Una jueza adaptó el lenguaje de una sentencia para una mujer con habilidades restringidas

La jueza titular del Juzgado de Familia N° 5 de Viedma, Carolina Scoccia, dictó hoy un fallo adaptado, con explicación sencilla, para facilitar la interpretación de una mujer con habilidades restringidas, que requería de la asistencia de su hermana para el ejercicio de ciertos derechos.

El pedido fue realizado por la Defensora Oficial, María Dolores Crespo, basado en los Fundamentos de la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, las Reglas de Brasilia sobre Acceso a la Justicia de las Personas en Condición de Vulnerabilidad.

Crespo pidió que se adaptara la sentencia “a un lenguaje simple y directo” para que su defendida “pudiera comprender no sólo los alcances de la restricción que se le imponía sino también la función y las obligaciones que desempeñará su hermana”.

“Es un deber de los organismos jurisdiccionales implementar estos formatos de lectura fácil dirigido a las personas sin tecnicismos ni conceptos abstractos, generalmente mediante el uso de ejemplos, con un lenguaje cotidiano y personificado, a través de los cuales las personas toman un cabal conocimiento de la orden judicial al comprender lo allí resuelto, que afecta su esfera jurídica en tanto restringe el ejercicio de sus derechos”, señaló la defensora.

En tanto, la jueza explicó que “se adaptó a un lenguaje sencillo porque la persona sabía leer y escribir”. “En base a las Convenciones y Reglas de Brasilia, me pareció oportuno hacer una adaptación de la sentencia, un resumen en lenguaje sencillo, en primera persona y destinado a ella”, dijo Scoccia a la prensa. “De esta forma, explicar de manera clara, que de acuerdo a las circunstancias, hay actividades que no va a poder realizar y otras que sí”, contó la jueza. 

Fuentes: Agencia Télam y Diario Río Negro

 

Sin comentarios

Natalia Oreiro visitó la cárcel de mujeres de Ezeiza

En el marco del ciclo de cine que organizan la Procuración Penitenciaria de la Nación y la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de la Argentina, Natalia Oreiro visitó la cárcel de mujeres del Complejo Penitenciario Federal IV, para presentar la película “Infancia clandestina” y compartir con las detenidas alojadas en el Módulo Residencial donde funciona el Centro de Rehabilitación de Drogadependientes (CRD).

Natalia Oreiro entró el viernes 30 de octubre al espacio cultural del penal Ezeiza, para compartir la proyección de la película dirigida por Benjamín Avila Infancia clandestina. Junto a ella se encontraban Veronica Calvo, Secretaria Técnica de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de la Argentina y Ariel Cejas Meliare, Director General de Protección de Derechos Humanos de la Procuración.

Cerca de 60 personas aguardaban el inicio del film cuando sorpresivamente advirtieron la presencia de la actriz y vieron cómo, con una sencillez conmovedora, empezó a saludar con un beso a cada una de las personas que estaban allí.

Con una organización espontánea y encubierta, algunas mujeres desaparecían del lugar y volvían pocos segundos después con pequeños papeles que empezaban a pasar de mano en mano. Con la paciencia que han sabido labrar sus días, aguardaban el instante en que pudieran saltar a pedir un autógrafo de la estrella que habían visto tantas veces en las pantallas de cine y televisión.
La película fue un paréntesis de 112 minutos que hizo reír, llorar y enternecer al crisol de mujeres que aloja el penal.

El sostenido aplauso al finalizar la película agradecía esa actividad en su pesado cotidiano. Enseguida se abrió un espacio donde varias mujeres contaron sus propias experiencias de secuestro y desaparición en los años de plomo. Otras mujeres agradecieron la visita de Natalia.

Oreiro habló de su historia personal. También habló de los prejuicios y de la necesidad de reconocernos como hermanos para vivir la vida de la mejor manera posible. “La gente te encasilla y piensa que sos de una sola manera; pero todos tenemos muchas cosas para dar, cosas buenas y cosas malas, y depende de qué es lo que elegimos en nuestra vida y para dónde queremos ir, es lo que vamos a poder construir”, dijo.

Esa frase, fue retomada por una mujer detenida quien dijo, al borde del llanto:  ”Muchos nos encasillan a los que estamos privados de libertad y tenemos un montón de cosas…pero es más difícil ponerse a buscar las virtudes de las personas que los defectos. Agradecemos que te hayas animado a cruzar la puerta de la cárcel. A veces, los que estamos privados de libertad estamos como en un cajón de muertos…Un estímulo de esta calidad debería existir siempre. Los que no quieren más delincuencia debería ayudar de esta forma, con estímulo educativo, con estímulo social”.

Luego de despedirse con la promesa de volver y realizar una actividad en conjunto con Ricardo Mollo, líder de la banda Divididos, se dirigió al pabellón donde se alojan mujeres que están en el programa de rehabilitación de drogas. Allí, con la misma candidez y apertura, se dispuso a escuchar y contar experiencias de su vida personal que la conmovieron hasta las lágrimas.

“Todos tenemos historias más difíciles que otras, todos nos podemos equivocar en algún momento. Nadie es perfecto. Lo importante es tener fuerza interior, creer en uno y querer salir…siempre se puede hacerlo”, dijo Natalia. 

Fuente: Procuración Penitenciaria de la Nación

Sin comentarios

Un asesinato de hace 430.000 años, ¿el primero de la historia?

Un grupo de investigadores habría descubierto los restos de lo que podría ser el primer hombre asesinado en la historia.

Se trata de un hombre adulto, preneandertal, del norte de la península Ibérica. Según pudieron determinar los expertos, este hombre recibió dos golpes fatales en la frente, sobre el ojo izquierdo.

Los restos fueron encontrados en una cueva denominada Sima de los Huesos, un yacimiento emblemático en el sistema de cuevas de la Sierra de Atapuerca (Burgos, España).

Según informó la BBC, el cráneo fue analizado con técnicas de imágenes médicas modernas. “La reconstrucción virtual mostró que las dos fracturas claramente visibles en la zona frontal eran casi idénticas, lo cual indica que “ambas fueron causadas por el mismo objeto”", indicaron.

“Sospecho que cuando más retrocedamos en el tiempo y encontremos evidencia forense clara como la de estos autores, veremos que la violencia (…) ha estado con nosotros desde el mismo tiempo que la cultura“, dijo Debra Martin, antropóloga de la Universidad de Nevada, EE.UU, según cita la BBC.

En la misma cueva fueron hallados los restos de al menos otras 28 personas. El sitio viene siendo estudiado por científicos desde más de tres décadas.

Un artículo publicado en El País analiza la cuestión de la violencia y los humanos. Aquí un extracto de esa publicación:

"Violencia y muerte… ¿Exclusividad humana?
La agresión y la muerte intencionada de un semejante, ¿es una característica exclusiva de los homínidos? “En absoluto. Hay agresión y muerte intraespecífica a montones en el reino animal, dentro y fuera del grupo de las especies sociales, incluidos los chimpancés”, señala el paleontólogo Juan Luis Arsuaga. “Se mata por el territorio a los miembros de otros grupos y por el estatus, la jerarquía, a los del propio grupo, especialmente entre machos”. Por supuesto ha habido violencia y muerte en los pueblos cazadores y recolectores modernos que se han estudiado científicamente, añade este catedrático de la Universidad Complutense."

Para leer el artículo completo en El País, hacé click acá

Sin comentarios

Un músico argentino, detenido en el aeropuerto de Londres por llevar una guitarra

Pablo Dacal, músico argentino, estuvo 15 horas detenido en el aeropuerto de Londres. Sospecharon de él porque llevaba una guitarra. En su blog contó cómo fue esa experiencia:

Aterricé en el aeropuerto de Heathrow a las 18:30. Caminé por los pasillos con mi equipaje de mano, repasando en mi mente todas las imágenes que Londres había generado en mí durante muchos años. Las nuevas canciones marcaban mi pasos. Completé la tarjeta de inmigración con los datos necesarios, me sumé a la fila, esperé mi turno y me acerqué a la casilla. El oficial de inmigración me preguntó porqué viajé a Londres. -Vengo a visitar a mi amigo Juan -. ¿Porqué viaja con su guitarra, si piensa hacer turismo? – Porque soy músico, quizás toquemos o grabemos algo, es mi oficio -. ¿Entonces piensa trabajar en Londres? – No, solo grabar y conocer la ciudad, no pienso dar conciertos aquí -. El oficial llamó a otra oficial con la que pude hablar en castellano, pero cada respuesta resultó mas sospechosa para ellos. Las preguntas subieron el tono, consideraron que estaba mintiendo. Tomaron mi pasaporte, mi cuaderno de canciones y notas, me pidieron que los acompañe. El oficial, junto a otra oficial, abrieron todo mi equipaje con guantes de goma. Abrieron cada paquete, cada regalo, revolvieron la ropa, contaron mi dinero, miraron los discos, cada folleto y carpeta, se llevaron varias cosas para analizar: mi plan de gira por Alemania y un poster con Susie Asado, mi diario del trovador y mi cuaderno de canciones. Me condujeron a la oficina de inmigración, me tomaron las huellas digitales, fotografías con cuatro máquinas diferentes, y me dejaron esperando junto a otros detenidos. Retuvieron mi equipaje, me ofrecieron comida, me preguntaron si tenía alguna enfermedad y me informaron lo que ya era obvio: estaba detenido en el aeropuerto de Londres.

Una hora después regresó la segunda oficial de inmigración, la que hablaba en castellano, que estuvo a cargo de mi caso desde ese momento. Comenzó el tercer interrogatorio, primero por escrito, con las mismas preguntas de rigor y unas cuantas mas. ¿Porque quiere entrar al Reino Unido? – Porque quiero conocer la tierra de los Beatles y Oscar Wilde -. Cada respuesta fue perdiendo su gracia frente a la inquietante violencia en las preguntas de nuestra oficial. ¿Ud hace canciones? ¿Cuántas piensa grabar aquí? ¿Ya tiene algo grabado o piensa realizar todo el trabajo en el Reino Unido? ¿De qué vive en su país? ¿Porqué quiere grabar con Juan? ¿Juan tiene estudio en su casa? ¿Las canciones ya están compuestas? ¿No son solo canciones? Sin embargo en su cuaderno vemos letras de canciones. ¿Usted entiende? Firme aquí por favor.

Luego del interrogatorio me permitieron abrir mi ordenador, entrar a facebook y buscar el teléfono que Juan me había enviado, pero no pude encontrarlo. Leí los mensajes de Juan, algo preocupado por mi retraso, pero no me dejaron responder hasta unas horas mas tarde. Entonces, la curiosa oficial de inmigración quiso leer toda mis conversación con Juan, desde marzo hasta la fecha, frase por frase en el chat. Le dije que eso era ilegal, pero no pareció preocuparse. Al leer que Juan me proponía grabar en su demorado segundo disco, se ofuscó: -Ud dijo que solo grabaría a Juan en sus canciones, pero aquí Juan lo invita a grabar en su disco ¿Porqué las mentiras?

Esperé en la oficina por unas hora mas. El oficial de guardia me permitió tomar mi cuaderno y el libro sobre Patafísica de mi mochila, pero no un lápiz ni lapicera: son armas de un posible ataque. Solo entonces noté que las sillas estaban encadenadas al piso, las mesas fijas, y no había elementos peligrosos en la sala. Allí estaba con una americana desorientada y un árabe cansado de esperar, quien sabe por cuantas horas. 

Regresó mi oficial a cargo, se sentó y me informó que, junto a sus superiores, habían decidido negarme la entrada al Reino Unido. En su carpeta llevaba impresas varias páginas de Facebook y otros sitios web sobre mi y sobre Juan, mis datos personales y varias cosas mas. Me dijo que habían elaborado un informe que quedaría por 10 años en sus archivos. Me acusaron de declararme un simple turista, cuando en realidad iba a grabar con Juan en forma profesional, tanto en su álbum como en el mío. Tenía pasaje de regreso a Alemania para las 9:30 de la mañana, llevaba ya seis horas allí y era la medianoche.

Las habitaciones o celdas estaban ocupadas, por lo que podría dormir en la sala en que me encontraba, sobre las sillas, o en un diván aún vacío. Las luces altas prendidas, el árabe dormido, la americana mirando divertida algunos programas en la tv -hasta que le informaron que su entrada también era denegada, y comenzó a llorar. Guardias blancos, negros, árabes: toda raza y creencia al cuidado del Reino Unido. Un mas simpáticos -¿Gusta fútbol? ¿Boca?-, otros distantes. Todos aburridos, encerrados en una sala en la que solo el reloj indica el cambio de la noche al día, tomando café de máquina, actuando al servicio de los presos de frontera, ejerciendo la correcta amabilidad que a nadie permita decir que nos han faltado el respeto. Si necesitábamos comida, solo teníamos que acercarnos a la ventana y dar tres golpes: ellos se acercaban gustosos y serviciales. Estaba preso en el aeropuerto de Londres.

¿Cómo es posible que aún hoy una guitarra resulte peligrosa a los carceleros del mundo? ¿Temen que una canción nos vuelva millonarios y carguemos con todo su dinero? ¿Que nuestro canto atente contra sus buenas costumbres y se desmorone el reino que han unido con tanto esfuerzo? ¿Somos los trovadores esos peligrosos intérpretes de la manzana podrida que crece dentro de las sociedades? Si es así, tenemos un poder que desconocemos y ya es hora de utilizarlo.

Por la mañana me acompañó un oficial por todo el aeropuerto, pasamos los trámites con rapidez, esperamos juntos y entré al avión en primer lugar, antes que los clientes ejecutivos. Nadie dijo nada sobre mi guitarra en los maleteros, las azafatas me saludaron con su sonrisa habitual, aunque algo desconfiadas por mi aspecto criminal. El oficial me devolvió el pasaporte arriba del avión, y se despidió.

Fui detenido en el aeropuerto del Reino Unido, pero ya estoy de regreso en la amigable Berlin. Estuve incomunicado sin disponer de mi equipaje ni poder salir de una habitación por 15hs, pero soy libre. Ellos aún no pueden abandonar su puesto, allí estarán ahora investigando la web y preguntando: ¿Porqué quiere entrar al Reino Unido? ¿Tiene familia? ¿Fútbol?

Sin comentarios

Cuando los olores ayudan a esclarecer crímenes

Observar en detalle una escena del crimen, levantar todos los indicios posibles, realizar mediciones, todo sirve para reconstruir el hecho. Pero de lo que poco se sabe aunque aporta mucho es de la posibilidad de resolver crímenes a partir de los olores en el lugar de los hechos.

La ciencia que trabaja con este sentido es la odorología forense, que se sirve de perros para detectar los olores que pueden llegar a dar con el culpable, por ejemplo, de un homicidio.

Esta semana el médico Mario Rosillo, único especialista en esta técnica en la Argentina, recibió en el Senado el premio Domingo Faustino Sarmiento por su aporte a las Ciencias Forenses.

Rosillo explicó en una entrevista con la agencia Télam que la práctica es utilizada por el FBI y por algunas policías europeas, y aclaró que en el país está siendo desarrollada en las provincias de Río Negro y Corrientes.

“El olor humano es único en cada persona, como el ADN y las huellas dactilares, y cada persona nace con un determinado número de bacterias que se juntan con las escamaciones epiteliales que tiene cada uno”, explicó Rosillo.

¿Cómo se hace el peritaje?

La pericia consiste en levantar el olor con gasas calientes (a no más de 72 horas de ocurrido un hecho), de los lugares u objetos que se crea que puedan haber sido utilizados por el autor del crimen. Luego se ponen en frascos esterilizados de vidrio y se depositan en un banco de olor.


Cuando aparece un sospechoso, el cotejo es similar a una ronda de reconocimiento: se ubican cinco frascos en una sala determinada con olores testigos que se sacan de las manos y el del acusado.
El perro tiene que oler primero el olor de la escena del crimen. Después pasa a oler los otros frascos y cuando encuentra el que coincide con el de la escena del crimen, se sienta en el frasco. La prueba se hace con tres perros y el procedimiento se repite cambiando el orden de los frascos. La pericia se considera completa cuando la elección del frasco se confirma tres veces.

 

 

Sin comentarios

México: del narcotráfico a los rituales con órganos humanos

El Chayo habría obligado a sus súbditos a comer órganos humanos

El pasado mes de marzo, las autoridades mexicanas anunciaron la captura del capo narco y líder de Los Caballeros Templarios, Nazario Moreno “El Chayo”, que fue abatido en un enfrentamiento con fuerzas de seguridad.

Se trataba de uno de los líderes del narcotráfico de la región de Michoacán, al oeste de México, que había sido dado por muerto en 2010. Diás después de su muerte, el gobierno mexicano informó que obtuvo testimonios que acreditaban que El Chayo se dedicaba también a realizar rituales con órganos humanos. Se trataría de ritos de iniciación o pruebas de obediencia para sus seguidores.

Esto salió a la luz cuando las autoridades del estado de Michoacán informaron la detención de Manuel Plancarte Gaspar, sobrino de Enrique “Kike” Plancarte, uno de los principales líderes templarios. Plancarte Gaspar es investigado por la muerte de menores de edad, a quienes se cree que extraía sus órganos para venderlos.

“Habíamos tenido una línea de investigación en donde como un proceso de iniciación también utilizaban los órganos, en este caso el corazón, en donde obligaban a las personas, en este proceso de iniciación, a comérselos, y podría ser en ese sentido el tema de los órganos”, informó , el comisionado federal para la seguridad y el desarrollo integral de Michoacán, Alfredo Castillo, según consigna El Universal.

“Hay declaraciones de personas que dicen que llegaron a estar presentes cuando Nazario Moreno (El Chayo) llegó a decirle a personas, sea por iniciación, sea por formar parte o como ritual, y que su consideración era ‘hoy vamos a comer el corazón de una persona’, y que los obligaban a comer el corazón”, explicó Castillo.

De todos modos, Castillo indicó que por el momento sólo se sabe con certeza que el grupo criminal extraía órganos de niños, pero aún no está claro con qué fin, ni cuántos menores fueron asesinados.

Los Caballeros Templarios, que tomaron su nombre de una orden militar cristiana de la Edad Media, surgieron en 2011 en Michoacán como sucesores de la mermada Familia Michoacana y actualmente se les considera una de las organizaciones del crimen organizado más violentas en México.

 

Sin comentarios

Germán Fliess Maurer, el chico rico que se metió en problemas por vender droga

El autor de la nota es Manuel Ruiz Bravo. El artículo fue publicado en la Revista Brando.

¿Dónde están mis anteojos Armani?

Foto: Brando / Ignacio Sánchez

La mañana del lunes 4 de noviembre de 2002, Germán Fliess Maurer, de 29 años, se levantó temprano, se puso su campera negra de cuero, se subió a la moto Honda y se fue directo para la cárcel de Ezeiza. Ingresó al penal con la tranquilidad con la que entra un empresario que está a punto de firmar un contrato por $42.000. Caminaba contento porque su empresa de saneamiento cloacal había ganado la licitación para trabajar en ese establecimiento penitenciario. Pero toda esa plenitud con la que andaba el joven por los pasillos de la prisión se habría ido por el caño si hubiera sabido que en ese momento el juez federal Carlos Ferreiro Pella había ordenado su detención. Unas horas más tarde volvió al penal de Ezeiza acusado de narcotráfico.

Hoy, casi once años después, Fliess ya no tiene la empresa de saneamiento ambiental, ni la campera de cuero ni su moto Honda. Ahora tiene 40 años y un estudio jurídico en Lavalle y Maipú. Está sentado en su escritorio y planea los últimos detalles de la demanda que le iniciará al Estado por $20 millones. El abogado está decidido a cobrar en billetes cada día de los siete años que estuvo preso y condenado por una causa que el 7 de diciembre de 2010 la Corte Suprema de Justicia declaró nula.

“Nunca fui un nene santo. Pero en esta situación me la comí sin hacer nada. Yo tenía una buena facturación y dos empresas. La primera noche que pasé en Ezeiza me pregunté qué mierda hacía ahí”, dice Fliess.

Según el máximo tribunal, las únicas pruebas que conectaban a Fliess con la banda que comercializaba droga fueron obtenidas de manera irregular, a través de escuchas ilegales; por lo tanto, la investigación policial no tenía validez. Para la Justicia no había ningún elemento en esa investigación que hubiese requerido la violación de una garantía constitucional como la privacidad. Enrique Petracchi, Juan Carlos Maqueda, Raúl Zaffaroni y Carlos Fayt, con sus votos, le dieron a Fliess una de las alegrías más grandes de su vida. Ricardo Lorenzetti, Carmen Argibay y Elena Highton consideraron que el accionar de la policía estuvo justificado.

Durante los años de detención, Fliess se quedó pelado de tanto pedir el traslado de Ezeiza a Devoto. Se lo rechazaron tres veces, pero finalmente lo consiguió. Ahí pudo estudiar y, en dos años y medio, se recibió de abogado en el Centro Universitario de Devoto (CUD).Presidió el centro de estudiantes, lideró la huelga de 2006 y redactó la ley 26.695, de estímulo educativo en unidades penitenciarias, sancionada el 27 de julio de 2011.

Cristina Caamaño, que en diciembre de 2013 renunció a su cargo de directora de la Secretaría de Cooperación con los Poderes Judiciales, Ministerios Públicos y Legislaturas del Ministerio de Seguridad de la Nación, no solo fue su profesora favoritaen el centro universitario, sino también la encargada de darle el diploma de abogado. “Durante quince años como docente en el CUD vi cómo muchos alumnos, una vez en libertad, volvían a caer presos. Puedo contar con los dedos de una mano a mis alumnos que hoy se dedican a la abogacía como medio de vida”, comenta Caamaño. Fliess es uno de esos dedos y por eso ella está orgullosa. Según la experta en Seguridad, desde el primer día se notó que el actual abogado no tenía ninguna intención de vivir un segundo más de lo estipulado ahí adentro. “Aportó ideas, traía documentos y planteaba recomendaciones para hacerles a los jueces en distintas causas”,dice.

Fliess se levantaba a las ocho y se acostaba a las tres de la mañana. Todos los días. Navidad, Año Nuevo y cumpleaños. Nunca paró. Metió siete materias por cuatrimestre y lo logró. “Fue mi forma de abstraerme y protegerme del lugar”, recuerda. Una vez en libertad, se unió con el abogado Marcelo Llambías, otro ex preso, y fundaron el primer estudio de letrados del país conformado por ex convictos.

Ahora, un Fliess bien trajeado se cruza con su ex profesora en los pasillos de los Tribunales de Comodoro Py y comentan en qué anda cada uno. También se llaman para navidades y cumpleaños. La confianza de Caamaño en Fliess es tan grande que cuando él necesitó un secretario para su estudio, ella le propuso a su hijo. Fue así como el hijo de la ex funcionaria hizo sus primeros pasos de derecho en el estudio del ex convicto.

La oficina está ordenada hasta que el abogado empieza a hablar de su detención en el año 2002. El tema penal lo apasiona. Saca cartas documento, expedientes, fallos, sentencias, fotos, folios, carpetas y más carpetas. El escritorio se inunda de pruebas. Su robusto cuerpo de un metro sesenta y cinco se pierde en una maraña de papeles con sellos que reflejan el caos de sus últimos diez años de vida.

El lunes 4 de noviembre de 2002, la ciudad de Quito estuvo paralizada. El volcán Reventador entró en erupción y una enorme masa de cenizas cubrió toda la zona. Los vuelos se suspendieron y el aeropuerto estuvo cerrado por una semana. La novedad recorrió el mundo. Fliess tendría que haberse enterado. La noticia era importante para él ya que, además de la empresa de saneamiento, manejaba una de turismo. Quito era un destino estrella. Pero no tuvo tiempo. Luego de firmar el contrato en Ezeiza, llegó al Microcentro al mediodía, y apenas estacionó su moto en el garaje del edificio de Lavalle -donde hoy es el estudio-, se le acercaron dos gendarmes. Le pidieron identificación y enseguida uno de ellos dijo por radio las palabras clave:

Tenemos a Maurer. 

En dos segundos, el garaje se llenó de uniformados. Más de cien personas, en un operativo que buscaba cazar al cabecilla de una banda de narcotraficantes que llevaba droga a Estados Unidos.“Me sentí Al Capone”, dice el abogado antes de largar una risa que suena más por la nariz que por la boca. Fliess era el protagonista y el objetivo de un operativo que incluía fusiles, cascos, escudos y perros antidrogas.

Vas a tener mucho frío cuando te extraditemos a Estados Unidos. Ahora hace frío en Nueva York - le dijo un gendarme para darle miedo.

Mejor, porque no me gusta el verano y voy a aprender un idioma nuevo - contestó.

Subieron al tercer piso, donde está la oficina. Fliess estaba tranquilo. Los oficiales revolvieron todo, pero no encontraron nada. Ni una bala ni un gramo de droga. Y, en el medio del desorden, mientras su destino se hundía, preguntó:

¿Dónde están mis anteojos Armani? 

Había visto cómo un gendarme se metía los costosos lentes en el bolsillo. El uniformado, agobiado por la incómoda pregunta del acusado, se tiró al piso a buscarlos y finalmente los “encontró” detrás de un sillón. Enojado por toda la mímica que había hecho el oficial para no admitir el robo, Fliess se fue hasta el penal de Ezeiza con los anteojos puestos. Allí se los quitaron y nunca más los volvió a ver.

El joven empresario era nieto de un decano de la Facultad de Ingeniería e hijo de un rector de la Universidad de Luján. En el colegio La Salle había crecido rodeado de compañeros “hijos de”, desde el nieto de José Alfredo Martínez de Hoz hasta el hijo de la actriz Lolita Torres (Diego Torres). Era socio del Club Náutico de San Isidro y había hecho buen dinero a fines de los noventa con sus empresas de turismo y saneamiento.

Todavía hoy está pidiéndole explicaciones a la policía por su reloj Armani de US$2.800.Ese reloj era el más importante de su colección, que también desapareció por completo. Había sido el regalo de su tía, Gloria Maurer, una ex modelo venezolana.

Para leer la nota completa, hacé click acá. 

Sin comentarios

Un recorrido fotográfico por la cárcel del fin del mundo

Temida por las duras condiciones climáticas, la cárcel de Ushuaia alojó a presos políticos e históricos criminales entre 1904 y 1947. Entre sus reclusos más conocidos estuvo Cayetano Santos Godino, el famoso “Petiso Orejudo“. También estuvo preso allí Mateo Banks, que asesinó a toda su familia.

El escritor argentino Ricardo Rojas también fue alojado en la cárcel del fin del mundo, como preso político.

Hoy el penal es un museo. Su interior conserva el misterio y el aspecto tenebroso de aquel lugar inhóspito que fue clausurado justamente por las inhumanas condiciones que debían soportar los presos.

Aquí, un recorrido fotográfico de cómo se conserva hoy el penal más austral.

 

Sin comentarios

¿Se pueden resolver crímenes por el reflejo de la pupila de la víctima?

Este interesante post fue sugerido por el amigo y colega Gauyo. Resulta que un estudio publicado recientemente, según cuenta el sitio laughingsquid.com, demostró que se puede identificar a personas del reflejo de las pupilas en las fotos. Esta técnica podría ayudar a resolver algunos crímenes.

El estudio fue presentado por Dr Rob Jenkins, de la Universidad de York y Christie Kerr, de la Universidad de Glasgow, quienes le presentaron a los participantes imágenes de baja resolución mejoradas, obtenidas del reflejo de los ojos en las fotos. Los participantes que no estaban familiarizados con los rostros en las fotografías pudieron identificarlos correctamente en el 71 por ciento de los casos, mientras los que sí estaban familiarizados con los rostros de los transeúntes pudieron identificarlos en el 84 por ciento de los casos.

Con técnicas similares, dice el sitio, investigadores podrían identificar a los criminales que fotografían a sus víctimas e incluso obtener pistas del lugar donde fue tomada la fotografía. ¿Realidad o algo digno de CSI? El futuro dirá…

Sin comentarios