Deathmatch: Guasón vs. Guasón

“Joker, meet you on the other side”

* Versus propuesto por: Lulu714

Desde el momento en que hay una inspiración confesa en Alexander DeLarge para la composición de un personaje que mi opinión se va a ver contaminada por dicho dato. Eso sucedió cuando el Guasón cayó en manos de Heath Ledger. Sin embargo, es sabido que dentro de todas las herramientas que tuvo el actor para ponerse en la piel (porque esto sí es ponerse en la piel de un personaje en sentido casi literal) hay una que se erige por sobre cualquier otra y que se vincula con la manera en la que Ledger abordó el desafío: él hizo renacer al Guasón. Lo buscó desde el principio, desde la voz hasta los modismos, incorporando esas influencias pero con el fin de entregar algo distinto, despegándose de lo que había hecho Nicholson. Darle algo nuevo al cine, incluso en su propio detrimento. Eso hizo Ledger.

* 1. Jack Nicholson como el Guasón:

* 2. Heath Ledger como el Guasón:

———————————————-

DEATHMATCH WINNER: HEATH LEDGER

———————————————

 

¿El Guasón de Heath Ledger o el de Jack Nicholson? ¿Qué actor interpretó mejor al personaje? Argumenten su elección y opinen sobre las sagas si así lo desean; de yapa, propongan una secuencia y/o versus que quieran ver el jueves próximo; ¡Gracias a todos!

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES DE CINESCALAS POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ. Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” ¡GRACIAS!

Solo tu boca

tumblr_ljehfuJH9G1qdq4tho1_500

“He probado de mil bocas para encontrar tu pureza entre todas las demás” – “Huérfano” (Mi Pequeña Muerte)

Si hay algo por lo que tengo debilidad, son las asociaciones. Hace tiempo que quiero hacer un post sobre los mejores besos del cine, pero no fue hasta que me reencontré con una de mis bandas locales de cabecera (Mi Pequeña Muerte) y con uno de mis libros ídem (Salvo el crepúsculo de Cortázar) que se alinearon la música, la literatura y el cine para llegar a un mismo lugar. Ese lugar terminó siendo el placer que genera un beso. Tanto la canción que les dejo más arriba como el poema “After Such Pleasures” hablan sobre lo mismo: la desesperación de querer encontrar en un roce de labios la sensación de un roce de labios previo, más sentido, más hermoso, más inolvidable. En ese poema un hombre habla, en medio de una jornada tanguera-nostálgica (y necesariamente nocturna), sobre el dolor que genera el ser consciente de la búsqueda de un reemplazo:

“Esta noche, buscando tu boca en otra boca, casi creyéndolo, porque así de ciego es este río que me tira una mujer y me sumerge entre sus párpados, qué tristeza nadar al fin hacia la orilla del sopor sabiendo que el placer es ese esclavo innoble que acepta las monedas falsas, las circula sonriendo”

De algún modo, llegué a Secreto en la montaña, recordé al personaje de Jack Twist y su compulsiva necesidad de reemplazar a Ennis con otros hombres por la imposibilidad de vivir junto a él y, sobre todo, recordé ese beso del reencuentro después de cuatro años, donde reside todo: la pasión, el amor y el poder decir con la boca “te extrañé”. Por eso, por esa extraña asociación de mi mente, mi beso de película, hoy por hoy, es este. Porque a ninguno les importa nada en ese momento. Porque queda todo quieto alrededor. Porque el mundo, por unos minutos, se detiene.

Recordá el beso de Secreto en la montaña:

¿Cuál es el beso de película que no podés olvidar?

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES DE CINESCALAS POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ. Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” ¡GRACIAS!

 

La escena del día: El caballero de la noche

BLOG

“Do I Really Look Like A Guy With a Plan? – The Joker (Heath Ledger)

Como veníamos muy románticos los jueves y varios querían un post un poco más adrenalínico, hoy nos ocupamos de una obra maestra, de una actuación que es una obra maestra en sí misma y de una escena que es, también, una obra maestra de poco más de seis minutos. La película: El caballero de la noche de Christopher Nolan (saquémosle el “Batman” porque el director así lo quiso). La actuación: la de Heath Ledger. La escena: la del hospital. Sí, esa en la que el actor se disfraza de enfermera para luego volar todo por los aires. Recuerdo ver este film a sala llena con mi mejor amigo y con 40 grados de fiebre. Más allá del malestar físico, el efecto fue interesante. No sólo estaba viendo la confirmación de Ledger como el gran actor que siempre fue y que aún se extraña sino también una historia contada con la influencia de Michael Mann en más de un momento. Porque así como The Social Network es atemporal por más que use a Facebook como caballito de batalla, El caballero de la noche también es más que “una película de Batman”. Es un manifiesto sobre la ley y el orden, un debate sobre el fin y los medios y, claro, un film de acción hecho y derecho. Una experiencia que, febril y todo, fue (y sigue siendo) inolvidable.

Mirá la escena del hospital de El caballero de la noche:

¿Qué opinan de Batman: el caballero de la noche? De yapa, propongan una escena que quieran ver el jueves próximo ¡Gracias!

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES DE CINESCALAS POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ. Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” ¡GRACIAS!

Los actores que extrañamos

heath

Hay una frase de Norman Jewison que me quedó grabada: “las películas son para siempre”. Son cinco palabras que, ordenadas de ese modo, dicen algo simple y hasta obvio. Pero siempre me gustó. El porqué seguramente tenga que ver con el hecho de que, no importa cuánto el tiempo nos modifique a nosotros, las películas van a seguir estando ahí, esperando a ser vistas por segunda, tercera, cuarta vez, para reinterpretarlas, para entenderlas mejor en un momento determinado.

“Las películas son para siempre” también me gusta porque habla de la importancia de dejar un legado. No importa si ese legado es El ciudadano y toda su vitalidad para los estudiantes de cine o si es un puñado de películas ochentosas que te hacen querer ser Duckie o Watts. No importa si sos Orson Welles o si sos John Hughes. Quedás para siempre y llegás al lugar que tenés que llegar, al espectador que tenés que llegar. En el instante indicado.

Con los actores que fallecieron sucede lo mismo. La mayoría de nosotros nunca los conocimos, no compartimos un momento cotidiano, no entramos por la puerta de sus casas ni vimos sus cepillos de dientes. Pero igual los conocemos. De otro modo. Menos terrenal, más mágico. Menos personal, más idílico. No los miramos a los ojos, pero a la vez sí. Por eso, la muerte de ciertos actores/actrices también nos golpean. Particularmente, me sucedió con Jack Lemmon y Heath Ledger. Me entristecí porque lo recordé a Lemmon vestido de mujer en Some Like it Hot y a Heath cantando en 10 cosas que odio de ti. Y sentí que, a mi manera, los había conocido.

“Las películas son para siempre”. Los actores también. Ya no habrá un nuevo film protagonizado por Heath pero cierro los ojos y lo recuerdo como Ennis, fumando, esperando en una ventana, muy Brando, al reencuentro con el amor de su vida y eso queda para siempre. Eso queda.

Heath Ledger en 10 cosas que odio de ti:


¿A qué actor fallecido recordás más?