Crimson Peak: Las ciénagas de los muertos

Hoy en Cinescalas escribe: Evangelina Alejandro

“Hay cosas muertas, caras muertas en el agua – dijo horrorizado- ¡caras muertas!

Las ciénagas de los muertos, sí, sí. Así las llaman – cloqueó- no hay que mirar cuando los cirios están encendidos”

J. R.R Tolkien – El señor de los anillos: Las dos torres – Libro IV

Guillermo del Toro creció entre las páginas de los romances góticos que habitaban la casa familiar. Entre Samuel Langhorne Clemens y Harriet Stowe se acomodaban las hermanas Brontë, que sin duda debieron haber causado una impresión en ese niño, para que este adulto dedique una parte de su trabajo al género. Crimson Peak se despliega suavemente ante el espectador con la riqueza visual que lo caracteriza desde su primer film, Chronos. En esta vuelta, a diferencia de dos de sus mejores películas como fueron El espinazo del diablo y El laberinto del fauno, la historia no ronda con la Guerra Civil española de fondo, sino que se ubica en las postrimerías del siglo XIX donde al finalizar el siglo se abre vibrante la segunda revolución industrial. Edith (Mia Wasikowska) es la hija de un importante constructor, huérfana de madre con una extraña conexión con los muertos: ha podido oírla llevándole un mensaje que años después habrá de entender. Es posible hallar cierta similitud entre la forma visual que tienen las representaciones fantasmales en Crimson Peak con aquellas de quince años atrás observables en El espinazo del diablo. Los apasionados de Del Toro sabrán encontrarlas. Edith se presenta con una dualidad bien lograda: independiente, crítica y decidida pero a la vez lo suficientemente frágil y crédula como para dejar que la historia la tome en el punto en el que es requerida y sin luchar demasiado. Thomas (Tom Hiddleston) y Lucille Sharpe (Jessica Chastain) desembarcan en la sociedad de la época y las matronas los miran elogiosamente, encarnan esa ancienne noblesse con las que les encantaría unir a sus hijas. Respetan la fórmula de lo esperado: sin un centavo pero con modales impecables y un guardarropas que ha visto mejores días, buscan inversores o uniones provechosas, lo mismo da. Hay que reconocer que es en esta parte del film donde lo predecible enaltece la historia.

Luego de quedar convenientemente huérfana (con un episodio bien logrado, habrá que reconocer más tarde) Edith Shape se encuentra viajando hacia su nuevo hogar (¿hacia dónde fue su criticismo y la elocuencia con las que parecía desenvolverse en los comienzos de la película?). La primera impresión de Allardale Hall es imponente, desnuda sobre el páramo (¿otro guiño a Charlotte Brontë?) se yergue sobre la arcilla profunda, roja con incontables habitaciones heladas y pesados cortinados húmedos. Lucille es el ama indiscutible del lugar, en él se esconden sus crímenes, se ocultan sus pecados fraternos, ella representa la otra protagonista femenina determinada y efectiva como la describió Del Toro. Alejada de sus amigos y desmejorando su salud día a día Edith buscará saciar su curiosidad alrededor de esa cumbre escarlata con paseos en los que encontrará poco a poco el rompecabezas para entender las historias que la precedieron, antes que sea muy tarde y llegue a ser como ellas.

Por Evangelina Alejandro

………………………………………………………………………………………..

[ESPECIAL] Una mirada backstage a Crimson Peak:

SYFY: Behind the Scenes of Crimson Peak. from Ann Fortune on Vimeo.

………………………………………………………………………………………..

[COMPILADO] La obra de Guillermo del Toro, en un solo video:

Guillermo del Toro - The Works from Joel Walden on Vimeo.

………………………………………………………………………………………..

¡BUEN LUNES PARA TODA LA COMUNIDAD! Hoy tenemos tres consignas: 1. Dar su opinión sobre Crimson Peak, ¿qué les pareció? 2. Elegir sus películas favoritas de Guillermo del Toro, ¿es un cineasta que les interesa particularmente? 3. ¿Qué otras obras góticas (cinematográficas o no) les han gustado? Como siempre, los leo y los vuelvo a ver el viernes; ¡que tengan un excelente comienzo de semana, muchachada!

…………………………………………………………………………………………………….

…………………………………………………………………………………………………………

—> La última vez escribió Luján Noguera sobre… HEAVEN KNOWS WHAT

…………………………………………………………………………………………………………

…………………………………………………………………………………………………………

 * RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES DE CINESCALAS POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” Y POR TWITTER, DENLE “FOLLOW” AL BLOG ACÁ; ¡GRACIAS!

De menor a mayor: Jessica Chastain

*Figura del día: Jessica Chastain

*Una cita memorable: “This was very disrespectful” (A Most Violent Year)

*El post de mañana será sobre: Open Post Festival de Mar del Plata

♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦

*DE REGALO: 10 AFICHES ALTERNATIVOS DE PELÍCULAS DE JESSICA CHASTAIN:

 ♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦

Interstellar: Odisea en la superficie de la humanidad

Hoy en Cinescalas escribe: Eduardo Blake

*Atención: se revelan algunos detalles del argumento

Hablar sobre quién es Christopher Nolan a esta altura resulta innecesario. Reconocido por sus trabajos anteriores en películas como Memento, Inception y la trilogía de Batman: The Dark Knight, en esta ocasión Nolan prefiere alejarse de sus escenarios habituales y sumergirse en las profundidades del espacio exterior, queriendo, tal vez (solo lo sabrá él), crear su equivalente a la clásica 2001: Odisea del espacio de Stanley Kubrick. Interstellar en sí presenta una historia interesante. Escrita por su hermano, Jonathan Nolan, el proyecto estaba originalmente pensado para Steven Spielberg, pero no prosperaría y terminaría siendo en manos de Nolan, quien reescribió gran parte de la trama para que se ajustara a sus sensibilidades (como dato curioso, un borrador del guión original circula en Internet, para quien quiera leerlo). La trama lidia con los últimos días de la humanidad en un planeta Tierra que se ha vuelto cada vez más inhóspito, casi como si rechazara la presencia de la raza humana. Cooper, interpretado por Matthew McConaughey, es un antiguo (y fallido) astronauta, ahora resignado a ser un granjero, pues eso es lo que la humanidad necesita. Resignado y frustrado, Cooper ve diariamente la fútil lucha por la humanidad por sobrevivir adaptando sus modos de vida a un mundo donde la tecnología y la innovación van desapareciendo.

Más allá de que reconozco que tiene una premisa inicial interesante, me costó mucho encontrar motivación para escribir sobre esta película. Creo que mi primera reacción fue decir: “No la odié… pero no la amé”. Si hay algo terrible en el mundo de la ficción es que una historia simplemente te despierte un sencillo “meh”, como si diera igual verla o no verla, experimentarla o no. Lo que odiamos, lo que nos disgusta, también nos define. Uno de los principales problemas que presenta Interstellar, y que llegado un punto es sintomático del cine de Nolan, es que sus personajes tienen momentos humanos, pero no son realmente humanos y no reaccionan como tales. Hay un aire de artificialidad que rodea a la película y a sus personajes, que reaccionan frente a distintas situaciones de una manera determinada, no porque les sea natural, sino porque así lo indica la progresión de la trama. Quisiera ejemplificarlo con la relación entre Cooper y su hija Murph (interpretada en su infancia por Mackenzie Foy y posteriormente por Jessica Chastain, que brinda una buena actuación). Esta relación, que es clave para el desarrollo de la trama, presenta momentos hermosos, pero que parecen ser atribuibles más al esfuerzo que pusieron los actores que a la dirección en sí misma. Llego a esta conclusión porque resulta casi imposible seguir una progresión emocional coherente entre las distintas viñetas que vemos de la vida de Murph, desde la relación con su padre en la infancia, los años en los que creció sin él, su adolescencia, su nueva vocación, la relación con su hermano, etc. Hay lógica en la progresión de su vida, pero una lógica fría, desconectada de las emociones que su personaje debería mostrar para conectar esos puntos de manera natural.

Es en una de las últimas escenas de la película donde termina de derrumbarse esta construcción artificial carente de emoción genuina. Si la relación de amor entre padre hija es casi el conductor central de la trama, es aquello que guía toda la historia, y es lo que permitirá lograr la salvación de toda la humanidad (algo que se ve expresado en el monólogo de Anne Hathaway sobre el amor como una fuerza que no hemos logrado comprender del todo, monólogo que por otro lado está espantosamente realizado, que nos deja perplejos mientras los otros personajes simplemente la miran sin decir nada, ni siquiera un “estás totalmente chiflada”), esa escena final no puede resultar de esa manera.

Imaginemos ponernos nosotros un segundo en el lugar de Murph, cuyo padre estuvo perdido en el tiempo y en el espacio por décadas. Cuando milagrosamente regresa, tras años de espera, en vez de querer hablar con él todo lo posible, y él hablar con ella, ambos personajes solo tienen una breve, casi superficial conversación, antes de volverse a separar. Por más que Murph esté por morir, y no quiera que su padre la vea llegar a esa instancia, es casi inconcebible el desarrollo de esa escena. Los seres humanos no somos así de racionales, simplemente no lo somos. Si después de décadas de no ver a mi padre reapareciera vivo… y repito, reapareciera vivo, no lo mandaría lejos. Si, ningún padre debería ver morir a su hijo, es una máxima lógica y entendible, pero no es realmente aplicable a esta relación, bordeando la incoherencia y la locura fría. Es una narrativa donde predomina la lógica de la trama por sobre la emoción. Si fuéramos Cooper, ¿no le preguntaríamos a Murph por su hermano? ¿Qué le pasó? ¿Qué sucedió con su nieto, al que no conoció salvo a través de una grabación? ¿No quisiera conocer a sus bisnietos, a toda la familia que está viva gracias al sacrificio que hizo? En la lógica de la película, no, simplemente hablaría cinco minutos con su hija y se iría.

Los personajes de Nolan no reaccionan como seres humanos, y es problemático. Hay ilusión de humanidad, son como los robots que aparecen en la película, que están programados para parecer humanos y reaccionar como tales frente a ciertos estímulos, pero que no lo son. No hay consistencia emocional en sus seres. En el momento indicado, se activa en ellos un switch de encendido de emociones, para luego apagarse el mismo hasta que la trama vuelva a requerir una demostración de emoción. De qué otra manera podemos explicar que, al parecer, al descubrirse la existencia de vida alienígena, dicho cambio monumental en nuestra percepción del universo no tenga casi impacto en la trama. Se habla de los Ellos, y simplemente se los menciona. El casi nulo grado de desarrollo del concepto de que “hay algo o alguien que nos está vigilando, que está cuidando por nosotros, que abrió un agujero espacio temporal para poder salvarnos” es poco natural. Estos mismos “ellos” crean también una anomalía de gravedad en la casa de Cooper para que, a su entender, él sea el piloto de la misión que salvará a la humanidad, un mandato casi divino que despertaría en cualquier persona algo religioso por la forma en la que se produce .Pero los personajes simplemente lo mencionan, no reaccionan a semejante evento con la naturalidad y el asombro que deberían tener.

La cinematografía de Interstellar tiene momentos hermosos, aunque a veces muy prolongados que terminan significando lo dificultoso, peligroso y frustrante de la exploración espacial. Es en la exploración de estos planetas donde vuelve a verse la ausencia de la emoción, al visitar estos humanos nuevos mundos, como si se tratara de algo casi cotidiano, con la ausencia casi total del asombro . Sé que a varios de los que estaban en la sala les pareció larga y aburrida pero no fue mi caso. Personalmente no me aburrió, pero se me hizo predecible, en particular viendo los conceptos poco desarrollados durante la película que hacían anticipar un cierre casi mágico. La paradoja de “ellos somos nosotros” es un recurso habitual en la ciencia ficción, en particular cuando la trama gira en torno al tiempo y al espacio. Yo pensé que Cooper terminaría, al atravesar el hoyo negro, desplazado temporalmente, sin poder interactuar directamente e iba a ser el fantasma, sospecha alimentada por la mención de Murph que el fantasma se sentía familiar, y por el mensaje de “STAY”, que sospeche que él mismo se trataba de decir, cuando veía desde el final de su odisea el principio de la misma. Interstellar es posible de ser objeto de números debates, pues tiene algunas cosas muy interesantes, pero son historias que no terminan a nada. Hay personajes que están por estar, como por ejemplo Topher Grace como el novio doctor de Murph.

Asimismo, todo el conflicto entre ella y su hermano – personaje interpretado por Casey Affleck - participa casi tangencialmente aún presentando temáticas interesantes, pero no termina de ser incluido. El hermano de Murph se niega a abandonar la casa familiar y dejar su forma de vida, aunque su esposa e hijo se enfermen. Su rol simboliza el rechazo a lo expresado por el personaje de Michael Caine, sobre que la humanidad no está hecha para morir en la tierra. El hermano representa el espíritu de aferrarse al pasado, al como “las cosas eran”, aunque signifique su muerte y la de su familia, lo que obliga a Murph a incendiar todo para forzar su partida. Se entiende lo que quiso decir Nolan con su personaje, pero hay algo faltante que simplemente hace que no funcione. Otro personaje interesante, pero que presenta cierta desconexión con el desarrollo de la trama, es el encarnado por Matt Damon. Uno de los primeros exploradores de lo que hay del otro lado del agujero negro, simboliza supuestamente “lo mejor de la humanidad”, pero termina mostrando lo peor de la misma. Sumergido en un delirio impulsado por un instinto de supervivencia por sobre todas las cosas, Damon en un momento de la película entra en modo de exposición pura y comienza a plantear un contraste de filosofías, centrándose en su supervivencia personal mientras anticipa el final de la trama al hablar nuevamente del amor entre padres e hijos, en otro monólogo que produce ecos con el de Hathaway. En un comentario al margen, quisiera decir que algunas de las secuencias en este acto con Damon parecen casi de otra película, una dosis de acción donde antes no parecía necesaria ni relevante.

Interstellar es una película que trata de hablar del espíritu humano, pero de una manera bastante fría. La historia sobre los primeros humanos que atraviesan el tiempo y el espacio no puede tener esa cualidsad, tiene que maravillarnos. Funciona, queda demostrado empíricamente si se quiere, el gran tema que plantea su director, pero el aspecto emocional, lo que viene a justificar por detrás toda esta reflexión, simplemente no funciona, y resulta muy apagada. La película pide del espectador más de lo que ella está dispuesta a darle. No hay una conexión emocional en este viaje que, más allá del aspecto de ciencia ficción, debería serlo para demostrar qué es la humanidad y por qué vale la pena ser salvada, a medida que se descubre un universo que desafía sus creencias y conocimientos. Es en este aspecto donde la película simplemente falla.

Quisiera concluir diciendo algo que influyó en mi crítica y que quizás no sea muy justo con Nolan. Dos días después de ver Interestellar, vi Boyhood, y todo lo que no me cerraba sobre la primera de repente comenzó a tener sentido, pudiendo expresar sobre el film de Richard Linklater lo que antes no podía. Boyhood es una historia mínima, casi una no-historia, no es una trama sino que es simplemente una serie de momentos de una vida entre muchas otras que expresan con claridad la naturaleza de la humanidad, las experiencias de vida y en particular las relaciones entre padres e hijos. Cuando lo comparo con el núcleo emocional y el gran tema que quería tratar Nolan, me sorprendió que es exactamente esa relación entre padres e hijos, ese amor capaz de atravesar las distancias y tiempos eternos el que encuentro en Boyhood y no en Interstellar.

Por Eduardo Blake

…………………………………………………………………………………………………..

[TRAILER] Algunas imágenes de Interstellar de Christopher Nolan:

Trailer - Interstellar from quadroporquadro on Vimeo.

………………………………………………………………………………………..

[ESPECIAL] Una mirada a los efectos visuales de la película:

………………………………………………………………………………………..

¡BUEN LUNES PARA TODA LA MUCHACHADA! En esta nueva semana del blog, tres consignas: 1. ¿Vieron Interstellar? ¿Qué les pareció? 2. Por otro lado, me gustaría saber qué opinión tienen de Christopher Nolan y cómo rankearían sus películas; 3. Edu pregunta si recuerdan otros films de ciencia ficción que aluden a la naturaleza humana y sus vínculos; como siempre, leo sus comentarios y nos reencontramos mañana; ¡que tengan un excelente comienzo de semana! [OFF TOPIC]: Ya están las entradas a la venta para NO ESTÁS SOLO EN ESTO en Mar del Plata y las pueden adquirir por acá ;)

…………………………………………………………………………………………………….

…………………………………………………………………………………………………………

—> La última vez escribió Jesica Taranto sobre… SU PELÍCULA DE TERROR FAVORITA

…………………………………………………………………………………………………………

…………………………………………………………………………………………………………

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES DE CINESCALAS POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” Y POR TWITTER, DENLE “FOLLOW” AL BLOG ACÁ; ¡GRACIAS

Los ilegales y escenas WTF

Hoy en Cinescalas escribe: Eduardo Meza

[ATENCIÓN]: Post cargadísimo de spoilers. Sí, de nuevo: SPOILERS sobre la película Lawless – Los ilegales

En una charla con Mily, le comenté algo sobre una de las películas, a mi juicio, más copadas y a la vez infravaloradas del año pasado (sí, 2012, ya sos “el año pasado”): Los ilegales. No recuerdo las palabras exactas que utilicé, pero el concepto fue el siguiente: la película está muy bien hecha, bastante bien actuada, gran ambientación de época, pero…hay escenas donde es imposible no gritar internamente: “¿Qué ca***o es esto?” o, siendo más cool, “What the fuck?”.

La película se centra en los tres hermanos Bondurant: Jack (Shia LeBeouf), Forrest (Tom Hardy) y Howard (Jason Clarke). Nuestros muchachos, en plena Ley Seca, se encargan de preparar y distribuir alcohol para quienes lo deseen, es decir, hasta para los policías. Todo cambia cuando desde Chicago le envían a su pueblito al paquete de Charlie Rakes (un sublime Guy Pearce), un burócrata que busca quedarse con todo el negocio, lo que implicaría borrar a los Bondurant. Pronto, la tensión y la acción entre los bandos (porque los Bondurant y Rakes van formando sus pequeñas alianzas) van fluyendo. Sangre, muerte, tiros, explosiones. Es un drama criminal, nada inesperado, pero…subterráneamente diría, la compilación de bizarreadas va in crescendo [N. del E.: el guión es de Nick Cave].

Empecemos por la voz de Tom Hardy. ¿Por qué hace un vozarrón tan campechano? ¿Y por qué su total falta de expresiones? Habría que avisarle que ya no es Bane. A veces se suelta y habla mucho, pero, si busca conquistar a una flaca (y qué flaca Jessica Chastain), no podés contestar ”What you doing?”. Siguiendo con Tom y su personaje Forrest…¿De verdad, después de todo lo que le pasa en la película, incluyendo unas seis balas en el torso, muere por neumonía? Dale, me están cargando.

Otra: Charlie Rakes. Mayor momento de tensión dramática, preparándose para matar Bondurants: SE PEINA. Sí, se peina, y a la gomina. Perdón, me adelanté. No les conté las reiteradas veces en las que se queja de la camisa, inclusive cuando asesina a un inocente muchacho. Y no les conté su risa, su macabra risa en los primeros minutos de aparición. Este es un villano, Academia de Hollywood. Aquí tenían un excelente nominado que dejaron pasar (pero ése es otro tema, bien espinoso). Ni hablar de LA escena WTF de Los ilegales: Charlie Rakes encuentra la fábrica de alcohol Bondurant gracias a sus binoculares que ofrecen una visión muy Depredador (sólo faltaba el zumbido y que aparezca Arnold a los tiros). Emocionado, va con sus muchachos a quemar todo. Pero, en eso, Howard simplemente toma alcohol y empieza a aullar como Chewbacca. ¿Qué mas WTF que eso, damas y caballeros?

*Algunas imágenes de Los ilegales:

Admito que salí de la sala con una sonrisa impresionante. No sólo porque hicimos alquimia de una película seria a una medio bizarra, sino porque ese día aprendí que el cine, observado con otros ojos, quizás más soñadores, puede ser un juego, una búsqueda atravesando los fotogramas y sonidos: el hallazgo de un WTF memorable, que valga el precio del ticket de entrada.

Por Eduardo Meza

 …………………………………………………………………………………

¿Vieron Los ilegales? ¿Qué impresión les dejó? Los invito a sumar otros “momentos WTF” o películas ídem que les hayan producido lo mismo que Los ilegales le produjo a Eduardo; ¡Dejen sus comentarios!; para escribir en Cinescalas manden sus notas a milyyorke@gmail.com (gracias por la paciencia a quienes no he publicado todavía)

…………………………………………………………………………………

—> La última vez escribió Florencia Gaudio sobre… THE PERKS OF BEING A WALLFLOWER

…………………………………………………………………………………….

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES DE CINESCALAS POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” Y POR TWITTER, DENLE “FOLLOW” AL BLOG ACÁ; ¡GRACIAS!