A pesar de que el primer anuncio de gobierno los puso en el centro de la escena, poco avanzan las discusiones parlamentarias para sancionar una norma que no sólo proteja estas áreas reguladoras de lluvias y crecidas sino también que se cree un inventario en el país. La polémica radica en establecer o no una moratoria mientras se realiza ese conteo, que puede demorar cuatro años. Obviamente implicaría un freno al avance de la frontera agropecuaria, batalla que hoy el Gobierno no estaría dispuesto a dar.

 

  • indio007

    “El kirchnerismo ahora frena la ley de humedales que prometió Macri”
    En el año 2013 un proyecto de ley sobre conservación de humedales, producto de un acuerdo entre bloques de distintos partidos políticos sobre la base de la definición de humedales de la Convención de Ramsar aprobada por Ley Nacional N° 23.919, recibió media sanción del Senado y pasó a la Cámara de Diputados.

    Se trata del proyecto de Ley 1.628/13 sobre Presupuestos Mínimos para la conservación, protección y uso racional de los Humedales en todo el país. En 2014 tuvo dictamen favorable de la Comisión de Intereses Marítimos, Fluviales, Pesqueros y Portuarios, para luego pasar a la Comisión de Recursos Naturales y Conservación del Ambiente Humano. Finalmente perdió estado parlamentario al no ser tratado en Diputados donde el Frente Para la Victoria tenía mayoría absoluta.

    Como menciona el presente post un nuevo proyecto fue enviado al Congreso a principios de este año, fue uno de los primeros anuncios de Mauricio Macri. Como es de suponer muchas son las presiones de diferentes sectores (mineros, sojeros, etc.) y gobernadores interesados en resistirlo. Pero nuevamente es el Frente para la Victoria quién le pone freno ya que no quiere votar ningún proyecto. Buscar en Google la frase con la que inicié el comentario comillas incluidas.

  • indio007

    Hablando de incumplimientos, el tema bosques nativos aportó un ingrediente que Greenpeace parece olvidar. La ley de bosques nativos 26.331 incorpora un mecanismo inédito en la legislación argentina: El Fondo Nacional para el Enriquecimiento y Conservación de los Bosques Nativos, esto es el Pago por Servicios Ambientales (PSA).

    ¿Cómo surge la cuestión del Pago por Servicios Ambientales (PSA)?
    Durante el año 2006 dadas las presiones para lograr la sanción de la ley muchos productores agropecuarios se apresuraron a conseguir permisos para desmontar. Así es como los propietarios se quedaron con la opción de vender la tierra, desmontarla o recibir los pagos por servicios ambientales. La historia completa tiene muchos matices interesantes:
    http://www.ianamericas.org/bosques-nativos-habilitacion-de-tierras-y-pago-por-servicios-ambientales-en-el-norte-argentino-la-provincia-de-salta-como-caso-de-estudio/

    En cuando a su cumplimiento, en el 2010 Greenpeace lo contó de la siguiente manera:
    http://www.greenpeace.org/argentina/Global/argentina/report/2010/Bosques/Ley_Bosques/aplicacion-ley-de-bosques-fondos.pdf

    En 2012 Laura presentó el oscuro panorama:
    http://blogs.lanacion.com.ar/ecologico/econoticias/por-quinto-ano-se-incumple-la-ley-de-bosques/

    Un panorama que presentó en números en 2014. Ver cuadro al final del post encabezado de la siguiente manera:
    “La ley de bosques no sólo se debilita por el incumplimiento de las jurisdicciones. Según la propia letra de la ley, debe asignarse en el presupuesto anual nacional un porcentaje del mismo para conformar el fondo de compensación. El cuadro lo dice todo:”
    http://blogs.lanacion.com.ar/ecologico/desarrollo-sustentable/salta-sigue-violando-la-ley-de-bosques/

    No hay olvidar además las diferentes interpretaciones que surgen del coctel de leyes nacionales, provinciales y decretos de gobernadores que se contradicen unos con otros. Ver comentarios del último enlace.

  • indio007

    Greenpeace ahora impulsa la presentación en el Congreso Nacional de un proyecto de ley de delitos forestales.
    Mencioné en el comentario anterior que Greenpeace parece olvidar el Fondo Nacional para el Enriquecimiento y Conservación de los Bosques Nativos, pero no en cuanto a su institución y montos sino a que el reconocimiento de servicios ambientales de los bosques es un mecanismo de la ley impulsada en 2007 precisamente por Greenpeace presentando a los legisladores un millón y medio de firmas. Hoy descubren que no es un mecanismo adecuado ya que genera una situación contradictoria entre políticas ambientales y políticas de crecimiento económico que impulsa el mismo gobierno.
    El impulso de la nueva legislación propuesta se da en el mismo marco que la anterior lo que augura su fracaso. Debe entenderse que el éxito en la preservación de los servicios ambientales no pasa por premios y castigos. Además es un tema que no tiene naturaleza estrictamente local ya que se desarrolla en el marco de profundas transformaciones en la manera de producir alimentos a escala mundial, con una creciente presión sobre los recursos naturales.

  • http://www.mitosyfraudes.org/Articulos.html Eduardo Ferreyra

    Analizando el Informe Greenpeace, vemos que hay cosas que no cierran:

    En los mapas que provee el informe, las áreas deforestadas se clasifican en cuatro colores: las del año 2016 son pequeños puntos de color AZUL oscuro. Las otras zonas son ROJO, AMARILLO, VERDE, y BLANCO (que corresponde a áreas sin definir o relevar). La conclusión del informe es esta:

    “Conclusiones:
    La superficie desmontada entre ENERO y AGOSTO de 2016 en las provincias de Salta, Santiago del Estero, Formosa y Chaco fue de 60.188 hectáreas.”

    Pero esas 68.188 hectáreas no corresponden al desmonte observado en los pequeños puntos azules (desmonte de 2016), sino a la suma de todos los colores, que corresponden a desmontes de años anteriores! Si todos los colores son áreas desmontadas, entonces las cuatro provincias han sido deforestadas al 100%, o al menos en un 95%. Sin embargo, no es así.

    Este informe de Greenpeace sigue la misma calidad desinformadora de siempre, donde no importa mentir porque las desmentidas no las publican los medios, y nadie llega a saber la verdad.

    Por otro lado, aclara el informe que la región del Chaco estudiada pertenece al “Chaco seco”, y no se hicieron estudios sobre el “Chaco húmedo.” En una inspección hecha mediante Google Earth Pro en las provincias de Salta, Chaco y Formosa, se observa algo curioso: las regiones inspeccionadas corresponden a las “zonas amarillas de deforestación”, donde se ven cuadrículas muy regulares, de líneas muy rectas que, cuando se amplía la imagen a una altura de ojo de 1 kilómetro, resultan ser caminos hechos por el hombre, más bien sendas interiores que probablemente sean usados por la escasa ganadería, y que cruzan una región de bosque de secano, de árboles pequeños, y muchos arbustos, pero NADA DE CULTIVOS DE NINGUNA CLASE, para no decir sólo de soja, la “gran culpable de la deforestación…! No sólo no hay cultivos, sino que NO HAY EL DESMONTE DENUNCIADO!

    Por otro lado, la neurosis de mantener un bosque “nativo”, no considera a los cambios climáticos naturales y cíclicos que se han experimentado en las últimas décadas. Los antiguos bosques nativos, desde Formosa hacia el sur son del tipo de “clima de secano”, semidesérticos con regímenes de lluvia de alrededor de 300-500 mm anuales. Esas regiones estaban, (y lo siguen estando) cubiertas de vegetación acorde con el clima: árboles y arbustos de hojas pequeñas y largas como las del algarrobo, que sirven para evitar la evapotranspiración y mantener a la humedad en la hoja y la planta. Son árboles de muy lento crecimiento y de madera muy dura. Una respuesta de la naturaleza a un clima muy cálido, de baja humedad por su escaso régimen de lluvias.

    El clima ha cambiado en Argentina, y no a causa de una calentamiento escaso de 0,8º C en 150 años, sino por un aumento de las lluvias por una evolución en los regímenes de el Niño y La Niña, que no tienen relación con las actividades humanas ni con los niveles de CO2 en la atmósfera. Por consiguiente es inútil querer mantener un bosque nativo que ya no tiene razón de ser. Se deberían de reemplazar por plantaciones de árboles de las regiones más selváticas hacia el norte, como los quebrachos, lapachos, tintitacos, urundayes, etc, que son de lento crecimiento y madera muy compacta, o por variedades de rápido crecimiento y de buen aprovechamiento por las industrias como la fabricación de papel, que usa madera de bosques sustentables, con cosecha (o tala) cada 8 a 9 años.

    Usando el Google Earth se puede observar lo que afirmo yendo a las coordenadas siguientes: Para Salta: 22º 48’ Sur; 62º 26’ Oeste; para Santiago del estero: 26º 08’ S, 62º 55’ O; y para Chaco, 25º 10’ S y 62º 26’ O.

  • Mariano T.

    Con los humedales hay que adoptar el mismo criterio que con los montes y bosques nativos. Rojos, amarillos y verdes. No son sagardos per se, salvo los de valor turístico, tienen que prestar algun servicio ambiental concreto y valioso.
    Las moratorias indiscriminadas en el caso humedales son más perjudiciales, si hablamos de zonas rurales. Los humedales,en estos casos, tienen sentido si ayudan a luchar contra las inundaciones, que es el enemigo. Si achicarlos no implica inundaciones aguas abajo, lo siento por los humedales.

  • http://www.bligoo.com/ emilio gaviria

    Un jurista argentino manifestó que, entre nosotros, las leyes, son meras sugerencias. (+ o -, sin recordar a la persona). Sigue lo hecho por los conquistadores hispanos con respecto a las ordenanzas reales, se acatan pero no se cumplen. Anomia boba.

  • Jorgee

    Creo que si se desmonta para sacar leña y dejar el terreno arrasado, esto me parece indeseable, pero si se reemplazan 20.000 hectareas de bosque fragil por 20.000 de olivos como paso en Catamarca, es de necios oponerse. La verdad es que detras de estas iniciativas de “proteger” el ambiente, en muchos casos hay en realidad intereses que tratan de impedir el desarrollo de los paises como el nuestro. Asi se oponen a la mineria, a las lineas electricas, a los diques, etc.