“El cannabis medicinal es una causa noble que tarde o temprano va a triunfar”

 

El aceite de cannabis es utilizado fundamentalmente para tratar a niños con epilepsia, y ha demostrado tener efectos muy positivos

En el último año, las noticias sobre el uso medicinal del cannabis han inundado los medios de comunicación y su regulación se extiende en diferentes países. Varios proyectos de ley se presentaron en el Congreso Nacional y la comunidad médica empieza a prestarle atención al tema. No obstante, derribar los prejuicios y los obstáculos legales requiere de un tiempo del que no disponen pacientes y familiares. Especialistas, familiares y pacientes que usan cannabis analizaron qué perspectivas se avizoran en el corto y mediano plazo. 

“El cannabis medicinal es una causa noble que tarde o temprano va a triunfar”, expresó el Intendente de General La Madrid, Provincia de Buenos Aires  Martín Randazzo, y contó la experiencia de su municipio y su iniciativa por el cultivo de cannabis para uso medicinal. “Hoy en muchas casas, en muchas familias, en muchas cenas se discute el tema”, comentó. “Nosotros en la campaña electoral planteamos que íbamos a luchar para que La Madrid sea el primer pueblo que plantara cannabis medicinal”. También se encargó de responder a las críticas recibidas tras reunirse con la Dip. Nac. Diana Conti por ser de diferente color político; “si estamos donde esta el dolor, donde esta el paciente, no importa con quien nos tengamos que reunir”.   

Valeria Salech, representante de Mamá Cultiva, expresó con mucha emotividad que “teníamos chicos convulsionando y desconectados y ahora hemos cambiado nuestra vida radicalmente, de hecho yo estoy acá gracias a esta planta maravillosa”.

“Hoy nosotras somos cultivadoras, suponemos que ahora nos viene la persecución que sufrieron los cultivadores que nos ayudaron y nos enseñaron lo que sabemos”.

“Gracias al cannabis yo le pude ir quitando drogas, si la sociedad pudiera entender que mi hijo fue drogadicto hasta que conoció el cannabis, ya estaríamos cambiando el paradigma”.

La paciente de Esclerosis Múltiple y usuaria de cannabis medicinal Fernanda Alvez Macrini, dio testimonio de que logró “reemplazar 8 pastillas diarias de fuertes drogas por un porro” y consideró que “tratarse con marihuana es una fitoterapia”.

“Cuando te diagnostican de una enfermedad tan grande como la esclerosis múltiple te dan drogas como caramelos. Yo tenia clozidol para suicidarme en masa con todo mis amigos”.

“Hay que blanquear el uso del cannabis, medicinal o no. Es hora de que el Estado se una a protegernos, que dejemos de relacionar el termino narcotráfico cuando hablamos de marihuana”.   

Ana María García Nicora, Fundadora de Cannabis Medicinal de Argentina (CAMEDA) cerró la mesa señalando que el cannabis “hoy es un tema controversial para aquellos que así deciden llamarlo, pero es una mirada prejuiciosa y que parte de la desinformación” y llamó a mirar hacia afuera: “el mundo avanza con diferentes leyes y regulaciones”. Por otro lado, reclamó “avanzar en investigación y ensayos clínicos” y por último reflexionó: “el crimen es permanecer indiferentes”. 

Organizada por Intercambios Asociación Civil desde el año 2003, la Conferencia sobre Políticas de Drogas pretende ser una plataforma para la discusión y la elaboración de propuestas superadoras. La intención es propiciar un debate social informado con miras a impulsar políticas no punitivas, basadas científicamente, que respondan de manera eficaz a los diversos problemas asociados con las drogas. Es un espacio en el cual se genera un verdadero intercambio a nivel nacional entre académicos y decisores políticos a fin de mantener actualizado el mapa sobre el consumo de drogas, problemas asociados, políticas e intervenciones.

Fuente: Intercambios A.C

Sin comentarios

“Acompañe. No castigue”, una campaña para promover mejores políticas de drogas

Este 26 de junio, más de 160 ciudades de todo el mundo realizarán diversas actividades en el marco de la campaña global #SupportDontPunish, que por 4° año consecutivo será un llamamiento a que los países adopten políticas de drogas que prioricen la salud pública y los derechos humanos. Intercambios AC es el organizador local y realizará diversas intervenciones fotográficas con la participación de jóvenes voluntarios y difusión de la campaña en redes sociales. La acción comenzó el pasado jueves en la 14° Conferencia Nacional sobre Políticas de Drogas, realizada en el salón auditorio de la Cámara de Diputados de la Nación. Allí se presentó un creativo video que muestra cómo se ha roto el consenso en Naciones Unidas respecto a mantener el actual enfoque punitivo y prohibicionista.
El 26 de junio se conmemora el “Día Internacional de las Naciones Unidas Contra el Abuso y el Tráfico Ilícito de Drogas”, en el cual muchos gobiernos celebran sus contribuciones a la “guerra contra las drogas”. La campaña busca resignificar el mensaje, promover el acceso a intervenciones de reducción de daños y eliminar la criminalización de las personas que consumen drogas.
Ese día también es el “Día Internacional de las Naciones Unidas en Apoyo de las Víctimas de Tortura”, una irónica coincidencia, dada la difusión de la tortura y abusos perpetrados en nombre de la guerra contra las drogas.
En la apertura de la #14ConfeNacDrogas, la presidenta de Intercambios AC, Graciela Touzé señaló que “Acompañe no castigue es reiterar el reclamo para que se despenalice la tenencia de estupefacientes y el autocultivo, para que se avance en la regulación del cannabis medicinal y se implementen políticas orientadas a reducir la violencia, para que se revise la proporcionalidad en las penas por delitos vinculados con drogas, para que se incorpore una perspectiva de género que considere que las mujeres -especialmente las más pobres y jefas de hogar- son las más vulnerables y afectadas por la persecución penal en este campo, y también para que se cuestione el uso de este tema para estigmatizar y excluir a adolescentes y jóvenes de los sectores populares“.

 

También expresó en este significativo día la necesidad de “un firme compromiso con el enfoque de reducción de daños que se efectivice en las políticas públicas mediante un respaldo explícito y con asignaciones presupuestarias que superen la actual situación de desfinanciamiento de este tipo de iniciativas“.

Fuente: Prensa Intercambios A.C

Sin comentarios

Las cárceles, en números: América Latina vs. USA

El siguiente es un fragmento de un trabajo realizado por Laura Jaitman, coordina el área de investigación en Seguridad Ciudadana y Justicia del BID.

El efecto disuasivo de la cárcel: qué dicen los números de Estados Unidos y América Latina

Recientemente la Casa Blanca publicó un reporte sobre el sistema judicial en los Estados Unidos. El estudio muestra que la tasa de encarcelamiento es la más alta del mundo, el encarcelamiento es costoso y tampoco es costo-efectivo para combatir el crimen en comparación con otras políticas.

Veamos qué dicen los números. En Estados Unidos el encarcelamiento ha aumentado 19% entre 1995 y 2012, pasando de 595 a 709 reclusos por 100,000 habitantes. En el mismo período el crimen se ha reducido notablemente, tanto los delitos contra la propiedad como contra las personas. La tasa de homicidios bajó de 8 por 100,000 habitantes a 5 por 100,000 habitantes.

En América Latina, por su parte, la población privada de libertad ha aumentado en forma exponencial en las últimas décadas. Entre 1995 y 2012, la tasa de reclusos por 100,000 habitantes creció de 101.2 a 218.5, representando un incremento del 116%. Sin embargo, el crimen aumentó más aún en ese período, con tasas de homicidios regionales que se duplicaron de 13 a 26 homicidios por 100,000 habitantes.

Entonces, uno se pregunta ¿Cuál es la relación entre encarcelamiento y crimen?

Muy pocos estudios ofrecen una explicación de los movimientos generales en las tasas de delincuencia nacionales (y regionales) y sus determinantes a lo largo  del tiempo. Como comentamos en este post, en estos estudios la distribución de la edad de la población, el número de policías, la severidad de las sanciones y ciertas políticas puntuales respecto de actividades ilegales generalmente se mencionan como factores muy importantes. En EE. UU. tres de los estudios más destacados en la literatura sobre los factores determinantes del crimen destacan que el encarcelamiento tuvo un rol importante en esta tendencia, pero no puede explicar el gran descenso en el crimen (Levitt (2004)Zimring (2006)Baumer (2009)).

Siguiendo la teoría económica del crimen, como vimos en este post, los potenciales criminales comparan los costos y beneficios esperados de realizar acciones criminales y los comparan con actividades legales. El encarcelamiento actúa por dos caminos concretos en la ecuación: puede disuadir el crimen haciéndolo menos atractivo por las sanciones más duras, y puede reducir el crimen a través del efecto “incapacitación” ya que (en teoría) durante la condena los criminales están en aislamiento y fuera del mercado laboral ilegal.

A su vez, el canal de disuasión puede funcionar por dos vías. Por un lado, existe la disuasión por la amenaza del potencial encarcelamiento: en una sociedad en donde las penas son más altas y la probabilidad de ir a la prisión es mayor, los potenciales criminales pueden verse disuadidos de cometer delitos por miedo a estas penas. Estudios que analizan cambios en la probabilidad marginal de ir a la cárcel o de sentencias más duras en Estados Unidos revelan un bajo efecto del encarcelamiento en la reducción del crimen agregado. Algunos estudios fuera de Estados Unidos encuentran efectos mayores (ver por ejemplo mi estudio sobre GB o Nagin (2013)). No hay consenso sobre la magnitud del efecto ni literatura para la región, pero la evidencia internacional parece indicar que lo que afecta la disuasión son aumentos en la probabilidad de aprehensión y condena posterior más que el aumento en la severidad de sentencias largas. Además cuando hay mucha población encarcelada, el efecto marginal de disuasión de más encarcelamiento es menor, lo que es consistente con la situación de Estados Unidos.

Por otro lado también existe la disuasión por la experiencia individual de encarcelamiento: aquellas personas que ya cometieron delitos y estuvieron en la cárcel, van a internalizar esta posibilidad de encarcelamiento la próxima vez que consideren delinquir. Sin embargo, hay poca evidencia a favor de la reducción en la reincidencia por el encarcelamiento, y existe evidencia que las estadías en la cárcel pueden tener efectos criminológicos que intensifican el involucramiento en actividades delictivas de los ex convictos y también reduce sus oportunidades de empleo posteriores (ver por ejemplo Cullen et al. (2011)).

Finalmente, el efecto principal que se espera del encarcelamiento es la incapacitación. Adentro de la cárcel los criminales no pueden cometer otros delitos y por lo tanto debería reducirse el crimen afuera de la cárcel. Esto depende también de la seguridad dentro de la cárcel y de qué ofensores y por cuánto tiempo están en la cárcel.

Hay muchas lecciones para América Latina de estos estudios. En primer lugar, los efectos múltiples y a veces contradictorios del encarcelamiento son complejos y requieren de estudios rigurosos que en la región escasean. La disuasión del crimen a través del aumento de la probabilidad de aprehensión recae muy fuerte en la policía y en su articulación con la justicia. En América Latina la baja resolución de casos (menos de la mitad que en el mundo desarrollado) y la impunidad hacen que por más que la población privada de libertad aumente, esta amenaza de encarcelamiento a veces no se percibe como probable. La literatura muestra que el aumento de la severidad de las penas que ya son largas no tiene un efecto en la reducción del crimen, con lo cual sería mejor invertir en la prevención del delito tanto con disuasión policial como mediante la mejora de las posibilidades en el mercado laboral legal.

La situación del sistema penitenciario en la región, por otro lado también requiere un riguroso análisis y revisión. Encontramos ciertos factores que favorecen a los efectos criminógenos de la cárcel: altas tasas de hacinamiento (la ocupación en promedio casi duplica la disponiblidad de plazas), carencias en los servicios de rehabilitación y reinserción de los privados de libertad, deficiencia en la infraestructura carcelaria para poder analizar el riesgo de los privados de libertad y darles espacios y tratamientos diferenciados, altas tasas de presos sin condena (que llegan a 80% en algunos países), entre otros. El efecto de la incapacitación también se relativiza si hay altos niveles de violencia dentro de la cárcel y hasta la cárcel es un sitio propicio para delinquir (según datos de NGOs y la prensa local en algunos países el 70% de las extorsiones provienen de la cárcel).

Para leer el post completo, hacé click acá o visitá el Blog Sin Miedos del BID. 

Sin comentarios

Las causas judiciales en las que está involucrado Pérez Corradi

Estas son las principales instancias de los procesos judiciales en los que estuvo involucrado el prófugo Ibar Esteban Pérez Corradi, acusado de haber sido el autor intelectual del triple crimen de General Rodríguez cometido en agosto de 2008:

  • -Octubre de 2008, lo detuvieron en el barrio porteño de Palermo por pedido de la Agencia Antidrogas de los Estados Unidos (DEA) que lo acusó de haber enviado a ese país unas 1.500 pastillas de oxicodona. Luego se inició el juicio de extradición a cargo de la jueza federal de San Isidro, Sandra Arroyo Salgado.
  • -Julio de 2010, la magistrada denegó la excarcelación del acusado, por lo que la defensa apeló dicho fallo ante la Cámara Nacional de Casación Penal basándose en el tiempo transcurrido en prisión preventiva sin que se resuelva su situación.
  • -Septiembre de 2010: La sala II de dicha Cámara también rechazó la excarcelación al sostener que cuando se trata de un pedido de extradición “no está en cuestión la determinación de la culpabilidad o inocencia del requerido y que, por ende, las argumentaciones sobre el principio de inocencia no proporcionan ningún criterio decisivo o dirimente” en los plazos de la prisión preventiva.
  • -Noviembre de 2010: El juez federal Norberto Oyarbide lo acusó de lavado de dinero en la causa por la “mafia de los medicamentos” para una asociación ilícita que había cometido fraudes mediante provisión de remedios falsos y adulteración de troqueles para cobrar del Estado reintegros indebidos, y cuyo liderazgo le atribuyeron al secretario general del gremio La Bancaria, Juan José Zanola.
  • -Diciembre de 2010: El juez Oyarbide lo procesó por “lavado de dinero agravado por habitualidad” pero no dictó su prisión preventiva porque, como el imputado ya está detenido por un pedido de extradición de la Justicia de los Estados Unidos, “no podría entorpecer la investigación”.
  • -Diciembre de 2010: La Corte Suprema de Justicia de la Nación confirmó la decisión de la jueza Arroyo Salgado de extraditarlo a los EE.UU.
  • -Diciembre de 2011: La Sala II de la Cámara Nacional en lo Criminal y Federal revocó su prisión preventiva por considerar que no existían “riesgos procesales” y dispuso que la jueza Arroyo Salgado resolviera las medidas “para garantizar la comparecencia del imputado y los fines del proceso”.
  • -Marzo de 2012: El fiscal de Mercedes Juan Bidone ordenó su captura por los homicidios de Sebastián Forza, Damián Ferrón y Leopoldo Bina, pero cuando las fuerzas de seguridad fueron a buscarlo a su domicilio de San Isidro no lo localizaron y desde entonces se desconoce su paradero.
  • -Diciembre de 2012: El Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 2 condenó a prisión perpetua a los hermanos Cristian y Martín Lanatta y Víctor y Marcelo Schillaci como coautores del triple crimen y consideró a Pérez Corradi autor intelectual.
  • -Diciembre de 2013: La sala III del Tribunal de Casación bonaerense no sólo avaló las penas sino que también instó a la Justicia de Garantías de Mercedes que reitere la orden de captura nacional e internacional del prófugo.
  • -Enero 2016: Sus abogados Carlos Broitman y Juan José Ribelli recordaron que fue sobreseído en una causa por amenazas y coacciones en la que lo había denunciado Forza a principios de 2008.

 Fuente: Télam 

Más información, hacé click acá: Quién es y dónde buscan a Pérez Corradi, el primer prófugo del Triple Crimen

Cronología del Triple Crimen de General Rodríguez:

?

Sin comentarios

Mendoza: el panorama carcelario que llevó a la Corte a hacer lugar a un Habeas Corpus en favor de los detenidos

Por Mario Juliano*

La situación carcelaria de Mendoza es alarmante. Consignaremos algunos datos[1] que nos permiten sostener esta afirmación con holgura.

  • La provincia cuenta con unas 4.018 personas privadas de la libertad, que sobre una población de 1.885.000 mendocinos arroja una tasa de encarcelamiento de 213,15 presos cada 100.000 habitantes, guarismo que se encuentra por encima de la tasa media del país, que es de 152,33/100.000, solo superada por la provincia de Buenos Aires, con 218,5/100.000. Dicho con otras palabras, Mendoza es el segundo Estado encarcelador de la República Argentina.
  • De los 4.018 presos el 88% (3.522) corresponden al sistema provincial, mientras que el 12% restante se encuentran bajo la órbita federal.
  • De los 3.522 presos provinciales, el 41% (1.437) se encuentran detenidos por orden de los fiscales o bajo el régimen de la prisión preventiva (resuelta por un juez), mientras que el 59% restante se encuentra con sentencia firme (el 20% de los condenados lo es por hurto, robo simple y otros delitos menores).
  • 874 personas privadas de la libertad se encuentran en esa condición por la decisión unilateral del fiscal (el encargado de investigar su causa y acusarlo), sin control judicial de ninguna índole.
  • Pese a la norma legal que establece que la persona detenida por orden del fiscal debe ser puesta a disposición del juez de garantías dentro de los 10 días (artículo 348 del código procesal), el promedio de las detenciones en esas condiciones es de 4 meses, llegando en algunos casos a los 8 meses.
  • En 2015 se produjo la muerte de 15 personas privadas de la libertad, 7 de las cuales estaba detenida sin condena.

El encarcelamiento sin control y la ausencia de alternativas a la prisión (prisiones domiciliarias, monitoreo electrónico) produce sobrepoblación y hacinamiento: Boulogne Sur Mer tiene espacio para 700 reclusos, pero aloja a 961 personas, Almafuerte tiene capacidad para 700 internos y alberga a 1.200, San Rafael, con camas para 318 individuos contiene a 376, San Felipe, con capacidad para 960 presos aloja a 1.289.

De un rápido relevamiento de las cuatro principales unidades penitenciarias de Mendoza surgiría que 1.148 internos dormirían en el piso.

La enumeración precedente no es más que un rápido catálogo de las principales irregularidades que se verifican en las cárceles de Mendoza, pero no las únicas, por cierto, y tampoco son novedosas. Recordemos que la provincia cuyana tiene el dudoso mérito de haber sido el primer Estado argentino que ingresó al sistema interamericano de protección de los derechos humanos con el caso conocido como “Penitenciarías de Mendoza”, que ameritó la adopción de una serie de medidas cautelares que han sido renovadas, donde se exhortó al Estado argentino a garantizar la vida e integridad de las personas detenidas en esa jurisdicción, entre otras cosas.

A raíz de la grave situación descripta, el Comité Provincial para la Prevención de la Tortura dedujo un hábeas corpus a favor de las personas privadas de la libertad en el servicio penitenciario de Mendoza.

La acción fue acogida favorablemente y en forma unánime por los integrantes de la Sala Segunda de la Suprema Corte de Justicia de Mendoza, que en resumidas cuentas resolvió lo que sigue:

  • Ordenar a los jueces y fiscales que en un plazo de 60 días regularicen la situación de las personas detenidas por orden del fiscal y que no cuentan con control jurisdiccional.
  • Disponer que los jueces de garantías controlen las detenciones dispuestas por los fiscales en el plazo de 24 horas de ocurrida.
  • Aplicar medidas alternativas a la prisión preventiva o, en su caso, la prisión preventiva bajo la modalidad del arresto domiciliario.
  • Disponer la creación de secretarías vespertinas para los juzgados de ejecución penal.
  • Relevar los casos de las personas que se encontrarían en condiciones a la libertad total o parcial, en caso de estar condenadas.
  • Formalizar una Mesa de Diálogo entre diversos actores penitenciarios para abordar el tratamiento de la problemática carcelaria.

La resolución de la Corte mendocina se hace cargo del problema penitenciario en la medida de sus incumbencias y lejos se encuentra de disponer la liberación indiscriminada de personas privadas de la libertad, según han dejado trascender en forma irresponsable ciertos círculos oficiales, que se muestran insensibles a la crisis descripta. Muy por el contrario, de las declaraciones en cuestión se revela una inocultable intención de poder tener personas privadas de la libertad en condiciones irregulares y en forma indefinida para ofrendar al dios de la seguridad. Lo que no parece ser una buena idea para la pregonada seguridad jurídica y el estado democrático de derecho.

Independientemente de los aspectos anecdóticos (y las declaraciones de los funcionarios lo son), la situación penitenciaria mendocina muestra la obscena cara de un sistema costoso e ineficiente, incapaz de cumplir el mandato constitucional de resocializar a las personas que coloca bajo su custodia. Insistir con fórmulas de este tipo tiene un final preanunciado.

*Juez del Tribunal en lo Criminal 1 de Necochea y presidente de la Asociación Pensamiento Penal

[1] Son datos oficiales, proporcionados por el Estado mendocino.

Sin comentarios

Mendoza: Habeas Corpus y fallo de la Suprema Corte sobre presos preventivos

Un fallo de la Suprema Corte de Justicia de Mendoza hizo lugar a un Hábeas Corpus colectivo que permitiría la liberación de más de 800 personas presas, procesadas sin sentencia.

Acá, el Habeas Corpus

Acá, el fallo de la Corte

Sin comentarios

Economía del Crimen Aplicada: el caso de Montevideo

El siguiente es un fragmento de un artículo realizado por Sebastián Galiani y Laura Jaitman, publicado en el blog Foco Económico

Economía del Crimen Aplicada: el caso de Montevideo

Tiempo atrás iniciamos una serie de notas sobre inseguridad, visto y considerando que es la mayor preocupación de la población en América Latina. Iniciamos esta serie con una introducción a la economía del crimen. Esta teoría resulta un marco conceptual amplio y flexible para entender ciertas políticas y sus efectos esperados. Siguiendo ese marco conceptual enmarcamos la discusión sobre mano dura y mano blanda, concluyendo que lo necesario para combatir el crimen es una cartera eficiente de políticas que combinen estrategias de prevención con intervenciones de control y disuasión. Hoy la idea es presentar la reforma policial que transita la Jefatura de Policía de Montevideo (Uruguay) bajo la lupa de este marco conceptual, para comprender sus fundamentos y racionalidad.

Marco teórico estilizado

El análisis económico del crimen supone que los criminales son racionales en el sentido de que ellos miden los costos y beneficios de sus acciones, y que el crimen puede ser disuadido mediante políticas que reducen los beneficios del crimen vis-a-vis los de las actividades legales. Es decir, el crimen puede disuadirse si aumenta la rentabilidad de actividades legales o si aumenta el costo esperado de las acciones ilegales haciendo el crimen menos atractivo (si se manipulan las probabilidades de arresto y condena).

De la teoría a la práctica: el caso de Montevideo

La inseguridad es el resultado de múltiples fenómenos y actores. Abordar la inseguridad es una terea compleja y como el marco conceptual lo muestra, necesitan considerarse tanto los incentivos de los agentes para realizar acciones legales como ilegales. En este post nos enfocamos sólo en una dimensión: las acciones que puede realizar un gobierno para incrementar el costo esperado de delinquir. Aquí es donde tiene mayor influencia la policía y la justicia. Hoy nos enfocaremos en la policía. Claramente la policía tiene un rol muy importante, ya que con su accionar puede afectar la certeza y la celeridad de las penas asociadas al crimen, y por lo tanto aumentar el costo esperado de delinquir. La Jefatura de Policía de Montevideo ha encarado una profunda reforma integral desde 2013. Queremos aquí destacar algunos de sus elementos salientes en este marco y contrastarlos con la literatura sobre buenas prácticas internaciones.

-Policía mejor equipada

Un elemento crítico en una reforma policial es el personal que la llevará a cabo. En este sentido en los últimos años han habido mejoras sustanciales en las condiciones de empleo del personal de policía, tanto en términos de equipamiento como de retribución monetaria. Desde 2011 los aumentos salariales han sido de entre 3% y 10% anuales, y han alcanzado a todos los grados, desde los inferiores y en menor medida los superiores. Además se puso en marcha un proceso de profesionalización de la policía con capacitación en técnicas de frontera (como POP-problem oriented policing-, justicia restaurativa, policía comunitaria, con el apoyo del BID) y la actualización de la currícula de la Escuela de Policía.

Para modernizar la policía y proveer los incentivos adecuados, desde el año próximo va a regir la Nueva Ley Orgánica Policial según el cual los ascensos se regirán por mérito y selección, y no será ya la antigüedad el factor determinante, consistente con las buenas prácticas en manejo de personal (Mas, 2006, Akerlof y Yellen, 1990). El objetivo de estas reformas es cambiar la policía de forma de aumentar la probabilidad de disuasión y aprehensión, incrementando la certeza y la celeridad de la pena esperada.

Celeridad

La atención a las emergencias es un factor clave para disuadir el delito y para construir la confianza de la población en la policía. En este sentido, se ha mejorado la tecnología y el sistema de recepción de llamadas y se ha aumentado la dotación de móviles en las calles para atender emergencias. A partir de un análisis de trazabilidad que realizamos, hemos observado que para atender a emergencias se pasó de entre 25 móviles por turno en 2012 (hay tres turnos por día), hasta 75-100 móviles en la actualidad. Esto redujo el tiempo de respuesta de más de 30’ a unos 10’ en promedio, con tiempos de menos de 5´ para el caso de llamadas de prioridad I (riesgo de vida). Además se creó una central especial para atender la Ciudad Vieja, reduciéndose significativamente los delitos de esta zona que tenía una alta concentración de delitos contra la propiedad.

Para leer el artículo completo, hacé click acá 

 

 

 

Sin comentarios

Disponen arresto domiciliario para 76 embarazadas y madres alojadas en la cárcel de Los Hornos

Unas 76 mujeres embarazadas y madres detenidas en la cárcel de Los Hornos podrán acceder al arresto domiciliario. La decisión la tomó el titular del Juzgado de Ejecución Nº1 de San Isidro, Gabriel David, luego de visitar la cárcel y tras tomar conocimiento de la denuncia pública de Mario Coriolano, defensor bonaerense ante la Casación Penal, quien definió como “condiciones de horror” la situación de las internas y los niños en ese lugar.

“Una vez verificado el domicilio en cada caso, la medida deberá cumplimentarse en el término de 24 horas con comunicación al magistrado a disposición de quien se encuentre cada interna”, ordena el habeas corpus correctivo emitido por el juez David.
La Comisión Provincial de la Memoria (CPM) de la provincia de Buenos Aires confirmó  a través de Andar, la agencia de noticias del organismo, que 19 mujeres ya obtuvieron el cambio de sus condiciones de arresto.

De acuerdo al informe de la CPM, en la unidad penitenciaria hay 54 mujeres encerradas con sus hijas e hijos y 22 detenidas están embarazadas.

Por ahora sólo 19 mujeres cambiaron su lugar de encierro y fueron trasladadas para cumplir con el arresto domiciliario, porque “en los otros casos, los jueces no accedieron al pedido de David que se adecua al Código Penal argentino que es muy claro: las embarazadas y las madres con hijos menores de cuatro años deben cumplir arresto domiciliario”, explicó Coriolano a Télam.

A pesar de esto “hay magistrados que se niegan a cumplir con la norma, por eso mañana nos reunimos con los 12 abogados del equipo para evaluar cómo seguimos con las causas de las otras internas”.

Deficiente atención de salud, regímenes de vida vejatorios, focos infecciosos, presencia de alimañas y mala alimentación, son algunas de las anomalías detalladas por el juez en su decisión.

“El lugar, donde viven bebés y niños con sus madres detenidas está lleno de ratas. Pusieron veneno y dos chiquitos lo ingirieron. Es un horror ese lugar”, detalló el defensor.

El magistrado describió en su fallo que las celdas donde conviven las detenidas con sus hijos tienen una cama y una cuna, ubicadas al lado de un inodoro donde “independientemente del grado de higiene, constituye un foco infeccioso y permite el ingreso de roedores que son una plaga en la unidad”.

En cuanto a la atención de la salud, el servicio de pediatría con el que cuenta la cárcel “se brinda en un espacio reducido, si iluminación ni ventilación natural ni eléctrica. Las madres detenidas, si bien subrayan la buena atención de los pediatras, denuncian escasez de recursos, de medicamentos y que frecuentemente se encuentran vencidos”, indicó, y afirmó que se “presentaron numerosas quejas respecto de la atención sanitaria de las mujeres y las embarazadas”.

Ante esta situación, para David el arresto domiciliario “es la medida que resulta más adecuada a las situaciones descriptas, de modo tal que permite salvaguardar los derechos de aquellas personas cuyas madres se encuentran encarceladas, en aras al interés superior del niño, y al mismo tiempo garantizar mediante una medida de coerción menos lesiva, el interés persecutorio o bien punitivo, según sea el caso, del Estado”.

Según datos de la Secretaría de Derechos Humanos de la presidencia del Tribunal Provincial de Casación Penal, el total de detenidas en la Unidad 33 es de 246 mujeres, entre las cuales sólo 81 están penadas y las 164 restantes se encuentran procesadas, y un 66% aún no tiene condena.

Del total de la población de ese penal, el fallo abarca un 30% de las reclusas, es decir a 76 mujeres.

También hay madres con sus hijos en las unidades 50 de Batán y 4 de Bahía Blanca, pero no quedarían comprendidas por este dictamen.

La CPM resaltó que “es una situación de violencia de género que se ejerce también a través de las políticas penitenciarias en las que se reflejan, al igual que en el conjunto social, las relaciones de poder sexo-género que afectan de forma particular los derechos de las mujeres y sus posibilidades de ejercerlos”.

Fuente: Télam

Sin comentarios

El Estado bonaerense deberá indemnizar a familiares de los presos muertos en el motín de Magdalena


El Estado bonaerense fue condenado a indemnizar a familiares e hijos de los presos que en octubre de 2005 murieron durante un motín e incendio en el penal de Magdalena.
Según informó Télam, así lo ordena un fallo del juez en lo contencioso administrativo de La Plata, Luis Federico Arias, tras un reclamo presentado por las familias de 9 de los 33 presos muertos en el motín del 15 de octubre de 2005.

En el fallo condenatorio, según cita Télam, Arias recuerda que el gobierno bonaerense está sujeto al artículo 18 de la Constitución Nacional, que dispone que las cárceles son “para seguridad y no para castigo de los reos detenidos en ellas”.
Además, hace mención a la Convención Americana sobre Derechos Humanos que prescribe en su artículo 5, inciso 2, que toda persona privada de libertad será tratada con el respeto debido a la dignidad inherente al ser humano y, en igual sentido, al artículo 10 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y el artículo 25 de la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre.
Arias destaca en el fallo que los guardias “no obstante la situación de peligro concreto que corría la vida de los internos y la obligación legalmente impuesta a los agentes penitenciarios de salvaguardar su integridad física, no abrieron la puerta delantera del pabellón 16, a fin de permitir el escape de las personas que se hallaban en el interior y que se habían replegado hacia dicha zona”.
Afirma que, esta actitud, “privó a los presos del auxilio que era necesario para sobrevivir, falleciendo por intoxicación por ácido cianhídrico y monóxido de carbono -en la mayoría de los casos-; y los restantes por depleción de oxígeno y stress por calor”.
Fundando su fallo en la protección que debió brindar el Estado a los presos, se ordenó a éste que indemnice con montos que van desde los 115 mil pesos a 240 mil, a los padres, parejas e hijos de 9 de los presos muertos en ese incendio.

El motín

La tragedia se desató durante la noche del 15 de octubre de 2005. Dos internos comenzaron una discusión en el pabellón 16 de la Unidad Nº 28, en Magdalena. Según denunciaron detenidos y familiares, el personal penitenciario intervino para reprimir la situación, tras lo cual se desató un incendio que se propagó rápidamente. Algunos de los detenidos lograron salir, pero otros quedaron encerrados en el pabellón, inhalando los gases tóxicos que generó la combustión de los colchones de poliuretano y que resultó la principal causa de las muertes.

En total murieron 33 de las 58 personas que se encontraban alojadas en el módulo, que era un pabellón de autodisciplina donde había presos considerados de buena conducta. 

La mayoría de los que murieron tenían menos de 26 años y estaban imputados por delitos contra la propiedad. Sólo dos de ellos tenían condena firme. Los demás estaban procesados.

Para más información sobre el motín de Magdalena, hacé click acá:  A 10 años del incendio en el penal de Magdalena: “El dolor de una madre nunca se va, pero la Justicia debe evitar que haya más muertes”

 

Sin comentarios