Jueves de tips: todo con hierbas

 

 

Adoro las hierbas pero no tengo suerte a la hora de hacer mi propia producción, en el alféizar de la ventana de mi cocina. Entonces, barrio chino, ramillete y a otra cosa. Lo que sí puedo contarles son los trucos que tengo para conservarlas: no es lo más fácil, pero no es imposible extender su vida útil. Requiere un poquito de paciencia, pero las que amamos la cocina no carecemos de esta virtud. O me equivoco?.

ALBAHACA: es muy delicada, tanto si tengo el ramo como la planta. Así como la compro, la pongo en un vaso con agua en la mesada de la cocina y cambio el líquido a diario. Voy sacando las hojitas. Otra opción: la envolvemos en papel de cocina, la metemos en una bolsa de plástico  y la dejamos en la parte baja de la heladera. Durará tres o cuatro días.

 

PESTO TODO EL AÑO: licuo las hojas limpias del ramo con una taza de aceite de oliva y dos ajos picaditos. Frasco bien limpio y al freezer. Cuando lo voy a usar, momentos antes de servir, le agrego nueces picadas y queso recién rallado, sal y nuez moscada.

Digo esto haciendo la salvedad de que la forma genuina de preparar un pesto “comme il faut” es ésta: machacar la albahaca, el queso, el ajo y las nueces o piñones en un mortero. Salpimentar.  Luego añadir aceite de oliva de a poco hasta lograr una pasta granulada.

 

OREGANO, TOMILLO, MENTA, ENELDO. Durarán más días si las lavamos y las secamos en el centrifugador de lechugas, luego las envolvemos en papel de cocina y las metemos en un tupper hermético. Resistirán mucho más tiempo.

PEREJIL, CILANTRO, SALVIA, ESTRAGON.  Lavar y centrifugar colocar en un envase con tapa bien hermética, sobre servilletas de papel. Llevarlas al frio para que se evapore por completo la humedad, tapar y dejar allí. Durará unos 15 a 20 días

CONGELADAS TAMBIEN!!!: se conservarán hasta un año y la podremos usar en cualquier momento.  Podrremos conservarlas picadas o en ramitos u hojas, según la hierba de la que se trate.

En todos los casos hay que lavarlas bien, secarlas en el centrifugador de lechuga y posteriormente dejarlas en la heladera sobre papel absorbente para que pierdan toda la humedad.

Podemos picarlas todas,  a excepción del laurel, el romero, la salvia y el tomillo, que hay que congelarlos en ramitas. En el primer caso (picadas), colocarlas en las cubeteras,  cubrirlas con agua helada y congelar. Los cubitos van directo del freezer a la olla.

Las  hojas o ramitas yo las pongo en un tupper chico hermético (hago varios), cubro con agua fría y congelo.

CONGELADAS CON… ACEITE DE OLIVA: Otra variante es  cortar solamente las hojas de las hierbas que usamos generalmente y colocarlas en montones dentro de los espacios de las cubetas de hielo. Llena los agujeros de la cubeta con aceite de oliva y lleva al refrigerador hasta que estén bien congelados. Desmolda y coloca los cubos dentro de bolsas transparentes con cierre. Lleva al refrigerador nuevamente para conservar las hierbas frescas. Este truco es ideal para guardar salvia, cilantro, perejil, romero, tomillo, orégano y albahaca.

 

COMO SECAR LAS HIERBAS FRESCAS. Si las queremos secar, lo mejor es colgarlas desde los tallos en un lugar seco y ventilado. Cuando se secaron hay que conservarlas en recipiente de vidrio hermético.

QUE CANTIDAD USAR SEGUN SEAN SECAS O FRESCAS?:  un tercio del volumen de hierbas secas cuando reemplazamos con hierbas frescas. Por ejemplo,  1½ cucharadita de tomillo fresco o ½ cucharadita de tomillo seco.

COMO ALMACENAR LAS HIERBAS SECAS:en recipiente herméticos, lejos de oxígeno, calor humedad y luz. Lo ideal es un contenedor de vidrio opaco y hermético, colocado en una alacena fría, oscura y seca. Si son almacenados correctamente, las especias enteras pueden mantener su sabor por uno a cuatro años, dependiendo de la especie. Las especias molidas pierden su sabor a los seis meses. Las hierbas secas enteras bien almacenadas pueden mantener su sabor por seis meses, pero las hierbas molidas empiezan a perder sabor al día de ser molidas.

 

SOLUCIONES EXPRESS: la típica. Llegamos sin tiempo y recurrir a lo más común, un buen plato de pastas. Pero para no abrir siempre un sobre de salsa, que es algo envasado y procesado, mejor recurramos a algo así:sartén, nuez de manteca. Apenas se derrite, echamos dos ajos picaditos y antes de que tomen color agregamos 50 grs más de manteca y un puñado de salvia picada. Bien bajo el fuego unos segundos, y lista la salsa. Volcar sobre la pasta y luego espolvorear con queso rallado y pimienta negra molida