Me ganaste con tu persuasión

Hoy en Cinescalas escribe: Teresita Suriani

Me gusta ver películas de nuevo, una y otra vez. En general uno hace eso con películas que atraen de entrada, pero yo terminé viendo dos de ellas, por necesidad, un gran número de veces, casi sin darme cuenta. Resulta que cuando visito a mi abuela los fines de semana, las únicas películas que hay en su casa son Secretos de diván y Persuasión. En el ritual de verlas continuamente descubrí algo muy interesante. La repetición termina enamorándote de cosas que al principio no te interesaban tanto. Como dice un refrán, la insistencia acaba por ganarte. Y así fue que terminé pensando en que no importa qué libro elegiría llevarme a una isla desierta, porque cualquiera que sea terminará convirtiéndose en algo muy especial. Toda obra tiene algo que decirnos, por muy básica o mala que nos parezca en un principio. ¿O acaso el tiempo no vence todos los prejuicios?

La primera vez que vi Persuasión pensé: “Mmm, no se si me identifico con el personaje, es medio espástica, medio lenta, en algunas escenas me dan ganas de pegarle”. Después la volví a ver, y después de nuevo, y luego una vez más…y así hasta que me sentí completamente identificada con ella, y no le cuestioné más nada. Sus dudas eran mis dudas, sus pensamientos los míos. La entendí. Aunque no me haya pasado nada similar, la entendí. Porque la vi tantas veces que me fue imposible no compadecerme de cómo se deja influenciar por opiniones ajenas en detrimento de su propia felicidad. Me indentifiqué con cómo escucha a los que más quiere sin darse cuenta de que casi siempre la mejor voz es la de adentro, con cómo no sabe cómo pedir perdón porque se siente incapaz de recibirlo. También me fue imposible no alegrarme de que el otro perdone, olvide la falta, recuerde el amor, salve la historia y nos de, por muy típico que parezca, un final feliz, que no siempre podemos tener en la vida, aunque sí en una novela de Jane Austen. Y me parece que esta empatía con Anne Elliot se da también por esas tomas en que mira a la cámara, y escribe una carta confesando sus más profundos remordimientos, mirándote y diciéndote: “¿Me entendés? Entendeme…”.

Por Teresita Suriani

¿Qué películas, que al principio no les gustaron, los conquistaron de tanto verlas?; ¡Dejen sus comentarios! Para escribir en Cinescalas solo deben mandar sus notas a milyyorke@gmail.com

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES DE CINESCALAS POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ. Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” ¡GRACIAS!

London Day: Jane Austen

“My characters shall have, after a little trouble, all that they desire”

En las estaciones de subte de Londres, con motivo de las fiestas, una librería tuvo la idea de usar como publicidad una frase de The History Boys de Alan Bennett en uno de sus afiches. La frase es la siguiente: “Cuando estás leyendo, los mejores momentos son aquellos en los que te encontrás con algo – un pensamiento, un sentimiento, una manera de observar las cosas -, que vos creías especial, que eran particularmente importantes para vos. De golpe, eso está ahí, escrito por otra persona, alguien a quien nunca conociste, quizás alguien que murió hace tiempo, y es como si esa persona hubiese estirado su mano y agarrado la tuya”. Releer eso, con un viaje por delante y pensando en las palabras y su facilidad para construir y deshacer todo en segundos, de algún modo me afectó. Porque al poco tiempo, estaba en Bath, uno de esos destinos a los que uno cree que nunca va a llegar, el destino donde los pensamientos, los sentimientos y la manera de observar las cosas no puede tener otra dueña más que Jane Austen.

En la biopic interpretada por Anne Hathaway, hay una escena en la que Jane, desafiada por Thomas Lefroy (el gran amor en la vida de la escritora), demuestra una cierta ingenuidad respecto al poder de la escritura y respecto a la cantidad de alternativas que el hecho de sentarse a plasmar lo abstracto puede llegar a ofrecer. Él, consciente de su inexperiencia, le recomienda leer, ampliar sus horizontes (con todas las distintas connotaciones posibles) y, sobre todo, experimentar. Siempre me gustó esa secuencia porque siempre me gustó imaginarme a Jane como la mujer que fue evolucionando como escritora cuantos más golpes recibía, cuanto más cerca de la vida y su incertidumbre ella estaba dispuesta a posicionarse. Por eso, terminó siendo más que una autora con sensibilidad para traducir la mente de la mujer; su mirada, su forma de plantarse ante ese horizonte, abarcaba tanto la aceptación de una realidad donde a veces los obstáculos eran ineludibles (dinero, acuerdos entre familias, rangos sociales, etc.) como el optimismo para darles, como ella misma decía, un final feliz a individuos que por momentos se perdían entre confusiones, prejuicios y decisiones ajenas.

Muchos de los grandes momentos de sus novelas (y de las adaptaciones) transcurren entre la neblina, con la lluvia, con caminatas en lugares “turísticos” fuera de temporada. Por ende, estuvo bien que en ese día en Bath casi no haya salido el sol. El lugar estaba cubierto por una melancolía hermosa, que cobraba otra magnitud. Caminar entre esas columnas se sintió, realmente, como estar dentro de un cuadro, suspendida en una suerte de atemporalidad. “Ella empezó a razonar consigo misma, y a intentar sentir menos”, escribió Jane sobre Anne en Persuasión. Los que leímos las novelas de Austen sabemos que las relaciones que configura están delineadas por esa puja entre el sentir y el no sentir, entre reprimirse y mostrarse al descubierto. Por eso, aunque Anne, Lizzie y Elinor hayan querido ir en contra de esa pulsación interna, Austen, como buscando reescribir su malogrado destino sentimental, tomó a sus personajes, los liberó de la agonía y los hizo, como bien dice la frase de Bennett, tomarse de las manos.

——–> Les dejo tres escenas de las adaptaciones de las novelas de Jane Austen. Que las disfruten…

* 1. ORGULLO Y PREJUICIO:

* 2. SENSATEZ Y SENTIMIENTOS:

* 3. PERSUASIÓN:

Doble consigna: * 1. ¿Qué relación tienen con las novelas y adaptaciones de Jane Austen? ¿Cuáles son sus escritoras favoritas? * 2. ¿Qué locación de una película les gustaría conocer? ¡Dejen sus comentarios!

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES DE CINESCALAS POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ. Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” ¡GRACIAS!

La escena del día: Orgullo y prejuicio

tumblr_lda168qf2x1qbuvx0o1_500

* Escena propuesta por: Emma, Loreley, Delfina, Celeste, Pipinnna & Jelamero

La piden, la tienen. Otra de las escenas que más solicitaron desde que arrancó Cinescalas y que, siguiendo la línea romántica que está teniendo esta sección (al menos en diciembre, después vamos con acción, terror, lo que quieran), es no solo una de las mejores adaptaciones literarias sino además una de mis películas favoritas (ya lo saben: esas que puedo ver mil veces sin agotarme).

Hace poco, un comentarista habitual del blog, preguntó qué director creía yo que había dirigido mi vida. Y le respondí que, al menos hasta estos 27 años, mi vida fue una mezcla del cine de John Hughes (bueno, quizás chispazos), con el de Joe Wright (de nuevo, solo chispazos). Pensando en este último, advertí que mi respuesta fue más una expresión de deseo que una realidad. Es decir: quisiera que Wright la dirigiese. ¿Razones? Esos planos detalle de pequeños gestos de romanticismo, esos planos secuencia de una belleza abrumadora, esos planos que dicen más que cualquier palabra, como un plano de un roce de manos dice más que 600 páginas sobre lo que es el amor. Eso es cine puro.

tumblr_ldfvudigm21qzhdlko1_500

Dicen que no hay escritora que entienda mejor a las mujeres que Jane Austen. Probablemente sea cierto (yo sumaría a la lista a Anaîs Nin y Carmen Martín Gaite). La manera en la que nos presenta a esas heroínas sagaces, intelectualmente despiertas y sentimentalmente duras pero sensibles en el fondo, la convirtieron en una autora de peso, con obras de indudable potencial cinematográfico. Orgullo y prejuicio es el súmmum de la excelencia: una gran novela llevada al cine por un gran director y protagonizada por una gran actriz. En serio…¿Acaso Lizzie Bennet podría ser otra que Keira Knightley?

Sin más preámbulos, les dejo la escena que pidieron. Sí, la de la discusión entre Mr. Darcy y Lizzie bajo la lluvia (que me recuerda a otra escena), donde la vehemencia de sus argumentos es análoga a la pasión amorosa que existe entre ambos. Los que no la vieron ya, háganlo y díganme si no quisieran que Joe Wright los filme así, con esa belleza. Los que sí la vieron y la pidieron en numerosas ocasiones, es hora de que se explayen. Buen jueves.

Aclaración: como algunas escenas no se consiguen subtituladas, debo subir el video en idioma original. Espero que eso no les impida sumar propuestas. Si consiguen videos subtitulados, bienvenidos sean. Gracias a todos.

Mirá esta escena de Orgullo y prejuicio:

¿Qué opinás de Orgullo y prejuicio? ¿Cuál es tu adaptación literaria favorita? Propongan una escena para el jueves próximo

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES DE CINESCALAS POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ. Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” ¡GRACIAS!