Deathmatch: Películas de M. Night Shyamalan

Ilustración: keviemetal.tumblr.com

*Aclaración: la imagen superior es meramente ilustrativa, no coincido con (casi) ninguno de los puntajes de la misma

Si bien a pesar de sus traspiés el cine de M. Night Shyamalan no me resulta indiferente, es incuestionable que estamos hablando de un realizador que construyó un modelo narrativo – las famosas vueltas de tuerca del 80% de su obra – que se convirtió en un logro en sí mismo y simultáneamente en su propia trampa. Analicémoslo de este modo: es imposible pensar su cine sin remitirnos, de manera indefectible, a los trucos con los que cierra casi todas sus historias. Sin embargo, en el camino, nos olvidamos precisamente de eso: de las historias. Del recorrido. Del trayecto hacia a esos finales. Y ahí me quiero detener: aunque sigo sosteniendo que El protegido es su mejor película y una de las mejores de superhéroes de todos los tiempos (lo cual, si lo pensamos bien, es otra vuelta de tuerca que Shyamalan ejecutó a la perfección), me es irresistible el romanticismo de La aldea. Un romanticismo al que el director siempre se muestra proclive y que, por lo general, está ligado a los terrenos sinuosos (metafórica y literalmente) sobre los que se mueven sus protagonistas (en este caso, Lucius y Ivy; esta última, la única mujer verdaderamente superheroica de su filmografía), quienes deben encontrar una pequeña salvación en medio de una atmósfera que los obliga a mantenerse alertas. Shyamalan ha dejado marcas indelebles (especialmente gracias a Sexto sentido y ese “I see dead people”), pero las más poéticas, las más fascinantes, no están en las conclusiones, no están en esos abrazos al ridículo (como en la fallida The Happening) y no están en esos momentos de comicidad (Joaquin Phoenix en Señales). Lo más bello del cine de Shyamalan está en esos climas intermedios, como esa charla entre Lucius y Ivy en plena noche donde el miedo parece ausentarse para dar lugar a un hecho simple (el tomarse de las manos) y a la más enorme de las aseveraciones: “yes, I will dance with you on our wedding night”. 

………………………………………………………………………………………….

► [VIDEO] Un homenaje a las películas de Shyamalan:

…………………………………………………………………………………………….

► [DE YAPA] Quentin Tarantino defiende El protegido:

…………………………………………………………………………………………….

► [OTRA YAPA] Los secretos del cine según M. Night Shyamalan:

…………………………………………………………………………………………….

¿Bancan a Shyamalan o lentamente se les está acabando la paciencia? ¿Cuál es su película favorita del director y/o giro del final? ¿Cuál vuelta de tuerca los sorprendió y cuál les pareció directamente ridícula? Como siempre, espero sus comentarios y propuestas para una nueva secuencia y/o versus para el jueves próximo; ¡saludos para toda la muchachada!

……………………………………………………………………………………………..

DEATHMATCH WINNER: EL PROTEGIDO

……………………………………………………………………………………………..

La última vez enfrentamos a… ORIGINALES vs. REMAKES

………………………………………………………………………………………………

……………………………………………………………………………………………….

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES DE CINESCALAS POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” Y POR TWITTER, DENLE “FOLLOW” AL BLOG ACÁ; ¡GRACIAS!

Brilla brilla, estrellita

Hoy en Cinescalas escribe: Ignacio “Ica” Portela

Muchas veces en el blog hablamos sobre nuestros actores predilectos, sus películas, cuáles son las cosas que les perdonamos y cuáles no, etc. etc. Pero hace un tiempo se me ocurrió un tema que nunca habíamos abordado: los niños estrellas o estrellados, como prefieran decirles. Siempre me causó curiosidad cómo quedaron truncas sus carreras, lo que se le puede atribuir a muchísimas razones, pero lo cierto es que cuando veo a un chico en el cine, no puedo dejar de pensar: “Cuánto durará este?” Muchos de ellos no tuvieron una carrera que durara más de la edad que tenían cuando empezaron. Algunos vuelven con trabajos esporádicos, apariciones contadas con los dedos de las manos y otros simplemente tienen carreras excelentes y pueden superar airosamente la transición de la niñez a la adolescencia.

Más allá de todas estas cuestiones, lo más importante es que, mientras duraron, lograron divertirnos y de qué manera. Creo que hasta el día de hoy, Navidad no es lo mismo si no se ve por Fox Home Alone o Milagro en la calle 34. ¿Quién puede olvidarse de frases como “¿Se van a rendir o tienen ganas de más?”? ¿Quién no sufrió con los muertos que rondaban a Cole en Sexto sentido? ¿Cómo poder olvidar ese momento en el que, tapado hasta la nuca, después del chistecito que le hizo Tommy Tammisimo, le confesara al psiquiatra que veía gente muerta? Terrible, terrible.

Carreras cortas, prósperas o no, estrellas o estrellados, cumplieron con el objetivo, que era entretenernos a través de la gran pantalla. De todas maneras, no os preocupéis, aunque ellos ya no estén, siempre habrá alguna cara bonita que sus padres (y la industria) sabrán explotar de la debida manera.

Por Ignacio “Ica” Portela

¿Qué otros actores podrían sumar al listado de Ica de los que fueron estrellas y luego quedaron en el olvido? ¿Cuáles eran/son sus favoritos?; ¡Dejen sus comentarios!; para escribir en Cinescalas solo deben mandar sus notas a milyyorke@gmail.com

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES DE CINESCALAS POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ. Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” ¡GRACIAS!

El mejor papel de…Toni Collette

Hace tiempo que quiero subir esta escena por razones que exceden el respeto que le tengo a M. Night Shyamalan, respeto que se afianza a pesar de sus traspiés. Esas razones que exceden al director de Sexto Sentido acaso puedan ser englobadas en una: la capacidad de una actriz para transmitir emociones mediante gestos. Cole (Haley Joel Osment) le dice a su madre que vio a su abuela y le narra una anécdota tierna y agridulce. En ese instante, uno de los más humanos de la película (Shyamalan suele hacer esas cosas, como con esta escena de La aldea), la cara de Toni Collette se transforma, va desde el enojo de una madre que no sabe qué hacer con su hijo hasta la emoción y la suspensión de la credibilidad ante aquello que ese niño, no menos emocionado que ella, le narra con dulzura, con paciencia. Yo sé que hay muchísimos papeles más que Collette supo explotar (desde Velvet Goldmine hasta Little Miss Sunshine, sin olvidar la subvalorada En sus zapatos) con otros recursos y, sobre todo, con mucho más tiempo en pantalla. Sin embargo, como les conté una vez, suelo ligar a los actores a esas escenas puntuales y la que les dejo más abajo resume, en pocos minutos, por qué ella es tan grandiosa. Porque el quiebre de esa madre que no se permite correrse del eje se ve, con claridad y belleza, en sus enormes ojos.

Mirá a Toni Collette en esta escena de Sexto Sentido:

¿Cuál les parece la mejor interpretación de Toni Collette? De yapa, cuenten de qué actor o actriz quisieran ver post; ¡Gracias a todos y Buen Finde!

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES DE CINESCALAS POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ. Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” ¡GRACIAS!