Por favor, rebobinar: Las películas de los 50

Una obra maestra de la alquimia. Ésa es solo una de las tantas maneras con las que se puede definir a Él, uno de los más brillantes trabajos de Luis Buñuel. La alquimia proviene del hecho de que su película es varias cosas al mismo tiempo, por lo cual jamás podríamos reducirla al mero estudio de la moral y las normas burguesas que, sin embargo, es un componente vital. El film de Buñuel es tanto una búsqueda como una exposición, una historia de amor retorcida que lleva el concepto de sociedad al límite del hastío. Buñuel, en el marco de su etapa mexicana, decidió servirse de tópicos recurrentes en su filmografía como la Iglesia y la burguesía, para acoplarlos a la observación del deterioro que produce una enfermedad, del sentirse enceguecido. Sin embargo, no estamos hablando de un drama (o melodrama, para el caso) circunscripto a lo convencional. El atractivo de Él es justamente el quiebre del clasicismo, la postura del realizador para con el personaje principal del film: el fascinante Francisco Galván. La actitud compasiva del director hacia dicho personaje es notoria. Continuamente notamos una pulsión de Buñuel por desordenarlo, por analizarlo punto por punto para llegar a las razones de su sadismo, de su condición de sujeto solitario. Es conocida la posición entomológica que elige Buñuel al momento de poner la lupa sobre un individuo, pero en el caso de Galván hay un paralelismo constante. Para ejemplo, la extraordinaria escena del campanario, donde Francisco, desde lo alto (y adelantándose a Vértigo de Hitchcock), manifiesta sus deseos de aniquilar a la humanidad. Esa forma de ubicarlo no es arbitraria sino más bien análoga a la del propio Buñuel como director subyugado por el personaje, a quien coloca en un pedestal, al que intenta decodificar, confiándonos a nosotros como espectadores la misma misión.

¿Luis Buñuel se adelantó a Vértigo de Hitchcock con esta escena?

Él no es un film que facilite respuestas, no es un film que prefije resoluciones. La historia es visiblemente manipulada, especialmente en el final. ¿Qué llevó a ese hombre a obsesionarse con una mujer de modo tal que perdió toda consciencia de su entorno, de los límites, de las reglas? La astucia de Buñuel para evitar cerrar los interrogantes es esencial. Toda la película está construida como un inabordable rompecabezas, como un enigma indescifrable, como un agotador pero intrigante ejercicio de lectura, desde los silencios del personaje central hasta la falta de referencias sobre su pasado, que lo configuran casi como una víctima de la ausencia. Buñuel explora el terreno de la represión sexual (cargando tintas sobre el orden católico-burgués) a través de la enfermedad de ese hombre a la deriva, de ese hombre que representa que nada es definitivo, que ningún ser humano está libre de los antagonismos y que el mundo no es más que un inquietante juego de espejos. La primera vez que aludí a este film omití muchos aspectos que aún hoy, y con otra mirada, me siguen resultando demoledores, en especial la transición de la calma con esos pies (con ese fetichismo por los pies) en el agua, imagen plácida y al mismo tiempo disparadora de un deseo que anticipa el posterior desequilibrio. Cuando el caos irrumpe en la vida de Francisco con la llegada de Gloria, irrumpe el caos en el film, todo es más vertiginoso, descontrolado, simbolizado con ese primer beso sucedido por el plano de un edificio que se derrumba. Y ese derrumbe es profético. Es la antesala a un plano final con el cual Buñuel pone el dedo en la llaga, molesta, incomoda, burla nuestra credulidad, nos sumerge en el escepticismo. “Las esperanzas, sedentarias, se dejan viajar por las cosas y los hombres, y son como estatuas que hay que ir a ver porque ellas no se molestan” escribió Cortázar. Él es una película sobre la entrada de un hombre hacia un infierno autogenerado, hacia pesadillas que no tienen cara. Él es, en esencia, una película sobre alguien que se resigna a ver las cosas de otro modo, que camina hacia una puerta oscura, sin salida, como imposibilitado de advertir que, en la vida, siempre habrá puertas mejores. 

………………………………………………………………………………………..

► [DE REGALO] Les dejo Él, de Luis Buñuel, completa para que la vean cuando gusten:

………………………………………………………………………………………..

► [COMPILADO] Tan solo algunas películas representativas de la década del cincuenta:

………………………………………………………………………………………..

► [GALERÍA] Las mejores películas de los 50:

………………………………………………………………………………………..

Retomamos la sección POR FAVOR, REBOBINAR con una sola consigna: ¿Cuáles son, para ustedes, las mejores películas (y/0 las más emblemáticas) que nos ha dado la década del 50? ¡Espero sus comentarios así en breve sumo una galería con todos los aportes! ¡Buen miércoles para todos! ¡Nos reencontramos, como siempre, mañana mismo!

………………………………………………………………………………………

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES DE CINESCALAS POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” Y POR TWITTER, DENLE “FOLLOW” AL BLOG ACÁ; ¡GRACIAS!

Me cambiaste la vida

el18pv

Hace unos días, en la mesa familiar, con mi hermano empezamos a hablar sobre aquellas expresiones artísticas que modificaron nuestro pensamiento. Él, historiador; yo, crítica de cine. Las opiniones, desde el vamos, eran de lo más diversas, aunque en un punto se encontraban: ambos vemos el mundo diferente desde que encontramos nuestra vocación. Pensé en cuántas películas efectivamente cambiaron mi visión y la verdad que, a pesar de que la lista es larga, hay muy pocas que hayan dejado una marca radical en mi perspectiva, en mi modo de ver.

Pero si tengo que mencionar solo a una, entonces sería Él, mi favorita de Luis Buñuel – posiblemente no la mejor desde el punto de vista objetivo, pero sí la que mejor lo representa en muchas de sus obsesiones -, por dos sencillas razones. Por un lado, por la forma minuciosa en la que se detiene en detalles de los personajes que los describen sustancialmente. Cuando Buñuel pone el ojo, nunca es arbitrario lo que nos muestra, todo responde a una lógica intrínseca. Por el otro, porque Él me enseñó a realmente ver el cine, a estudiar, desmenuzar, analizar cada escena, cada esbozo de conducta fetichista y entomológica. En ese sentido, me transformó.

“No me gusta explicarme, me gusta que me adivinen”, dijo una vez Buñuel. Y a mí me gusta adivinarlo, meterme en sus películas e, incluso con peligro de sobreanálisis, extraer esos detalles que hacen de su cine algo único. ¿Por qué Él me cambió la vida? Porque fue la película que me enseñó a mirar.

¿Cuál es la película que te cambió la vida? ¿Cuáles son las razones?

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES DE CINESCALAS POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ. Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” ¡GRACIAS!