Polémica privatización de cárceles en Brasil

www.cnj.jus.br

Brasil está entre los países con mayor población carcelaria del mundo (548.000 presos se amontonan en 340.000 plazas). Muchas de sus prisiones están colapsadas. La situación condujo a algunos Estados a buscar la solución en el traspaso de los penales a manos privadas.

Según informa un artículo publicado en el diario El País, el próximo que entrará en la lista de Estados con cárceles particulares será São Paulo. En ese contexto, se están  buscando tres terrenos en el interior del Estado para que se construyan las prisiones particulares para acoger 10.500 presos en los regímenes cerrado y semi-abierto.

“Pero la entrega del servicio de guardia y custodia de detenidos es polémica en Brasil y ya fue cuestionada varias veces”, indica el diario español.

Los números que implica el modelo privatizador de las cárceles (datos de El País): Un preso cuesta cerca de 1.300 reales mensuales (unos 550 dólares) a los cofres públicos. En los contratos ya firmados (como en Minas Gerais) o en los que aún están por firmar (por ejemplo, en São Paulo) el valor estimado que debe entregarse a la empresa que va a gestionar el sistema es de 2.700 reales mensuales por detenido (1.133 dólares). Es decir, en un presidio con 10.500 detenidos, el Estado va a entregar a una única empresa (o consorcio) cerca de 28,3 millones de reales por mes (casi 12 millones de dólares).

Quienes cuestionan la privatización, ponen énfasis sobre todo en el hecho de que el preso pase a ser tratado como mercancía. También entra en juego otro tema: los derechos humanos de los detenidos. Porque, si el Estado se desentiende de los detenidos ¿quién responderá y cómo se canalizará y se hará un monitoreo sobre el trato digno a los presos?

Para enterarte un poco más sobre la privatización de cárceles en Brasil, hace click acá y leé el artículo original del diario El País: El capitalismo llega a las cárceles brasileñas. 

Sin comentarios

Violencia de género: en Inglaterra, las mujeres podrán conocer el historial de sus parejas

Las mujeres en Inglaterra y Gales podrán conocer a partir de 2014 el historial de violencia doméstica de sus parejas. Esto es así porque se ampliará la prueba piloto puesta en marcha el año pasado como consecuencia del asesinato de Clare Wood, una mujer de 36 años. Conocida como la “ley Clare”, la iniciativa se aplicó en septiembre de 2012 en las zonas inglesas del llamado Gran Manchester, Wiltshire y Nottingham, y en el condado galés de Gwent, según indica el sitio 20minutos.  En marzo del año que viene, se extenderá a Inglaterra y Gales.

Clare Wood, una mujer de 36 años, fue estrangulada y quemada en 2009 por su ex novio George Appleton en su casa de Manchester, al norte de Inglaterra. El hombre tenía antecedentes de violencia doméstica, pero la víctima no lo sabía. Clare conoció a Appleton a través de Facebook, sin saber que este hombre había acosado en varias ocasiones a sus parejas  e incluso secuestró a una de ellas a punta de cuchillo.

Según la BBC, en los meses previos al asesinato, la mujer había presentado varios reclamos a la policía, denunciando que su ex pareja la acosaba y amenazaba con violarla y matarla.

Wood había instalado un botón anti pánico. Appleton fue arrestado unos días antes del crimen por romper la puerta del frente de la casa de Wood, aunque luego fue liberado.

“Mi hija no tuvo la protección que necesitaba”, lamentó Michael Brown, padre de la víctima.

La nueva normativa establece que cualquier ciudadana británica puede pedir a la policía el historial sobre violencia doméstica de una nueva pareja.

En declaraciones a los medios locales la ministra británica de Interior, Theresa May, dijo que “la ley de Clare facilita a la gente la información que necesita para escapar de una situación de abuso antes de que termine en tragedia”.
El año pasado 88 mujeres perdieron la vida en el Reino Unido por incidentes de violencia doméstica.

Sin comentarios

La lectura, un bálsamo para la situación de encierro

Buceando un poco la red encontré esta nota de Lina Vargas publicada en la Revista Arcadia (Colombia) que habla sobre las bibliotecas penitenciarias. ¿Qué leen los presos? ¿Cómo ayuda la lectura en situaciones de encierro? Un artículo interesante que aquí les comparto:

Bibliotecas penitenciarias

Por: Lina Vargas. Bogotá.

Tenía una hora para hacer las entrevistas. Una hora no es nada, así que más me valía apresurarme. La primera mujer con la que hablé fue Jenny Paola Moreno. Tiene veinticuatro años y llegó a la cárcel hace dieciocho meses. Estudiaba tercer semestre de una licenciatura en Pedagogía Infantil cuando fue detenida. Me dijo que lee un libro cada veinte días, pero que es un mal promedio porque hay reclusas que se demoran apenas tres. Se excusó en que lee de noche, en una celda que comparte con otras veintidós personas, donde nunca hay silencio, y me mostró un cuaderno cuadriculado en el que copia fragmentos de los libros que le gustan. También allí ha pegado cartas escritas en cartulina roja recortada en forma de corazón y fotografías de un hombre joven. Me dijo que como no hay televisión ni grabadoras en la cárcel, leer es una forma de mantener la mente ocupada y liberar la imaginación. Casi todos los libros que ha leído este año son de superación personal, aunque en su lista también están García Márquez, Soto Aparicio y biografías sobre Pablo Escobar. A veces envía cartas a sus compañeras de reclusión con mensajes extraídos de Las siete leyes espirituales del éxito de Deepak Chopra. Me dijo que es una pacifista.

Estábamos en la biblioteca de la cárcel para mujeres El Buen Pastor de Bogotá. Es un espacio pequeño con una puerta de metal verde que da a una cancha de baloncesto y a la parte posterior de un edificio con ventanas pequeñas y enrejadas cuyos marcos sirven para secar la ropa de las reclusas.

Con quince mil títulos –para una población de dos mil reclusas– catalogados y divididos en literatura universal, hispanoamericana, cuento, biografía, ensayo, historia, política y jurisprudencia, no es exagerado decir que la de El Buen Pastor es una biblioteca más completa que la de muchos colegios públicos y privados de Bogotá. Hay una colección de ganadores del Premio Nobel y varias enciclopedias –muy útiles en una cárcel, donde el acceso a internet es restringido–. Están El ruido y la furia de Faulkner, Madame Bovaryde Flaubert y ¿Por quién doblan las campanas? de Hemingway. Libros de James Ellroy, E.L. Doctorow, Paul Bowles, Jean Echenoz, Virginia Woolf y Juan Carlos Onetti, una buena parte de la magnífica colección juvenil de Alfaguara, cuyos primeros títulos están fuera de circulación, y varios en inglés y en francés para las cerca de cuarenta reclusas extranjeras. Se dice que hace unos años hubo uno en japonés para una mujer japonesa condenada por narcotráfico.

*

Había conocido la biblioteca de El Buen Pastor una semana atrás, el pasado 26 de septiembre, durante el lanzamiento del libro Fugas de tinta 5, una recopilación de crónicas, cuentos y relatos escritos por internos de dieciséis cárceles de Colombia donde funciona el programa Libertad Bajo Palabra, que hace parte de la Red de Escritura Creativa del Ministerio de Cultura. Entonces la cárcel celebraba la Fiesta de Las Mercedes y era la víspera de su reinado de belleza. El corredor que conduce a la biblioteca estaba lleno de mujeres con vestidos de lentejuelas y pestañas postizas que participarían en las comparsas organizadas en cada uno de los nueve patios.

Ese día hablé con la dragoneante Rosalba Arias, coordinadora de la biblioteca, que hace veintidós años trabaja con el Inpec. Las dragoneantes usan un uniforme camuflado de color azul y botas negras y la mayoría adorna su pelo con hebillas plateadas y tiene las uñas largas y decoradas con miniaturas de fantasía. La dragoneante Arias me dijo que en promedio quinientas reclusas sacan un libro al mes y que los géneros que más les interesan son novela policíaca, narcotráfico, poesía y superación personal. “Los únicos temas que no tenemos son brujería y magia negra –dijo– y los de sexualidad y manualidades no son para préstamo externo”. Es ella quien se encarga de hacer las llamadas y escribir los correos necesarios para conseguir los libros. La biblioteca se nutre con donaciones privadas, aunque en los últimos meses ha recibido libros de la Librería Nacional, la Biblioteca Virgilio Barco y la Universidad de Los Andes.

En teoría, el Inpec es la entidad encargada de la dotación de libros y mobiliario para las cárceles colombianas. Desde el 2010, la Red Nacional de Bibliotecas Públicas asesora al Inpec con una lista básica de títulos que debe tener una biblioteca carcelaria –Ulises de Joyce, Los soldados de Salamina de Cercas y las Tragedias de Esquilo están allí–, y en lo referente a infraestructura y capacitación de bibliotecarios. La Oficina del Libro del Ministerio de Cultura, por su parte, dona un porcentaje de los libros que publica. Pero la responsabilidad es del Inpec, tanto que en su plan de compras de este año aparece una casilla destinada a la dotación de bibliotecas por trescientos millones de pesos. El Inpec trabaja en un modelo educativo que incluye validación del ciclo escolar, educación superior y proyectos productivos. A la fecha, el modelo ha llegado a ochenta y nueve cárceles a las que ha dotado con material bibliográfico comprado en su mayoría a las editoriales Plaza y Janés y Panamericana. El Buen Pastor ha recibido ese material pero no libros para su biblioteca.

Sin comentarios

Para matar, las mujeres son más creativas que los hombres

Tendrán instinto maternal, se podrá hablar de la intuición femenina, y es cierto que no es común que sean las protagonistas de un crimen, pero a la hora de matar, no hay que subestimar a las mujeres.

Según cuenta la psiquiatra forense Sigrun Rossmanith al Spiegel Online, las mujeres son más creativas que los hombres para cometer un asesinato. A continuación, una traducción de la entrevista que el Spiegel le hizo a Rossmanith, con interesantes datos sobre el vínculo de las mujeres con el mundo del crimen.

Spiegel Online (SO): Rossmanith, en su libro [ ¿Las mujeres son el mejor asesino? Casos espectaculares de un psiquiatra judicial] usted plantea la cuestión de si las mujeres son mejores asesinas que los hombres. ¿Esto es así?

Rossmanith (R): Ciertamente son más creativas que los hombres. Más inventivas. Tomá como ejemplo en caso de venganza que describo en el libro: una esposa infiel de Asia besa apasionadamente a su compañero, y al hacerlo desliza una cápsula de cianuro a su bica, que él se ve forzado a tragar. Ella combina el acto del amor con el del asesinato. ¿Acaso a un hombre se le ocurriría tal idea?

S O: Es difícil de saber. ¿Acaso las mujeres son más creativas con los homicidios porque no tienen la fuerza física para ejercer una violencia más dura?

R: Naturalmente, deben compensar su falta de fuerza física. A menudo dejan a sus víctimas indefensas antes de poder llevar a cabo el acto. Un arma incidentalmente muy usada es el cuchillo, algo distintivo en Europa, a diferencia de los Estados Unidos, donde las armas de fuego son más predominantes. Naturalmente uno debe decir que las mujeres raramente se convierten en asesinas. Los hombres cometen homicidios con una frecuencia algo así como 10 veces mayor que las mujeres.

S O: ¿Es cierto que cuando las mujeres matan, sus víctimas generalmente son amigos o parientes?

R: Eso es cierto. Generalmente todo tiene que ver con las Relaciones. Las mujeres raramente matan a extraños. La mayoría de los conflictos surgen entre sus cuatro paredes, y pueden scalar. Generalmente pasa que las víctimas, en un intercambio de roles, se convierten en victimarios.

S O: ¿Se refiere a las mujeres que asesinan a golpes de sartén a sus esposos abusivos mientras estos duermen?

R: Exactamente. Algunas de ellas han sufrido años de martirio. En algún momento simplemente cargan toda su furia y tensión acumulada.  A veces es desatada por un incidente banal. La mayoría de las mujeres que cometen un homicidio, lo hacen por primera vez.

En Argentina, un caso emblemático de mujer asesina fue Yiya Murano, conocida como “la envenenadora de Monserrat”

S O:  En su introducción usted escribió: “Nadie es immune a cometer una locira, incluso yo”. ¿Por qué cree esto?

R: Yo creo que cada persona tiene un cierto umbral. Cuando se sobrepasa ese límite, pueden pasar cosas que uno nunca se hubiera imaginado.

S O: Usted le llama a eso “el rincón oscuro del alma” y “el lado oscuro de la mujer”. ¿Se refiere al  mal?

R: Bueno, el mal se alimenta de eso.  Esta sombra es la parte sin amor, el lado negativo de la personalidad de una persona, con características que no son socialmente aceptables.

S O: Pero estas sombras no son solo parte de las mujeres. También existen en los hombres.

R: Por supuesto! Pero uno ya asume que el hombre tiene el potencial de ser violento, brutal y egocéntrico. No tienen que ocultar esa parte. Pero las mujeres tienen que actuar como si esa parte de ellas no existiera. El problema específico de las mujeres es cómo lidiar con el lado oscuro. Si es siempre suprimido y nunca se da a conocer, puede que uno termine sobrepasado por esa fuerza oscura en momentos drásticos.

S O: ¿Alguna vez detectaste tu propio potencial de convertirte en asesina?

R: En mi juventud atravesé por una relación madre/hija difícil. Podría haberme convertido en culpable de actos de violencia mucho más serios. Yo describo un caso así en mi libro: una hija crece junto a una madre demasiado sobreprotectora. Ella usa una fuerza brutal para imponer su voluntad. Lo macabro es que cada año, la chica es obligada de comparar una nueva barra en el mercado, con la que es golpeada durante todo el año. Ella considera este abuso demasiado humillante.

S O: ¿Y ella eventualmente vuelve esta violencia contra su madre?

R: Cuando la chica llega a la adolescencia, ya no está preparada para tolerar las golpizas. Agarra el cuello de su madre y lo aprieta sin dejarla ir hasta que la victim se pone azul y cae al piso. Esta es una situación clásica en la que la relación víctima victimario se da vuelta.

S O: Esos incidentes en una familia son particularmente impactantes. En el comienzo de su libro, usted cuenta de una madre que tira a sus dos pequeños hijos desde el cuarto piso del edificio.

R: Eso fue una “Guerra de los Roses”, una pelea sobre la custodia de los chicos. Esta mujer no quería ser separada de sus hijos bajo ninguna circunstancia. Ella siguió el lema de “todo o nada”. Prefería que sus hijos estén muertos antes que cederle la custodia a su esposo. Era impensable para ella.

S O: Al final, usted tuvo que explicarle a la mujer lo que había hecho, porque ella se había olvidado. ¿Estos blancos mentales son un fenómeno femenino?

R: No diría eso. Yo creo que es algo humano. Porque ese acto nunca se reconcilia con nuestra consciencia, y porque tenemos que vivir con eso. Decir “No era yo, no es posible que yo haya hecho eso” es lo que más escucho de los asesinos. Uno lidia con eso tratando de enajenarse, por decirlo de alguna manera. Como si una especie de extraterrestre que tenemos adentro haya cometido el crimen.

S O: En public se habla muy poco de mujeres asesinas. Usted escribe que la razón de esto es el feminismo. ¿Podría un autor masculino permitirse decir eso?

R: Yo creo que me puedo permitir escribir eso sólo porque soy mujer. Pero, usted sabe, yo soy fanática del feminismo: ha logrado mucho. Sólo me perturba que las mujeres siempre son representadas como más amables y menos propensas a la violencia. En mi experiencia simplemente ese no es el caso. En mi vida, he presenciado muchas veces lo increíblemente duras que pueden ser las mujeres. Lo intrigantes que pueden ser entre ellas. Personalmente me da más miedo la venganza de las mujeres que de los hombres.

Para ver la entrevista en su versión original, hacé click acá

Sin comentarios

Acá piden más cárceles, en Holanda las cierran por falta de presos

Les comparto este interesante post del Blog de Oaxaca de algo que sucedió este año en Holanda, algo tan difícil de imaginar en la Argentina: en lugar de construir más cárceles, allá las están cerrando.

HOLANDA CIERRA CÁRCELES POR FALTA DE PRESOS

En Holanda están por cerrar ocho cárceles debido a la falta de prisioneros que tienen en ese país, ya que al legalizar algunas drogas, los crímenes bajaron.

Esa información es para sorprenderse, entre las ocho cárceles la sumatoria de presos es de tan sólo 14 mil. Actualmente existen 12 mil presos en este país, que en los noventas tenía sobrecupo. Una de las razones de la disminución en el índice criminal parece tener que ver con la legalización de algunas drogas (acompañado seguramente de una política educativa con respecto a sus usos y efectos).

El ministro de justicia Nebahat Albayrak anunció que las prisiones se cerraran y se perderán 1200 trabajos, aunque se está considerando utilizar las prisiones para alojar a prisioneros belgas.

En Estados Unidos, el país que tiene mayor promedio de encarcelamiento y un total de más de 2.3 millones de presos, una de las objeciones que se hace se ante la legalización de la marihuana es que generaría mayor crimen y mayor consumo, algo que los casos de Portugal y Holanda desmienten.

Holanda tiene una población de 16.6 millones y solo 12 mil prisioneros, California, por ejemplo, tiene una población de 36.7 millones y una población de prisioneros de 171 mil, muchos de ellos precisamente en la cárcel por fumar o vender marihuana. Pero tal vez algunas personas prefieren llenar las cárceles de jóvenes que tenerlos en las calles.

Para ver la publicación original, hacé click acá.

Sin comentarios

¿Cómo imaginan Internet los presos que nunca tuvieron acceso a la Red?

BuzzFeed, un sitio web norteamericano, publicó una curiosa nota sobre cómo imaginan Internet los presos que nunca lo conocieron.

A continuación, el artículo traducido al español:

Es ilegal en los Estados Unidos que los presos federales usen Internet. La mayoría de los que están cumpliendo una condena larga, nunca estuvieron online. Algunos internos se las arreglaron para entrar a Internet a través de teléfonos celulares ilegalmente ingresados a prisión. Pero la mayoría nunca probó un Smartphone, ni las aplicaciones, ni los servicios de mensajería instantánea, ni Facebook, ni Twitter.

La sola idea de que existan aplicaciones que puedan decirte dónde estás o recordarte información suena para ellos como ciencia ficción. Escuchan sobre esto a través de amigos, la televisión o las revistas, pero es difícil para ellos entender lo que son y cómo han cambiado el mundo.

Los defensores [de que los presos no accedan a Internet] dicen que es por una cuestión de seguridad; los que se oponen [a la restricción], dicen que es un gran obstáculo para su reinserción cuando son liberados.

Algunos presos federales fueron autorizados a tener un acceso limitado y monitoreado sólo a correo electrónico que contenga texto con gente de una lista de contacto que necesita ser aprobada por las autoridades. Pero la mayoría de los presos no tienen ni eso.

¿Cómo es ser un adulto en 2013 que no tiene idea de lo que es Internet?

Justine Sharrock, del sitio BuzzFeed, le preguntó a algunos presos de la cárcel de San Quentin, en California, cómo se imaginaban Internet.

Uno de ellos le contestó: “Son como páginas que conectan a otras páginas de manera interminable. Sé que en Facebook podés encontrar a alguien si tienen su información del colegio secundario o algo, y hacer click, pero no tiene mucho sentido. He visto aplicaciones en el Show de Ellen DeGeneres. Es un botón que te lleva a algún lado, como una página de Internet, pero de una manera más rápida”.

Este preso ha visto páginas impresas de Facebook, ya que un amigo que está afuera le creó un perfil para que sus amigos del colegio puedan mandarle mensajes. A veces los recibe a través del correo común. 

Algunos presos de San Quentin participaron del programa “Last Mile” sobre Internet. A través de libros, presentaciones y hojas impresas, adquirieron conocimiento teórico de la Web, pero no práctico. Como aún no han estado nunca online, este conocimiento básico les hace más fácil articular cuáles han sido hasta ahora las primeras impresiones que tienen sobre Internet. 

Estas son algunas de las cosas que le dijeron al redactor del artículo: 

“Nunca vi personalmente Internet. Fui encerrado en 1997. Los CDs eran una gran novedad. Sabía que a Internet le decían la autopista de la información por algún motivo, pero no tenía ni idea de cuan conectada estaba la sociedad  a través de la Red. No entendía cuán grande y nuevo era. Era un nombre global que cambió el mundo. Podía imaginarme la información provista por Internet en cuanto a la investigación, y es así como existía en mi mente, sólo como una herramienta. Si me preguntabas qué era un URL, sólo me hubiera quedado mirándote. Me imaginé que una aplicación era un botón que apretabas en tu teléfono, pero no tenía una conceptualización real de lo que podías hacer”. 

Tommy Winfrey, 35, cumple una condena de 25 años a perpetua; ingresó a prisión en 1997 

“He visto publicidades de Internet y de las aplicaciones en televisión, pero nunca le presté mucha atención a su uso. No lo consideraba importante. Estaba a ciegas en cuenta a su propósito. Pensé que sólo eran sitios en los que la gente podía socializar y pasar su tiempo de ocio”

—Jorge Heredia, 37; entró a prisión en 1998 

“Me imaginaba la web como un espacio infinito lleno de información sobre todo lo que hay bajo el sol. Me resultaba confuso cómo podías pasar de un pedazo de información a otro y no tenía idea los términos que se usaban para describirla. Los aspectos técnicos sobre la Rad me hacen generar dudas. Me doy cuenta de que todo se está volviendo más rápido y móvil, así que cada tanto me pregunto quién está haciendo todo esto y en dónde se está llevando a cabo”.

—Chrisfino Kenyatta Leal, 44; entró a prisión en 1994

Para leer el texto original, podés hacer click acá

 

Sin comentarios

Diego Maradona a Fernando Carrera: “Fuerza, Fernando”

“A Fernando le diría que tenga fuerza, en este momento tan difícil. Y se lo repetiría, una y mil veces: ¡Fuerza, fuerza y fuerza!”, dice el Diego, según cuenta un artículo publicado en La Garganta Poderosa.

Con respecto a por qué decidió involucrarse en esta causa, Maradona dijo: “Ustedes lo saben bien: en los momentos importantes y en las situaciones en las que realmente me necesiten, yo siempre voy a estar”.

Según cuenta La Poderosa, Diego quería conocer personalmente a Fernando, pero el encuentro no pudo realizarse porque Fernando está dentro de un programa de protección al testigo del Ministerio de Justicia porque a principio de este año recibió amenazas en su casa. Tuvo que mudarse con su familia a otro lugar y bajo protección.

La Garganta Poderosa es una revista cooperativa de cultura villera escrita, fotografiada, ilustrada y dirigida por vecinos de distintos barrios marginados del país.

El apoyo de Diego Maradona a Fernando Carrera se publica en el trigésimo primer número de La Garganta Poderosa que ya está en las calles, y que llega a todos los kioscos del país. Además, podés escuchar el grito de La Garganta en Twitter y también en Facebook.

 

 

Sin comentarios

Tenían pedido de captura, pero fueron a votar

Foto: Ezequiel Munoz

Uno de los datos curiosos de estas elecciones: 85 personas que tenían pedido de captura, por estar acusados de diversos delitos en provincia de Buenos Aires, fueron a votar y quedaron detenidos.

El Ministerio de Seguridad bonaerense indicó que de ese total, 28 corresponden a acusados de homicidio, 21 a buscados por robo calificado, 12 por abuso sexual, 5 por comercialización de estupefacientes, y el resto por otros delitos.

 

Sin comentarios

El cerebro de un asesino serial

@Gauyo compartió conmigo esta interesante infografía de Daily Infographic que intenta explicar algunas cuestiones de cómo se cree que funciona el cerebro de un asesino serial.La infografía está encabezada por los siguientes párrafos que traduzco aquí:

Andrei Chikatilo, asesino serial ruso

Todos los días hay reportes en los noticieros de horrible homicidios  que a la mayoría de nosotros nos provoca encogernos de horro. Estamos fascinados pero a la vez lo repelemos. Parece que los asesinos seriales comparten la misma fascinación, pero sin la repulsión. De acuerdo a la infografía de hoy, puede que estén simplemente conectados de esa manera. Un cromosoma anormal es todo lo que hace falta para distinguir a un asesino serial de una persona común. Ellos encuentran algún tipo de alivio en matara, en lugar de remordimiento.

Los sociópatas son asesinos particularmente interesantes. No tienen ninguna consideración por los demás ni ningún sentimiento de empatía hacia la gente, sin embargo, pueden resultar engañosamente encantadores, seductores y carismáticos.

Y de acuerdo con la infografía, muchos asesinos seriales fueron abusados de chicos. Ellos también sienten que nunca desarrollaron un sentido de apego y pertenecía al mundo, lo que trae a colación el tema de la naturaleza vs la crianza. Estas personas pueden tener una disposición genética de nacimiento para convertirse eventualmente en asesinos, pero cuando esto se junto con abuso desde la infancia, el abuso puede convertirse en el punto de inflexión que los hace matar. Si no hubieran sido abusados ¿podría este cromosoma anormal y sus características asociadas haberse manifestado de una manera diferente?

Aquí, la infografía que intenta mostrar de qué se compone el cerebro de un asesino serial

Sin comentarios

Película recomendada: César debe morir

Para este fin de semana, les recomiendo la película César debe morir. En este film, los hermanos y directores italianos Paolo y Vittorio Taviani readaptan un clásico de Shakespeare, actuado por presos de un penal de máxima seguridad de Roma.

A continuación, pueden leer una crítica publicada en el diario El País:

Los Taviani ‘encarcelan’ a César

Bruto, a los pies del cadáver de César, declama en dialecto napolitano: “Yo lo amaba, pero era un tirano, tenía que matarlo”. En los ojos del actor Salvatore Striano, expresidiario, no solo se refleja el texto de William Shakespeare, es la mirada de un hombre que ha enfrentado la muerte en primera persona, que sabe cómo de complicado es quitar las manchas de sangre. La película César debe morir, de los hermanos y directores italianos Paolo y Vittorio Taviani, reinterpreta el texto clásico entre las paredes de la cárcel Rebibbia de Roma, con la ayuda de los presos que han aprendido a sobrellevar el encierro a través de las clases de teatro. “A lo largo de la historia ha habido grandes Julio César, como el propio Marlon Brando, estos reclusos han sido capaces de arrojar sobre el texto una luz diferente con la ayuda de su verdad, su experiencia vital”, explica Paolo Taviani, en el Instituto Italiano de Madrid.

Ganadora del último Oso de Oro en el festival de cine de Berlín, la libre interpretación de Julio César de los Taviani surge de la casualidad. Los directores asistieron a una representación de una serie de Cantos del Infierno de Dante en este penal romano y terminaron cautivados por las dotes interpretativas de algunos de los más peligrosos criminales del país. Del flechazo surgió la propuesta de cambiar a Dante por Shakespeare y el dramaturgo Fabio Cavalli, responsable del taller de teatro de Rebibbia, comenzó la búsqueda entre los habitantes del ala de máxima seguridad del complejo.  “Decidimos recordar al espectador desde el principio de la película ante qué tipo de actores se encontraba”, relata el cineasta. “Son presos reales, con delitos de sangre, personas que han pertenecido a la Camorra”.

Para leer la crítica completa hacé click acá.

 

Sin comentarios