Siempre serás…

…Jeffrey Wigand.

A los dieciocho años le escribí un mail. Un mail que él respondió de manera precisa, escueta, elegante. No me sorprendió que así fuera. La imagen que había configurado de él en mi mente estaba vinculada a cierto hermetismo, y a un modo de decir las cosas tan directo como persuasivo. Le escribí después de que El informante me lo presentara como una persona imperfecta pero con una verdad para defender, más allá de esas imperfecciones, más allá de que el periodismo haya querido poner la lupa sobre su figura para encontrar lo más sucio, algo que terminara por desacreditar cualquier denuncia que saliera de su boca. Le escribí después de que Michael Mann lo siguiera por los campos de golf, de noche, con miedo; o por los pasillos de la escuela, poniendo monedas en un teléfono público para hablar con Lowell Bergman y asegurarle que él no es la clase de hombre que resiste ser mirado con un microscopio y salir limpio, pero sí uno de los que está dispuesto a sentarse en una silla a contar una verdad. Con riesgos. Poniendo en riesgo a su familia. Perdiéndola. Perdiendo lujos. Perdiendo su condición de individuo anónimo. Le escribí después de que Russell Crowe captara de Wigand esos gestos que lo hicieron quijotesco y, al mismo tiempo, alguien que se pierde en la habitación de un hotel y putea porque no puede ver a sus hijas, o porque sus hijas no pueden descifrar cuál es su misión. “¿Who are these people?” le inquiere Mike Wallace (Christopher Plummer) a Bergman (Al Pacino) luego de conocer a Wigand y su esposa. Wallace le responde: “Ordinary people under extraordinary pressure”. El informante fue (y sigue siendo) una película crucial en mi formación como crítica de cine. Una obra perfecta, mordaz, no sólo sobre el periodismo, o sobre los ideales; sino también sobre dos odiseas paralelas y bien particulares que confluyen en un mismo lugar: mantener la ética intacta (“fame has a fifteen minute half-life, infamy lasts a little longer”). Y si a los dieciocho años le escribí ese mail a Wigand no fue solo porque estaba obsesionada con cada detalle del film de Mann (como el ralenti usado cuando los personajes entran y salen de edificios opresivos), fue también porque comprendí hasta qué punto Russell Crowe estaba viviendo ese personaje en carne propia. Como cuando mira el horizonte preguntándose si vale la pena arriesgarlo todo aún con posibilidades de salir perdiendo o como cuando ingresa a un estudio de televisión y verbaliza su discurso con convicción pero con resabios de temor, ese temor que se percibe en cómo sus manos no cesan de moverse, de reflejar esos estados anímicos que se apoderaron de él y de los cuales tardó en liberarse por culpa del demonio del nerviosismo, de la intranquilidad, de la constante persecución. 

………………………………………………………………………………………….

► [ESCENA] El momento que más me ha quedado grabado del extraordinario film de Michael Mann:

………………………………………………………………………………………….

Otro martes, otra consigna: ¿A qué actores no pueden disociar de un determinado personaje, al punto de que verlo en otra película/serie implica inevitablemente recordar su gran papel?; como siempre, dejen sus aportes que más tarde voy a reunirlos todos en una misma galería; ¡los leo, como siempre! ¡buen martes para todos! ¡nos vemos mañana!

 ………………………………………………………………………………….

 [BONUS TRACK] Tarde pero seguro: el póster para Clau de Lincoln (gracias Ezequiel Saul por la imagen):

…………………………………………………………………………………..

 ► [GALERÍA] Los actores a los que les cuesta despegarlos de un determinado personaje (gracias por sus contribuciones ;) ):


Created with Admarket's flickrSLiDR.

………………………………………………………………………………………….

…………………………………………………………………………………..

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES DE CINESCALAS POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” Y POR TWITTER, DENLE “FOLLOW” AL BLOG ACÁ; ¡GRACIAS!

El mejor papel de…Tom Cruise

“This is got to be the fifth biggest economy in the world and nobody knows each other. I read about this guy who gets on the MTA here, dies. Six hours he’s riding the subway before anybody notices his corpse doing laps around L.A., people on and off sitting next to him. Nobody notices.” – Vincent (Tom Cruise) en Colateral

En un viejo post de tiroteos de película (!), hablé de uno de mis directores favoritos, Michael Mann, a propósito de Fuego contra fuego. Hoy vuelvo a Mann y a, mi entender, una de sus películas más logradas: Colateral. Hay algo hipnótico en ella, que bien puede tener relación con esa tonalidad azul permanente, ese seguimiento de las personas de modo documental, esa banda sonora…pero nos encontramos con algo más. Con eso que retoma de El informante y que tiene mucho que ver con la premisa hitchockiana de poner a un personaje común bajo una situación extraordinaria. Ese personaje, como en aquella lo era Jeffrey Wigand y su lucha judicial incansable, aquí es Max, el hombre que maneja un taxi porque tiene en vista otra meta para su futuro. El camino lo cruza con Vincent, un sicario que, a su manera, lo empuja a que pelee por su futuro con más agallas.

Audioslave y “Shadow of the Sun”, gran tema que suena en la película:

Las conversaciones dentro del taxi entre uno y el otro van desde lo fiosófico, lo existencial, hasta lo más mundano (la charla sobre la madre de Max) y en esa interpretación controlada de Tom Cruise (aclaro que para mí tiene otros dos grandes papeles: el de Magnolia y el de Tropic Thunder) radica la fuerza del cine de Mann (la secuencia del boliche es extraordinaria) pero también la capacidad del actor de ir desde el comportamiento más brutal y animal hasta la mínima expresión, como lo es ese cruce de miradas en el tren, ese lugar donde, el hombre que se creía superpoderoso porque tenía en sus manos la vida de muchos termina siendo el hombre común que pasa inadvertido, ese hombre al que ya nadie ve.

¿Cuál es su papel favorito de Tom Cruise? ¡Buen Finde para todos! ¡Nos vemos el lunes!

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES DE CINESCALAS POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ. Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” ¡GRACIAS!

 

Tiroteos de película

NOTA

“Quiero ver todo lo que sucede a través del lente. Por lo general, todo se reduce más a la actuación que a la técnica, pero siempre trabajé con el mismo equipo de cámaras. Somos una familia. Una familia que retoma todo aquello que dejó unos años antes”  Michael Mann

* Para Lucía y para mi viejo

Porque creaste Miami Vice. Porque dirigiste una de mis películas favoritas de todos los tiempos (El informante). Porque me hacés discutir con mi viejo sobre si Colateral debería haber terminado en el subte o en el taxi. Porque me hacés hablar con mi amiga Lucía sobre tu maestría para filmar grandes escenas. Y porque dirigiste una de las mejores secuencias de tiroteo que se hayan visto en pantalla grande: la de Fuego contra Fuego. Porque sos un grande, Mann.

Aclaración: como algunas escenas no se consiguen subtituladas, debo subir el video en idioma original. Espero que eso no les impida sumar propuestas. Si consiguen videos subtitulados, bienvenidos sean. Gracias a todos. Buen Finde.

Mirá uno de los mejores tiroteos del cine:

* Perlita: no te pierdas este tiroteo ¡con flores! de Freddiew en youtube (via @gauyo):


¿Cuál es el mejor tiroteo de película? ¿Te gusta el cine de Michael Mann?