Natalia Oreiro visitó la cárcel de mujeres de Ezeiza

En el marco del ciclo de cine que organizan la Procuración Penitenciaria de la Nación y la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de la Argentina, Natalia Oreiro visitó la cárcel de mujeres del Complejo Penitenciario Federal IV, para presentar la película “Infancia clandestina” y compartir con las detenidas alojadas en el Módulo Residencial donde funciona el Centro de Rehabilitación de Drogadependientes (CRD).

Natalia Oreiro entró el viernes 30 de octubre al espacio cultural del penal Ezeiza, para compartir la proyección de la película dirigida por Benjamín Avila Infancia clandestina. Junto a ella se encontraban Veronica Calvo, Secretaria Técnica de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de la Argentina y Ariel Cejas Meliare, Director General de Protección de Derechos Humanos de la Procuración.

Cerca de 60 personas aguardaban el inicio del film cuando sorpresivamente advirtieron la presencia de la actriz y vieron cómo, con una sencillez conmovedora, empezó a saludar con un beso a cada una de las personas que estaban allí.

Con una organización espontánea y encubierta, algunas mujeres desaparecían del lugar y volvían pocos segundos después con pequeños papeles que empezaban a pasar de mano en mano. Con la paciencia que han sabido labrar sus días, aguardaban el instante en que pudieran saltar a pedir un autógrafo de la estrella que habían visto tantas veces en las pantallas de cine y televisión.
La película fue un paréntesis de 112 minutos que hizo reír, llorar y enternecer al crisol de mujeres que aloja el penal.

El sostenido aplauso al finalizar la película agradecía esa actividad en su pesado cotidiano. Enseguida se abrió un espacio donde varias mujeres contaron sus propias experiencias de secuestro y desaparición en los años de plomo. Otras mujeres agradecieron la visita de Natalia.

Oreiro habló de su historia personal. También habló de los prejuicios y de la necesidad de reconocernos como hermanos para vivir la vida de la mejor manera posible. “La gente te encasilla y piensa que sos de una sola manera; pero todos tenemos muchas cosas para dar, cosas buenas y cosas malas, y depende de qué es lo que elegimos en nuestra vida y para dónde queremos ir, es lo que vamos a poder construir”, dijo.

Esa frase, fue retomada por una mujer detenida quien dijo, al borde del llanto:  ”Muchos nos encasillan a los que estamos privados de libertad y tenemos un montón de cosas…pero es más difícil ponerse a buscar las virtudes de las personas que los defectos. Agradecemos que te hayas animado a cruzar la puerta de la cárcel. A veces, los que estamos privados de libertad estamos como en un cajón de muertos…Un estímulo de esta calidad debería existir siempre. Los que no quieren más delincuencia debería ayudar de esta forma, con estímulo educativo, con estímulo social”.

Luego de despedirse con la promesa de volver y realizar una actividad en conjunto con Ricardo Mollo, líder de la banda Divididos, se dirigió al pabellón donde se alojan mujeres que están en el programa de rehabilitación de drogas. Allí, con la misma candidez y apertura, se dispuso a escuchar y contar experiencias de su vida personal que la conmovieron hasta las lágrimas.

“Todos tenemos historias más difíciles que otras, todos nos podemos equivocar en algún momento. Nadie es perfecto. Lo importante es tener fuerza interior, creer en uno y querer salir…siempre se puede hacerlo”, dijo Natalia. 

Fuente: Procuración Penitenciaria de la Nación

Sin comentarios

“La educación reduce el daño que causa la prisión”

Por Leandro Halperín*

El Programa educativo de la UBA en las cárceles cumple 30 años

El sistema penitenciario daña a la sociedad, a sus trabajadores y a los prisioneros. La pena trasciende la perdida de la libertad ambulatoria, los daños que provoca deterioran los vínculos mas relevantes y esmerila la expectativa de una vuelta al medio libre alejada del conflicto. Derechos fundamentales como la salud o la educación se convierten en privilegios, y conceptos intrascendentes para el común -como tiempo o espacio- adquieren un nuevo significado al perderse la administración de los mismos. No prepara para la vuelta al medio libre, estigmatiza y reproduce las conductas que sanciona.

Traspasando los muros de la prisión, el Estado se convierte en lo que dice prevenir, delinque y muestra su peor cara cuando deja de cumplir con su indelegable rol de garante de derechos para transformarse en su principal violador.

En este contexto ingresó la Universidad de Buenos Aires a la prisión hace ya 30 años, era 1985 y la primavera democrática invitaba a imaginar nuevos abordajes para viejos conflictos. Aulas reemplazaron a las celdas, docentes a penitenciarios y alumnos a presos. Una experiencia inédita en el mundo que amplió los márgenes de la universidad pública, que puso a disposición las herramientas que posee para mejorar la accesibilidad y el ejercicio de derechos fundamentales, herramientas que integran, que brindan verdaderas opciones para elegir como se quiere vivir la vida.

La educación brinda oportunidades y el acceso a las mismas ha permitido reformular las relaciones con el adentro y con el afuera.

Efectos no buscados, por no ser tarea de la Universidad, se han convertido en símbolos del Programa UBA XXII. A los conflictos intramuros que tienen a la violencia como medio de solución, nuestros estudiantes y graduados lo reemplazaron por los instrumentos que la ley otorga; el Habeas Corpus ocupó el lugar del motín aunque lamentablemente pareciera que muchos representantes del Estado siguen prefiriendo lo contrario, y hoy defenderse con la ley es más peligroso que usar la violencia en las cárceles federales argentinas, traslados compulsivos, perdida de beneficios, ofertas de trabajo en horario de estudio, acusaciones infundadas a docentes y toda clase de artimañas han sido puestas en marcha por la administración penitenciaria para evitar el acceso a las aulas de la universidad en la cárcel.

La reincidencia ocupa un acápite especial en el resultado obtenido, si bien la educación no es medicina contra el delito, no puede soslayarse el efecto integrador de manera pacífica que la distribución del conocimiento tiene en el seno de nuestra comunidad. Así como cerca de uno (1) de cada dos (2) detenidos reincide en el delito (46,5%), en el caso de los que se gradúan en la Universidad de Buenos Aires esta cifra se reduce a apenas el 15 %. Su explicación no está en la labor de la universidad pública en contextos de encierro, más bien se encuentra en la ausencia de políticas inclusivas por parte del Estado antes de la producción del conflicto que es atendido por el sistema penal.

La educación reduce el daño que causa la prisión y beneficia al conjunto de la sociedad, por lo que se torna de imposible explicación con la razón, el por qué de la oposición de otras áreas del Estado que tienen a su cargo el diseño y la implementación de las políticas penitenciarias.

Una nueva forma de relacionarse desde la cárcel nace con los Centros universitarios, por sobre todas las cosas un nuevo compromiso es asumido por la persona privada de libertad; ahora se es también un/a estudiante, y su comunicación con sus nuevas relaciones responden a otros parámetros y a otras expectativas.

Los nuevos códigos y metodología de convivencia hacia adentro de la cárcel sufren mutaciones que no son fácilmente asimiladas por el sistema penal. Quienes pretenden integrarse de manera no conflictiva al medio libre con un título universitario, sufren la discriminación y la falta de oportunidades laborales. El estigma de ser un “ex preso” los sigue acompañando a pesar de ser, ahora también, graduados de la Universidad de Buenos Aires.

Nuestra sociedad debe definir si la pena termina con su cumplimiento o si vamos a condenar a seguir transitando estos templos del terror a aquellos que alguna vez fueron seleccionados por el sistema penal y pagaron sus deudas con el mismo, nuestra sociedad debe definir si la educación es una herramienta de integración y progreso individual y social o es un privilegio para aquellos que tienen los recursos para acceder y mantenerse en el sistema educativo.

Por nuestra parte, docentes, estudiantes y trabajadores de la Universidad pública seguimos impulsando en todo el país la creación de mas espacios como UBA XXII. Lo hacemos convencidos que la educación es un derecho que el Estado tiene la obligación de garantizar, que construye sociedades pacíficas a la vez que genera hombres y mujeres verdaderamente libres.

* ex director del Programa UBA XXII

Sin comentarios

Encuentro Nacional de Escritura en la Cárcel

 

Este jueves y viernes se llevará a cabo el Encuentro Nacional de Escritura en la Cárcelun evento organizado por el Departamento de Letras y el Programa de Extensión en Cárceles (PEC) de la Facultad de Filosofía y Letras, junto con la Biblioteca Nacional ”Mariano Moreno” y la Revista Evaristo Cultural.

La idea es abrir un espacio de reunión y debate sobre la palabra escrita y su vínculo con las lenguas, políticas y acciones que atraviesan el encierro, para darle visibilidad a los materiales producidos intramuros, compartir experiencias de trabajo, generar nuevos proyectos y articulaciones y contribuir a poner en crisis las representaciones habituales de la ley, el delito y la cárcel.

Consultas: pec@filo.uba.ar

Bajo el lema “Del otro lado de la reja“, el evento se realizará este 17 y 18 de septiembre, en la Biblioteca Nacional ”Mariano Moreno” (Agüero 2402) y el Museo del Libro y de la Lengua (Av. Las Heras 2555). Incluirá mesas de trabajo, entrevistas, muestras, lecturas, música y paneles de distintos temas.

El programa completo: 

 

Sin comentarios

Drogas: la búsqueda de un cambio de paradigma

FOTO: CELS

Este lunes y martes se llevó a cabo el seminario “Drogas: de la prohibición a la regulación”, organizado por el Centro de Estudios Legales y Sociales y la Universidad Torcuato Di Tella.

Estos son algunos fragmentos de la apertura del seminario, en donde se planteó la necesidad de un cambio de paradigma en la lucha contra el narcotráfico y se debatió sobre el fracaso de la llamada “guerra contra las drogas” :

 

Horacio Verbitsky, presidente del CELS:

  • “Hablamos de un paradigma fracasado a lo largo de 50 años pero ese fracaso no ha implicado ningún cambio profundo en el discurso estigmatizador, discriminador, primitivista que acompaña a ese paradigma fracasado”.
  • “Cuando se percibe el escaso resultado de las políticas no se pone en revisión el paradigma que las justifica sino que se atribuye a insuficiencias de rigor, de perseverancia o de fuerza insuficiente en su aplicación. Y el fracaso lejos de conducir a la revisión del paradigma, lo fortalece”.
  • En los 80, durante el gobierno de Alfonsín comenzaron las presiones del Comando Sur para que la Argentina se sumara a la denominada guerra contra las drogas: “Nosotros planteamos una inversión de los términos: frente al flagelo de las drogas, el flagelo de la represión, que se realiza con el pretexto del combate a las drogas. Y esto sigue siendo real en este momento en la Argentina. Estamos en un momento electoral y este tema es un arma arrojadiza que cada candidato arroja contra el otro”.
  • “Desde el CELS como organismo de derechos humanos queremos reflexionar y queremos debatir sobre este tema ya que no tenemos dudas de que las consecuencias  de la guerra a las drogas son mucho más nocivas que las drogas. Y planteamos, como es la invitación de este seminario, pasar de la represión a formas de regulación, de control, que es un fenómeno que se está dando en todo el mundo. Porque la militarización y la violencia asociada al narcotráfico no pueden separarse de la prohibición y de la satanización que se hace alrededor del tema”
  • “Estas políticas son responsables del encarcelamiento masivo de personas cuyo nivel de responsabilidad en las cadenas de tráfico es nulo. Ha afectado el desarrollo e impactado violentando las comunidades más vulnerables de nuestras ciudades. Ha propiciado la reaparición de la tortura sistemática o de la desaparición forzada en muchos de nuestros países. Aquí en la Argentina el tema del narcotráfico es uno de los argumentos con los cuales las distintas policías manejan la relación con los jóvenes varones de los barrios pobres. Cuando algún adolescente o algún joven es detenido con un cigarrillo inmediatamente se le plantea la alternativa: o cárcel o trabajás para nosotros”.

Gastón Chillier, director ejecutivo del CELS.

  • “Las consecuencias negativas de la “guerra contra las drogas” se verifican a lo largo del continente americano: vemos la consolidación de mercados ilegales de tráfico de drogas caracterizados por la violencia y la corrupción y las dificultades de los sistemas de justicia de la región para desarrollar una estrategia efectiva contra el crimen organizado. Al mismo tiempo, estás políticas agravan las condiciones de exclusión de cientos de miles de personas.”
  • “Para reflexionar sobre las nuevas respuestas estatales hay que repensar las prioridades y los objetivos de las políticas de drogas, y es imprescindible contar con información y diagnósticos de calidad sobre los aspectos económicos, sociales y de salud asociados a las drogas y también del impacto de las medidas aplicadas en las últimas décadas”.
  • “Desde nuestro punto de vista como organización que trabaja para la vigencia de los derechos humanos, hay medidas concretas y posibles que los Estados deben abordar para cuestionar el modelo prohibicionista y reducir su impacto (muchas de ellas se están llevando adelante en nuestros países vecinos)

FOTO: CELS

 

o   Explorar respuestas no punitivas, entre ellas la regulación de los mercados.

o   Orientar la persecución estatal a las organizaciones criminales y a los grupos que utilizan la violencia.

o   Descriminalizar el consumo y el autocultivo de drogas.

o   Establecer penas y condenas proporcionales y coherentes con los otros delitos

o   Desarrollar alternativas al encarcelamiento para las personas que cometen delitos no violentos asociados al tráfico de drogas.

o   Desarrollar políticas de salud con una perspectiva de derechos humanos destinadas a los usuarios de drogas que las necesitan.

Juan Gabriel Tokatlian,  director del Departamento de Ciencia Política y Estudios Internacionales de la UTDT

  • “Es evidente una disonancia entre las prescripciones existentes y el sentido punitivo del régimen internacional sobre drogas y las prácticas sociales y los intentos de ensayos sobre políticas alternativas por parte de los Estados. Acá hay una gran y profunda disonancia; la brecha ha  crecido de manera ostensible en las últimas tres décadas y por lo tanto hay en este campo una sensación de que estamos a puertas de un viraje paradigmático”.
  • “Hemos avanzado muchísimo en términos de la evidencia del fracaso de la guerra contra las drogas. El informe de Naciones Unidas nos dice que hay en el mundo 246 millones de consumidores de sustancias psicoactivas, pero nos dice por otro lado que en realidad el número de consumidores problemáticos es de 27 millones. Esas personas representan al día de hoy el 0,36% de la población del mundo. No es posible concebir una guerra contra las drogas por un problema real, genuino de salud que aqueja a 27 millones de personas. No podemos entrar en una guerra con base de que hay un núcleo, sí problemático que debiera resolverse con otro tipo de políticas, pero no podemos hacer la guerra en nombre de defender el bienestar y buscar la abstinencia de toda esta gente. Los datos sobre producción de UN, en 2013 Afganistán ocupada tuvo una producción de 5500 toneladas métricas de heroína. En el año 2014 Afganistán ocupada batió su propio récord: 6400 toneladas métricas de heroína. En el informe de lavados de activos la tasa de interceptación de lavado es de apenas el 0,2%. Una guerra por el 0.36% de la población, la cantidad de interceptación de lavado que se hace en el mundo es de 0,2% de todo lo que se lava. Me interesa remarcar que hay que seguir insistiendo el fracaso de la prohibición con los mismos datos que lo prueban”.
  • “La prohibición es un error, un problema, una tragedia que debe ser superada por un paradigma alternativo, humano, sensato, gradual; debemos introducir muy intensamente que la regulación también tiene fundamentos éticos: la autonomía personal, la justicia, el bienestar, la protección del ciudadano”

FOTO: CELS

 

Estos son algunos de los temas que se estuvieron debatiendo en este seminario:

Esto es un informe editado  por el CELS en conjunto con otras 16 organizaciones. (Para verlo online hacé click acá)

 

Y aquí les comparto un artículo que escribí hace un tiempo sobre las llamadas “mulas”, el eslabón más débil -y más perseguido- de la cadena del narcotráfico:

Mujeres, pobres y extranjeras: el perfil de las “mulas” presas en la Argentina

Sin comentarios

Drogas: de la prohibición a la regulación, un seminario organizado por el CELS y la UTDT

Las políticas de prohibición de la producción, el tráfico y el consumo de drogas han impactado en los sistemas de seguridad, de justicia y en las cárceles de América Latina. En las últimas cinco décadas, la insistencia en la “guerra contra las drogas”, y su abordaje militarizado, genera altos niveles de violencia y funciona como justificación de políticas de mano dura. Al mismo tiempo, las organizaciones criminales que dominan el tráfico de sustancias prohibidas no han sido debilitadas y muestran una gran capacidad de penetración en ámbitos clave de las instituciones estatales.

Pese a este panorama, durante años no se analizaron las consecuencias de estas políticas desde el punto de vista de los derechos humanos. Hoy casi un tercio de la población encarcelada lo está por delitos no violentos relacionados con las drogas, la legislación penal produce una asociación directa entre droga y delito que justifica la criminalización de los consumidores, la violencia de este tipo de política se localiza en los barrios pobres y deteriora aún más las condiciones de vida de sus habitantes y no se han implementado estrategias efectivas para el combate de las redes criminales más complejas. En consecuencia, la “guerra contra las drogas” produce impactos mucho más dañinos que el peligro que dice querer prevenir.

Este seminario busca hacer aportes a los debates actuales sobre las políticas de drogas en la región y en la escena global. También, examinar con detalle el impacto en la vigencia de los derechos humanos que tienen las políticas de prohibición vigentes y el rol cuestionador que tienen hoy algunos países de América Latina a partir de las consecuencias en estos territorios de la “guerra contra las drogas”. En el seminario también se analizarán las experiencias alternativas que están desarrollándose en la región: las reformas de las leyes de drogas y sus efectos en los sistemas criminales, la descriminalización del consumo, la regulación de mercados y los novedosos abordajes en el campo de la salud pública.
Lugar: Universidad Torcuato Di Tella, Campus Alcorta, Av. Figueroa Alcorta 7350, CABA.
Confirmar asistencia aseminariopoliticasdedrogas@gmail.com

Programa del seminario:

Sin comentarios

Presentan alternativas para un modelo penitenciario diferente

Hoy a las 14 en el Salón de los Pasos Perdidos de la Cámara de Diputados de la Nación, la Asociación Pensamiento Penal, una ONG argentina dirigida por el juez Mario Juliano e integrada por otros magistrados, fiscales, defensores oficiales, letrados particulares, funcionarios judiciales, profesores universitarios y estudiantes de derecho, presenta una propuesta de ideas fuerza para generar un cambio en el sistema penitenciario del país.

Las bases de la propuesta, aquí:

 

Punta de Rieles, el modelo de cárcel uruguayo que inspiró la propuesta: hacé click acá para leer sobre esta cárcel

FOTO: Maximiliano Amena/LA NACION.
La cárcel uruguaya Punta de Rieles intenta aplicar un modelo penitenciario que replique lo mejor posible la vida en libertad, en la búsqueda de una verdadera resocialización de los detenidos

Sin comentarios

#Niunamenos: los puntos de reunión en todo el país para el 3 de junio

3 de junio desde las 17 en la ciudad de Buenos Aires: frente al Congreso de la Nación, habrá una concentración bajo el lema #Niunamenos para exigir que se terminen los femicidios y la violencia contra la mujer.

Allí se va a reclamar:

  • Que se implemente y monitoree el Plan Nacional de Acción para la Prevención, la Asistencia y la Erradicación de la violencia contra las mujeres, tal como lo establece la Ley 26.485
  • Que se garantice que las víctimas puedan acceder a la Justicia. En cada fiscalía y comisaría debe haber personal capacitado e idóneo para recibir las denuncias. Las causas de los fueros civil y penal deben unificarse. Las víctimas deben tener acceso a patrocinio jurídico gratuito durante todo el proceso judicial
  • Elaborar el Registro Oficial Único de víctimas de la violencia contra las mujeres. Realizar estadísticas oficiales y actualizadas sobre femicidios.
  • Garantizar y profundizar la Educación Sexual Integral en todos los niveles educativos, para formar en la igualdad y para una vida libre de discriminación y de violencia machista. Sensibilizar y capacitar a docentes y directivos.
  • Garantizar la protección de las víctimas de la violencia. Implementar el monitoreo electrónico de los victimarios para asegurar que no violen las restricciones de acercamiento que les impone la Justicia.

La concentración no sólo se realizará en Capital Federal, sino en varios puntos del país. Estos son algunos de los lugares de encuentro para el 3 de junio a las 17 hs:

  • Capital Federal: Frente al Congreso
  • Córdoba capital: Avenida Colón y Cañada
  • Alcorta, Santa Fe: Plazoleta del Centena Río
  • Alta Gracia, Córdoba: Plaza Solares
  • Avellaneda, Santa Fe: Calle 21 y ruta 11
  • Bahía Blanca, Buenos Aires: Plaza Rivadavia
  • San Luis: Plaza Pringles
  • Olavarría: Paseo Jesús Media
  • Resistencia, Chaco: 25 de mayo y 9 de julio
  • Río Cuarto, Córdoba: Plaza Central
  • Reconquista: Ruta 11 y Bv Independencia
  • Tres Arroyos: Plaza San Martín
  • Carmen de Areco, Buenos Aires: Plaza Independencia
  • Chivilcoy, Buenos Aires: Plaza 25 de mayo
  • Rufino: Plaza Sarmiento
  • San Fernando del Valle de Catamarca: Plaza 25 de mayo
  • Puerto Deseado, Santa Cruz: Plaza del Vagón
  • Puerto Iguazú, Misiones: Plaza San Martín
  • Carlos Casares, Buenos Aires: Plaza Evita
  • Viedma: Plaza San Martín
  • Puerto Santa Cruz: Plaza San Martín
  • Cutral-Co: Plaza Reloj
  • Florencio Varela, Buenos Aires: Plaza Municipal
  • Bragado, Buenos Aires: Plaza 25 de mayo
  • Lamarque, Río Negro: Plaza Santa Genoveva
  • San Nicolás: Plaza Mitre
  • Federal, Entre Ríos: Plaza Urquiza
  • Rauch: Monolito
  • Fiske Menuco, Río Negro: Roca y Tucumán
  • Punta Indio: Parque El Tala
  • El Bolsón, Río Negro: Plaza Pagano
  • Calchaquí, Santa Fe: Plaza 25 de mayo
  • Carpintería, San Juan: Plaza Manuel Zalazar
  • San Juan: Garibaldi y San Juan
  • Balcarce, Buenos aires: Plaza Central
  • Quimili, Santiago del Estero: Teatro Municipal
  • Baradero, Buenos Aires: Plaza Mitre
  • Ensenada, Buenos Aires: Plaza Belgrano
  • Sastre, Santa Fe: Plaza Central
  • Río Grande: Plaza Almte Brown
  • Curuzú Cuatiá, Corrientes: Plaza Belgrano
  • Colón, Buenos Aires: Monumento a la mujer
  • Ushuaia, Tierra del Fuego: En la Plaza Cívica
  • Concepción del Uruguay, Entre Ríos: En Plaza Ramírez
  • Corral de Bustos: Plaza 9 de julio
  • Colón, Entre Ríos: En Plaza Washington
  • Pilar, Buenos Aires: Plaza 12 de octubre
  • Capilla del Señor, provincia de Buenos Aires: En Plaza San Martín
  • Tucumán: En Plaza Independencia
  • Caleta Olivia, Santa Cruz: en el centro
  • Cipoletti, Río Negro: Plaza San Martín
  • Santiago del Estero: En Plaza Libertad
  • General Belgrano, Buenos Aires: Plaza 1ero de Agosto
  • Jujuy: Plaza Belgrano, San Salvador de Jujuy
  • Chamical, La Rioja: Plaza San Martín
  • San Salvador, Entre Ríos: Plaza 25 de mayo
  • Junín, Mendoza: Plaza Central
  • Junín de los Andes: Plaza San Martín
  • La Cumbre, Córdoba: Frente a la Secretaría de Turismo
  • Junín, Buenos Aires: Plaza 25 de mayo
  • Chacabuco, Buenos Aires: Plaza San Martín
  • Luján, Buenos Aires: Plaza Colón
  • Cruz del Eje, Córdoba: Plaza Armesto
  • San Pedro, provincia de Buenos Aires: frente a la Municipalidad
  • La Rioja: Plaza 25 de mayo
  • Las Breñas, Chaco: Municipalidad
  • Las Lomitas, Formosa: Plaza San Martín
  • Villa Gesell, Buenos Aires: Plaza 1era Junta
  • General Mosconi, Salta: Plaza Central
  • Puerto Madryn: Plaza San Martín
  • General La madrid, Buenos Aires: Plaza San Martín
  • Formosa. Plaza San Martín
  • Villa Constitución, Santa Fe: Plaza Central
  • Tandil: Plaza Independencia
  • Mendoza: Peatonal y San Martín
  • Paso de los Libres, Corrientes: Plazoleta 12 de septiembre
  • General La Madrid, provincia de Buenos Aires: Plaza San Martín
  • General San Martín, Chaco: Centro empleados de Comercio
  • Zapala, Neuquén: explanada municipal
  • Trelew: Plaza Independencia
  • San Lorenzo, Santa Fe: En la esquina de los bancos
  • Concordia, Entre Ríos: Plaza 25 de mayo
  • Esquel, Chubut: Plaza San Martín
  • Mar de Ajó: Peatonal Irigoyen y Buchardo
  • Gualeguay, Entre Ríos: Plaza Constitución
  • Gualeguaychú, Entre Ríos: Plaza San Martín
  • General Pico, La Pampa: Plaza San Martín
  • Rosario: En el monumento a la Bandera
  • San Guillermo, Santa Fe: Plaza San Martín
  • Coronel Suárez, provincia de Buenos Aires. Plaza San Martín
  • Santo Tomé, Santa Fe: Plaza Libertad
  • San Martín, provincia de Buenos Aires: Plaza Libertador General San Martín
  • Orán, Salta: Plazoleta de los jóvenes
  • Sunchales: Plaza Libertad
  • Venado Tuerto: Plaza San Martín
  • Roque Saénz Peña, Chaco: Fuente de Roque Sáenz Peña
  • Escobar, provincia de Buenos Aires: Plaza San Martín
  • Comodoro Rivadavia: Plaza Scalabrini Ortiz
  • Esquina, Corrientes: Plaza 9 de julio
  • El Chaltén, Santa Cruz: Mástil mayor
  • El Calafate, Santa Cruz: Plaza Perito Moreno
  • Corrientes: Plaza Vera
  • Paraná: Plaza Alvear
  • Lobos: Plaza 1810
  • Pergamino: Plaza Merced
  • Chascomús: En el Reloj
  • Los Toldos: Plaza de la Memoria
  • La Paz, Entre Ríos: Plaza 25 de mayo
  • Médanos, Buenos Aires: Centro Cívico
  • Perico, Jujuy: Plaza Central
  • La Plata: Plaza Moreno
  • Marcos Juárez, Córdoba: Plaza Central
  • Las Heras, Santa Cruz: Perito Moreno y Simón Bolívar
  • Henderson, Buenos Aires: Plaza J M Estrada
  • Chilecito, La Rioja: Plaza Principal
  • San Rafael, Mendoza: Plaza San Martín
  • Oberá, Misiones: Plaza San Martín
  • Posadas, Misiones: Plaza 9 de julio
  • Nogoyá: Plaza San Martín
  • Ingeniero Maschwitz, Buenos Aires: Plaza Emilio Mitre
  • Rafaela, Santa Fe: Plaza 25 de mayo
  • Carlos Paz, Córdoba: Plaza del avión
  • San Martín de los Andes: Rotonda YPF
  • Mar del Plata: Frente a la Catedral
  • Salta: Plaza 9 de julio
  • Santa Fe: Plaza 25 de mayo
  • Santa Rosa, La Pampa: Plaza San Martín
  • Neuquén: Monumento a San Martín
  • Bariloche: En el Centro Cívico
  • San Martín, Chaco: Plaza Central

En Uruguay: Se realizará en la Plaza Independencia, en Montevideo

En Chile: Será a las 13 horas, en Teatinos y Alameda, en Santiago.

 #Niunamenos en Facebook: hacé click acá

 

Sin comentarios

Ángeles Rawson: comenzó el juicio

Ayer comenzó el juicio por el crimen de Ángeles Rawson, la adolescente de 16 años que fue asesinada en junio de 2013. Les comparto una cronología de los hechos.

Sobre este tipo de crímenes, junto con Javier Sinay, María Helena Ripetta, Cecilicia Di Lodovico, Claudio Marazzita, y Federico Fahsbender publicamos hace un año el libro Ángeles: mujeres jóvenes víctimas de la violencia (Editorial Del Empedrado). Allí Fahsbender cuenta detalles del caso de la joven Rawson, muy interesante para ponerse al día con la información ahora que comenzó el debate oral que tiene como único acusado al portero Jorge Mangeri.

Si quieren saber más sobre este libro, pueden hacer click acá y de paso leer un fragmento del capítulo sobre Ángeles.

 

Sin comentarios

Un escenario distinto: la experiencia de un músico que compartió su arte con presos

Por Pedro Cesar Meza (músico)

Mi nombre es Pedro,  toco la guitarra y canto desde los 19 años,  soy un embajador más, como tantos otros, de los estudiantes correntinos que se vienen a Buenos Aires, en la búsqueda de nuevas historias y horizontes cercanos en el plano personal, laboral y social. La música no es mi actividad principal, pero si un modo de comunicación esencial para mi vida, ya que me hace feliz y me acerca a muchas lindas historias.

Desde el primer momento en que se acerca una oportunidad para descubrir un nuevo escenario, me provoca intriga, cargada de incentivos y curiosidad, el hecho de poder desarrollar arte a través de la música.

Esta vez me encontré con un escenario distinto, con un público que no es aquel con el que habitualmente me encuentro. Me invitaron a participar de un programa cultural, el que busca introducir libertades, a través del arte, a personas privadas de su libertad física. Presos en poblaciones con pequeños espacios compartidos, donde impera la regla de la autoridad y donde la convivencia es un horizonte conflictivo en muchos casos y en otros, una cuestión de vida o muerte.

El programa es de Lito Cruz y María Dutil, quienes llevan su arte a las cárceles para que los presos, a través del teatro, puedan adquirir valores y ensayar libertades por medio de la expresión.

Nos dirigimos una mañana a la cárcel de máxima seguridad de Ezeiza, junto a Ariel Caputo, quien comparte un dúo de música popular conmigo; sentí temor por verme próximo a explorar un lugar desconocido. Pero a la vez, eran muy fuertes las ganas que tenía de vivir esa experiencia.

Arrancamos desde el Servicio Penitenciario ubicado en el barrio de Once. Bajando por la autopista Richieri empezamos a visualizar a lo lejos los altos alambrados con torres de avistaje y una entrada, cuál aduana. Ya estábamos ahí, en aquella cárcel con tonalidades grisáceas.

Estábamos próximo a entrar, hacía un calor que rajaba la tierra, eran las 11 de la mañana, y el escáner de entrada hacía lo suyo, mientras pasábamos los instrumentos y todo aquello con lo que contábamos para armar el pequeño show. No nos dejaron entrar nada que te permita documentar en imágenes lo que haces, sin un permiso previo,  como cámaras, celulares, etc.

El aire era distinto, las puertas eran muchas, hasta llegar al interior del complejo,  donde empezamos a caminar hacia el pabellón II, por calles internas.

En el pabellón II están los presos que ingresaron por primera vez al penal. Aquellos que no tienen ningún tipo de antecedente. Nos esperó un guardia cárcel y nos llevó al interior. Fin de las contemplaciones: era hora de empezar a vivir la experiencia.

El lugar cuenta con juegos para los niños que visitan a sus padres, una cancha de fútbol, un parque donde sentir el viento y el sol al aire libre,  un gimnasio, comedor diario donde recibir a las visitas, lugares de cultos religiosos, aulas donde se dan clases de nivel primario  y secundario. Nos ubicamos en un gimnasio, lugar donde ordenamos las sillas en media luna y nos apostamos en el medio para desplegar nuestro pequeño espectáculo. Estos son lugares comunes de esparcimiento, con estricta vigilancia.

Cuentan, también, con una gran cocina, donde los cocineros son los propios presos. Se fundó hace varios años un club de fútbol bendecido y visitado en otro momento por el, entonces, cardenal Bergoglio, hoy  Papa Francisco. Hablamos con los fundadores de este club de internos, quienes asumieron con mucho orgullo esa responsabilidad. Es un logro poder mantenerlo a través del tiempo en un lugar atípico. Pudimos ver presos a quienes conocíamos, ya que sus historias trascendieron,  por volverse públicas y mediáticas.

Pensé, en un primer momento, qué cosas cantar y qué temas hablar. Pero como toda vez que uno pisa un escenario, la experiencia se repitió al momento de la primer canción: uno es la música, y canta, y expresa, da lo mejor de sí, para que el oyente pueda sentir esa conexión. Se vive a pleno el momento. Teníamos un público de 45 internos, aproximadamente, al principio no se expresaban, pero aplaudían al final de cada canción, y el silencio era aquel que buscamos todos los que desarrollamos una expresión artística ante un público. Obviamente, me puse a contar la historia de cada canción, sus autores,  y en ese momento sí buscaba la interacción. Por lo general, los autores y la popularidad de sus canciones hicieron más fácil el momento, por ejemplo cuando nombré a León Gieco, los de imaguaré de Corrientes con letras del Padre Zini, Cura cantor, quién es conocido por muchos en esta ciudad por su obra con Mamerto Menapace y Luis Landricina, los Carabajal, etc. A partir de estos próceres de la música,  se generó una comunión de entendimiento. Todos coincidíamos en que las canciones románticas siempre nos llevan al recuerdo de algún amor, correspondido o no. Es una formidable sensación. Pero no todo era música, también nos acompañaba una pareja de baile, que encontró otros caminos de comunicación, haciéndolos partícipes del espectáculo, invitándolos a bailar. La experiencia de una hora de música, baile y  charla, se transformó en un excelente momento. Un momento que nos hizo olvidar todo aquello que se interponga entre el arte y nosotros.

Al finalizar la actuación, pude ver la emoción de muchos, hombres duros, con lágrimas en los ojos, en una cárcel, no es una experiencia de todos los días. Cada uno se levantó a darnos un abrazo, y a agradecer el buen momento vivido. Señal de que, lo que antes me hizo dudar, ya valía la pena.

Al finalizar la actuación en el pabellón II, tomamos nuestras cosas para ir hacía el pabellón IV, un lugar de reincidentes, internos que algún día consiguieron su libertad y la volvieron a perder a raíz de otro delito.

Mientras caminábamos hacia la salida de la población pensaba: ‘Un paso dado, aún nos queda tal vez otro más difícil’. La experiencia no dejaba de ser buena, pero el momento, tampoco dejaba de ser extraño y difícil. No debía imaginarme qué delito cometió cada uno, o la inseguridad del afuera, etc. Podría limitarme y no daría lo mejor de mí.

Este fue el pabellón donde el teatro fue el gran protagonista, con actuaciones de presos, los dueños del proyecto, Dutil- Cruz, aplausos y más aplausos, afectos y más afectos.

La gente del proyecto da lo mejor de sí, creen en lo cambios que pueden realizar. Me quedé con algo que mencionó María: “Nosotros pensamos  que las presos deben cumplir sus condenas como consecuencia de los delitos realizados y el dolor causado. No buscamos perdonar, simplemente buscamos enseñarles otras herramientas para el mundo de la comunicación, de la sociedad, otros modos, otros caminos. No olvidemos que todos, algún día, cumplirán sus condenas y deberán salir al mundo a reencontrarse con la interacción social. Pero sin herramientas nuevas, sin educación, sin afectos, volverán a lo mismo”. Sabio pensamiento para entender por qué el desafío que afronté era digno de hacerlo. Un granito de arena en el desierto, fue tal vez, pero el aporte fue realizado. Un gran desierto está conformado de infinidad de granitos de arena.

Al momento de volvernos sentí la libertad como nunca. Somos dueños de las acciones que realizamos, y en muchos casos nos agobia el mundo sin darnos cuenta que es nuestro en todas sus dimensiones.

Somos artífices de nuestro destino, soñar nos hace libre, ser correctos y respetar la integridad de los demás nos vuelve insuperables. Sólo depende de nosotros. La inmortalidad lograremos compartiendo lo que somos para que nos recuerden con el corazón contento.

 

Sin comentarios

La Chicago argentina: un festival de literatura policial en Rosario

Del 2 al 4 de octubre se llevará a cabo el festival de literatura policial La Chicago argentina: Rosario, crimen y cultura.

El evento reunirá a escritores, periodistas, historiadores, criminólogos, investigadores sociales y a muchos otros personajes relacionados al mundo de la administración de la ley y el estudio del delito.

El festival tendrá lugar en el Espacio Cultural Universitario de la Universidad Nacional de Rosario, en San Martín 750, Rosario, Santa Fe.

El encuentro se propone difundir la literatura del género negro y reflexionar sobre cuestiones de cultura criminal y sobre fenómenos sociales de actualidad, a través de la literatura, el cine y otras formas artísticas, de mesas de debate, paneles y encuentros con públicos escolares.

Para conocer a los invitados que estarán en los diferentes paneles, podés entrar a la página de Facebook de La Chicago argentina haciendo click acá.

A continuación, el programa del evento:

Sin comentarios