Córdoba, caso de estudio por la deforestación

 

El artículo que hoy voy a glosar tiene ya varios meses, pero esta semana lo rescató el sitio Medio&Medio y creo que es bueno poner un ojo en la cuestión. Por estos días en los que se ha prohibido el uso del endosulfán, dos investigadores cordobeses hacen un análisis de la deforestación en Córdoba, sus efectos y consecuencias. Según el estudio, de los expertos Marcelo Cabido y Marcelo Zak del Instituto Multidisciplinario de Biología Vegetal (IMBIV) “las tasas de deforestación sufridas por los bosques cordobeses no tienen parangón a nivel mundial, superando incluso a las correspondientes a bosques tropicales en otros países pobres”.

“Aún cuando la agricultura moderna ha logrado incrementar la producción de alimentos y fibras, al tiempo que aumentaba su demanda, los cambios en el uso de la tierra han desencadenado problemas ambientales a diferentes escalas, constituyendo la manifestación más evidente de la actividad humana sobre la biosfera. Tales transformaciones del territorio han ocasionado la pérdida de hábitats y biodiversidad, la alteración de la estructura y funcionamiento de los ecosistemas y la disminución de su capacidad para sostener la provisión de servicios (regulación del clima, producción de oxígeno, mantenimiento de la calidad del aire y del agua, desarrollo de los suelos, reciclado de productos de desecho) y recursos vitales (alimento, fibras, agua dulce, productos forestales)”, dice un paper que detalla la cuetsión a nivel global y local.

Y agrega: “Lamentablemente Córdoba constituye el más dramático ejemplo de esa realidad: los procesos de expansión de la agricultura en los departamentos del norte cordobés, entre 1970 y 2000, ocasionaron la pérdida de más de 10 mil km2 de bosques xerófilos estacionales (chaqueños) por conversión a cultivos anuales, principalmente soja. También el precio diferencial de la tierra en relación a sus altos valores en la ecorregión pampeana, sumado a un proceso de concentración de su propiedad en manos de grandes capitales, han promovido elevadas tasas de deforestación. En algunos territorios, (nuevamente el norte de Córdoba se presenta como ejemplo “de libro”), tales tasas han alcanzado valores entre los más altos del mundo”.

Según el estudio, aproximadamente 120.000 km2 de bosques presentes en la provincia a comienzos del siglo XX han sido reducidos a 6.400 km2 de bosques relativamente bien conservados, 10.600 km2 de bosques de sustitución y 9.600 km2 de matorrales.

Actualmente, cerca del 40% de la superficie libre de hielos del planeta está bajo agricultura, en tierras anteriormente cubiertas por bosques, sabanas y pastizales naturales. Tan sólo el reemplazo de bosques tropicales por cultivos sería responsable de hasta un 26% del total de las emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera, al tiempo que contamos con evidencias suficientes del efecto de tales emisiones sobre el clima regional y global (por ejemplo el aumento de las temperaturas promedio en el planeta). Mientras tanto, la destrucción de hábitats naturales para producir alimentos u otros productos agrícolas destinados al consumo humano o animal (tal el caso de los afamados commodities), representa la más severa y extendida amenaza a la biodiversidad global (Millennium Ecosystem Assessmenmt 2003).

¿Qué les parece?

  • indio007

    ¿Qué les parece?
    Bueno, la primera impresión que me deja, por la manera en que se presenta el estudio y las referencias seleccionadas, es que tiene su cuota de exageración y alarmismo. Por ejemplo, habla de 120.000 km2 de bosques presentes a comienzos del siglo XX en una provincia de 165.321 km2, con una laguna (Mar Chiquita) de 6.000 Km2 y con la cuarta parte de su superficie de zona montañosa. El mapa reconstrucción de 1904 muestra gran parte de las sierras como zona de bosque, lo que queda evidente en el mapa del 2004.

    Por otra parte sobre la referencia:
    “Contamos con suficientes evidencias sobre que la emisión de CO2 causa el aumento de la temperatura mundial promedio”, me gustaría saber quiénes son esos avanzados.
    Estoy convencido de que muchos quisieran tener esas evidencias. Si vamos al sito de NOAA (National Oceanic and Atmospheric Administration)
    http://www.esrl.noaa.gov/psd/people/klaus.wolter/MEI/
    Podemos leer que: “El Niño / Oscilación del Sur (ENOS) es el más importante fenómeno océano-atmósfera que origina la variabilidad del clima global en escalas de tiempo interanual”
    Para no confundirnos con tantos picos su efecto se visualiza mejor graficando el promedio cado 5 años. El período comprendido entre 1977-2000 estuvo dominado por un fuerte fenómeno de El Niño
    http://stevengoddard.files.wordpress.com/2011/05/paintimage1766.jpg
    Su variación tiene una perfecta correspondencia con la evolución de la temperatura media global combinada de la superficie de tierra y océanos (Hadcrut3)
    http://www.woodfortrees.org/plot/hadcrut3vgl/from:1952
    Si no parece haber correspondencia mirarlo de esta manera
    http://stevengoddard.files.wordpress.com/2011/05/paintimage1769.jpg
    Pero pensar que el clima y en particular la temperatura están influenciados por una sola causa es un error. Por pocos conocimientos científicos que tengamos, solamente la intuición nos lleva a pensar en cosmoclimatología. Pero ya me aparté demasiado del tema del post como para seguirla con rayos cósmicos, magnetismo solar y órbitas de los astros. Quiero dejar en claro que esa evidencia no existe.

    Dando a entender que existe una aparente desaprensión sobre el tema ambiental en Córdoba hacen las siguientes afirmaciones:
    “Lamentablemente esto no es comprendido cabalmente por muchos formadores de políticas y emprendedores privados……”
    “Bien sabemos entonces qué ocurrirá si persistimos en la conducta irresponsable, egoísta y malintencionada que nos ha llevado hasta el estado actual de cosas…..”
    “A esta altura, y en este orden de cosas, ello implica la PUESTA EN VIGENCIA DE UNA LEY que proteja sin más dilaciones los escasos bosques nativos del territorio provincial, lo cual sólo será posible si nuestros legisladores se comprometen……”

    Estoy apuntando a que este estudio dado a conocer en el mes de junio del año pasado tuvo como motivo principal empujar para la aprobación de la Ley 9814 de Ordenamiento Territorial de Bosques Nativos en la provincia de Córdoba que se sancionó en agosto.
    http://www.secretariadeambiente.cba.gov.ar/legislaciones_areas,bosuqes,forestacion.htm
    Córdoba cuenta además con un extenso sistema de áreas protegidas que comenzaron a gestarse en la década de 1960.
    http://www.efn.unc.edu.ar/otros/bibliocentro/index_archivos/57-Cordoba.pdf
    Es una de las provincias pioneras. En este tema cabe recordar que Argentina es pionera en el Continente Americano luego de Estados Unidas y Canadá.
    http://es.wikipedia.org/wiki/%C3%81reas_naturales_protegidas_de_Argentina

    Comencé diciendo que por la manera en que se presenta el estudio en cuestión me dejaba la impresión de que tiene su cuota de exageración y alarmismo. Pero bien, en realidad la pérdida de bosques en Córdoba es muy superior a la media mundial y a la de Argentina. Quizás presentado de otra manera, no como elemento de presión, tendría más valor.
    En este sentido hago referencia al estudio realizado por la Dirección de Bosques- Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, del año 2004 en base a la zona norte de Córdoba (la misma que analiza este estudio)
    http://www.ambiente.gov.ar/archivos/web/UMSEF/File/2004_cordoba_deptos.pdf
    Tasa anual de deforestación (%) Cruz de Eje 1,84 – Ischilin 3,36 – Río Primero 7,53 – Río Seco 5,31 – Sobremonte 1,74 – Totoral 1,05 – Tulumba 2,12
    El promedio mundial es de 0,23 y el de Argentina 0,8

    • http://www.viviendaterceraedad.blogspot.com robertol

      Me parece un poco hipócrita realizar una foto y no una película de la evolución de la deforestación. Porque en muchos lugares ya desarrolados, la principal acción deforestadora se ha producido en el pasado. Lo que no significa que entonces, ahora pueden presentarse como los “campeones” del proteccionismo. Se dice que en la época del Imperio Romano una ardilla podría cruzar desde el Atlántico hasta el Mediterráneo sin pisar suelo, por la densidad y extensión de los bosques. Y no mencionamos los bosques de China, India o Japón. Pero ahora, cuando ya han logrado un espacio satisfactorio para su propio desarrollo, muchos países pretenden dar clase a los demás sobre cuál debiera ser la tasa correcta de deforestación. La naturaleza evoluciona. Hay momentos donde predominan las sabanas, o los bosques. Depende de múltiples factores. Pretender congelar determinado momento como la situación ideal, a perpetuarse, significa no conocer demasiado la dinámica de la naturaleza. Y pretender que extensos bosques xerofilos sean preservados, restando valiosas hectáreas para cultivo y alimento de los seres humanos, implica, como mínimo, una visión distorsionada de las prioridades.
      Ya hemos hablado bastante sobre la demencial postura místico-climática respecto del dióxido de carbono y calentamiento global. Por su intermedio, un activo sector de presión pretende modelar el desarrollo (o estancamiento) del mundo. Con informes alarmistas, verdades a medias, o mentiras deliberadas. Enfocados en sólo un tema, ignoran el resto, con absoluto desprecio por ese sector de la naturaleza que representan los seres humanos. No porque sus declamaciones no tengan parte de verdad (que es real y debe ser reconocida), sino por su resistencia a reconocer el perjuicio de posiciones absolutas, donde no se escuchan ni importan las opiniones contrarias.

    • indio007

      Robertol, no olvidemos que detrás de estas presiones está revoloteando el Plan REDD (ya hemos tratado de que se trata) como parte de un régimen post-2012. Teóricamente debería enganchar con la segunda fase Kioto en donde el dióxido de carbono y la forestación están ligados monetariamente. Indispensables son los ordenamientos territoriales de bosques nativos.
      Una segunda fase de Kioto que atraviesa un camino muy espinoso. Hace pocos días el “padre” del calentamiento, James Hansen, admitió (no queda otra ante la evidencia) que los modelos de ordenador exageran el calentamiento y que, interpretando el texto, no tienen idea sobre el papel refrigerante de nubes y aerosoles.

      http://arxiv.org/abs/1105.1140

  • PolCathal

    Esto se llama un acto criminal. No puedo creer, observando el mapa de Córdoba, que se hayan asesinado tal cantidad de Bosques y vegetación nativa. Yo viví en carne propia eso del cambio climático. Iba siempre a veranear a Capilla del Monte, en el Noroeste de Córdoba. Antes era un clima seco y de amable temperatura. Luego, a partir de la década de los 80 todo cambió, convirtiéndose en un clima subtropical, muy húmedo. Claro, se construyeron varias represas hidroeléctricas que supongo influyeron en el cambio climático.
    En una palabra, convirtieron una zona con uno de los mejores microclimas del pais en una verdadera porquería.
    Muy buen informe Laura. Gracias por abrirme los ojos nuevamente.

  • mreperez

    Esto es mirar una sola de las facetas, que además se me ocurre, exagerada y sin tener en cuenta el conjunto. Una total banalidad, y como siempre casi apocalíptica. Siembra cizaña y consecuente descontento, y eso no es bueno..

  • mreperez

    RobertoI: A veces es difícil manifestar o expresar lo que uno piensa. Debo decir que lo que Ud. manifiesta es exactamente lo que trato de resumir en mis pocas palabras anteriores. Lo que Ud. dice habla a las claras de una persona sensata y con sentido común (de acuerdo a lo que pienso), y que no necesita ser “científico ni experto” (como tan rimbombante palabras define Laura a los responsables de la nota) para manifestar una verdad indiscutible.
    Si viviésemos en la época victoriana, tal vez tendríamos una visión del mundo totalmente distinta de la que hoy nos toca vivir. Pero felizmente no es así. Hoy el hombre ha evolucionado en dimensiones inimaginables y eso es maravilloso(a pesar de los muchos errores que comete a diario). Saludos.

  • Eduardo Ferreyra

    Notengo tiempo ahora para extenderme sobre el tema. Pero lo que está disfrazado de un estudio científico es nada más que un acto de militancia ultraecologista. El mapa de 1904 es un dislate. No toma en cuenta este pseudo estudio el asunto del cambio de clima y régimen de lluvias ocurrido en la provincia de Córdoba que, por ejemplo en la década del 30 al 40 y del 50 al 60 fue azotada por una sequía sin precedentes en tiempos cercanos.

    Los montes del sur de Córdoba son diferentes a los del norte que están compuestos de especies típicas de de regiones secas, es decir, árboles de madera muy dura de muy lento crecimiento, con hojas muy pequeñas para reducir la evaotranspiración. Hoy el régimen de lluvias del centro de la provincia se ha duplicado desde la década de los 40, y se han reemplazado por bosques plantados de especies de crecimiento más rápido.

    El avance de la agricultura trajo un notorio mejoramiento de las condiciones de vida en la región, y el aumento del CO2 en el aire ha provocado un notable aumento del rendimiento de cosechas y de la velocidad de crecimiento de los árboles. Los bosques autóctonos, tan apreciados, eran prácticamente inservibles por ser bosques degradados de segundo nivel dado que la gran parte fue usado desde principios del siglo 20 para proveer de leña a las industrias que la usaban para obtener energía (como los antiguos hornos de cal y cemento) o para generar electricidad, y para cocinar (las cocinas “económicas” de leña se estuvieron usando hasta la década de los 50). Luego vino el kerosén y finalmente el gas natural.

    El mundo cambia, y lo hace muy rápidamente y pretender volver hacia atrás no sólo es imposible sino una locura. Se ha cambiado una cobertura vegetal de escasa utilidad por otra mucho más productora de riqueza y bienestar. Además, la agricultura de hoja ancha absorbe y retiene agua y humedad en mayor cantidad que la vieja cobertura boscosa. Esto se ve favorecido por la mayor concentración de CO2 que provoca la reducción del tamaño de las estomas y la reducción de la evaporación.

    La región ha mejorado inmensamente. El sentimentalismo por la disminución del bosque autóctono es una tontería. Quienes añoran el clima y la vida del año 1904 que vayan a vivir a la Patagonia. Tengo que irme ahora. Ya volveré.

  • MR

    Seguramente el desmonte ha sido muy extenso y decididamente es algo lamentable (para nosotros y para la fauna). Pero ese mapa comparando el 1904 con el 2004 es poco serio. No entiendo como investigadores de CONICET pueden estar mostrando un mapa de 1904 asi.