¿Por qué es tan importante el 8 de marzo en Rusia?

 

Algo que extraño al despertarme cada 8 de marzo fuera de Rusia son las flores. Tulipanes, mimosas (una planta muy típica para esta época allá) y las campanillas de invierno (ver en Google como подснежники, o abajo en la foto…).

El 8 de marzo es más que el Día de la Mujer en Rusia. Es un tres por uno: el día de la madre/ abuela, de la mujer/ pareja y de todas las mujeres alrededor: compañeras del trabajo y estudios, profesoras y jefas. Además, es un feriado. Y si cae un fin de semana, se recupera el viernes o el lunes como lo será este año.

Lo gracioso es que el 8 de marzo cae justo dos semanas después del 23 de febrero (Día del Defensor, que antes se asociaba con el ejército soviético y ahora es el Día de los Hombres, en general). Entonces, cada mujer piensa bien el regalo para este día porque después la pueden castigar o recompensar por sus esfuerzos.

Foto: vseotkrytki

En los colegios, el 8 de marzo es otra excusa para motivar la creatividad de los alumnos mediante escenas de teatro, el canto y el baile grupal. Me acuerdo que los chicos de mi grupo siempre escribían cartas de felicitaciones para cada chica y armaban regalitos caseros. Pero los más importantes eran para las madres, abuelas y profesoras.

Foto: gobucir

Quizás por eso, Rusia ocupa el primer lugar en el mundo por la cantidad de mujeres en puestos de liderazgo: un 40%, según el reporte de Grant Thornton International Business Report 2015 (Argentina ranquea con 16%). Después de Rusia van Georgia (38%), Polonia (37%), Latvia (36%), Estonia (35%) y Lituania (33%), todos los países ex soviéticos. Y aunque Rusia nunca tuvo una presidente mujer, es notable que la educación sea igual para mujeres y varones. La medida impuesta por los gobiernos de la URSS dio sus frutos: más mujeres en el poder.

¡Feliz día de la mujer! Y que estemos rodeadas de flores y oportunidades iguales este día y siempre.

Foto: radugaklass

Mimosa:

Foto: jardinplantas

 Las campanillas de invierno

Foto: vogorode

La primera foto: softmixer