La escena del día: Last Days

“I know I’ll never know until I come face to face with my own cold, dead face…”

Hace poco terminé de leer, o mejor dicho, de absorber, una biografía de Kurt Cobain titulada Cobain  Unseen, de Charles R. Cross, quien previamente había publicado otra sobre Kurt llamada Heavier than Heaven. Esta última responde más al concepto de biografía, es una obra dura, poderosa, extensa. Sin embargo, es Cobain Unseen la que cala más hondo por un motivo: es una mirada a la mente del frontman de Nirvana. Una mirada a su arte, a su ideal de arte, a sus obsesiones, a su compulsión por todo lo vinculado al sexo, las enfermedades, el organismo, los monos, las muñecas, las cajas con forma de corazón. Cross incluye en su libro fotografías y, sobre todo, extractos de diarios de Kurt que lo pintan de cuerpo entero, que perturban al tenerlos en la mano y al comenzar a leerlos, que perturban con la misma sinceridad con la que él se hacía mierda la espalda gritando con su guitarra en mano. Ponerse en la mente de un artista de la personalidad de Cobain es imposible. Se puede hacer el intento, se puede escudriñar en lo más doloroso, pero nunca realmente vamos a saber todo aquello que su mente procesaba y por qué Automatic for the People fue el último disco que escuchó antes de pegarse un tiro.

Mirá algunas escenas de Last Days:

Con Last Days, Van Sant hace el intento. No pone nombres ni pone demasiadas palabras. Simplemente toma a un hombre, lo hace caminar de manera errante por los bosques, lo hace vagabundear por una casa, solo, mientras otros escuchan “Venus in Furs” y lo hace vestirse de mujer. Con casi nada, Van Sant muestra a Cobain en todo. En esa sensación de soledad a pesar de estar rodeado, en esas particularidades que lo inspiraban y que lo hacían cagarse en todo lo que puede ser tomado como “material de inspiración normal” (oh, well, whatever, nevermind). Kurt escribía y dibujaba sobre sus problemas estomacales, sobre intestinos, sobre el suicidio, y justamente la genialidad de Last Days es que al tiempo que deja al descubierto su objeto, también habla desde el anonimato, de cómo intentar decodificar la mente de otro es someterse a una trampa laberíntica. A fin de cuentas, en el triste desenlace hay un solo hombre, un disco sonando, una maraña de pensamientos y una decisión que, bajo su óptica, era la única posible para, de una vez y para siempre, “despedirse de las pesadillas”.

¿Qué opinan de Last Days? ¿Cuán influyente fue para ustedes Kurt Cobain? ¿Qué biopics de músicos les han gustado más? ¿Muchas preguntas? No importa, ¡espero las respuestas!

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES DE CINESCALAS POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ. Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” ¡GRACIAS!

El mejor papel de…Matt Damon

“I had to go see about a girl”

Posiblemente mi elección de este viernes se vea contaminada por dos factores que ya se han conjugado varias veces, para mi emoción. Dos hombres, dos nombres: Elliott Smith y Gus Van Sant. El compositor de los ojos (y las letras) tristes y el realizador de películas donde la música lleva a las imágenes a un plano supremo, aunque cuente la historia de una masacre o la historia de un chico del sur de Boston. Ese chico, Will Hunting, fue interpretado por Matt Damon (además de co-escribir el guión con Ben Affleck, polémica mediante) en En busca del destino. Nunca hubo discusión conmigo misma respecto a la mejor actuación de Matt hasta que, paradójicamente, recordé dos grandes trabajos más en dos películas que también llevan el nombre del personaje en el título.

Quizás este sea el viernes ideal – y un post ídem – para meter un poco de todo lo que me gusta: Patricia Highsmith, la relación entre Ripley y Dickie Greenleaf (“when he thinks about you is like the sun comes up, but then he forgets you and it’s really, really cold”), Bourne, Paul Greengrass y su cine visceral, de nuevo Elliott Smith, de nuevo Gus Van Sant. Todo eso, de alguna manera, pasa por Damon. Pero si tuviera que quedarme con una imagen, me quedo con esos momentos clave de su Will: la charla con Sean (Robin Williams) en el parque, el quiebre en el video que les dejo más abajo y, claro, en la promesa tácita que le hace a su amigo Chuckie antes de subirse a un auto e irse. “I had to go see about a girl”, escribe. Y ahí sí, mi querido Elliot empieza a cantar y todo, de algún modo, empieza a tener más sentido.

Matt en una gran escena de En busca del destino:

¿Cuál es su papel favorito de Matt Damon? ¡Buen Finde para todos! ¡Nos vemos el lunes!

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES DE CINESCALAS POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ. Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” ¡GRACIAS!

La escena del día: Elephant

elephant-splash

“Creo que uno de los aspectos más importantes de la música es la sensación de escape que genera”, dijo una vez Thom Yorke. Y es tan cierto, porque… ¿cuántas veces nos auriculamos para teletransportamos adonde seríamos estar? No pocas.  Seguramente por eso Como un avión estrellado sea una de mis películas de cabecera, porque habla de eso, y porque finaliza cristalizando ese pensamiento.

Por lo dicho anteriormente y un sinfín de razones más, estoy enamorada del cine de Gus Van Sant. Fue un amor a primera vista afianzado después de escuchar “Miss Misery” de Elliott Smith en el final de Good Will Hunting y que con el tiempo – obviemos la remake de Psicosis – se fortaleció aún más. Solo muy pocos logran que el sufrimiento o la contemplación dolorosa se convierta en algo bello. Alex haciendo una fogata vital mientras suena “Angeles” de Elliott en Paranoid Park (que también lo haga usar capucha es todo un manifiesto sobre el deseo de abstraerse) y uno de los protagonistas de Last Days cantando “Venus in Furs” de Velvet Underground son dos de mis secuencias favoritas de Van Sant en este aspecto. En otro aspecto, deberíamos hablar de Gerry, pero me la guardo para otro post.

Este jueves, una escena de la segunda parte de la “Death Trilogy” que filmó Van Sant tomando como hecho real de base a la masacre de Columbine. Quiero decir que muy pocas veces salí del cine realmente conmovida, perturbada, shockeada. Una de esas veces fue con Mulholland Dr. y otra, la más vívida, fue con Elephant. Abajo, mi escena favorita. Cuando la música y el movimiento de cámara lo dicen todo. El preludio perfecto a la tragedia.

Mirá la escena de Elephant:

* Bonus Track: “Under the Bridge” de los Peppers, video dirigido por San Van Sant:

¿Cuál es tu película favorita de Gus Van Sant? Proponé una escena de película para el jueves próximo