El futuro ya llegó

Hoy en Cinescalas escribe: Eduardo Blake

*Atención: se revelan algunos detalles del argumento de la saga de Back to the Future; pero si a esta altura no la vieron… ¡dejen de leer ya mismo y háganlo!

Miércoles

21 de Octubre

2015

Una fecha mágica, casi única, que será por siempre parte de la historia pasada, presente y futura de muchos amantes del cine. En tan solo unos días, seremos testigos de cómo uno de aquellos futuros fantásticos y delirantes de nuestra infancia y adolescencia se convertirá en presente y, de repente, en un pasado que jamás sucedió.

Por si queda alguna duda, sí, estamos hablamos del futuro presentado por Back to the Future Part II (1989), la segunda película de una de las mejores (sino LA mejor) trilogías de la historia del cine. Con las actuaciones de los entrañables Michael J. Fox como Marty McFly y Christopher Lloyd como Emmett “Doc” Brown, la saga de Back to the Future (en sus tres entregas con dirección de Robert Zemeckis y guión de Bob Gale) es un clásico que ocupa un lugar especial en el corazón de muchos, entre los que me cuento. ¿Qué se puede decir de una trilogía que está por cumplir treinta años de su estreno, con una popularidad que parece inquebrantable? ¿Qué se puede escribir que ya no se haya escrito, dicho o publicado? Cada aspecto de la saga y cada cuadro de las películas han sido analizados minuciosamente en todos sus detalles, tanto por críticos como por fans; incluso recuerdo, en mi primer año de facultad, tener que leer un texto de Linda Seger que mostraba la estructura en tres actos de una trama, la presencia de las subtramas y los puntos de giro utilizando la primera Back to the Future como ejemplo (hay que reconocer que fue una técnica efectiva, porque hasta el día hoy me lo sigo acordando).

La saga – en especial la primera Back to the Future (1985) -, es un componente fundamental de mi infancia. Cada vez que la veo funciona como una verdadera máquina del tiempo: con tan solo escuchar la música del principio (la maravillosa “The Power of Love” de Huey Lewis), o con ver al Doc finalmente hacer su entrada triunfal junto al DeLorean, vuelvo inmediatamente a la primera vez que la vi, y las emociones y sonrisas cómplices con Marty y el Doc afloran con una espontaneidad genuina. Pero creo que ésto no sería posible sino fuera porque las películas en sí exudan dedicación por sus poros. El nivel de detallismo del equipo de producción no deja de sorprenderme, llenando de pequeños chistes internos, referencias y sorpresas las diferentes escenas. En particular, mi favorita es la “subtrama” del nombre del Mall Pinos Gemelos, que no es algo que se pueda apreciar necesariamente en la primera mirada, pero que al volver a ver la película (o cuando te lo cuenta un amigo), se vuelve un detalle genial e inolvidable. Y no podemos omitir las numerosas referencias a otras obras del cine y la televisión, desde el genial “Mi nombre es Darth Vader, soy un extraterrestre del planeta Vulcano” hasta el afiche interactivo de Jaws 19, sin olvidar las diversas alusiones a la trilogía del Hombre sin nombre de Sergio Leone e incluso a algún dialogo de Taxi Driver.

El centro de la saga es la amistad pura, y casi única, entre dos personajes absolutamente dispares, dos outcasts que carecen de intereses comunes; una amistad que atraviesa el tiempo, donde el Doc y Marty se cuidan el uno al otro, sin importar los riesgos involucrados. En la primera Back to the Future podemos identificar al personaje de George McFly (interpretado por Crispin Glover) con el miedo a ser rechazados, el pánico al fracaso, que termina dominando su vida y que transmite a su familia, atrapada en una existencia suburbana infeliz. En su personaje se encarna también la respuesta a ese eterno dilema que persigue a aquellos que no dejan ir al pasado, el famoso “¿Qué hubiera ocurrido si hubiera hecho algo distinto en aquella ocasión? ¿Cómo sería mi vida hoy?”. A lo largo de la película, por la interferencia de Marty, se producen una serie de cambios que tendrán un efecto dominó en el resto de su vida. Al regresar Marty al presente de 1985, se encontrará con unos padres y hermanos muy similares pero distintos a los que dejó al principio, más seguros de sí mismos y más felices.

Pero como Marty sigue siendo la misma persona criada por sus padres antes del viaje temporal, no se ve beneficiado (salvo materialmente) por estos cambios. Sigue manteniendo las mismas inseguridades y problemas, y solo será a través de la odisea de la segunda y la tercera película que Marty madurará. En este proceso se enfrentará al miedo de obsesionarse por lo que piensen los demás sobre uno, encarnado por el no poder retroceder cuando alguien le dice gallina, arriesgándolo todo sin importar las consecuencias. En un raro ejemplo de una buena continuación, la segunda película juega a recrear la fórmula exitosa de la primera de maneras distintas. Por un lado, en vez de mostrarnos el pasado de hace treinta años, decide mostrar el futuro en treinta años, especulando con cómo será la tecnología y la vida en el lejano año 2015, pero a la vez planteando similitudes y ecos entre ambos tiempos (“cuanto más cambian las cosas, más se mantienen igual”, perfectamente simbolizado por el viejo Biff sufriendo un deja vú al ver la persecución en el futuro). En algunas predicciones estuvieron cerca (el cine 3D y las secuelas sin fin), pero en otras no tanto (¿¡¿dónde están mi hoverboard y mis zapatillas autoajustables?!?).

Tras un breve desvío por un 1985 alterno, más cercano a la Nueva York de John Carpenter que a otra cosa, la película nos llevará nuevamente a esa noche mágica del Encantamiento bajo el mar de 1955, para agregarle más tramas, más eventos y más viajeros temporales. El esfuerzo en la recreación de los detalles y escenarios de la primera es sublime, una verdadera obra de arte. A su vez, esta segunda parte prepara con varias menciones y pequeños detalles la tercera y última aventura, ya sea mostrando la habilidad de Marty con los videojuegos de vaqueros como con Biff mirando A Fistful of Dollars.

Back to the Future Part III (1990) se focaliza también en el Doc Brown quien, angustiado por las consecuencias producidas por su mayor invención, está decidido a destruirla y nunca más viajar por el tiempo. En una Hill Valley del Viejo Oeste (1885), Doc y Marty tendrán su última gran aventura, mientras juegan con las convenciones de los westerns clásicos. Y será aquí que el Doc se enamorará perdidamente de Clara Clayton (Mary Steenburgen), en un romance de naturaleza imposible, un amor entre alguien que debería haber muerto y alguien que no debería estar en ese tiempo.

TO BE CONTINUED?

Nunca sentí que una cuarta aventura fuera necesaria, y por suerte Zemeckis y Gale concuerdan. Zemeclis en particular ha dicho que harán una cuarta parte o una remake por sobre su cadáver. La trilogía es una obra maestra, atemporal a pesar de su temática de viajes en el tiempo (una verdadera paradoja), que no requiere de nuevas secuelas ni continuaciones, porque los temas que toca (la amistad, el pasado, el destino, el miedo, el futuro) son constantes de la vida humana, que permanecerán en el tiempo. La trilogía concluye, apropiadamente, con una hoja en blanco, pues, como explica el Doc, el futuro no está escrito, y será lo que queramos hacer de él. Nada está predestinado, y todo puede cambiar.

Dicho todo esto, para los amantes de la saga que necesitan más, hay algunos productos secundarios para satisfacer esas necesidades:

♦ En 1991, en el parque de Universal Studios en Florida, se inaugura el juego Back to the Future – The Ride, para el cual Christopher Lloyd y Thomas F. Wilson (Biff Tannen) filmaron algunos segmentos introductorios. Después que el Doctor Brown estableciera un Instituto de Tecnología Futura dedicado al estudio de los viajes temporales, Biff roba el DeLorean y viaja al futuro. Serán los visitantes del parque reclutados por el Doc los encargados de atraparlo utilizando un DeLorean especial para ocho personas. En 2007 fue reemplazado por una atracción de Los Simpsons (pero sigue funcionando en Universal Studios de Japón).

♦ También en 1991 se comenzaría a emitir Back to the Future – The Animated Series, una serie animada basada en la trilogía, que duraría dos temporadas con un total de veintiséis capítulos. Con un tono más infantil, los episodios giraban en torno a los esfuerzos de Marty y la familia Brown contra algún familiar de Biff, mientras conocían a más parientes de Marty en algún periodo del pasado o del futuro. Como dato curioso, Christopher Lloyd aparecía como el Doc al principio y al final de los capítulos, mientras que la voz animada de su personaje era de Dan Castellaneta (Homero de Los Simpsons). Tras años de ser pedida por los fans, la serie saldrá completa en DVD por primera vez para el Día del Futuro.

♦Luego de numerosos juegos de calidad cuestionable (yo tenía uno en el Family que era espantoso), en 2007 Telltale Games anuncia Back to the Future – The Game, un videojuego en cinco episodios que continúa la saga y que cuenta con las voces de Christopher Lloyd y Claudia Wells (la primera Jennifer), entre otros. La historia comienza con Marty revisando las pertenencias del Doc, cuando de la nada llegará un DeLorean que lo llevará a una nueva aventura en el tiempo, a través de la Era de la Prohibición y algunos presentes alternos, mientras, fiel a la tradición, se enfrenta un pariente de Biff. Bob Gale fue consultor de la historia del juego y, en sus propias palabras, “es bastante cercano a lo que una parte cuatro podría ser”.

♦ Por último, el 21 de octubre saldrá Back to the Future – The Comic, co-guionado por Bob Gale, que contará historias complementarias a la saga. Por ejemplo, el primer número revelará cómo se conocieron el Doc y Marty.

*TRIVIA ROUND! ¿Sabían que…?

Billy Zane aparece en la saga?

Elijah Wood aparece en la segunda película?

¿Eric Stoltz era el Marty McFly original, pero fue reemplazado después de más de un mes de filmación?

Crispin Glover no aceptó aparecer en la segunda película, y posteriormente demandó a los productores por usar sus escenas de la primera sin su autorización?

en las últimas escenas de la tercera película se puede ver que el barranco Clayton ahora se llama barranco Eastwood?

en la sitcom Spin City se produjo un reencuentro entre Michael Fox y Christopher Lloyd?

Por Eduardo Blake

………………………………………………………………………………………….

► [COMPILADO] Un repaso por la trilogía en 1.21 minutos ;)  :

Back to the Future Trilogy in 1.21 Minutes from Burger Fiction on Vimeo.

………………………………………………………………………………………….

► [DE YAPA] Un interesante análisis de la creación de Robert Zemeckis y Bob Gale:

BACK TO THE FUTURE (The Economy of Storytelling) - FILM ANALYSIS from MUST SEE FILMS on Vimeo.

………………………………………………………………………………………….

¡BUEN LUNES PARA TODA LA MUCHACHADA! Edu les deja tres consignas en el día de la fecha: 1. ¿Qué piensan de la trilogía? ¿Cuales son sus escenas o personajes favoritos? ¿Alguna trivia para agregar? 2. ¿Alguna vez quisieron viajar a su pasado y cambiar algo de su historia? ¿O espiar su futuro para tomar una decisión en un momento de incertidumbre? 3. ¿Cuáles de los inventos de Back to the Future II quisieran que se hubieran vuelto reales? ¿El clima 100% predecible? ¿La campera que se autoseca y se autoajusta? ¿Los autos voladores? ¿Las hoverboards? ¡Esperamos sus aportes! [OFF TOPIC] Por mi parte, yo les cuento que fui seleccionada para oficiar como jurado de la sección HORA CERO del Festival Internacional de Cine de Mar del Plata junto a Ezequiel Acuña y Ayar Blasco, por lo cual en un par de semanas vuelvo a viajar para trabajar en dicho contexto, nos reencontramos mañana con el post de los mejores guiones originales del cine y Manglehorn; ¡Que tengan un excelente día!

…………………………………………………………………………………………………….

*EL RECORDATORIO DE CADA LUNES:

………………………………………………………………………………………………………..

 La última vez escribió Verónica Stewart sobre… CÓMO LAS PELÍCULAS NOS RECUERDAN A ALGUIEN

…………………………………………………………………………………………………………

…………………………………………………………………………………………………….

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES DE CINESCALAS POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” Y POR TWITTER, DENLE “FOLLOW” AL BLOG ACÁ; ¡GRACIAS!

Tengo que decirle lo del futuro (en 1.21 GW)

dosdires

Hoy en Cinescalas escribe: Adrián Sotelo

“Mi objetivo último es que mis películas sean experimentadas por el público menos como cine y más como un concierto de rock. Realmente me encantaría que la gente abandonara sus butacas y se pusiera a saltar al ritmo de la película” dijo Tarantino cuando estrenó Kill Bill. Pero mucho tiempo antes Robert Zemeckis había logrado algo bastante parecido cuando un pibito agarró Volver al Futuro en canal 13 (¿En Cine ATP? ¿En Cine Shampoo? ¿En El mundo del Espectáculo?) y la verdad que cuando Marty McFly le pone una piña a Biff para luego escaparse en patineta o cuando George le pega a Biff para por fin quedarse con Lorraine, la euforia del pibito es tanta que se pone a saltar arriba de la cama de su madre. Era un viernes a la noche y lo bueno de que la película no era muy nueva fue que al otro día, el pibito se fue a su videoclub amigo y se alquiló la dos y la tres.

Así que, en un mismo fin de semana, el niño había asimilado la saga que luego vería muchas veces más. Es una de esas películas que podría ver hasta doblada aunque que odie los doblajes. Es de esas que hasta se cuelan en sus programas favoritos: Ahí está la cortina de Todos Contra Juan y, sobre todo, la última parte de la serie más exitosa de los últimos tiempos. Sí, porque cuando en Lost quisieron explicar si era posible evitar que cayera el avión cambiando el pasado…¿Con qué película lo explicaron? “Back to the future, man”, dijo Hugo mientras se miraba la mano a ver sino desaparecía. El gran interrogante de Lost, si existe el destino, lo responde este film: No, el destino no existe. El destino, el futuro, lo construye uno mismo al dejar de actuar siempre igual ante los mismos estímulos, al animarse a pegar la piña cuando la tiene que pegar y a dar el beso cuando lo tiene que dar.

Hoy, el niño tiene la edad de la película (¡25!) y no se pone a hablar de esto porque sí sino por la generosidad de Talita que deja que los lectores escriban y por la audacia de Sir Chandler de Cines Argentinos que hizo todo para poder reestrenar el film para todos aquellos que crecieron viéndolo pero nunca como se debe: En un cine, abandonando la butaca y saltando al ritmo de la película.

FRASE: “If you put your mind to it, you can accomplish anything” (El que trabaja, todo lo puede)  - George McFly

TEMA: Marty McFly (And The Starlighters) – “Johnny B. Goode”. Como si faltase algo para cumplir con el sueño de Quentin, está la escena donde Marty toca (¿e inventa?) el clásico de Chuck Berry en el Baile del Encanto bajo el Océano y no hay pibito que no quiera tocar la guitarra eléctrica después de eso. ¿Qué más? ¡Ah! ¡Si! Una última cosa: si tienen hijos y uno de ellos, a los ocho años accidentalmente quema la alfombra de la sala, no sean demasiado duros con él.

Adrián, el que quiere andar en patineta mientras saluda a las chicas del gimnasio

Por Adrián Sotelo

¿Qué tienen para decir de Volver al futuro? ¿Qué película que se perdieron en cine quisieran también que se reestrene?

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES DE CINESCALAS POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ. Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” ¡GRACIAS!