Podcast Cinescalero Volumen XVI / Revisionando los ’90: CLUELESS

♦ ¿Qué veredicto dan ustedes en el “juicio” de hoy? ¿Clueless se mantiene en el 2016 o no tanto? ¡Los invitamos a debatir! ¡Hasta el lunes, muchachada! ♦

“Let the sunshine in”

“All my little plans and schemes, lost like some forgotten dreams, seems that all I really was doing was waiting for you”. La escena de Funny People en la que George (Adam Sandler) se pone a tocar “Real Love” con sus amigos funciona en dos niveles. Por un lado, es una viñeta melancólica dentro de una película extensa, a la que si se la piensa objetivamente se la puede considerar disonante con el resto del film. Lo sabemos: Funny People maneja diferentes tonos y precisamente por eso parece haber sido infravalorada. Judd Apatow intentó, dentro de una historia particular, plantear la vida del ser humano desde lo general, desde lo vasto, desde un escenario en el que pueden coexistir el amor que no se olvida con la amistad imperecedera, y con la música sobrevolando ambos vínculos como un necesario tercer actante. Por otro lado, Funny People es una extensión más “madura” de su ópera prima The 40 Year Old Virgin. Esto se nota en el modo en el que Apatow reincide en esa unión permanente de relaciones entre amigos y relaciones entre parejas, volviendo pluridimensional a esa letra de John Lennon que coverea Adam Sandler. Ese “all I really was doing was waiting for you” puede aludir tanto al amigo nuevo que aparece de súbito como al amor que se hace presente del mismo modo. Por lo tanto, cuando barajaba potenciales grandes finales del cine como respuesta a la consigna de hoy, no me quise ir a lo canónico sino a una conclusión que resulta igual de efectiva y gloriosa que tantos otros desenlaces clásicos. The 40 Year Old Virgin halla su coda en la celebración más colorida y lúdica de esa inigualable sensación de estar enamorado. Sí, también es un festejo por cómo Andy puede por fin canalizar sus deseos físicos, pero su historia excede el terreno sexual. Apatow construye un final acorde al resto del film, uno en el que los amigos se confunden con las parejas en un baile armónico, uno en el que se pide dejar entrar lo luminoso y no dar por sentado los eventos más extraordinarios dentro de lo mundano. “Let the sunshine in” es la plegaria que sintetiza cómo todos los personajes del film manifiestan amor a través de gestos simples como prestar un caja de películas pornográficas o impulsar a un hombre a que se despida de su pasado para poder progresar. Dejar entrar al Sol es dejar entrar al cambio y eso, para Apatow, hay que mostrarlo con un extraordinario, delirante y hermoso baile fraternal. 

………………………………………………………………………………………….

► [COMPILADO] Comparto con quienes no vieron esto todavía, un gran video editado por Jacob T. Swinney, en el que contrapone los primeros y últimos planos de algunas películas; les garantizo que es imperdible:

First and Final Frames from Jacob T. Swinney on Vimeo.

…………………………………………………………………………………………………

¡BUEN MARTES PARA TODA LA MUCHACHADA! En este nuevo post que varios me venían pidiendo, una única consigna: ¿Cuáles son los mejores finales del cine? Los invito a mencionar sus secuencias conclusivas favoritas; como el público se renueva (?), este post funciona como la segunda parte de este otro que hicimos hace mucho tiempo; asimismo, los espero mañana en el post de mejores personajes secundarios de series + entrevista a Raúl Castillo de Looking; ¡los leo, como siempre! ¡buen martes!

…………………………………………………………………………………………………………

 

………………………………………………………………………………………………………..

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES DE CINESCALAS POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” Y POR TWITTER, DENLE “FOLLOW” AL BLOG ACÁ; ¡GRACIAS!

¿Y no eras vos la que te querías casar?

Hoy en Cinescalas escribe: Lorena Yscara

Atención: se revelan algunos detalles del argumento

“¿Y no eras vos la que te querías casar?”. Eso es lo que siempre me pregunta mi papá cuando le voy con alguna queja o le cuento algún problema en mi matrimonio. Por supuesto que entiendo que esto quiere decir: “jodete” o algo tipo “si te gusta el durazno, bancate la pelusa”. Lo que me dijo miles de veces y nunca di bolilla después me sucedió, haciéndome dar cuenta que es una gran verdad de la vida esto de que solo con amor no se sostiene una relación, que esto de “mientras estemos juntos, el resto se puede ir al infierno” dura muy poco tiempo y cuando menos te diste cuenta, estás conviviendo con alguien que parece que habla en otro idioma, que te evita, que es capaz de decir las cosas más irritantes y que te cuestiona la manera de criar a los hijos. A todo esto sumale tus propias crisis personales, ya sea de edad, profesionales o las que te hacen replantearte si estás en el lugar donde querés estar y con la persona que querés estar o si sos la persona que quisiste ser.

Así están las cosas también en la pareja que protagoniza This Is 40 – la última comedia escrita y dirigida por Judd Apatow - y todo sale a la luz la semana en la que los dos protagonistas, Pete (Paul Rudd) y Debbie (Leslie Man), cumplen 40 años. Ella elige la negación y él la indiferencia al nuevo cambio de década, pero todos los problemas siguen estando ahí. Se sienten desconectados, ella no comparte la pasión de él por la música, pasión que le hizo abrir su propia discográfica y endeudarse hasta la coronilla sin que su esposa sepa, y él aporta muy poco del romanticismo y pasión amorosa que ella desea. La rutina los absorbe y ellos lo saben, entonces deciden hacer un plan, una lista de cosas a cambiar, “elegir ser felices” le dice Debbie. Por lo tanto, se abocan a eso tratando de mejorar su calidad de vida siendo más sanos físicamente y transmitiéndoles eso a sus hijas. Pero también tienen que pelear con ellas a los gritos (gritos reales que se escuchan en una escena muy graciosa) por un poco de intimidad y ellas, a su vez, como todos los hijos, nunca los dejan en paz y se quejan de la omnipresencia de los padres pero no toleran que les cierren la puerta de su cuarto.

► Les dejo el trailer de This Is 40: 

Entonces, Debbie y Pete se hacen una escapadita de una noche a un lugar donde nunca habían ido sin sus nenas, y acá viene la mejor escena de la película, al menos la que más me emocionó y divirtió. Ya desde que van en el auto la complicidad entre ellos es genial y entonces cuando están en la cama, después de pasar un día hermoso, Debbie le pregunta a Pete por qué pelean tanto. Pete le responde: “cuando estemos peleando, mírame a los ojos y recordemos este momento, justo ahora y así sabremos que nunca tendríamos que pelear”. Después sigue una charla desopilante sobre cómo se asesinarían, pero el punto es que ellos logran verse de nuevo, verse como se veían antes, vuelven a conectarse, a entender por qué se aman y por qué se eligieron una vez. Esto me llega al corazón porque me pasó que a veces te enfocás en las cosas malas o en una imagen distorsionada del otro que te da esa visión diaria de lo que vos querés que sea y no de cómo es en realidad, y lo perdés y no le das la oportunidad de mostrarse. Pero, si lo hace, te molesta; todo porque una siempre idealiza y es obvio que el otro nunca va a cumplir las expectativas y entonces todo pierde sentido. Lo peor es que tampoco nos damos cuenta de que al otro le pasa lo mismo con nosotros, ahí es donde entiendo lo que dice Cortázar sobre que “por eso nunca seremos la pareja perfecta, la tarjeta postal, si no somos capaces de aceptar que solo en la aritmética el dos nace del uno más el uno.”

Por esto digo que la escena que antes menciono me conmovió: porque sé que es posible volver a encontrarse con el otro, con lo que amás del otro. Pero, como pasa en This Is 40, hay otros factores que influyen para hacer de tu vida matrimonial un caos, y estos son los problemas sin resolver con los padres, los problemas financieros o algún evento impensado que llega para modificarlo todo. Apatow disimula con gran inteligencia el duro y corrosivo argumento con gags hilarantes y diálogos ácidos entre Paul y Leslie, quienes tienen una gran química en pantalla, y no necesitan hacer el más mínimo esfuerzo para pasar de una pelea encarnizada a asociaciones desopilantes sin que esto resulte artificial. Cuando va llegando el final del film, todo hace eclosión en una fiesta, ambos se dicen cosas que tal vez no tendrían que ser dichas, se descubren verdades y, si tenés un segundo de iluminación, te podes dar cuenta que no solo los protagonistas están en crisis, como advierte Debbie sobre su padre, ya que cada uno vive su vida como puede, afrontándola a su manera. Después llegan al punto de las reconciliaciones, porque eso es lo que pasa en todas las familias: se hacen las paces. Porque después de todo lo que les dijiste, siempre van a estar a tu lado en la guardia de un hospital y te van a decir (muy a su modo) que valoran todo lo que haces. Así, vas a sentir que podés aceptarlos como son y que verdaderamente los querés. La charla final entre Debbie y Paul es sincera y real, comprenden que ellos pueden con todo ya que amor es lo que les sobra, lo que les falta es comprenderse en sus rayes y aceptarse como son en una nueva etapa, sabiendo que son su “persona favorita en todo el mundo”, y decidiendo continuar con su vida, sin saber muy bien cómo, igual que nos pasa a todos, pero siempre juntos, juntos a la par.

Por Lorena Yscara

  …………………………………………………………………………………………………..

¿Vieron This Is 40? ¿Les parece un avance o un retroceso en la filmografía de Judd Apatow? Con Lore los invitamos a sumar otras películas que reflejan, a su manera, los pormenores de la vida matrimonial; ¡buen comienzo de semana, muchachada! ¡Dejen sus comentarios! ¡Hasta mañana!

……………………………………………………………………………………………………..

—> La última vez escribió Luciano Sívori sobre… UNA MIRADA A LA LITERATURA DETRÁS DEL CINE

 ………………………………………………………………………………………………………….

……………………………………………………………………………………………………...

 

……………………………………………………………………………………………………….

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES DE CINESCALAS POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” Y POR TWITTER, DENLE “FOLLOW” AL BLOG ACÁ; ¡GRACIAS!

La peor película para…mantenerte despierto

Supongo que les pasará lo mismo: cuando una película tiene todos los componentes para agradarnos (como mínimo) y deslumbrarnos (como logro máximo), pero el resultado termina siendo opuesto, la decepción es aún mayor. La decepción se convierte en enojo y el enojo, a su vez, desemboca en preguntas como “¿Por qué dirigió esto?”, “¿Qué lo llevó a actuar tan mal?”, o en afirmaciones como “Ni siquiera x salva este film” o “Voy a tratar de olvidarme que esta película existe y hacer de cuenta que x no la dirigió ni x la protagonizó”. Todo esto me sucedió con ¿Cómo saber si es amor? Permítanme hacer un repaso de los nombres involucrados en esto: James L. Brooks (quien además de ser el realizador de películas como La fuerza del cariño y Mejor…imposible también produjo grandes films como Quisiera ser grande, Say Anything, Jerry Maguire, Bottle Rocket, etc.), Paul Rudd (no sé ustedes, pero yo lo banco desde Clueless hasta la reciente This Is 40), Reese Witherspoon (Tracy Flick, todo dicho), Owen Wilson (creo que acá la aposición/explicación estaría de más) y Jack Nicholson (ídem al caso anterior). Pero le quiero sumar algo: la premisa del film es mostrar cómo la vida está llena de interrogantes y casi nunca tenemos la seguridad de estar haciendo las cosas bien, temática que siempre me atrajo (más ahora, ya cerca de los 30). Lamentablemente, en la película nada funcionó como esperaba. No hay química entre los personajes (y no solo me refiero a los vínculos románticos), algunas subtramas resultan forzadas e inverosímiles para el planteo realista que tiene el film (como aquella que protagoniza Nicholson) y todo lo que se cuenta se hace desde lo anodino y lo seguro. No debería extrañarme si pienso que Brooks venía de Spanglish, película que no solo amaga a salirse de la fórmula sino que se echa para atrás en un final donde el director traiciona todo aquello que tan bien le salió en Mejor…imposible: la coherencia con sus personajes, sus necesidades, sus resoluciones. ¿Cómo saber si es amor? sigue la misma línea y se convierte en uno de esos films que parten de un disparador atractivo, simple, identificable, pero lejos de mantenerlo en ese estado, su realizador se empaca y busca adornarlo, para eventualmente alargarlo, embarrarlo y contaminarlo con situaciones tan prescindibles como olvidables.

………………………………………………………………………………………….

► Algunas imágenes de ¿Cómo saber si es amor? (a ver si resisten la musicalización del trailer):

……………………………………………………………………………………………

► Otra película que me aburrió (perdón a quienes les gusta) es Los miserables; les dejo el Honest Trailer de la misma, es muy divertido, no se lo pierdan:

……………………………………………………………………………………………

¿Cuál es la peor película para mantenerte con los ojos abiertos? Lo cual es otra forma de preguntar: ¿cuál es la película ideal para quedarse dormido?; como siempre, espero sus aportes y los invito a proponer otro “La peor/mejor película para…” para un viernes futuro; ¡nos reencontramos el lunes!

………………………………………………………………………………………….

La última vez hablamos sobre la mejor película para… conquistar a alguien

……………………………………………………………………………………………

 ……………………………………………………………………………………………..

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES DE CINESCALAS POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” Y POR TWITTER, DENLE “FOLLOW” AL BLOG ACÁ; ¡GRACIAS!

La mejor película para…ver con amigos

Judd Apatow siempre lo dice: “yo escribo sobre lo que conozco”. Por eso, para el guión de la flamante This Is 40, los límites entre ficción y realidad se borraron completamente, al punto de que el retrato de ese matrimonio no sólo tiene un paralelismo obvio con el suyo con Leslie Mann sino que además el hecho de mirarse el ombligo contribuyó, alimentó, aportó esos detalles de la vida conyugal que le dan una cuota de realismo a su cuarta película hasta el momento. Si bien me conecto mejor con Funny People – ese cambio de registro, esos giros constantes, esas pausas musicales que la descomprimen, ese homenaje a los inicios de comediantes como Adam Sandler y la propia Mann la vuelven tan anómala como fascinante -, cuando pensaba en un film para ilustrar/responder la consigna de este viernes, todos los caminos me condujeron a Virgen a los 40 y a todo lo que la película, como ópera prima, vendría a construir para las posteriores producciones de Apatow. Porque todas ellas, con sus variaciones, están hablando sobre la amistad. La amistad impensada de Drillbit Taylor, la amistad adolescente de Superbad, la amistad puesta a prueba de Bridesmaids y la amistad como espejo de uno mismo de Eternamente comprometidos. Porque se lo podrá criticar, pero Apatow efectivamente sabe cómo escribir sobre lo mundano, sobre las demostraciones de afecto más cotidianas pero menos frecuentes de ver en cine. Como esa de Virgen a los 40 en la que David (Paul Rudd) le deja una caja con películas porno a Andy (Steve Carell) no como un gesto de cancherismo sino como una forma de ayudarlo, desde lo más simple, a explorar territorios desconocidos, a empezar a salir, a conocer(se), a volverse menos ermitaño. Porque Apatow lo sabe: los amigos no solo están para los actos descomunales sino también para algo tan sencillo y reconocible como sentarse al lado tuyo para entretenerse (y entretenerte) con un videojuego. 

………………………………………………………………………………………….

*Les dejo una escena de Virgen a los 40:

……………………………………………………………………………………..

*DE YAPA: El cine de Judd Apatow en 3 minutos:

………………………………………………………………………………………..

¿Cuál les parece la mejor película para ver con amigos? ¿Cuáles son las que más disfrutaron en compañía de ellos? Los invito a sumar sus anécdotas y a proponer otro “La peor/mejor película para…” para un viernes futuro; ¡Comenten! ¡Buen Finde para todos! ;)

………………………………………………………………………………………….

La última vez hablamos sobre la peor película para… ver después de una ruptura

……………………………………………………………………………………………

……………………………………………………………………………………………

A quienes veo este viernes les recuerdo….

………………………………………………………………………………………………….

 * RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES DE CINESCALAS POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” Y POR TWITTER, DENLE “FOLLOW” AL BLOG ACÁ; ¡GRACIAS!