Un recorrido fotográfico por la cárcel del fin del mundo

 

Temida por las duras condiciones climáticas, la cárcel de Ushuaia alojó a presos políticos e históricos criminales entre 1904 y 1947. Entre sus reclusos más conocidos estuvo Cayetano Santos Godino, el famoso “Petiso Orejudo“. También estuvo preso allí Mateo Banks, que asesinó a toda su familia.

El escritor argentino Ricardo Rojas también fue alojado en la cárcel del fin del mundo, como preso político.

Hoy el penal es un museo. Su interior conserva el misterio y el aspecto tenebroso de aquel lugar inhóspito que fue clausurado justamente por las inhumanas condiciones que debían soportar los presos.

Aquí, un recorrido fotográfico de cómo se conserva hoy el penal más austral.