La “Escalera del diablo”: el patrón matemático de los asesinos seriales

 

¿Se puede predecir el próximo crimen de un asesino serial? Dos investigadores californianos creen que sí. Según estos científicos, la conducta de un asesino serial sigue un patrón que en matemáticas se conoce como “Escalera del Diablo“.

Andrei Chikatilo, el asesino serial que mató a más de 50 personas en 12 años

Según cuenta la revista Muy Interesante, el estudio se basó en el análisis del comportamiento del ucraniano Andrei Chikatilo arrestado el 20 de noviembre de 1990, tras haber cometido 56 asesinatos en el transcurso de 12 años. Chikatilo fue ejecutado en 1994.

Al ritmo de las neuronas

La teoría sostiene que la razón por la que los asesinatos siguen una función matemática es que los asesinos seriales trabajan a un “ritmo” manejado por las neuronas de sus cerebros, según explica el Daily Mail.

“El patrón de “disparos” de las células cerebrales es similar al del cerebro de un epiléptico, que los lleva a tener ataques, aunque en el caso de los asesinos les genera una urgente necesidad de matar”, dice el Daily Mail.

Los crímenes de Chikatilo

Los homicidios cometidos por este famoso asesino serial ocurrieron entre el 78 y 1990. El intervalo más corto entre dos homicidios fue de tres días, y el más largo, de 986. A primera vista, dicen los científicos, no parece que hubiera un patron en sus acciones.

“Es altamente irregular, con largos intervalos sin homicidios, interrumpidos por saltos, cuando mató mucha gente en períodos cortos. Esa curva se conoce en matemáticas como la Escalera del Diablo”, explican los investigadores.

De todos modos, el modelo necesita algunos ajustes. “No podemos esperar que un asesino cometa sus crímenes en el momento exacto en que alcanza la excitación de sus neuronas. Necesita planear y preparar su crimen. Entonces podemos asumir que comete el asesinato después de que la excitación ha estado sobre un umbral durante cierto período de tiempo”, indican.

“Otra cosa que asumimos es que el asesinato tiene un efecto sedante en el asesino”, aseguran. La curva de homicidios de Chikatilo se acerca a sus predicciones. Y los investigadores creen que el modelo puede hacerse incluso más preciso.