Rescate nostálgico: Las canciones de I’m Not There (y nuestra música favorita del 2015)

Hoy en Cinescalas escribe: Diego Valente

“If they follow you, don’t look back, like Dylan in the movies”

Belle and Sebastian

Caleidoscópicamente, I’m Not There proyecta múltiples visiones de todas aquellas personas que Bob Dylan fue. Por momentos, incluso pareciera que la película pusiese al propio Dylan dentro de un cuarto de espejos y lo enfrentase a sus diferentes reflejos deformados por la crítica, los fans y por sí mismo: el cantautor alucinógeno que se reía de todos en la última mitad de los sesenta, el cantante folk de protesta de la primera, el compositor más cool y estilizado envuelto en problemas de pareja, el aprendiz de poeta simbolista francés (con Arthur Rimbaud como guía), el renegado country fascinado por Billy the Kid, el músico convertido el catolicismo y entregado al gospel, todos entran y salen de la película como fantasmas que atraviesan paredes, demostrando que Bob era todos ellos y ninguno al mismo tiempo. No en vano, “Nunca reveles tu verdadero nombre” es una de las “siete reglas simples para esconderse de la vida” que se mencionan en el filme y es ésa constante fuga hacia adelante, ese impulso camaleónico (un poco como Bowie, aunque el gran David es infinitamente inglés y Dylan representa como ningún otro músico a la Norteamérica profunda) donde I´m Not There hace foco. Es interesante observar que esa zona de confusión e irresolución que Dylan alimentó durante toda su carrera es la misma en la que el film de Todd Haynes (que se graduó en Arte y Semiótica, por lo cual en este film parece que aplicó todo lo que aprendió en la Universidad) se ubica. De hecho, la pregunta que surge es a qué género pertenece este largometraje. ¿Biopic? ¿Falso documental? ¿Ficción? Otra vez, a todos y a ninguno. Por supuesto, también está el mito. Se sabe que Dylan construyó su imagen pública alrededor del misterio y Haynes no hace más que abonar la tierra fértil de la leyenda colocando aquí y allá pistas y guiños para los más acérrimos fans de Bob sin dar demasiadas explicaciones a los legos. Y ése es uno de los grandes logros de esta fascinante película: la manera fragmentada, aleatoria, caprichosa por momentos, pero siempre cohesiva en que se desarrolla una trama que no busca la vana tarea de abarcar la vida de un hombre que vivió varias vidas en una sino en recorrer fragmentos de esa vida imposible de manera no lineal. Los otros dos aciertos son la elección del reparto y de la banda sonora.

Del combinado de estrellas que actúan en la película, desde luego sobresale la impresionante, convincente y andrógina caracterización de Cate Blanchett, pero también hay que prestar atención a la mucho menos publicitada interpretación de Richard Gere, como un forastero melancólico y misterioso que refiere a Billy the Kid y a la fascinación que Bob tiene con él (de hecho, el propio Dylan musicalizó y actuó en el western Pat Garrett & Billy the Kid de 1973). Otras dos actuaciones impecables son las de la conflictiva pareja que forman Heath Ledger y la gran – y no siempre reconocida – Charlotte Gainsbourg, en un papel sobrio y sin fisuras. En cuanto a lo que nos ocupa, el maravilloso soundtrack, el mismo también está rodeado por el halo de misterio y la confusión que trabaja la película. De hecho, la canción que la titula es una gema que Bob jamás grabó oficialmente (una suerte de work in progress continuo) y que circuló durante décadas de forma pirata como parte de sus míticos Basements Tapes junto a The Band. Este tema se editó por primera vez oficialmente con la banda sonora de la película y es la única versión original de Dylan que aparece en el álbum. Y aquí surgen los malos entendidos. El CD incluye una magnífica cantidad de covers, varios de ellos musicalizados por “The Million Dollar Bashers”, un supergrupo creado especialmente para la ocasión con miembros de Sonic Youth, Wilco y, entre otros, Tom Verlaine y John Medeski, pero en la película se usan básicamente las versiones originales de Dylan que, por otra parte, producen algunos momentos memorables. En este sentido, vale la pena chequear esa especie de videoclip incluído en medio del film de la maravillosa y alegre “I Want You” o la irrupción desoladora de esa obra de arte de la melancolía llamada “One More Cup of Coffee (Valley Below)” En cuya letra Dylan podría estar haciendo referencia a sÍ mismo cuando canta aquello de que “tu corazón es como un océano oscuro y misterioso”.

Asimismo, dentro de los covers sin dudas sobresalen la demoledora versión de “Ballad of a Thin Man” (esta sí está incluida en una de las escenas claves del film, cuando Blanchett devenida Dylan descarga toda su furia sobre la figura de un crítico musical) a cargo del líder de Pavement Stephen Malkmus junto a The Million Dollar Bashers y la relectura que hace Sonic Youth del track que titula a la película son dos picos dentro de una lista de interpretaciones de un seleccionado indie que incluye a Calexico, Cat Power y Jeff Tweedy.

Una posible traducción de la bellísima dedicatoria que hizo Jorge Luis Borges a un amor imposible en Historia universal de la infamia es la siguiente: “Te ofrezco ese núcleo de mí mismo que he salvado, de algún modo: ese corazón que no comercia con palabras, que no trafica con sueños, y que no ha sido tocado por el tiempo, por el júbilo, por las adversidades”. Y es ése mismo núcleo el que los álter egos de Dylan en I’m Not There parecen querer conservar intacto a lo largo de la película. Tal vez Por eso, luego de cruces, saltos temporales y cambios de identidades varios, todos ellos confluyen en la escena final que muestra al verdadero Bob Dylan tocando la armónica en una presentación clásica de los años sesenta.

Por Diego Valente

………………………………………………………………………………………….

► [DE REGALO] El enorme soundtrack de I’m Not There:

………………………………………………………………………………………….

*TOP FIVE MUSICAL DEL 2015:

► 1. MI DISCO DEL AÑO: HONEYMOON (Lana Del Rey)

………………………………………………………………………………………….

► 2. MI CANCIÓN DEL AÑO: “Hasta la raíz” (Natalia Lafourcade)

………………………………………………………………………………………….

► 3. MI MOMENTO MUSICAL (dentro de una película) DEL AÑO: “Wonderwall” suena mientras Steve abre la pantalla en Mommy:

………………………………………………………………………………………….

► 4. RECITAL DEL AÑO: BLUR EN PLAZA DE LA MÚSICA

………………………………………………………………………………………….

► 5. SOUNDTRACK DEL AÑO: LOVE & MERCY

………………………………………………………………………………………….

► [LISTA DE REPRODUCCIÓN / AWESOME MIX VOL. 2015] 60 canciones que marcaron el cine de este año + las canciones que los acompañaron a ustedes durante el mismo:

………………………………………………………………………………………….

¡BUEN LUNES PARA TODOS! Seguimos de balance en el blog eligiendo, como hicimos en el 2014, los mejores momentos/escenas musicales que nos ha dado el cine en el año; asimismo, están más que invitados a mencionar los discos, canciones, soundtracks y recitales que los marcaron en el 2015; como siempre en estos casos, voy a dejarles una playlist con sus aportes; desde ya que también pueden debatir I’m Not There y el indeleble cine de Todd Haynes; nosotros nos reencontramos mañana con un post sobre Aloha y las películas que más nos decepcionaron en el año; ¡hasta entonces! ¡los leo!

…………………………………………………………………………………………………….

*EL RECORDATORIO DE CADA LUNES: 

……………………………………………………………………………………………………….

 La última vez escribió Luis Alberto Pescara López sobre… LA INTERTEXTUALIDAD EN EL CINE

…………………………………………………………………………………………………………

…………………………………………………………………………………………………….

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES DE CINESCALAS POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” Y POR TWITTER, DENLE “FOLLOW” AL BLOG ACÁ; ¡GRACIAS!

La escena del día: 10 cosas que odio de ti

“Siempre busqué tenerte aquí, sólo que no sabía vivir y hoy al llegar te vi brillar, se desarmó el viejo disfraz”

A veces creemos tener la fórmula cuando se trata de conocer al otro. Creemos tenerla porque, en el afán de descubrir sus peculiaridades, nos es más sencillo establecer preconceptos. A veces, sin querer, uno prejuzga, uno observa y, en esa observación, ve lo que quiere ver, acaso por miedo a encontrarse con algo que no cuadre dentro de esa fórmula, con algo que haga repensar, readaptarse, aceptar. A veces uno se responde lo que se quiere responder, para hacer(se) las cosas más fáciles, para no levantar la mirada del piso y darse de frente con ese otro que está ahí, así tal cual es. Como fue antes de conocerlo a uno, antes de que los caminos se entrecrucen. 10 cosas que odio de ti, además de ser una relectura de La fierecilla domada, además de su romanticismo icónico mediante una canción entonada sin miedo al ridículo y mediante un poema que se lee en voz alta de igual manera, es una película que se mantiene vigente por cómo aborda los prejuicios, el temor al verdadero conocimiento y lo vertiginoso y arrollador que puede ser ese transcurrir en el que las cosas se nos revelan. “Vos no parecés tenerme miedo” le dice Patrick (Heath Ledger, con esa eterna sonrisa desplegada) a Kat (Julia Stiles). “No, ¿debería?”, contrarresta ella. Kat, tabula rasa, no solo no le teme porque decidió dejar de vivir bajo la mirada ajena (y, por ende, a prejuzgar a su entorno) sino porque, sin darse cuenta, no se vincula con él como el resto sino como lo que él es: su par. 10 cosas que odio de ti está sintetizada en ese poema que ella le escribe, donde detalla todos esos gestos que hacen a Patrick un ser único. Y así le demuestra tanto ese amor incipiente como lo mucho que aprendió a verlo. “Tú sabes más de mí que yo de mí” entonan en una canción. Una canción que, como el film de Gil Junger, nos conquista con la celebración del cortejo, con lo revelador que puede ser que alguien te mire, te perciba, te despoje de las máscaras y te haga, en ese proceso, conocerte a vos mismo bastante más. 

………………………………………………………………………………

►[VIDEO]: La declaración de amor de Kat Stratford a Patrick Verona en 10 cosas que odio de ti:

…………………………………………………………………………………

►[PLAYLIST]: Sus canciones “para declararse”:

Para declararse by cinescalas on Grooveshark

…………………………………………………………………………………

►[GALERÍA]: Sus poemas “para declararse”:


Created with flickr slideshow.

…………………………………………………………………………………

Este jueves, la consigna es doble: 1. ¿Vieron 10 cosas que odio de ti? ¿Les gustó? 2. ¿Con qué canción y/o poema le declararían su amor a alguien? Dejen sus aportes que más tarde les dejo tanto una playlist con las canciones como una galería con extractos de los poemas mencionados; como todos los jueves, también pueden proponer un Deathmatch (¡tienen que volver los versus!)  y/o Escena del día; ¡Gracias a todos! ¡Dejen sus comentarios muchachada, los leo como siempre!

………………………………………………………………………………….

………………………………………………………………………………..

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES DE CINESCALAS POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” Y POR TWITTER, DENLE “FOLLOW” AL BLOG ACÁ; ¡GRACIAS!

Como una caja de bombones

Hoy en Cinescalas escribe: Ezequiel Saul

Muchas veces, cuando recordamos películas, no lo hacemos en su totalidad, sino en relación a momentos que, ya sea por buenos o malos motivos, quedaron guardados en nuestra memoria. Lo mismo pasa con los personajes de esas películas: recordamos a los grandes actores, a los nombres que nos hicieron ir a verla pero no a los que están en un segundo plano, de quienes solo ubicamos sus personajes y no tanto al intérprete. O por lo menos eso me pasa a mí. Por eso el título de este post, porque cuando vuelvo a ver esas películas me sorprendo y digo: “¡Uy, mirá quien actuaba acá!” y me gusta que eso pase, rever algo y, como dice la frase del título, no saber qué me puede llegar a tocar. Es por eso que, para este post, armé un Top Five de pequeñas sorpresas que me llevé cuando me reencontré con ciertas películas.

*5. JACK BLACK EN WATERWORLD

Jack Black en Waterworld…¿alguien se acordaba de esto?

Antes de ser una megaestrella de Hollywood y convertirse en un referente de la comedia estadounidense, Jack Black participó en muchas películas haciendo papeles muy secundarios, casi de extra. Seguro lo recordarán también en Todavía sé lo que hicieron el verano pasado pero nadie lo tiene como un piloto de avión, en un papel totalmente olvidable, en Waterworld.

► Una escena de Waterworld con Jack Black:

…………………………………………………………………………………………

*4. ZOOEY DESCHANEL EN CASI FAMOSOS: 

Casi Famosos es una de mis películas favoritas, desde que la vi en el cine, me volví fanático. Tiempo después, gracias a algunos otros films, me fui enamorando de una chica llamada Zooey Deschanel. Cuando decidí investigar un poco más sobre mi amor imposible, descubrí que (¡oh, casualidades del destino!), ella formaba parte de la película de Cameron Crowe. Así que Zooey, si estás leyendo esto, tenés que saber que lo nuestro está destinado a suceder.

*3. VIN DIESEL EN RESCATANDO AL SOLDADO RYAN:

Sí, no se equivocan, ese es Vin Diesel en la película de Spielberg

Seguro que ya todos sabían que Zooey actuaba en Casi Famosos y que Jack Black la tuvo que remar bastante hasta que la pegó. Pero estoy seguro que muy pocos recuerdan que Vin Diesel, antes de convertirse en un héroe de acción, participó de una película nominada al Oscar y haciendo un papel no tan menor. El musculoso Vin interpreta a Caparzo, el soldado que muere al ser alcanzado por un francotirador cuando quiere ayudar a una pequeña niña en, claro, Rescatando al Soldado Ryan. 

► Vin Diesel en la película de Steven Spielberg:

……………………………………………………………………………………………..

*2. HEATH LEDGER EN LORDS OF DOGTOWN:

Heath en uno de sus papeles menos recordados: como Skip en Lords of Dogtown

Seguimos con un film que me fascina y con un actor que pasó a formar parte de mis favoritos. Lords of Dogtown es una gran película y cuando la vi, uno de mis personajes predilectos fue Skip, un fumón con una onda muy a lo Jim Morrison. En ese momento me fijé en quién era el actor y no lo tenía para nada presente. Grande fue mi sorpresa cuando, más adelante, descubrí que había sido Heath, demostrando una vez más que podía hacer bien cualquier tipo de papel.

*1. ROLAND EMMERICH HIZO UNA PELÍCULA SOBRE SHAKESPEARE: 

Si Roland Emmerich dirigió una película sobre Shakespeare, todo puede pasar en este mundo

Sólo un titulo como el de arriba podía sacarle el primer puesto a Heath Ledger sin que Mily me asesinara. Y es así como lo leen, el director de todas las películas sobre catástrofes (Día de la independencia, El día después de mañana, 2012) se despachó con una muy entretenida película sobre la vida de Shakespeare titulada Anónimo. La trama se aferra a una de las teorías que dicen que en realidad el bardo inglés no escribió sus obras, sino que fue otra persona y…no voy a contar más para que la vean y se sorprendan atestiguando que Roland Emmerich no es sólo sinónimo de efectos especiales.

Por Ezequiel Saul

► El trailer de Anónimo de Roland Emmerich:

  …………………………………………………………………………………………………..

¿Les sucedió lo mismo que a Ezequiel, que descubrieron a actores o directores en papeles y/o películas inesperadas? Compartan sus perlitas/sorpresas en el post de hoy, así todos nos enteramos :P  ¡Buen comienzo de semana para todos!

……………………………………………………………………………………………………..

—> La última vez escribió Franco Tracchia sobre… MOVIE 43

 ………………………………………………………………………………………………………

……………………………………………………………………………………………………….

 [OFF TOPIC] Como compartí con algunos de ustedes en Facebook, mi hermano está pasando por un mal momento de salud; quería aprovechar la ocasión para agradecerles a todos los que forman parte de esta comunidad y quienes me ayudaron en estos días, ya sea con un palabra, un teléfono útil, un consejo y mucho más; siempre ratifico cómo este blog me abrió tantas puertas y cómo gran parte de ellas me condujeron a ustedes, así que…¡gracias por el aguante! el blog se va a actualizar con la mayor normalidad posible; es decir, no van a zafar de mí esta semana :P

……………………………………………………………………………………………………….

……………………………………………………………………………………………………….

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES DE CINESCALAS POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” Y POR TWITTER, DENLE “FOLLOW” AL BLOG ACÁ; ¡GRACIAS!

La frontera invisible

“I’m not here to know the things I cannot do, we’ve seen the outcome of the boys who didn’t fly”

Supongo que estoy harta de las despedidas. Curiosamente, una de las personas a las que despedí esta semana me regaló La invención de la soledad de Paul Auster y ya desde el comienzo, mientras armaba el post de hoy, volví a asombrarme por la manera en que los puntos se conectan. “(la muerte) sucede de una forma tan repentina que no hay lugar para la reflexión; la mente no tiene tiempo de encontrar una palabra de consuelo. No nos queda otra cosa, la irreductible certeza de nuestra mortalidad. Podemos aceptar con resignación la muerte que sobreviene después de una larga enfermedad, e incluso la accidental podemos achacarla al destino; pero cuando un hombre muere sin causa aparente, cuando un hombre muere simplemente porque es un hombre, nos acerca tanto a la frontera invisible entre la vida y la muerte, que no sabemos de qué lado nos encontramos. La vida se convierte en muerte…”. Auster comienza así su relato, a raíz del fallecimiento de su padre. Me hizo pensar en eso de lo que suelo escribir con frecuencia, acerca de cómo la vida es una sucesión de pequeñas muertes, y que esas pequeñas muertes son, esencialmente, las despedidas. Las buscadas, las que nos encuentran de modo imprevisto e incluso aquellas que son irremisibles, que forman parte de lo cotidiano. Sí, lo lógico sería que esas pequeñas muertes nos hicieran crecer, que en esa frontera invisible entre lo que se tuvo y lo que se perdió encontráramos algo de lo cual sostenernos para no caer en lo inevitable: el pensamiento de que todo pasa a ser un recuerdo. Como dice Auster, enfrentar eso, aún con menos entereza cuando ataca con desconcierto, nos pone en contacto con la mortalidad, nos hace mirar de frente, aunque no queramos, a cómo a medida que uno va despidiéndose se vuelve más consciente del fin de las cosas. No sé, es como si me observara a mí misma una década atrás, cuando la sensación de mortalidad prácticamente no existía porque era siempre reemplazada (o tapada) por otra: la de eternidad. Lo posible. Lo conquistable. Antolín, en su canción “Jóvenes y eternos” también escribió sobre esto: “Estoy cansado de tanta eternidad, prefiero el tiempo que dura un beso en la oscuridad”. Es decir, acabemos con el regodeo en esos desenlaces (“no le demos al final tanta importancia” diría, también, Fito) para que eso conquistable sea nada más y nada menos que lo inmediato. Sí, el presente. El presente y nada más. Antolín, a su vez, enarbola una seguidilla de afirmaciones: “Todos llevamos dentro de un Elliott muerto. Un Cobain muerto. Un Ledger muerto”. La lectura puede ser doble. Todos llevamos dentro a esos jóvenes que murieron pero se volvieron eternos y, también, todos estamos en contacto con la aceptación (mayor o menor) de esa irreductibilidad de la muerte. Debió haber sido esa mención a Ledger la que, inconscientemente, me hizo recordarlo como ya lo había hecho tiempo atrás. Y esa sí que es una pequeña muerte difícil de explicar, porque uno la sufre por lo que disfrutó de ver y por lo que quedó trunco. Pero también por lo que cuesta aceptarla. “Tal vez sea eso lo que cuenta: llegar a lo más profundo del sentimiento humano”, agrega Auster. Heath, en  mi caso, lo hizo. Cuando despide a Jack en Secreto en la montaña se lamenta, como podríamos lamentarnos nosotros, de todo ese futuro que ya no podrá ser. Sus palabras quedan por la mitad. Pero por la ventana se ve el campo, vasto, y un cielo abierto. La posibilidad. La posibilidad de volver a conquistar y de sentirnos, al menos por cuestión de segundos, en amos, en dueños, en conquistadores de lo eterno.

*1. Heath en 10 cosas que odio de ti:

*2. Heath en Secreto en la montaña:

*3. Heath en El caballero de la noche:

¿A qué actores y/o directores les gustaría tener de vuelta para una actuación/película más? ¿Qué “pequeña muerte” del cine los afectó?; Leo sus comentarios… ¡Buen miércoles para todos!

……………………………………………………………………………………

* DE YAPA: Playlist de jóvenes eternos:

Jóvenes y eternos by Milagros Amondaray on Grooveshark

………………………………………………………………………………………

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES DE CINESCALAS POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” Y POR TWITTER, DENLE “FOLLOW” AL BLOG ACÁ; ¡GRACIAS!

¿Me estás hablando a mí?

“Jamás en el ámbito de los conflictos humanos, tantos han debido tanto a tan pocos.” Sé que esta frase Winston Churchill la dijo con una determinada intención y en otro contexto; sin embargo, parecía apropiada para hoy. Quizás por el hecho de sentirme yo misma en deuda con quienes conciben frases con una perdurabilidad incuestionable. Quizás por el hecho de que, luego de rever El caballero de la noche varias veces en poco tiempo, volví a admirar la capacidad de Nolan para hacer un western, para hablar sobre la sociedad, sobre la moral, sobre la supervivencia de los más aptos. El “tanto” de Churchill acá reside fundamentalmente en cómo Heath Ledger, responsable del renacimiento del Guasón, verbaliza esas sentencias que, además de sintetizar los tópicos mencionados, también nos empujan hacia un tema inabordable como es el de la locura. Empujar. Llevarnos al borde. Hacernos cuestionar. Un momento límite. La película de Nolan es, como lo anuncia su título, oscuridad latente. Y esas palabras que dice el Guasón sobre el final, balancéandose de un lado al otro, parecieron hablarme y disparar pensamientos. Porque El caballero de la noche no es tanto una obra sobre superhéroes y villanos como una obra sobre las miserias cotidianas. Un demoledor manifiesto que pone siempre los pies sobre la tierra.

Les dejo una frase de película que me marcó:

¿Qué frases de un film los marcaron, tomaron como mantra o recuerdan bastante seguido? ¿Por qué?; ¡Dejen sus comentarios! ¡Buen miércoles para todos!

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES DE CINESCALAS POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ. Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” ¡GRACIAS!