Creed, el reflejo de Rocky

Hoy en Cinescalas escribe: David Akerman

*Atención: se revelan algunos detalles del argumento

“Déjame decirte algo que ya sabes. El mundo no es siempre sol y arcoíris. En realidad es un lugar cruel y asqueroso. Y no le importa que tan fuerte seas, te derrotará hasta tenerte de rodillas y ahí te dejará si se lo permites. Ni tú, ni yo, ni nadie golpeará tan fuerte como la vida. Pero no se trata de que tan duro golpees, se trata de que tan duro puedes ser golpeado y seguir avanzando, que tanto puedes recibir y seguir adelante. Así es como se gana. Ahora bien, si tu sabes lo que vales, entonces ve y consigue lo que vales. Pero tienes que estar dispuesto a recibir los golpes y no señalar con el dedo y decir que no eres lo que quieres ser, por culpa de él, de ella o alguien’. Eso lo hacen los cobardes… ¡ y eso no eres tú! Tú eres mejor que eso.” Ese consejo de Rocky a su hijo – en la misma vereda donde abrió un restaurante de comida italiana llamado Adrian’s, en homenaje a su esposa fallecida – parecía ser el último diálogo profundo de la saga, la última lección de vida que nos regalaría.

Sin embargo, diez años después aparece Adonis Johnson Creed (Michael B. Jordan), el hijo de Apollo Creed (principal oponente y amigo del “Semental italiano”, muerto en 1985 a manos del boxeador ruso Iván Drago), para darle continuidad a la historia del campeón mundial de los pesos pesados, ahora sí – con 70 años – totalmente retirado del golpe por golpe. Porque no hay edad que limite a un hombre estar en una de las esquinas del cuadrilátero, y mucho menos al experimentado Balboa. Creed (segundo film de Ryan Coogler) es un cóctel de nostalgia, perseverancia y suspenso. Nostalgia por los que ya no están: Apollo, Adrian, Mickey y ahora también Paulie. La firmeza y perseverancia de Adonis para alcanzar a ser el mejo, en un deporte muchas veces criticado por las secuelas que sufren quienes lo practican se une a la tensión que genera no saber qué sucederá con el legado de Apollo en el reto final, o con la frágil salud de Rocky.

Creed también es una película cargada de guiños para los que siguen al personaje creado e interpretado por Sylvester Stallone desde 1976. Rocky como entrenador demuestra que fue el mejor aprendiz de “Mick”. El veterano ex boxeador somete al joven Creed a perseguir ¡y atrapar! una gallina (o un “pollo”) en un corral para ganar rapidez, como alguna vez Mickey lo hizo con él, aludiendo que “así se entrenaba en los viejos tiempos” (Rocky II). Claro que no se necesita ser un fanático de la saga para divertirse con esta escena o para entender y emocionarse con el resto del largometraje. La cinta que muchos denominan “La nueva de Rocky”, “Rocky 7″ o “La última de Rocky” tiene grandes aciertos de su director: 

El rol de “Ella. Adiós a Adrian (Talia Shire), una mujer sumisa que se alimenta de los sueños de su marido Rocky y que es maltratada física y verbalmente por su hermano Paulie. Bienvenida Bianca (Tessa Thompson), una joven que a pesar de la pérdida de su capacidad auditiva no se da por vencida con su sueño: ser cantante profesional. Lo interesante es que su novio (el propio Adonis), lejos de opacar su carrera, se interesa y la acompaña en el camino. En la única situación donde él la deja en ridículo, ella no se lo perdona (por lo menos en lo inmediato), sino que le cierra la puerta en la cara y “hace oídos sordos”.

Boxeadores por boxeadores. Rocky V y Rocky Balboa (o Rocky VI) tuvieron verdaderos púgiles como protagonistas. Thomas “Tommy” David Morrison (49-3, 44 KO), campeón peso pesado de la OMB, fue Tommy “The Machine” Gunn, el aprendiz y rival de Rocky en el film de 1990. Antonio Deon “Magic Man” Tarver (29-6, 20 KO), campeón semipesado de la AMB, CMB y FIB, interpretó a Mason “The Line” Dixon, la contrafigura de Balboa en la sexta entrega de la saga. Creed no es la excepción. El puertorriqueño Gabriel Rosado (22-9-1s/d, 13 KO), que supo enfrentar a Golovkin y Lemieux y particularmente nació y creció en Filadelfia, personifica a Leo ‘The Lion’ Sporino, uno de los dos rivales relevantes del film de Coogler. El otro es el inglés Anthony “Tony” Bellew (26-2-1, 16 KO), actualmente boxeador de la UER y campeón semipesado Silver CMB (ante el argentino Roberto Bolonti), que encarna a Ricky “Pretty” Conlan. Incluso Michael B. Jordan se convirtió en boxeador (amateur) para interpretar al hijo de Apollo y no utilizar un doble. Entrenó con pesas todos los días y boxeó cuatro a la semana durante ocho meses consecutivos.

Entrenamiento final, updated. Adonis corre por la calle acompañado de unos jóvenes del barrio subidos en sus motocicletas y cuatriciclos hasta llegar al restaurante Adrian’s, donde Rocky, desde el pimer piso, sonríe y levanta sus puños como bendiciéndolo por haber logrado el objetivo (me resulta inevitable no relacionar la escena con el simpático y… ¿difunto? Padre Carmine). Atrás quedó la carrera por las escaleras de la fachada del Museo de Arte de Filadelfia, cómo sin ningún otro boxeador a excepción de “Rock” tuviera permitido subirlas. Y, obviamente, no lo tienen.

Como las peleas del cable. Nunca la saga Rocky tuvo veladas pugilísticas que se asemejaran tanto a la realidad. La primera pelea de Adonis, rodada en un plano secuencia exquisito arrancando en el vestuario y concluyendo en el ring (tal vez la única ajena a una posible transmisión de TV por su insuficiencia legal), pasando por Sporino, hasta Creed vs. Conlan, absolutamente todos los enfrentamientos resultan creíbles. Los planos, focos, efectos especiales y maquillaje, en su justa medida, nos conectan con las noches de box que vemos en la pantalla chica los fines de semana. Lejos quedaron las inverosímiles situaciones dónde dos púgiles se noqueaban al mismo tiempo (Rocky II), luchaban a muerte en una velada de exhibición (Rocky IV) o un boxeador doblaba en edad a su contrincante (Rocky Balboa).

De todas formas, tanto para el flamante director como para Stallone, el mayor acierto de este film fue exponer las cicatrices de Balboa. En su mirada, en su manera de hablar, de pensar, recordar e, incluso, andar. Como si el camino de su vida no hubiera sido lo suficientemente sinuoso, el inesperado resultado positivo de una enfermedad terminal da un vuelco más a su vida. Porque Rocky es el ejemplo de haberlo perdido todo: esposa, mejor amigo, cuñado y entrenador. Y ahora también corre riesgo su vida. ”Si yo peleo, tú peleas”, le dice desafiante Adonis, para que el ex campeón no tire la toalla. Y nadie mejor que Rocky comprende de qué se trata un desafío de vida o muerte. Aunque también sabe que ”el tiempo le gana a todo el mundo, es invicto”, arriba o abajo del ring.

“Un paso a la vez, un golpe a la vez, un round a la vez”, le repite Rocky una y otra vez al heredero de Apollo en su entrenamiento. Le da consejos tanto a él como a nosotros. Porque Balboa esconde en la simpleza (y torpeza) de sus palabras las respuestas para enfrentar al mundo, para darle pelea al día a día  desde que nos levantamos, nos lavamos la cara y en el reflejo de la mañana nos encontramos ajenos a lo que queremos ser. ”Ese hombre ahí (en el espejo), es el rival más difícil que vas a enfrentar”. En definitiva, el film protagonizado por Michael B. Jordan es, por donde se lo mire, la reivindicación absoluta de una saga que ya no tiene su nombre y a la que todavía no nos acostumbramos a llamarla Creed, ni tampoco spin-off. Vaya uno a saber por qué.

Por David Akerman

…………………………………………………………………………………………………..

[ADELANTO] Algunas imágenes de Creed de Ryan Coogler:

'Creed' Trailer featuring Michael B. Jordan from EURweb on Vimeo.

………………………………………………………………………………………..

[COMPILADO] Los mejores momentos de la saga de Rocky:

………………………………………………………………………………………..

¡BUEN MARTES PARA TODOS! Los invito a explayarse sobre Creed en esta gran nota de David; asimismo, también quisiera saber si son amantes de la saga de Rocky o si ésta les resulta indiferente; como siempre, gracias por leer y los espero mañana con un nuevo podcast ¡hasta entonces, muchachada!

…………………………………………………………………………………………………….

…………………………………………………………………………………………………………

—> La última vez escribió Tony Vardé sobre… LIGHTNING IN A BOTTLE

…………………………………………………………………………………………………………

…………………………………………………………………………………………………………

 * RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES DE CINESCALAS POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” Y POR TWITTER, DENLE “FOLLOW” AL BLOG ACÁ; ¡GRACIAS!

Deathmatch: Rocky vs. Rambo

Cuando le pregunté a mi hermano acerca de su fascinación tanto por Rocky como por Rambo, sus respuestas fueron desde “porque se la bancan”, “los dos enfrentraron los peores escenarios que uno pueda concebir: uno peleó de visitante en la Unión Soviética y el otro se le plantó al Imperio [hasta que éste lo cooptó], “son dos capos” y frases por el estilo. Después pensé que era lógico hablar de ambos personajes haciendo más hincapié en su visceralidad que ahondando en las virtudes cinematográficas de las sagas. A fin de cuentas, para hablar de ambos no necesitamos de eufemismos (como para seguir la línea de “palo y a la bolsa”), pero sí los podemos analizar desde una perspectiva pedagógica porque a través de los films se van observando los vaivenes de la política norteamericana (En Rocky IV, la Guerra Fría; en Rambo I, el abandono de los veteranos; en Rambo III, la alianza de Estados Unidos con los Talibanes, etc.). Sí, hay muchas maneras de abordar las sagas, pero cuando tenemos que definir a los personajes parecemos reticentes a enarbolar visiones profundas porque, al verlos, lo hacemos por una sencilla razón: queremos la pelea y, sobre todo, queremos un cine que, a su manera, es incuestionablemente épico.

* 1. Mirá esta pelea de Rocky IV:

* 2. Recordá el trailer de Rambo I:

————————————————-

DEATHMATCH WINNER: ROCKY

————————————————

¿Rocky o Rambo? ¿En qué personaje lo prefieren a Sylvester Stallone? Argumenten su elección y opinen sobre las sagas si así lo desean; de yapa, propongan una secuencia y/o versus que quieran ver el jueves próximo; ¡Gracias a todos! ¡Buen jueves!

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES DE CINESCALAS POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ. Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” ¡GRACIAS!