Una máquina del tiempo interactiva y transmedia

 

No se trata de contar lo que pasó, sino lo que está pasando. A tres décadas del conflicto bélico entre Argentina y Gran Bretaña un grupo de jóvenes periodistas profesionales desarrolló una suerte de máquina del tiempo interactiva, transmedia y continua que durante los próximos cuatro meses buscará que el usuario reviva los acontecimientos de la Guerra de Malvinas tal como sucedieron en 1982. Malvinas30 es para sus creadores un documental experimental y en tiempo real en el que cada plataforma contará con una producción de contenidos propia que sumará al conjunto del proyecto.

“La idea es romper con el esquema tradicional del documental donde el espectador observa una realización durante un lapso de tiempo y debe imaginar que eso que está viendo sucedió en algún momento de la historia. Por eso Malvinas30 contará lo que está pasando, el presente del año 1982”, asegura Alvaro Liuzzi, uno de los responsables del proyecto, quien ya tenía la experiencia del desarrollo de Proyecto Walsh (un experimento periodístico basado en la obra cumbre del escritor, Operación Masacre). El equipo de producción de M30 se completa con Guadalupe López, Ezequiel Apesteguía y Romina Vázquez.

Malvinas30 es un proyecto independiente y experimental que busca reproducir los hechos de 1982 tal como se sucedieron, con el apoyo de las redes sociales y los mismos usuarios

Para Malvinas30, las redes sociales serán un pilar fundamental de la propuesta, ya que servirán para narrar en tiempo real el conflicto, publicar voces en primera persona y generar participación e interactividad con los usuarios. En la cuenta de Twitter @Malvinas30 se publicará el paso a paso de la guerra y lo que la prensa argentina y extranjera comentaba en ese entonces. Además, mediante videos on line se retransmitirán programas de televisión de aquella época para que los usuarios puedan tener una exposición casi idéntica a los mensajes que se difundían en los días de la guerra. Desde otra cuenta de Twitter (@SoldadoM30), un conscripto de 19 años narra su experiencia en el frente de batalla, en primera persona. En ese espacio digital se van agrupando los testimonios de ex combatientes que son entrevistados.

“Nos gusta definir Malvinas30 como un documental interactivo donde esta interacción no es meramente herramental. No buscamos solo que el visitante coloque un ‘me gusta’ en Facebook o republique en Twitter nuestro contenido”, afirma Liuzzi. “Nuestra intención es conseguir que el usuarios interactúen con la historia; con la posibilidad de preguntarle en Twitter al @SoldadoM30 qué se siente al ir a una guerra, cómo llegan las noticias a las islas, y también se sienta escuchado por los realizadores”, completa el periodista.

En los próximos meses, M30 reservará un espacio para la publicación de materiales enviados por los usuarios, es decir textos, fotos y videos de excombatientes y otros argentinos que estuvieron cerca de la guerra. Además, publicará entrevistas a periodistas e historiadores, además de infografías interactivas, galerías de fotos, un gran archivo de notas de diferentes medios nacionales e internacionales y producciones especiales. Todo tendrá su base en el sitio web, pero al ser un proyecto transmedia vivirá en diferentes acciones y plataformas.

“El proyecto no cuenta con ningún tipo de financiación económica, está hecho a pulmón y sobre todo con la pasión de experimentar nuevos lenguajes y narrativas digitales relacionadas al periodismo”, cuentan los creadores de M30, que no ven la falta de recursos como un obstáculo: “Es la posibilidad de realizar un proyecto sin límites editoriales, temporales o estéticos, todo esto teniendo en cuenta que las herramientas de publicación que utilizamos son gratuitas y eso es una gran ventaja”.