Sobre el soundtrack de Trainspotting

Hoy en Cinescalas escribe: Diego Valente

Hay  películas que quedan asociadas para siempre a una época. Trainspotting es un retrato tan bello como descarnado y algo escatológico de la juventud yonqui y outsider de Escocia de mitad de los noventa. El film está basado en el libro de Irvine Welsh y tiene como actor protagónico a Ewan McGregor en el papel de Mark Renton, quien por momentos luce casi tan demacrado como Christian Bale en El Maquinista. En Trainspotting la música es clave. La banda sonora del film de Danny Boyle es impecable y está magistralmente cohesionada con el devenir de la película. Desde luego, la escena británica de los noventa está bien representada por Blur (y ese temazo con una línea de bajo y un piano inolvidables llamado “Sing”, la gema de Leisure su disco debut de 1991), Pulp (la pegadiza “Mile End”), Underworld (esa bomba denominada “Born Slippy” que aún hoy sigue sonando como el futuro, aunque los creativos publicitarios argentinos hayan intentado desactivarla), Primal Scream (y el instrumental titulado igual que el film), Elastica y el propio Damon Albarn. Sin embargo, a pesar de estar estéticamente tan ligado a una década, este soundtrack tiene varios clásicos que cumplen un rol clave. ¿Cuántos adolescentes de aquellos años descubrimos la frénetica “Lust for Life” de Iggy Pop gracias a esta peli? ¿O nos sumergimos en el doble sentido de “Perfect Day” esa balada perfecta que Lou Reed grabó para Transformer, su obra maestra de 1972?

Fuente: justinreedart.blogspot.com

Esas dos canciones mencionadas aparecen en momentos fundamentales de la película, el tema que titula el disco de Iggy de 1977 es el encargado de abrir el film y, con ese ritmo de batería acelerado e irresistible, acompaña al maltrecho grupo de protagonistas en su carrera hacia la autodestrucción. Mientras que la épica balada de Lou musicaliza la famosa escena de la sobredosis de heroína de Renton. ¿Cómo generar belleza y poesía de algo tan oscuro y desagradable? Pregúntenle a Boyle y ese atardecer angustiantemente nublado donde yace el cuerpo de Renton mientras su dealer le pide un taxi rumbo al hospital. Un dato poco mencionado es que detrás de estas dos canciones se encuentra escondida la figura del gran David Bowie, quien fue productor de ambos tracks y autor de la música de “Lust for Life”. Pero hay más guiños al pasado en la música del film: Iggy repite con la sucia y oscura “Nightclubbing”, originaria de The Idiot, su mítico debut como solista. Por su parte, Sleeper alcanza su máximo hit con “Atomic”, esa pieza irresistible que Blondie grabará en 1979, con un sonido que se adelanta en años a su época. Mientras que “Deep Blue Day” es un bellísimo viaje instrumental que Brian Eno y Daniel Lanois registraron en 1983. La canción es perfecta para la escena surrealista de Renton buceando, en busca de drogas, dentro del inodoro más infecto del baño más asqueroso de todos los bares de Escocia.

*Choose your future, choose life”:

El soundtrack de Trainspotting tiene vida propia por fuera del  film y funciona como un viaje (arbitrario como todo recorte) por tres décadas de música. Traza una genealogía por la historia de esas otras canciones más o menos relacionadas con el consumo de drogas que habían quedado relegadas (salvo, tal vez, la exitosa “Atomic”) a un injusto segundo plano en la época en la que vieron la luz. Y, desde luego, gran parte de la maestría de Boyle es lograr que estos tracks parezcan haber sido hechos a medida de su película. Una película controversial, tan terrible como graciosa, tan oscura como adictiva. Parafraseando a Daniel Melero puede decirse que “hay películas que se llevan algo de uno cuando terminan”. Trainspotting es una de ellas.

Por Diego Valente

………………………………………………………………………………….

Dos consignas para este lunes: ¿Qué opinan de Trainspotting? ¿Qué películas inevitablemente recuerdan junto a su banda sonora? En mi caso, menciono Greenberg y las canciones de James Murphy; ¡Dejen sus comentarios! ¡Los leo!; para escribir en Cinescalas manden sus notas a milyyorke@gmail.com (gracias por la paciencia a quienes no he publicado todavía)

…………………………………………………………………………..

* Una breve aclaración: la idea era dejarles la playlist de la banda sonora de Trainspotting, pero Grooveshark anda remodelándose así que la opción de compartir música por acá todavía no está habilitada; por ende, para escuchar todas las canciones que menciona Diego, los invito a clickear en los nombres correspondientes; ¡gracias, muchachada! ;)

……………………………………………………………………………………………..

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES DE CINESCALAS POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” Y POR TWITTER, DENLE “FOLLOW” AL BLOG ACÁ; ¡GRACIAS!

Aquello fue una linda primavera

“The youth is starting to change, are you starting to change together?”

“Llevo conmigo fotografías sin revelar” es una de mis frases de cabecera y no me cuesta demasiado entender las razones. En esa canción de Mi pequeña muerte – y en esas palabras en particular – hay una suma de elementos nostálgicos con los que cualquiera de nosotros podría identificarse. Está el recuerdo. Está el pasado. Está el recuerdo de ese pasado. Todos, seamos conscientes de eso o no, vamos recopilando imágenes mentales de momentos que ya no vuelven, instantáneas de una época que nos define. El cine, si es parte de esos momentos, entonces también puede llegar a definirnos y a marcar el camino posterior. Como las canciones, hay películas con cuyas escenas nos basta reencontrarnos para ubicar las sensaciones de la primera vez que las vimos. Me pasa con John Hughes, pero sobre todo hay un vínculo especial con Hackers, justamente por ser un film que llegó en mi adolescencia y al mismo tiempo por ser un film que, visto hoy en perspectiva, es adorable porque resulta obsoleto en los detalles. Paradójicamente, lo mágico del asunto es la manera en la que, incluso con eso jugándole en contra, hay escenas que (si las abstraemos de su registro de una época puntual) trascienden ese instante y terminan siendo atemporales. Porque el plano final con Crash Override y Acid Burn en la pileta puedo verlo hoy y considerarlo como un gran punto de partida para el cine libre, desprejuiciado y algo punk que me iba a gustar tiempo después. Un cine en el que, claro, la música nunca podría resultar prescindible.

¿Cuáles fueron las películas que marcaron su adolescencia? ¿Las siguen viendo en la actualidad? ¿Creen que hay films que pueden definirlos? ¡Dejen sus comentarios! ¡Buen martes para todos!

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES DE CINESCALAS POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ. Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” ¡GRACIAS!