Sacar fotos, un placer para compartir

 

Cuesta pronunciar su nombre, pero esa dificultad inicial se evapora cuando los usuarios de iPad, iPhone o teléfonos que funcionan con el sistema operativo Android descargan la aplicación. Se llama Instagram y sus creadores, Kevin Systrom y Mike Krieger, hicieron realidad un viejo sueño de combinar su afición por la fotografía con la posibilidad de compartir las imágenes con otra gente.

ULTIMO MOMENTO: Facebook anunció la compra de Instagram por u$s 1.000 millones. Lo comunicó el mismísimo Mark Zuckerberg. Lo publicó lanacion.com.

“Cuando éramos chicos nos encantaba jugar con las cámaras de fotos -amábamos las viejas Polaroid- por su idea de instantaneidad -cuentan-. Y sentíamos que eran como postales que podían ser enviadas fácilmente a otras personas”. Entonces, los dos egresados de la Universidad de Stanford (la cuna de los grandes emprendedores del Silicon Valley californiano), se animaron a combinar ambas características para crear una de las aplicaciones favoritas, tanto del entorno Apple como el de Google.

Ambos desarrolladores vienen de las grandes ligas. Systrom (28 años) contribuyó a la elaboración de productos de gran alcance como Gmail y Google Reader y hasta fue compañero de Biz Stone, Jack Dorsey y Evan Williams en el primitivo Twitter, y Krieger (25 años, nacido en San Pablo, Brasil) participó del equipo de interfaces para el usuario del PowerPoint de Microsoft.

Hay una enorme variedad de aplicaciones de photo-sharing, pero lo que hace a Instagram una opción diferente es que juega con el efecto nostálgico del álbum de fotos familiar, aquel de soporte papel en el que las imágenes se marchitaban con el tiempo. Acá se pueden poner amarillas, pero por la acción del usuario. La aplicación del AppStore ya fue descargada por más de 4 millones de personas y fue elegida la mejor del año en 2011.

¿Qué se puede hacer con Instagram? Sus 30 millones de usuarios cuentan con filtros para jugar con los tonos de las fotos, sumarle marcos de diferentes estilos y otros efectos especiales. La idea es colocar la imagen en una suerte de cápsula del tiempo para darle el look de una Polaroid de la década del ’70 y después compartirla en Facebook, Twitter y Tumblr, entre otras plataformas sociales.

En el camino de Instagram está el debate sobre el retoque fotográfico y sus efectos en el trabajo periodístico. El mes pasado, un encuentro de fotoperiodistas alertaba sobre el uso de la aplicación en la cobertura de noticias. Con un panel titulado “La batalla continúa”, los reporteros gráficos fueron contundentes: “Cada vez que un medio utiliza una imagen de Instagram en una cobertura, está engañando a los lectores. No es el fotógrafo que ha comunicado la emoción en las imágenes. Es la obra de un diseñador de app en Palo Alto”.

————————-

Enlaces recomendados:

1. Instagram

El blog oficial con los mejores consejos para aprovechar la aplicación al máximo.

2. En Twitter

El canal para comunicarse con sus creadores y otros fans.

3. Pingram

La combinación de Instagram con Pinterest, la red social del momento.

————————-