Podcast Cinescalero Volumen VIII: Better Call Saul

¡Buen miércoles para toda la muchachada! Como estos días ando a las corridas, no pude pasar a leerlos demasiado el lunes, pero trataré de hacerme un tiempo esta semana para contribuir con el post que nos ocupa. Con Juan Manuel (más conocido como LuzBelito en el blog) les grabamos un podcast sobre Better Call Saul para que puedan debatir sobre la serie de Vince Gilligan y Peter Gould. Aprovecho para agradecer a Juan por ser parte de esta sección y para contarles que el martes volvemos a la normalidad con un post sobre The Imitation Game. Mientras tanto, les digo que se los extraña y que en breve me daré una vuelta por acá para sumarme a los comentarios y contarles qué estuve viendo en Pinamar. Que tengan todos una excelente semana.

¿Cómo se escribe una serie dramática?

Quería compartir esta roundtable de The Hollywood Reporter con algunos guionistas/creadores de la televisión norteamericana. Realmente es un placer atestiguar esta charla. Más allá de mi admiración por Aaron Sorkin, acá también están nuestros queridos Vince Gilligan (Breaking Bad) y Nic Pizzolatto (True Detective), junto a Matthew Weiner (Mad Men), Carlton Cuse (Bates Motel) y Ann Biderman (Ray Donovan). El intercambio es muy interesante, sobre todo para los apasionados por la escritura y para quienes viven para escribir y viceversa. Check it out. 

Tu serie del año (edición 2013)

“If you had one shot or one opportunity to seize everything you ever wanted, one moment, would you capture it or just let it slip?” - Marshall Mathers

Por más trillados que sean (efectivamente, lo son) hay algo que me gusta de los balances. En primer lugar, el ratificar hasta qué punto determinadas películas, series, libros y discos que llegaron a mí durante el año terminaron por alterarlo. Por ejemplo: disfruto de tener más frases de The National para citar, de asociar un momento a una canción de AM de Arctic Monkeys, de haber subrayado unos cuantos fragmentos de novelas y de que la palabra “Excelsior” haya cobrado otro significado. En segundo lugar, como el balance está ligado a la apertura eventual de uno nuevo, la incertidumbre respecto a todo lo que va a llegar en el 2014 es lo que me impide ponerme nostálgica por lo que ya pasó. Quizás porque “lo que ya pasó” es, en realidad, una mentira. No hay pretéritos que valgan para aquello que va a perdurar. Quizás dentro de dos años siga citando esas frases de The National, siga asociando esa canción de Arctic Monkeys a ese momento y siga sonriendo si veo la palabra “Excelsior” escrita en alguna parte. Por eso, el balance no implica tanto un cierre como una ampliación de ese circuito de debilidades que todos tenemos. Si serán efímeras o no es casi intrascendente. Incorporamos cosas nuevas y eso nos modificó. Y seguiremos siendo modificados a medida que haya otra persona creando algo, en este instante, vaya a saber en qué lugar. Breaking Bad me alteró. Llegó en el 2013 cumpliendo un poco ese mantra de que las cosas llegan en el momento en el que tienen que llegar. Y más allá de que ahora mi heladera tiene un imán extra (uno de “yeah, bitch, magnets!”, ¿cuál si no?), de que tuve una pelea con mis vecinos por citar a Jesse Pinkman, de que no puedo ver un local de pollos sin pensar en Gus Fring, la serie de Vince Gilligan (con toda su perfección sobre la que me explayé acá) no hizo más que reavivar el costado fanático hasta el punto de la desesperación, una desesperación que alcanzó su pico con el episodio “Ozymandias”. Breaking Bad define mi año, también, por su valor anecdótico, por los debates que generó, por la experiencia de haber compartido la serie con otros, y por recordarme que la camaradería en esas discusiones puede activarse desde lo más profundo (el análisis de las simetrías en todo la mutación de Walter White) como desde lo más trivial (“¿viste que hasta el sacacorchos de Marie es violeta?”). Entonces, gracias Breaking Bad. Porque creo que nunca dije la palabra “bitch” tantas veces y en un lapso tan corto de tiempo y porque nunca podré volver a escuchar esta canción de la misma manera.

 …………………………………………………………………………………….

 ► [DE REGALO] Bryan Cranston y Aaron Paul leen el guión de “Felina”, el último capítulo de Breaking Bad:

 …………………………………………………………………………………….

* MIS OTRAS SERIES DEL AÑO:

ORPHAN BLACK

BLACK MIRROR

ORANGE IS THE NEW BLACK

HANNIBAL

 ……………………………………………………………………………………..

¡Buen martes para todos! Hoy retomamos la sección series y hacemos balance: ¿Cuáles fueron las series que los marcaron durante el 2013, sean o no de este año? Por otro lado, ¿cuáles fueron las mejores actuaciones que vieron en televisión durante estos doce meses?; ¡Espero sus comentarios así les armo otra galería! ¡Hasta mañana, como siempre!

…………………………………………………………………………………………

Para recordar cuáles fueron sus series favoritas del 2012… HACER CLICK

 ……………………………………………………………………………………………..

EL FESTEJO DEL DÍA LE CORRESPONDE A…

 ……………………………………………………………………………………………..

DONDE TODO EMPEZÓ…

 ……………………………………………………………………………………………..

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES DE CINESCALAS POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” Y POR TWITTER, DENLE “FOLLOW” AL BLOG ACÁ; ¡GRACIAS!

Sol en los arenales: Cambio y estabilidad en Breaking Bad

Ilustración: telephonewallpaper.com

Hoy en Cinescalas escribe: Lucas Alvarez

 ”Cambia lo superficial, cambia también lo profundo, cambia el modo de pensar, cambia todo en este mundo, cambia el clima con los años, cambia el pastor su rebaño, y así como todo cambia, que yo cambie no es extraño”.

Julio Numhauser

*Atención: no leer esta nota si no vieron Breaking Bad

La transformación maligna de las células normales del cuerpo en células cancerígenas, la síntesis de la metanfetamina a partir del átomo de nitrógeno de la anfetamina, la metamorfosis de Walter White en Heisenberg. He ahí los tres ejes principales que atraviesan el arco argumental de Breaking Bad. The chemistry, stupid!, o mejor: the chemistry, bitch! El ya lejano profesor Walter White (quien supo integrar un proyecto de radiografía de fotones galardonado con el Premio Nobel, pero que con cincuenta años recién cumplidos gasta su tiempo en un lavadero de autos y dando clases a un grupo de apáticos adolescentes) inicia su cátedra en la preparatoria advirtiendo que la química es “el estudio de los cambios” y que esos cambios se vinculan con la vida misma: “es la constante, el ciclo: solución, disolución, una y otra vez”. Dichas palabras, pronunciadas detrás de una llama que, justamente, acciona las transformaciones químicas, parecen oficiar de metáfora a pequeña escala del propio derrotero del protagonista que muta en ese ser temerario apodado Heisenberg (aquí un guiño al físico alemán que formuló el principio de la incertidumbre) a partir de un pusilánime Walter, que muta en amo y señor de la droga a partir de una condición casi servil.

Sin embargo, la serie creada por Vince Gilligan sitúa frente a ese conjunto de cambios frenéticos una dimensión que los enmarca y, en simultáneo, brinda una relativa constante (perdón por el oxímoron). Hablamos de la dimensión espacial que juega un rol clave en BB a través de dos esferas, una particular y otra general. La esfera particular no es otra que la casa de los White. En el episodio piloto, las primeras palabras de Walt – en el video que graba a las apuradas junto al laboratorio ambulante – son: “Vivo en 308 Negra Arroyo Lane, Albuquerque, New Mexico”, palabras que repite una a una en el otro video que graba para incriminar a Hank recién en el capítulo 57 de la quinta temporada. La casa, el edificio, sus propias paredes, atraviesa casi indemne el raid de los protagonistas e incluso en la segunda temporada, casi como otro personaje, se erige en testigo inquebrantable y silencioso del accidente aéreo. El bastión de estabilidad que representa la propiedad de Negra Arroyo Lane queda confirmada cuando Walter decide esconder allí su dinero y la ricina. Ocultos casi bajo tierra, la casa salvaguarda los primeros millones ganados con la venta de la metanfetamina. El hogar se mantiene estable hasta el salto temporal del capítulo 61, anteúltimo de la serie, pues a partir del flashforward y de las palabras de Ed (el “extractor”) sabemos que la casa se ha convertido en una atracción turística y ha sido invadida por bandidos. No obstante esas transformaciones, una vez que Walter regresa, ingresa y encuentra aquello que busca: la ricina. Las primeras palabras de Walt en el episodio final vuelven a referirse al hogar – escondido en el auto robado implora: “just get me home” – y ese hogar, al menos sus escondites, siguen ofreciendo la estabilidad de la que carecen los protagonistas y sobre todo Walter.

Ilustración: kninepop en deviantart

La segunda esfera que enmarca los cambios frenéticos de Breaking Bad es el propio desierto de Albuquerque, al sur de los Estados Unidos, donde el Sol sale trescientos días al año. Ese desierto, cuyos cambios solo pueden observarse si la línea de tiempo supera los milenios, hace las veces de gran escenario donde los personajes se transforman en cuestión de meses. En efecto, las primeras imágenes de la serie presentan la vegetación y las formaciones rocosas del desierto en cuyo marco se desata la metamorfosis del héroe (o, mejor dicho, antihéroe) de Breaking Bad: al calor de la arena y desnudo, Walter comienza su camino hacia la incertidumbre de Heisenberg. El hogar del primero se encuentra en Negra Arroyo Lane, el del segundo en el propio desierto y ambas esferas, escenarios de los cambios, suponen la constante. En el encuentro en medio del desierto que sucede en “Confessions”, Saul Goodman, intermediario entre Walt y Jesse, advierte con claridad que, después de todo, “siempre es el desierto” y el propio Walt pretenden convertirlo en un nuevo escenario del cambio al proponerle a Jesse una nueva vida. La constante del desierto termina seduciendo a Walter quien decide esconder su fortuna final en sus entrañas. Enterrar el dinero en la arena implica enterrarlo allí donde nada cambia. El gesto de Walt copiando las coordenadas del pozo y pegándolas en la heladera de su casa une los espacios de estabilidad. “34, 59, 20, 106, 36, 52”, los números que le devuelve el GPS, son el equivalente de “308 Negra Arroyo Lane”. Claro que, como sabemos, el dinero finalmente se destierra, pero los responsables no son otros que los sujetos presos del cambio, sujetos que, por medio de un giro siniestro, terminan enterrados en esos puntos invariables. Las mismas coordenadas que, quizás, representen la carta de salvación de Skyler.

Ilustración: insidetherockposterframe.blogspot.com

El tiempo pasado por Walt en New Hampshire suplanta el desierto de arena por el campo cubierto de nieve y nuevamente el espacio se convierte en testigo silencioso de nuevos cambios. En el capítulo final, Walter invade la casa de los Schwartz y, antes de ser descubierto, toca con una mueca entre sorpresiva y burlona las puertas, las paredes, los adornos y los retratos. Esos gestos de Walter parecen los de alguien que ha abandonado finalmente el hogar como espacio de estabilidad. El fuego, esta vez el de un hogar a leña, encendido por Gretchen desata la última metamorfosis del héroe. Ya en las escenas finales, un Walt moribundo toca, con expresión orgullosa, los aparatos del laboratorio de Todd y, antes de caer, apoyando su mano en un barril deja ahí su marca de sangre. El sentido de la frase “just get me home” del comienzo se torna ambigua, pues la última casa de Walt parece el laboratorio (un ‘hogar’ siempre cambiante, siempre ambulante, el escenario de la química) y su última creación, “my baby blue”. Ya lo había anticipado dos años atrás: “es la constante, el ciclo: solución, disolución, una y otra vez”.

Por Lucas Alvarez

 …………………………………………………………………………………………………….

► [COMPILADO]: La evolución de Breaking Bad con la música de Requiem for a Dream (piel de gallina asegurada):

  

 …………………………………………………………………………………………………….

► [TOP 15]: Las mejores frases de Breaking Bad:

  

…………………………………………………………………………………………………….

¡Buen lunes para todos! Arrancamos una nueva semana del blog con dos consignas 1. La idea de este post es poder darle un cierre a Breaking Bad y que los fanáticos de la serie se explayen sobre su final (o sobre el programa en general) con tranquilidad y sin necesidad de un Off Topic 2. Para quienes no la hayan visto todavía, la consigna es: ¿qué series más lamentaron que hayan llegado a su fin? ¡Espero sus comentarios, muchachada, que tengan un excelente comienzo de semana!

……………………………………………………………………………………………………….

—> La última vez escribió Leandro Carbone sobre… UNMADE BEDS

…………………………………………………………………………………………………………

……………………………………………………………………………………………………….

 

……………………………………………………………………………………………………….

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES DE CINESCALAS POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” Y POR TWITTER, DENLE “FOLLOW” AL BLOG ACÁ; ¡GRACIAS!