Inspección en un instituto de menores

 

Una comitiva del Sistema Interinstitucional de Control de Cárceles, integrada por su presidente, el juez Gustavo M. Hornos, la secretaria de cámara Lucía Gallagher y el asistente Nicolás Herbin, concurrió el martes pasado, sin previo aviso, al Instituto General José de San Martín, en el barrio de Flores.

Se trata de un centro de régimen cerrado mixto que depende de la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia, donde se encuentran alojados jóvenes de entre 16 y 17 años, 26 varones y 2 mujeres, a partir del cierre del Instituto Inchausti.

La comitiva fue recibida por la licenciada en psicología Lorena López quien, además de ser la directora del instituto, tiene experiencia en centros de detención de niñas en conflicto con la ley penal. La directora refirió que la mayor dificultad que existe es la relativa al tratamiento de enfermedades psiquiátricas que algunos chicos presentan.

Junto a la directora se recorrieron los sectores de alojamiento denominados “ambientes convivenciales” y los talleres donde los jóvenes se encontraban realizando distintas actividades recreativas.

Como en otras oportunidades, el Sistema monitoreó las condiciones de vida y alojamiento, atención médica, higiene, alimentación, educación y régimen de actividades escolares y recreativas y acceso de visitas. También fue examinado el estado bromatológico de los alimentos, la fecha de vencimiento, así como su efectiva entrega a los jóvenes.

En el instituto se brinda enseñanza primaria y secundaria, además de diferentes talleres, como pintura, música, y también, con el objeto de profundizar el uso del idioma y promover el pensamiento independiente, funciona un taller de comunicación llamado “Motivados”, en el cual los jóvenes actúan como locutores de radio y hacen reportajes con invitados especiales.

A diferencia del régimen de vida observado en otros institutos inspeccionados por el Sistema, donde se señaló enfáticamente la necesidad de flexibilizar el régimen y condiciones de privación de libertad de los adolescentes debiendo asegurarse el acceso libre de los jóvenes a las instalaciones sanitarias durante las 24 horas, en el caso se advirtió que todos los niños y niñas alojados en el Instituto San Martín tienen acceso a sanitarios y agua también durante noche.

También se advirtió que los colchones eran nuevos y con certificado de tratamiento ignifugo. Al respecto, dijo la directora que habían sido entregados en el mes de agosto, en oportunidad de realizarse el recambio de colchones en todos los institutos.

De esta manera, el Sistema Interinstitucional reafirma su compromiso con la situación de los niños, niñas y adolescentes frente a la ley penal.

 

Fuente: Centro de Información Judicial