Irse

“Me estoy yendo y vuelvo en partes para ver si acaso”

“Las imágenes están tan vaciadas que Jarmusch hace que notes cada pequeño y granuloso detalle. Y esos blackouts tienen el mismo efecto que las pausas de Samuel Beckett. Nos hacen mirar con mayor intención, así como Beckett nos hacía escuchar con mayor intención”. Eso dijo la crítica de cine Pauline Keal (ay, Pauline!) de Extraños en el paraíso. ¿Qué puedo agregar yo cuando ella lo dijo todo en una observación tan escueta como elocuente? Quizás que era el momento de escribir sobre esta película – después de que el post de Iván me la recordase -, película icono del cine independiente (sí), obra de culto (también) y pieza influyente (vean, por ejemplo, Bummer Summer de Zach Weintraub). Sin embargo, el post de hoy, además de tomarla como emblema de road trip sucio, desprolijo y hermoso, donde parece no pasar nada salvo que observemos bien de cerca (sumaría a Carver a la referencia literaria de Kael) y encontremos la poesía que Jarmusch siempre le inyecta a su cine, o que se convierte en poesía solo, como una suerte de oruga devenida en mariposa.

Pensando en hacer un post sobre viajes e historias de introspección, pasé por varias obras que podrían haber ilustrado este miércoles. Pensé en Badlands y pensé en Into the Wild, que en su momento nos había impulsado a discutir sobre films de volantazos y partidas. Pero me quedé con esta y con esa sensación de libertad que implica un cambio de rumbo brusco o un viaje de carretera como cualquier otro. En ambos siempre está la incertidumbre y la sensación de que algo nos está esperando. Algo espera ser redescubierto por nuestra mirada única. Porque, como escribe Benedetti en el poema que da título a este post, cuando la brújula decide el destino, ese destino nos aguarda: “Siempre habrá un sitio donde quiera con un montón de bienvenidas, todas te reconocen desde lejos y aprontan una fiesta tan discreta, sin cantos, sin fulgor, sin tamboriles, que solo vos sabrás que es para vos”.

¿Vieron Extraños en el paraíso? ¿Qué otras películas de viajes, aventuras y cambios de vida les resultaron inspiradoras? Si tuvieran que elegir un destino para su futuro…¿Cuál sería? ¡Comenten!

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES DE CINESCALAS POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ. Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” ¡GRACIAS!