Violencia institucional: un preso en San Juan fue brutalmente golpeado y no quisieron llevarlo al hospital

 

Federico Elías Fernández Santa Lucía tiene 29 años y estaba preso en la Unidad n°2 del Complejo Penitenciario de Chimbas, San Juan, cuando recibió una brutal golpiza que lo dejó en un estado crítico.

Según informaron a LA NACION fuentes de la investigación, el médico de la unidad penal informó que la víctima presentaba una alteración neurológica post traumática, por lo que debía ser trasladado de urgencia a un hospital extramuros.

A pesar de esta solicitud, Fernández permaneció en la Unidad Sanitaria de la prisión.

LA DENUNCIA

El hecho denunciado ocurrió el 25 de junio pasado. El padre de Federico se enteró de lo ocurrido a través de un llamado anónimo, e inmediatamente se comunicó con un abogado para presentar un habeas corpus correctivo en el Juzgado Federal N° 2. El juez federal Rago Gallo, que recibió la denuncia, ordenó “que el penitenciario provincial provea la atención médica necesaria para su estado de salud, y que, en caso de corresponder, sea internado”. Fuentes de la investigación aseguran que esa orden no se cumplió.

Según informó el Diario de Cuyo, el interventor del Servicio Penitenciario, Leonardo Barac, aseguró que los hechos no ocurrieron así, que los autores del ataque están individualizados, que el interno Fernández recibió atención en todo momento y que a pesar de recibir cortes menores en una ceja y un pómulo, no recibió un puntazo que perforó su cráneo sino un gran traumatismo porque el fue atendido, de acuerdo con lo que le informó el médico.

Pero los investigadores aseguran que Santa Lucía permaneció tres días más en el penal en un estado crítico, y el 29 de junio tuvo que ser trasladado al Hospital Dr. Guillermo Rawson de San Juan, para ser operado de urgencia.

SITUACIÓN CRÍTICA

Según consta en la causa, “durante la operación se le extrajo un coágulo en zona parietal izquierda y se le detectó un cuadro de meningitis por infección cerebral a raíz de la contaminación causada por la introducción de un elemento filoso, presumiblemente oxidado; lo que sumado a la falta de desinfección al momento de la sutura, como también por no habérsele suministrado antibióticos imprescindibles para el cuadro que presentaba, derivó en la pérdida de masa encefálica”.

Frente a este cuadro de gravedad, se recomendó su hospitalización, por lo que Fernández permaneció internado durante una semana. “Pero el 8 de julio, sin que exista orden del juzgado interviniente, miembros del Servicio Penitenciario de la provincia de San Juan lo retiraron del hospital y lo condujeron a la cárcel en el móvil de traslado de detenidos sin asistencia médica de ningún tipo, por sus propios medios, con la herida de la cabeza sangrante y en estado de aparente”, indicaron fuentes de la investigación.

Nuevamente, el abogado defensor de Fernández presentó un habeas corpus. El joven fue llevado por orden judicial a otro hospital, donde permanece internado.

Por la gravedad de la situación, se formuló una denuncia penal por la responsabilidad de funcionarios penitenciario y médicos.

La investigación se encuentra a cargo de Katia Troncoso Muñoz, Fiscal Federal Subrogante ante los Juzgados Federales de Primera Instancia de San Juan, quien dada la gravedad de los hechos dio intervención a la Procuraduría de Violencia Institucional a cargo del Fiscal de la Procuración General de la Nación Subrogante, Abel Córdoba.